Habemus Escritor...

Publicado en 'Política' por Lothar, 21 May 2011.





  1. Lothar

    Lothar Miembro de plata

    Registro:
    24 Mar 2010
    Mensajes:
    3,048
    Likes:
    2,757




    Lean este articulo para aquellos que siguen como ganado al escritor
    Habemus Escritor

    “MVLl, padre nuestro…”

    Mario Vargas Llosa, laureado escritor, a quien la Comisión del Premio Nobel de la Academia Sueca entregó el premio a la excelencia literaria en el año 2010, ha regresado a la escena política del Perú, convertido en el vocero y defensor de un candidato, lanzando críticas en contra de otro, en la coyuntura de las actuales elecciones presidenciales.

    El escritor muestra su apoyo incondicional a Ollanta Humala, con quien sólo tendría en común esa aura extremista que caracteriza sus ideas, promoviendo una solidaridad ensombrecida ante el hecho que, el partido al que se opone con tanta vehemencia, es liderado por la hija de quien alguna vez fuera su rival político en las urnas; el otrora dictador Alberto Fujimori.

    Para su grupo de seguidores, a quienes sería aconsejable leer alguna de sus obras completas, su palabra se ha convertido en algo así como “la palabra santa” “la opinión irrefutable” y “los salmos del nuevo profeta”. ¿Será el nuevo líder de algunos estudiantes políticamente activos, tan santo y tan consecuente como creen? Tal parece que quienes hoy sahúman sus palabras como si fueran dogma, no se han preocupado en informarse sobre la vasta historia de contradicciones morales que el escritor arrastra consigo.

    Veamos.

    Sabido es que en el campo político, Mario Vargas Llosa quien en algún momento candidateara a la presidencia del Perú como líder del FREDEMO (Frente Democrático Moralizador), no siempre tuvo la línea ideológica que hoy pretende demostrar ante esa parte de la opinión pública que hoy lo sigue catártica. A lo largo de su historia política, Vargas Llosa ha representado las fuerzas mas derechistas y fascistas del espectro político de Europa, Estados Unidos y América Latina.

    Quienes hoy lo alaban y toman sus palabras como ley absoluta, deberían saber que el escritor, respaldó en su momento la cruenta invasión contra Iraq, que según cables y cifras estadísticas de importantes agencias gubernamentales como la británica “Opinión Research Business”, registró un saldo de 1`175.081 millones de personas asesinadas.

    Aquellos que lo defienden a capa y espada, deberían conocer que Mario Vargas Llosa, el político, viajó a Iraq por cuenta de los invasores, para apoyar acciones proselitistas a favor de esa guerra. ¿Se pueden dar aquellos admiradores y defensores, el trabajo de leer cada uno de los espurios artículos que escribió el intelectual, con el propósito de justificar la masacre y la invasión imperialista a nombre de una manoseada democracia y libertad; deformadas por intereses dentro de la cúpula más recalcitrante de la derecha que administraba el gobierno americano? “Diario de Iraq” es un recabo de reportajes, publicado por el diario El País de Madrid, en el año 2003, con la venia del franquista y partidario de George Bush, José María Aznar de España, quien gobernaba en ese entonces y con quien el escritor tenía cercana relación.

    La publicación de Mario Vargas Llosa, - gran admirador de François Revel, ideólogo neo-fascista, fiero defensor de la nefasta política de la “colaboración” durante la segunda guerra mundial entre el Gobierno Francés y Adolfo Hitler; que permitió tantas masacres – nada tiene precisamente que envidiar a los propagados por miembros radicales durante la dictadura nazi. Los artículos están plagados de falacias, que al lamentable estilo de un desacertado congresista peruano Jorge Trelles, vocero de Fuerza 2011, y su “nosotros matamos menos”, pretendieron justificar nada menos que las muertes y sufrimiento ocasionados por las tropas americanas: “Los destacamentos americanos han infligido menos daño comparado con el terror vivido durante la administración de Sadam Hussein, en Iraq”. Algo así como “los invasores han matado menos”. Y lo afirmaba un afamado intelectual del siglo XXI.

    El Perú de los últimos años naturalmente, no ha sido ajeno a las contradicciónes del escritor. Fue desde colaborador de grupos de poder y gobiernos con estelas de corrupción, hasta feroz activista en foros internacionales, con el objetivo de congelar las líneas de crédito disponibles para el Perú, cuando perdió las elecciones contra Alberto Fujimori.

    “En 1992 pregonó por el mundo que no se le entregue al Perú crédito alguno, para como en Sagunto y Numancia, hundirnos y desaparecer. Es decir, poco le importamos sus paisanos y aunque una delegación de empresarios lo visitó para pedirle no siga con el pregón, éste no cesó de seguir invalidando al Gobierno, inclusive luego de que la OEA se pronunciase“. Luis Delgado Aparicio. Congresista de la República.

    Recordemos la complicidad etérea demostrada en asesinatos organizados desde el Estado, como lo fue el caso Uchuraccay. Uchuraccay, pueblo ubicado en el departamento de Ayacucho, fue testigo del ******* asesinato de 8 periodistas y un guía ayacuchano. La pluma del escritor en el “Informe Uchuraccay” presidido por Vargas Llosa, procuró excusar las acciones del Comando Militar de la Zona, que en ese tiempo estaba dirigida por el general Clemente Noel, un militar luego acusado de crímenes de guerra. ¿Qué peruano informado sobre la historia de terror y muerte ocurridas a partir del decenio ochentista, puede olvidar ese texto?. La publicación, con información sesgada, pretendía proteger al gobierno, a militares y a las criminales rondas campesinas. En el informe, los DD.HH de los caídos no fueron siquiera tomados en cuenta. Para rematar, Vargas Llosa finalizó el escrito con el inolvidable “todos somos culpables”, en claro afán de deslindar la responsabilidad moral del aparato estatal en esas muertes. Sabido es que luego del infame informe, los indignados deudos y el caso, cayeron con los años, en la impunidad y el olvido.

    Muchos se han empecinado en tratar de dividir la condición de escritor y la actitud cívica del ser humano, sin pensar que es imposible deslindar la relación entre la ética y la moral personales. El talento, que es parte de la esencia de un ser humano, no puede estar separado de las acciones y opiniones que el individuo ostentan, pues está intrínsecamente relacionado con el conocimiento y la personalidad. Peor aún cuando estás parecerían estar en clara contradicción entre el hecho y la palabra. Si sus textos tienen claros contenidos ideológicos, no pueden ser asumidos como mera ficción, como un aspecto más del individuo, cuando sus acciones dilucidan a la ética y a la moral que se intenta demostrar.

    El haber alcanzado el premio universal de la Academia Sueca no convierte a un ser humano en infalible. Un premio no santifica a nadie. Este fue un reconocimiento al talento, no una sacrosanta canonización a sus actos. Y si analizamos que los premios del antiguo Club Sueco-Noruego han caído últimamente en el descrédito, con mucha más razón. Tenemos sin ir muy lejos, el ejemplo del presidente de EE.UU, digno del Premio Nobel de la Paz en el año 2009, quien sin remilgos expone su aprobación en temas altamente cuestionados en contra los DD.HH, como lo son, la aún existencia de la prisión de Guantánamo, en Cuba y, la muerte y tortura sistemática de miles de personas en países invadidos por el gobierno americano.

    Es natural el buscar consolidar opiniones e ideas, recurriendo a personajes con facetas dignas de admiración. Sin embargo, lo saludable es tomar esos ejemplos sólo como una mera referencia. Ergo ¿el cegarse y hasta caer en la ignorancia permisiva ante actos reprochables por sólo buscar argumentos que sustenten una posición, persiguiendo afianzarla con las ideas cambiantes de un líder que en su historia personal se ha permitido acciones tan cuestionadas?

    ¿Qué es lo que realmente importa a los partidarios que lo ensalzan? ¿La corriente ideológica que profesan y la real consecuencia en las ideas o el afán de buscar adeptos, si es posible voceros que en la coyuntura son beneficiosas para sus bandos, aunque el “líder” sea un personaje altamente voluble a sus ideales y cuestionable en sus actos?.

    Mario Vargas Llosa seguirá siendo un ilustre escritor. Pero su reconocido y aplaudido Premio Nóbel, no borra su historia personal, muchos menos la santifica.

    El sentido común desgraciadamente para algunos, no es tan común.

    Mar Mounier.

    A este incestuoso personaje le importo un rábano que el Perú se muera de hambre en 1992 cuándo alentaba que se imponga un bloqueo económico contra el país de razón vota por Humala le importa muy poco como le vaya al país mientras el viva como el marquez del incesto en algún lugar de Europa
     
    Última edición: 21 May 2011
    A Tunoentiendes le gustó este mensaje.


  2. Tunoentiendes

    Tunoentiendes Miembro de oro

    Registro:
    6 Oct 2010
    Mensajes:
    7,430
    Likes:
    6,201
    Exacto....lo mas ridiculo en la ceremonia de juramento que hizo con los "intelectuales"...era que parecia una misa donde MVLL era dios que se les aparecia al final