Filosofia, politica, religion

Publicado en 'Filosofía' por Nuevo Galo, 19 Jun 2009.





  1. Nuevo Galo

    Nuevo Galo Miembro nuevo

    Registro:
    18 Jun 2009
    Mensajes:
    2
    Likes:
    0




    FILOSOFIA, POLITICA, RELIGION


    Si buscamos a través de la Historia, minuciosamente, con un sentido investigativo libre de todo dogma religioso y político, nos encontraremos con sorpresas inimaginables.

    Mucha gente sabe que la política y la religión conformaban un solo bloque. De esta manera el rey era la máxima autoridad política y religiosa. Estas eran dos ramas de la Filosofía. Todo giraba en torno a ella. La ciencia, en un principio, se relacionaba con los conceptos ontológicos. Ciencia o conocimiento era la forma de cómo proceder frente a los instintos. Como es sabido y obvio, siempre se han dado oposiciones, incredulidades; siempre una parte exteriorizó los conceptos, al desconocer la verdad, o sea el punto donde opera la Filosofía. Siempre hubo una parte que creyó a ciegas en Dios y otros seres afines (ser-afines, ángeles, etc.). Se creyó a ciegas porque el ser humano, para la Filosofía, es como una fruta: necesita estar madura…, para el entendimiento. Si no se está preparado, no se puede entrar en la Filosofía. Esta lo exige todo.

    Hubo una época en que la filosofía se movió en todo el mundo antiguo como una fuerza arrolladora; unas veces se “importaba” la doctrina; otras veces las doctrinas penetraban violentamente otras regiones. Nos estamos refiriendo, naturalmente, a la seudofilosofía de entonces. Porque todo el tiempo ha habido seudofilosofía o “seudorreligión”. La Filosofía real no compite.

    Para los tiempos de la expansión seudofilosófica se mezclaron costumbres y lenguas. En esos tiempos, ser griego no era ser de Grecia, sino pertenecer a la cultura del grial, los egregios o agrios, metamorfoseado este concepto en Arios, donde grial significa agrio, amargo, comprobándose de esta manera que el grial o cáliz no es un objeto, una copa, sino un acto, un sometimiento, un sacrificio; nada agradable; grial y cicuta son una misma cosa. Recordemos que al personaje condenado a muerte en un madero se le da a beber este trago amargo, este cáliz, esta cicuta.

    La Magna Grecia abarcaba parte de Asia, Africa y Europa, y no ese reducido espacio ubicado en un punto de Italia. El nombre de la Magna Grecia no obedecía a ningún territorio, pese a abarcar todas esas regiones, sino a la idea que se tenía de la doctrina. Sin embargo, en este caso también se trata de una seudofilosofía.

    Luego vino el etnocidio, y el cristianismo y la corriente mariana reemplazaron al socratismo y al elenismo. No obstante, aún se mantienen muchos conceptos de esa Magna Grecia, como los cantos gregorianos… En la Biblia, por ejemplo, “pasaron” al cristianismo figuras griegas como la siguiente: “…a quien puso por nombre Pedro; a Jacob hijo de Zebedeo, y a Juan hermano de Jacob, a quienes apellidó Boanerges, esto es, Hijos del Trueno”, S. Marcos, 3: 16-17. Si eran hijos del trueno, según lo dicho por el apóstol Marcos, también eran hijos del dios Zeus, dios del trueno. Esto demuestra que aquí aún se mantiene en parte la ideología griega, es decir la “mitología”. Veamos otro ejemplo, de los miles que existen: La palabra apología tiene su raíz en el dios Apolo; apólogo significa dos veces dios, con lo cual queda claro que la palabra apologético no puede significar parte de la teología que cuyo principio es defender la religión cristiana contra los ataques de sus adversarios. Según la Iglesia Cristiana, Apolo es un dios pagano o mitológico. Sin embargo la palabra apologético significa, precisamente, algo la grandeza de Dios, la llegada de Apolo a la ciudad santa.

    Ser judío tenía el mismo significado que ser griego; no en el sentido de pertenecer a alguna región en particular, sino por el hecho de someterse simplemente a la Ley. Ocurre lo propio con el cristianismo: los que se hacen llamar cristianos, lo hacen sin el cumplimiento de la Ley.

    Si observásemos cuidadosamente los componentes de “estas religiones” y otras muchas, nos encontraríamos que, en el fondo, son la misma cosa. En el antiguo Egipto, el de los faraones, donde también penetró la Magna Grecia (los romanos no aceptan esta afirmación, pues tendrían que reconocer la supremacía griega por sobre la romana), encontramos el mismo patrón cultural religioso cristiano de la actualidad. Diez mil años atrás de nuestra era, ya se le rendía culto a la reina del cielo (la Virgen), al rey (Dios), al príncipe (el Hijo de Dios); en este mismo, sólo han cambiado los nombres; actualmente, esos mismos personajes se llaman Jehová, María y Jesús. Veamos una prueba de todo lo dicho con relación a la antigüedad de estos personajes celícolas o celestiales. Esto dice Herodotocon relación alnacimiento de Alejandro Magno, Rey de reyes, Señor de Señores: “Pareciole a la esposa, Olimpiada, que antes de la noche en que se reunieron en el tálamo nupcial, habiendo tronado, le cayó un rayo en el vientre; y que del golpe se encendió mucho fuego, el cual dividiéndose después en llamas que se esparcieron por todas partes, se disipó. Filipo algún tiempo después de celebrado el matrimonio tuvo un sueño en el que le pareció que sellaba el vientre de su mujer, y que el sello tenía la imagen de un león. Los demás adivinos no creían que aquella visión significase otra sino que Filipo necesitaba de una vigilancia más atenta en su matrimonio; pero Aristrando Telmiseo dijo que aquello significaba estar Olimpia encinta; pues lo que está vacío no se sella, y que lo estaba de un niño valeroso parecido en su índole a los leones. Viose también un dragón, que estando dormida Olimpiada, se le enredó en el cuerpo, de donde provino, dicen, que se amortiguase el amor y cariño de Filipo, que escaseaba el reposar con ella: bien fuera por temor que usara de algunos encantamientos y maleficios contra él, bien porque tuviera reparos en dormir con una mujer que se había ayuntado con un ser de naturaleza superior…” Encontramos en el anterior fragmento, palabras o ideas claves como la preñez de la mujer antes de juntarse con su esposo; león o leones; encinta de un ser superior; dragón enredado en el cuerpo de la mujer encinta; los celos de Filipo al creer que su mujer lo había traicionado. Vemos cómo a Alejando Magno, estando en el vientre de su madre, se lo compara con un león. Veamos otro fragmento metafísico donde se le llama león al mismo sujeto, con otro nombre: “Y lloraba yo mucho, porque no se había hallado a ninguno digno de abrir el libro, ni de leerlo, ni de mirarlo. Y uno de los ancianos me dijo: ‘No llores. He aquí que el León de la tribu de Judá, la raíz de David, ha vencido para leer el libro y desatar sus siete sellos’.” Para el buen entendedor, pocas palabras bastan. Con respecto a la mujer encinta atrapada por el dragón, es decir la reina madre de Alejandro Magno, observemos el siguiente fragmento metafísico: “Apareció en el cielo una gran señal: una mujer vestida del sol, con la luna debajo de sus pies, y sobre su cabeza una corona de doce estrellas. Y estando encinta, clamaba con dolores de parto, en la agonía del alumbramiento. También apareció otra señal en el cielo: he aquí un gran dragón escarlata, que tenía siete cabezas y diez cuernos, y en sus cabezas siete diademas (…). Y el dragón se paró frente a la mujer que estaba para dar a luz, a fin de devorar a su hijo tan pronto como naciese (…). Y la serpiente arrojó de su boca, tras la mujer, agua como un río, para que fuese arrastrada por el río. Y ella dio a luz un hijo varón, que regirá con vara de hierro a todas las naciones; y su hijo fue arrebatado para Dios y para su trono.”

    Saludos,

    Nuevo Galo







     


  2. Metalzoa

    Metalzoa Miembro diamante

    Registro:
    21 Jul 2008
    Mensajes:
    16,057
    Likes:
    4,308
    Cualquier gran cultura o civilización que se respete ha tenido como base a la religión, luego la economia-politica-social.