Historia de las Tunas universitarias del Peru

Publicado en 'Historia y Cultura Peruana' por TAMARAN, 15 May 2009.





  1. TAMARAN

    TAMARAN Miembro de bronce

    Registro:
    26 Mar 2008
    Mensajes:
    1,573
    Likes:
    747




    Un poco para llenar el vacio artificial del Agujero negro del peru, cito textualmente un parrafo del autor:

    No olvidemos, que la historia del Perú contiene una riquísima e ignorando herencia virreinal. Fueron casi 300 año de vida colonial que representa en el tiempo histórico más que de lo que va de la República. Esto no se puede ignorar y las semejanzas que encontramos con la cultura española no pueden ser meras coincidencias sino que viene de una misma tradición e historia. Los pueblos iberoamericanos no podemos ser indiferentes a esta realidad común que parecían despierta.

    JUAN F. JIMÉNEZ MAYOR


    LAS TUNAS:



    ANÁLISIS DE UN FENÓMENO CONTEMPORÁNEO EN EL PERÚ


    Se ha dicho con verdad que un tuno de cien partes, cincuenta es música y cincuenta es alegría, buen trasegar y buen yuntar. Esto describe quizá con exactitud lo que representa ser en puridad un TUNO.
    El “arte tunantesco” como se le ha llamado por algunos, es un antigua tradición española universitaria, que se registra en testimonios escritos desde principios del siglo XIII, en un poema anónimo titulado: “Razón de amor…” que recoge el sentir de un estudiante que “sabe mucho de trovar, de leyes y de cantar” y que recibe una cinta de su enamorada. Pero será cinco siglos más tarde, según lo refiere don Emilio de la Cruz y Aguilar, que aparecerá en un documento escrito el nombre tal cual lo conocemos hoy en día: “tuno”(1), en una pequeña obra de Ignacio Farinelo, denominada “Arte Tunantesca”, o sea Diálogo entre dos tunantes sobre las preeminencias, grados y recibimientos que tienen dichos tunos”.
    Muchos nos han sorprendido no haber encontrado testimonios aquí, en Perú, sobre esta tradición, pese a que en estas tierras se funda la Universidad más antigua e importante de América como la Real y Pontificia Universidad Mayor de San Marcos, fundada por cédula imperial de Carlos V el 12 de Mayo de 1551 con los mismos privilegios y estatutos de la Universidad de Salamanca.
    Quizá la razón la podamos encontrar en España, donde las tunas no fueron precisamente algo de que orgullecerse(2), en buena parte de su historia.
    La historia de los tunos es señalada peyorativamente y su ejercicio es un profesión de vagabundos o malos estudiantes y esta acepción perdura hasta hoy. Por ello en los grandes diccionarios de consulta como es la erudita enciclopedia Espasa-Calpe la palabra Tunante derivado de Tuna, aparece como expresión de vagabundo, bribón, vividor.
    En efecto como apunta don Emilio de la Cruz y Aguilar, catedrático de la Universidad Complutense de Madrid y Cancelario de la Tuna de la Facultad de Derecho de la misma universidad, “el derecho académico intentó sujetar estas inclinaciones naturales de los estudiantes”. Es así como el Rey Jaime II de Aragón es un Real Carta de 13 de Setiembre de 1302, parece referirse a los tunos cuando dice: “causa studenti exeuntes ad aliena studia sine causa rationabili se facient peregrinos, qui hic affluenter inveniunt, ut vagandi occasionem…”.
    Constantes serán las prohibiciones que se generan a la luz de esta actividad singular, pero serán letra muerta pues las tunas siguen trovando y viviendo, conservando lo propio de la tradición, como si el tiempo se hubiese detenido en ellos. Algunos ejemplos de estas prohibiciones están en las Constituciones de los Colegios de San Bartolomé y Salamanca (1414-1416). El caso más notable de todo esto sea quizás el hecho que el ser tuno haya sido causal de la desheredación en España por largos años, con la única excepción de que el padre también lo haya sido(3).
    Aún con estas tendencias en contra, los estudiantes seguían “tañendo” y disfrutando su singular modo de vivir. Era frecuente varios en las calles como parte de la vida cotidiana de las villas españolas.
    Pero la vida de las tunas de España creemos que cambia a partir de 1877, cuando el Rey recibe a las Tunas que van a tocar al Palacio Real y las obsequia con 12,000 reales. Este es un hecho significativo y será el “sello de oficialidad” donde el margen de la tolerancia o prohibición anterior a estos grupos, se les asimila como parte activa de la sociedad y arte española y de la vida universitaria en general. Ello no basta para que aún mucha gente no esté de acuerdo –como también ocurre hoy en día menor grado- con la labor de las tunas.
    Como vemos, las tunas durante muchos años no fueron precisamente orgullo de la sociedad y cultura española(4). Por el contrario, era la tipificación perfecta del vagabundo, mujeriego, trovador, viajero y profano, en una época en que las virtudes morales de la religión eran los paradigmas del ser y deber ser de la persona. Esto tendrá un explicable correlato, como veremos enseguida en las colonias españolas en América.
    En efecto, el hermetismo que ejerció el Imperio Español y la Iglesia, que hacía ingresar a las colonias sólo lo que literalmente era “sano” para los intereses virreinales, lleva a que lógicamente las tunas no alcancen dimensión conocida(5). Las inquietudes del estudiantado se reflejan en otras ciencias. Así, la vida del estudiante en la Real y Pontificia Universidad de San Marcos según el historiador J.M. Valega era “triste, gris, amarga, incompatible con la impulsión biológica juvenil…”(6). Sus actividades en el claustro eran recordarles que la única preocupación del hombre era llegar a la muerte sin mancha de pecado. El resultado era pues el ocultamiento de la personalidad, esterilizando fuertemente la mente sanmarquina. Era impensable, así que surja una Tuna dentro de este ambiente de presión religiosa y mental. El estudiante era absorbido por la colonia, sin destinar su precioso tiempo a otra cosa que no sea estudiar latín, ciencias y rendir culto a la religión.
    El problema en aquellos tiempos, quizás era inverso de lo que sucedía en España, por cuanto no se encuentran prohibiciones a los estudiantes sobre estos menesteres ni menos referencias en las Constituciones de la Universidad de Lima de 1624 y 1678, ni en los Colegios Real y Mayor de San Marcos del año 1604. Por el contrario, se puede leer en el numeral 48 de la Constitución del Colegio Real y Mayo de San Felipe lo siguiente: “48.- Los domingos y fiesta se les permitirá a los colegiales pasar tiempo en juegos honestos y de los lícitos de Pelota, Bolos, Argollas o Agredes, como no jueguen cosa de precio ni a los Naipes ni dados sino sintos y puedan tañer y cantar y danzar”(7).
    De esta manera se alentaba la diversión sana con música, pero siempre dentro de los cánones de la Universidad. Las Tunas esas “murgas peninsulares” ni asomaron ni había necesidad de reprimirles pues sencillamente no existían por esta parte del mundo. Pero es bueno rescatar aquí lo que apunta José de la Riva Agüero:
    “No era por cierto Lima una ciudad predominantemente universitaria, un lejano y tranquilo refugio del saber y de la meditación; era una verdadera y brillante capital, el centro político y administrativo y el rico emporio de las posesiones meridionales de España. Estas condiciones tenían que influir en la universidad e imprimirle decidido carácter mundano, cortesano, palatino. Se dedicó a halagar el gusto y lisonjear la vanidad de la autoridad y la aristocracia (…) pocos eran, desde doctores hasta estudiantes los que no deseaban y necesitaban atraer con el alarde de su talento y conquistar con la novedad de que elogios la atención y benevolencia del Virrey, de los Oidores…”(8)
    Así, no era de buen gusto andar “de vagabundo” o tuno, pues sencillamente no había que hacerlo(9). Son, pues, concepciones de la moral que cambian con el tiempo y que en la Lima de antaño, la del “que dirán”, es muy importante tener en cuenta.
    Ricardo Palma, en la tradición “Racimo de Horca”, de la épica del vigésimo Virrey del Perú, don Baltasar de la de la Cueva, Conde de Castellar allá por 1676, nos confirma esta tesis. Se trataba de Juan de Villegas, empleado de la Caja Real de Lima, quien deslinquió torpemente con las graves faltas de apropiación ilícita del tesoro real y falsificación de la firma del Virrey, Palma hace hablar a Don Rodrigo de Odría, Alcalde del Ayuntamiento de Lima, encargado de investigar el hecho:
    “Ya me daba a mí un tufillo que este don Juan no caminaba tan derecho como Dios manda y al Rey conviene. Verdad que en él hay un aire de TUNO que no es para envidiarlo…”(10)
    Esto es un ejemplo pues, de lo considerado del status de ser tuno en ese entonces.
    Pero esto no significa en absoluto que aquí, en Perú, se haya vivido una época gris y oscura. Por el contrario, la vida colonial permitió la creación de este mestizaje cultural y racial que define al Perú como nación. Particularmente Lima, el centro del Virreinato, fue testigo de excepción durante este período histórico y sobre el cual se puede contar miles de anécdotas, costumbres y situaciones, cada cual es se puede contar miles de anécdotas, costumbres y situaciones, cada cual más inverosímil.
     
    Última edición: 15 May 2009
    A viviana2 le gustó este mensaje.


  2. TAMARAN

    TAMARAN Miembro de bronce

    Registro:
    26 Mar 2008
    Mensajes:
    1,573
    Likes:
    747
    Hay que recordar que la vida limeña virreinal fue deslumbrante, alegre, privilegiada y pomposa. Una ciudad despreocupada con la realidad del resto de la colonia, pero una villa donde la elegancia, el salero, el piropo y la viveza criolla abundar por doquier. El sibaritismo y la galantería sólo se interrumple brevemente por un terremoto o la muerte de algún cortesano.
    Entonces el Perú era un territorio rico e importante, el oro y principalmente la plata atrajeron la atención de España y no faltó nada el Lima, en este tres veces coronada Ciudad de los Reyes, que se usara en Europa y que no existiera aquí. Por ello en los deslumbrantes salones de Lima destacaron los ricos tapices, la fina porcelana, los candelabros de vidrio, las maderas talladas. El lujo, pues, era parte de la vida limeña. Además, la alegría era parte del limeño y el ser un enamorado apasionado de las mujeres de esta ciudad, que fueron la impresión de los viajeros que la visitaban.
    La figura colonial que más se puede parecer, entre nosotros, a la del Tuno español, podría registrarse como la del “Percunchante”, que era el apelativo con el que se conocía en la colonia al rondador enamorado que desde la calle cortejaba a la muchacha. Los celos de los padres hacía que no se puede visitar a la hija e incluso se llegaba hasta punto tales de suprimir la enseñanza de las primeras letras como defensa contra la seducción de los jóvenes estudiantes. Era dicho de la época:
    “Mamá no quiere, mami no quiere,
    que me enamore de los estudiantes,
    porque me dice que son tunantes,
    que son farsantes, y que no tienen
    ni con qué almorzar…”(11)
    Como ilustración diremos que muchas formas alcanza la diversión durante la colonia. Hasta fines del siglo XVIII, por ejemplo, los bailes que más entusiasmaban en el Perú eran: el “Bate que bate”; el “don Mateo”: “la remensura” y el “agua de nieve” entre la gente mestiza. En 1780 se prohibieron los tres primeros por mandato eclesiástico. Además, los cánticos eran parte cotidiana de toda reunión nocturna y las fiestas de las altas clases revestía el más puro estilo europeo.
    Las serenatas limeñas no era cosa desconocida. Los bohemios o cantores, que ambulaban por las calles oscuras “diciendo” las serenatas al pie de las ventanas, eran perseguidos por los Jueces, pues el derecho al descanso era inviolable y ¡ya sabemos como dormían los limeños!.
    Será en las clases populares de Lima, donde la diversión se deja sentir como parte propia del sentimiento social. Allí está lo que se llama la cundería criolla, que es la alegría espontánea, la travesura picante, la broma ingenua. Todo esto representaba dada por criollo virreinal.
    Un tipo genuino nuestro, por ejemplo, fue el “mozo de tumbo y trueno”, consagrado por la bohemia limeña de entonces en ceremonia inicial trascendente ante una botija de aguardiante. El aspirante al título de “chuchumeco” debía romperla de una pedrada y si derramaba menos aguardiante que otros tenía mayor grado en la “cofradía”. Es bueno recordar aquí que el tipo criollo que alcanzó mayor puntaje y fama fue un tal Pablo Tello, bebedor imperturbable de sendos litros de alcohol.
    Ya durante la República aparece una figura nueva: el”faite”, figura entre los criollos que representa al pendenciero y jaranista de las clases altas que se divertía “como Dios manda” en las antiguas fiestas limeñas. El poeta José Gálvez que llegó a gozar a estos divertidos criollazos nos dice:
    “… llevaban a la pila a más de un mulatito, sabían domar un potro, puntear airosamente la guitarra, se desmorecían por la sopa teológica y la carapulcra con rosquitas de manteca y no desdeñaban amoríos pasajeros con mulatas zandungueras y graciosas… Procuró no hacer nada indigno, dedicando sus ocios, “que eran los más del año” a diversiones, paseos y juergas”(12).
    Hay que recordar que las jaranas de antaño en Lima eran tremendas. Allí se almorzaban, se comía, se cenaba y se dormía, prolongándose la parranda varios días. Era costumbre que el pisco se guardara en una botija de barro, al fondo de la cual se echaba la llave, la que no podía secarse hasta que se consumiera la última gota. Podía ser de Ica o Motocachi, pero era un pisco del bueno y legítimo. En algunos casos, se cuenta, soltaban a los perros para impedir fugas o deserciones a media jarana. Era en estas fiestas donde el faite criollo hacía el ambiente con la guitarra, el cajón o la improvisación de coplas. Así, nacerá lo que eran en Lima antigua las Palizadas.
    Las Palizadas era un grupo de bohemios, reunidos a la cabeza de un faite, cada cual “más guapo y brabucón”, que eran los reyes de la fiesta y la jarana. En su andar crearon infinidad de canciones criollas y es posible que en su seno se haya creado la marinera como baile popular. Mucha de esta música se ha perdido por la extinción de esta generación hace años y el mero sentido bohemio y relajado de sus existir.
    Existe una anécdota muy graciosa y macabra a la vea que recogió don José Gálvez y que quisiéramos citar completa con la dispensa del caso, para dar una idea de cómo eran estos faites criollos.
    “Entre las diabluras verdaderamente espantosas de los “faites” conocemos una auténtica, de saber realmente macabro y que podría servir de argumento de un cuento cruel en que se describiera el alma torcida y refinadamente malévola de algún degenerado. Trátose en cierta ocasión y en cierto hogar modesto del velatorio de una criatura, el clásico velorio en que el compadre debía hacer los gastos, correr con el sepelio y acudir compungido y pesaroso a la casa de la comadre, donde a media noche, siguiendo la costumbre, se organizaba una parranda silenciosa, aunque parezca paradojal, ya que si es cierto que nos bailaba ni se cantaba (por más que en algunos si se hacía) en cambio circulaba el licor que era una bendición. El compadre de esta historia era un faite legítimo. Acudió efectivamente y a la media hora, sin que nadie lo pensase, armó una jarana de las de marca. En el cuarto vecino, la criatura que había muerto a los pocos días de nacer, yacía rodeada de lámparas de aceite, cirios y demás accesorios fúnebres; en el fondo de un corralito contiguo al mortuorio aposento, una olla descomunal contenía hierviente y suculento, el caldo de gallina que se daría en la madrugada a los veladores. El licor subió al cerebro del compadre y cuando estaba a lo mejor de un “tristeato”, en que contaban el dolor de una noche que pierde a su hijo, se introdujo al cuarto donde yacía la criatura, la cargó, se metió con ella al corralito donde hervía el caldo y ¡zas! la echó en la olla, luego se quedó dormido. Despertó con un escándalo formidable, gritos de mujeres, llantos desgarradores y entonces se dio cuenta la estupidez que había cometido. La madre al ira a espumar el caldo, se encontró con algo, que no era precisamente un pollo, envuelto en telas, alumbró con una vela y -¡triste horror!- sacó semi sancochado el cadáver de la criatura. Nadie cuenta como terminó la tragedia y, como en un verdadero cuanto macabro, se ignora también si alguien tomó ese caldo…(13)
    Como vemos, pues, “dentro de las murallas” la alegría y el entusiasmo público de los hijos del Rímac no tenía barreras de ninguna especie.
    Por otro lado el buen comer –distintivo atributo del tuno- fue también característica de nuestra antigua gente. Asombra hoy el recuerdo de la variedad y abundancia de la mesa colonial. Aparte de la sopa teóloga, el pato en queregue, el perchero, el pavo relleno, las gallinas asadas, las torrijas, la carapulcra, el almendrado y los pichones, que eran de imprescindible presentación, se servían hasta diez platos más y esto sin considerar las frutas y postres que no podían dejar de coronarse con la célebre empanada después de la leche asada y el maná.
    Era necesario estar preparado para estas fantásticas comidas, porque no bastaba hacer honor al plato servido probándolo, “picando” como se decía ya entonces, sino que constituía obligación de buena crianza y urbanismo aceptar de todo y repetir a pedido exigente de los anfitriones. “Jesús ¡Qué poco come usted! se podía oír decir al ama cuando el invitado después de ingerir diez a doce suculentos guisos no podía terminar el siguiente. Y luego, lo más serio de todo , se obligaba mediante el “bocadito” –pieza trinchada que se ofrecía al convidado tomada del plato propio y con el mismo tenedor del oferente- a ingerir hasta lo imposible al agasajado.
    Todos estos datos nos sirven para darnos una idea somerísima de cómo era la vida de entonces aquí en Lima, y muy a pesar que no existieron tunos universitarios en la época virreinal. Lima fue, como hemos visto una ciudad alegre, con gente que le dio un matiz especialísimo, donde la diversión era cosa cotidiana en cualquier momento y lugar, sin conocer los problemas modernos. La polvorienta Lima de antaño, pues, fue feliz.
     
    Última edición: 15 May 2009
    A viviana2 le gustó este mensaje.
  3. TAMARAN

    TAMARAN Miembro de bronce

    Registro:
    26 Mar 2008
    Mensajes:
    1,573
    Likes:
    747
    Cuando en España, casi a mediados del siglo pasado que los estudiantes llamados tunos(14) son reconocidos “oficialmente” por ese singular acto que hemos recogido, aquí en Perú, Sudamérica y México, ya se ha roto con la metrópoli los lazos virreinales y se está en una etapa de distanciamiento con visos dramáticos cuya máxima expresión luego de las guerras independentistas será la improvisada invasión de una flota española a territorio peruano en el año de 1886. Así, el odio contra España se dejará sentir y no será meramente nominal15).
    Por estas obvias razones esta tradición universitaria española no se implanta en el Perú durante la etapa republicana (además del hecho del exclusivismo de las universidades peruanas de entonces). Tendrán que pasar todavía muchos años más para que la primera tuna que registramos aparezca: La Tuna de la universidad de Huamanga, en Ayacucho, en las alturas del Perú, tuna que aún existe y que está integrada en gran parte por muy buenos profesores de música. Aunque es bueno rescatar que en los días iniciales del siglo existía una Estudiantina que dirigió un profesor de apellido Berriola y que hizo exitosas presentaciones en el Ateneo de Lima. Posteriormente en Ica surge, en la década del 50, gracias al entusiasmo de un sacerdote vicentino, el Padre Anastasio García, otra Estudiantina en el Colegio San Vicente de Paul de Ica, al sur de Lima; y de la cual ignoramos cual ha sido su desarrollo histórico.
    De todos modos es tardía la implantación de la primera tuna universitaria en el país. Quizás la razón de esto tenga raíces más profundas de las que podamos explicar en unas breves líneas, pero pensamos que de ninguna manera se puede achacar a los tunos peruanos el ser extranjerizados o meros imitadores de una realidad que no es nuestra.
    Nosotros creemos que las tunas no existieron en el Perú antes tanto por la presión ejercida a los estudiantes, como la no permisión de esta actividad en la colonia por no tenerse como una ocupación sana. Cuando pudo implantarse o permebealizarse ya era demasiado tarde pues ya se estaba en el proceso independentista, polarizándose las relaciones con ultramar. El largo período que surge entonces después será de toma de conciencia por el propio estudiante de su rol activo y el carácter impulsivo y dinámico que es propio de la juventud. Todo esto lo lleva a implantarse una norma propia para aventurarse a conocer el mundo de una manera singular, dando rienda suelta a sus dotes musicales y artísticas. Además, el hecho de ser particularmente Lima una ciudad donde el pasado vive y persiste, donde todo en ella tiene una historia; el nombre de una calle, la inscripción de un muro, la forma de una piedra. Esto hace evidente que el pasado se encuentre latente en todo y en todos.
    Por ello, es explicable que las tunas sean hoy una actividad tan española como peruana y latinoamericana, por cuanto responde tanto al desarrollo propio de la identidad iberoamericana como su pasado y presente común, como al espíritu propio del estudiante. Es bueno recordar, además que la mayoría de tunas en el Perú tienen entre sus tema característicos música autóctona y latinoamericana, además de la propia peninsular, inclusive, las tunas españolas cada vez más incorporan dentro de su repertorio música latinoamericana. La integración en este sentido, es pues evidente.
     
    Última edición: 15 May 2009
    A viviana2 le gustó este mensaje.
  4. DiegoF

    DiegoF Miembro de oro

    Registro:
    20 Set 2008
    Mensajes:
    6,328
    Likes:
    2,546
    EL articulo tiene un problema, la PRIMERA TUNA UNIVERSITARIA DE AMERICA LATINA Y DEL PERU se fundo en 1963 en la universidad de huamanga , ayacucho.
    Si el legado espaniol era tan grande como se dice jajajaja, porque pasaron mas de 300 anios ? pues fue una visita de la tuna universitaria de madrid que impulso la fundacion de una tuna peruana y no la epoca virreynal .
     
  5. Iskaiwari

    Iskaiwari Miembro de plata

    Registro:
    29 Set 2008
    Mensajes:
    3,125
    Likes:
    490
    Sea grande o no, yo a la Tuna no le veo nada bueno.
    osea no me jodas tamaran, resaltar y defender lo que tus antepasados nos dejaron está bien, lo comprendo y apoyo, pero no joda maxo, tanto aquí como en España o México las tunas solo son grupos de universitarios vaagos que cantan pagarse lass cervezas -.- .

    Por mi parte las tunas deberían desaparecer, no tanto porque sean españolas, sino poque son inútiles y perjudiciales.
     
  6. TAMARAN

    TAMARAN Miembro de bronce

    Registro:
    26 Mar 2008
    Mensajes:
    1,573
    Likes:
    747
    Es curioso el mito de que los universitarios que forman las tunas son unos gandules, citando textulamente al autor:

    el derecho académico intentó sujetar estas inclinaciones naturales de los estudiantes”. Es así como el Rey Jaime II de Aragón es un Real Carta de 13 de Setiembre de 1302, parece referirse a los tunos cuando dice: “causa studenti exeuntes ad aliena studia sine causa rationabili se facient peregrinos, qui hic affluenter inveniunt, ut vagandi occasionem…”.

    esto mito del tuno gandul solamente lleva existiendo mas de 700 años ¿es curioso o no ?.

    Por aqui ser admitido en una tuna es un honor, significa ser persona alegre, simpatica y comprometida, no son malos estudiantes, eso si tienen que tener buen comer y buen beber y las universitarias del sexo femenino se los rifan.

    Por cierto, mis antepasados se quedaron en España, estos hechos mas bien fueron hechos por sus antepasados, no es ninguna verguenza, solamente cierre los ojos y pongase mentalmente en la Lima de esa epoca, ¿le hubiera gustado participar en las jaranas de Lima e intentar cortejar y seducir con canciones a las doncellas esquivando la oposicion paterna de las familias?, si cree que si lo hubiera hecho, felicidades, usted tiene espiritu de tuno.
     
    Última edición: 16 May 2009
  7. Iskaiwari

    Iskaiwari Miembro de plata

    Registro:
    29 Set 2008
    Mensajes:
    3,125
    Likes:
    490
    YA pues no jdas tio xDDDD, que estudio en la complu y se como -grosso modo- es la fauna universitaria Española, si quieres especificar, la madrileña xD. Por cierto, no jorobes maxo las universitarias en general se enrollan con cualquiera xD.

    Por cierto, essas costumbres fueron iniciadas en la peninsula por lo tanto son de "tus" antepasados no por los mios, los "míos" eran unos ladrones barbaros y estupidos que solo lograron evolucionar algo por vivir en los andes e ir asimilando en parte la cultura andina :D .
     
    Última edición: 17 May 2009
  8. Poetaintimo

    Poetaintimo Miembro frecuente

    Registro:
    6 Jun 2009
    Mensajes:
    113
    Likes:
    1

    Vamos hombre, comprendo que talvez algun Tuno te perjudico como mencionas, con alguna doncella o de manera mas personal, pero no por eso debes querer desaparcerlas...

    acercate algun dia, rompe el miedo, sal del closet, y veras q puedes mantener una conversacion alturada y cultural con cualquiera de ellos, de lo contrario esa persona no es un verdadero Tuno...

    hablamos :paz:
     
    A behemof1145 le gustó este mensaje.
  9. miklas

    miklas Suspendido

    Registro:
    11 May 2009
    Mensajes:
    4,106
    Likes:
    1,301
    A las tunas universitarias les doy la misma equivalencia que a los grupos universitarios que cultivan la nueva trova. Felizmente que no me pierdo en sus desvarios culturales, prefiero perderme en los desvarios de las instalaciones artisticas:)
     
  10. JOSE45S

    JOSE45S Suspendido

    Registro:
    28 May 2009
    Mensajes:
    1,694
    Likes:
    250
    las tunas universitarias es uno de los ultimos intentos criollos para discriminar a los
    peruanos , hay varios ; los criollos crearon en el congreso EL DIA DE LA CANCION CRIOLLA . los criollos pusieron el monumento de FRANCISCO PIZARRO EN LA PLAZA DE ARMAS DE LIMA . En lima todos los restaurantes eran restaurantes CRIOLLOS y servian comida CRIOLLA . toda esa huachaferia crearon los criollos cuando los provincianos llegaban a LIMA .
    ahora parece que el peru se esta PERUANIZANDO y lo hacemos bien .
     
  11. WinWin

    WinWin Miembro maestro

    Registro:
    24 Ene 2011
    Mensajes:
    780
    Likes:
    155
    me agrada muchísimo la tuna de la UNI, aunque tienen un aire muy bohemio…
     
  12. chatus

    chatus Miembro diamante

    Registro:
    25 Oct 2010
    Mensajes:
    24,511
    Likes:
    9,027
    se ven chistosos con sus trajes de la edad moderna
     
  13. kimberlicita_XP

    kimberlicita_XP Suspendido

    Registro:
    26 Nov 2010
    Mensajes:
    1,045
    Likes:
    351
    Que interesante mi hermano estaba en la tuna de su uni. :)
     
    Última edición: 27 Ene 2011
  14. crafo

    crafo Miembro nuevo

    Registro:
    29 Dic 2011
    Mensajes:
    1
    Likes:
    1
    Hablar propiamente de Tunas en el Perú es hablar de un fenómeno que se oculto por varios siglos en los libros y legajos de ciertas bibliotecas peruanas y extranjeras y en muchos libros de inmigrantes extranjeros que pasaron por Lima Virreinal, a su vez recopilar siglos de historia en en unas cuantas líneas es casi tan inverosimil como dar a entender que todos los estudiantes universitarios y de colegios mayores eran Tunantes.....
    Comenzaremos primero con la llegada de los primeros españoles a territorio peruano, en este caso Inca, los autores que señalan estos parrafos de historia no son los mismos que señala Tamaran, en este caso el hermano Tuno de la San Martin en su nota sobre la Historia de la Tuna en el Perú.
    La llegada de Francisco Pizarro a territorio Inca, marca una pauta non grata para nuestros antepasados, ya que después de reyes pasan a ser esclavos. Los primeros músicos que llegaron eran los mismos soldados españoles que con sones marciales marcaban sus evoluciones guerreras. Una vez conquistado el imperio Inca todas las celebraciones y las exequias coloniales eran conformadas por los músicos de la infantería española y por músicos llegados de España.
    Los primeros instrumentos de cuerda llegaron al Perú en 1532, con "los chirimistas y los trompetas, a más de los profanos, los clarineros y los atabaleros" que acompañaron al Capitán General Francisco Pizarro o vinieron por cuenta propia, atraídos por el oro y la plata. En aquella época la guitarra era más pequeña, con cinco o seis trastes y sólo cuatro órdenes de cuerdas dobles. Se pulsaba de dos maneras: rasgueada o punteada. Se utilizaba en los ámbitos populares y en los salones de la nobleza para acompañar romances, cantares de gesta, coplas de origen popular y la danza de pavanas, gallardas y allemandas. En cambio la vihuela de mano, similar de formas a la guitarra aunque de mayor tamaño y volumen con diez trastes, tenía doce cuerdas dispuestas en pares y afinadas al unísono en Sol-Re-La-Fa-Do-Sol que se tañían peñiscándolas. Sirvió para desarrollar el contrapunto musical y fue el instrumento preferido por los músicos de profesión por su importancia en las Capillas de Música, que Luis de Milán describe en su libro "El Maestro" (Valencia, 1535).
    El primer vihuelista que registra Lima, la capital del Virreinato, fue el músico portugués Francisco Lobato y López llegado en el año de 1543.Lo siguió el excelente vihuelista aragonés Francisco Marcián Diáñez más tarde Maestro de Capilla del Capitán Gonzalo Pizarro y vecino de Lima, hasta su muerte.El repertorio de los vihuelistas abarcó además de madrigales y motetes, pavanas, gallardas, allemandas y fantasías. En esos años los religiosos enseñaron a cantar a los indígenas la música sacra utilizando en algunos casos, los himnos incaicos a los cuales les cambiaban las letras.
    Con el fin de las guerras civiles y la instalación de la Corte, prosperaron las Capillas de Música. En el año de 1561 Diego López de Zuñiga y Velasco, Conde de Nieva, IV Virrey del Perú, tuvo en su Capilla al compositor y vihuelista de Jaén Juan de la Peña Madrid y, al también vihuelista y cantor Jerónimo Carrillo. Estos músicos conjuntamente con Lobato y López tocaban indistintamente en las ceremonias religiosas y en los saraos que el Virrey ofrecía a los cortesanos. En 1563 durante la festividad del Corpus Christi, se representó la obra teatral "Auto de la Gula" con música instrumentada por vihuelas y guitarras. Luego de la repentina muerte del Virrey, su Capilla de Música se disolvió y algunos vihuelistas emigraron de Lima. Ha quedado registrado que en el año de 1568 de la Peña, luego de su paso por el Cuzco en 1566 se asoció en la ciudad de La Plata, hoy Sucre en Bolivia, con el cuzqueño Hernán García también vihuelista, para abrir una Academia. Así mismo, se tiene registrado que en 1569 el Virrey Toledo hizo un pedido de cuerdas para vihuela de arco. Más adelante en 1598, Alonso de Mora Caxahuamán, Cacique y Gobernador del valle de Chicama, inventarió en su Testamento dos vihuelas grandes de Castilla. Por otra parte hacia 1612, Guamán Poma de Ayala incluye en su crónica una lámina con un ejecutante de vihuela de mano y representó en su crónica, a un criollo tocando diestramente la guitarra y cantando en quechua el Chipchi Llanto, a una criolla. Esta guitarra era afinada en un principio con la tercera cuerda en fa sostenido, como la vihuela, lo cual llegó inmediatamente a la capital del Virreinato del Perú teniendo gran acogida y siendo tañida por músicos cortesanos, músicos del teatro y también por frailes y monjas en los conventos y claustros. Pese a su nueva forma se le llamó indistintamente guitarra o vihuela.
    Una de las celebraciones durante esa época es la llegada del Virrey Toledo a la ciudad de Jauja provincia de Huaripampa (en el año 1570) donde la banda de infantería da la bienvenida al Virrey y su comitiva de chaperones colonos españoles nobles más una banda de músicos que traian guitarras (no sé señala quienes eran) pero años después los nativos de la zona forman una baile denominado LA TUNANTADA JAUJINA o Tunantada Huaripampina. Mediante esta danza los nativos imitan a los españoles, en forma de sátira con máscaras de malla de alambre, con ojos, bigotes y tez blanca pintada. Algunos de los danzantes llevan un bastón de mando y pantalones a la rodilla, como si fueran españoles de pura cepa. La música inicialmente empieza con sonidos de guitarras, y entre los danzantes se identifica a las clases sociales de la colonia, al español como máxima autoridad y a los indios como sometidos a los blancos.

    Manuel de Oms y Santa Pau, Marqués de Castell dos Ruis, XXI Virrey del Perú, vino a Lima en el año de 1708. Lo acompañó en su séquito el músico italiano Roque Cerrutti, quien llegó a ser Maestro de Capilla de la Catedral de Lima y Director de las veladas profanas, que se instrumentaron en el Palacio Virreinal. Funda la Academia Queda la historia de la fugaz Academia palatina donde el Virrey tañía la guitarra y los poetas declamaban sus cantos. Durante su corto gobierno se extendió el baile de la contradanza, que en los ámbitos populares tomó caracteres propios.

    continuará...
     
    A AUSIÀS le gustó este mensaje.
  15. viviana2

    viviana2 Suspendido

    Registro:
    25 Mar 2010
    Mensajes:
    1,939
    Likes:
    1,056
    un ejemplo de las tunas es la tuna de la universidad nacional de cajamarca aca un video donde se aprecia el mestizaje cultural español universitarios cajamarquinos vestidos como se vestian sus antepasados como españoles del siglo 16 y cantando coplas que son de origen español y usando instrumentos de cuerda tambien de origen español:



    y la tuna de huamanga ayacucho la primera universidad que tuvo tunas universitarias del peru y una de las univerisades mas antiguas del peru, en ayacucho es donde mas se conserva la cristiandad catolica que fue traida por los españoles en la colonia y su folklore musical se usa mucho los instrumentos de cuerda y es uno de los pocos lugares de america donde se conserva el jala toro o pascua toro que es lo que conocemos como pamplonada y san jermines taurinas de españa:

    Universidad Nacional de San Cristóbal de Huamanga (UNSCH)

    (en quechua: Wamanqapi Mama Llaqtap San Kristuwal Yachay Sunturnin), es un centro de educación superior que se encuentra ubicado en la ciudad que los españoles fundaron en 1540 con el nombre de San Juan de la Frontera de Huamanga, hoy conocida con el nombre de Ayacucho.

    Historia

    La Universidad de Huamanga, se encuentra ubicada en la antigua ciudad que los españoles fundaron el año de 1540, con el nombre de San Juan de la Frontera de Huamanga y que hoy, se conoce con el nombre de Ayacucho en todo el continente americano y el mundo entero.Ayacucho, goza de un clima primaveral durante todo el año, por que se halla en un amplio valle en la sierra sur central andina, a 2,670 m.s.n.m. y a 30 minutos aproximadamente en avión de la ciudad de Lima, capital del Perú. Por vía terrestre, desde esta ciudad y a través de la Vía Los Libertadores, se arriba en 8 horas. Esta Universidad fue fundada con categoría de Real y Pontificia, el 03 de Julio de 1677, por el Ilustre Obispo de la Diócesis de Huamanga, Don Cristóbal de Castilla y Zamora

    Tuna Universitaria

    La Tuna Universitaria San Cristóbal de Huamanga (TUSCH), la tuna decana, es la primera tuna del Perú y América Latina. Se fundó el 1 de abril de 1963, motivada por la influencia de la Tuna de Madrid, que aquella vez arribó a la ciudad de Huamanga. Su debut oficial fue el 12 de mayo de 1963 en el Teatro Cavero Torres de Huamanga.Por ello, dicen que la tuna es el alma de un claustro universitario, Ello, poque, la tuna refleja la viencia, las tradiciones, las costunbre no solo de la comunidad universitaria, sino tambien del pueblo que lo rodea. y es por ello, que se transforma en una forma de expresion popular que trasceiende los tiempos y que difunde la cultura humanguina y la vida universitaria. Asi, podemos identificar canciones que identifican a pueblo y la universida de huamanga como Palomadesmemoriada, a ti humanga, aires vascos, tus recuerdos, mollendo puestupi, soq sua y universidad entre otros. 1
    Sus diferentes presentaciones en escenarios del país y latinoamérica la sindican como una de las tunas más tradicionales y representativas a nivel nacional. Difunde canciones de tuna, música ayacuchana y nacional. En la llamada “época de oro”, de 1965 a mediados de 1980, la TUSCH llegó a grabar 6 Lps; y a mediados de 1990, 1 álbum en casete. En el 2003, con motivo de sus Bodas de Rubí, los seis Lps fueron reeditados en un paquete de 3 Cds.1 2
    Actualmente la TUSCH está conformada por 25 integrantes provenientes de las 10 facultades y 26 escuelas de formación profesional de la Universidad Nacional San Cristóbal de Huamanga.1