¡¡Hagamos algo!! Mesa redonda: La tragedia continúa

Publicado en 'Política' por Danitza, 8 Nov 2007.





  1. Danitza

    Danitza Miembro nuevo

    Registro:
    8 Nov 2007
    Mensajes:
    1
    Likes:
    0




    Hola amigos, estaba leyendo una web muy interesante.
    A propósito de la sentencia de 4 años para los cientos de muertos y damnificados que hubo en mesa redonda hace unos años, el abogado Nakazaki hace una reflexión, y me parece interesante en el sentido que si dejamos que esa sentencia se repita, muchos empresarios, alcaldes, funcionarios del poder judicial, involucrados, seguirán haciendo lo que quieren, y donde está el respeto por las muertes, son muchas, ojo,no es ni una ni dos, y si asi fuera una o dos, la vida es la vida y no se puede permitir penas tan insignificantes... por favor que indignación

    http://www.cesarnakazaki.com

    PJ dictó sentencia en el Caso de la tragedia de Mesa Redonda, como manifesté a la opinión pública, tuve dos sentimientos encontrados. Por un lado la satisfacción que el Estudio Sousa & Nakazaki haya logrado para las familias de los más de 400 muertos, reparaciones civiles por un total de 54 millones de nuevos soles; la más grande que se ha otorgado en la historia judicial del Perú a agraviados por homicidios cometidos por violación de normas de seguridad. Monto indemnizatorio, permítaseme decirlo, que será entregado íntegramente a las víctimas, por haberse realizado la defensa dentro de la política de apoyo social que realiza SONA (Sousa & Nakazaki).

    Por el otro lado, la gran frustración que significa la pena impuesta a los autores de los más de 400 homicidios; téngase en cuenta que para la ley cada una de las muertes es un delito distinto, de allí que Mesa Redonda haya sido escenario del crimen colectivo más grave que se ha cometido en el país.
    4 años de privación de la libertad, ¡ni siquiera un año por muerto!, evidentemente no es la pena que merecen los responsables.

    La pena tiene varios fines; se impone por retribución para responder al delincuente por la gravedad del hecho que ha cometido, teniendo en cuenta su capacidad de haber cumplido la ley en vez de violarla; se impone por prevención especial para lograr que el delincuente se rehabilite y readapte socialmente, es decir, recomponga su escala de valores (por ejemplo acepte que para comer se trabaja y no se roba) y pueda tener una vida social positiva; se impone por prevención general para que mediante el castigo al delincuente la gente crea en el derecho (si se viola la ley hay sanción) y se advierta a los demás lo que podría pasar si infringen la ley. 4 años por más de 400 homicidios es una burla para la retribución porque no responde a la gravedad de los hechos, ni para la prevención general; después de la sentencia las personas que comercializan y compran en lugares como Mesa Redonda, con mucha más razón, no creen que la violación de las normas de seguridad puede significar un castigo real, sino solamente “artificial”. Al pedirme periodistas opinión sobre el incendio en Mesa Redonda, por estar el fin de semana largo desconectado de la prensa, pensé en un primer momento que seguían interesados en el juicio; pero al enterarme del nuevo incendio, se volvió todavía más fuerte la frustración por una injusta sentencia, que con mayor esfuerzo espero cambiar en la Corte Suprema. Mientras que el MP no pida penas severas y el PJ no las imponga por matar personas violando normas de seguridad, se seguirán repitiendo las tragedias de Mesa Redonda, la Discoteca Utopía, los “buses camión”, la niña del tablado de Puente Piedra, los infectados en los hospitales, etc. Hay gran indiferencia en las autoridades ante los homicidios cometidos por malos empresarios, comerciantes, que lucran violando normas de seguridad. Es un crimen “ahorrar” en seguridad, al abrir un establecimiento de servicio público, hacer empresa, o poner un negocio, prefiriendo el lucro a la protección de los usuarios o clientes.

    Los fiscales y los jueces tienen la responsabilidad de proteger a las personas que acuden a un local comercial, que suben a un vehículo de trasporte, o asisten a un centro hospitalario. Si el Fiscal y el Juez no protegen a los ciudadanos, ¿quién lo hará, el Hombre Araña o las turbas callejeras?