¿Esto también es arte? Un relato muy gay

Publicado en 'Literatura' por Renatto Perú, 9 Jun 2008.





  1. Renatto Perú

    Renatto Perú Miembro de oro

    Registro:
    20 Set 2007
    Mensajes:
    7,342
    Likes:
    3,041




    [FONT=Verdana, Arial, Helvetica, sans-serif]::[/FONT][FONT=Arial, Helvetica, sans-serif] El sexo y las pastillas [/FONT]
    [FONT=Verdana, Arial, Helvetica, sans-serif][​IMG] No es fácil vivir conmigo. Martín lo sabe bien. Por eso no vive conmigo. Por eso me visita o lo visito cada mes o dos. [/FONT]

    [FONT=Verdana, Arial, Helvetica, sans-serif]No tengo talento para la felicidad. Mi humor suele ser sombrío. Martín me quiere, creo que me quiere, pero cuando está mucho tiempo conmigo, se ahoga, se confunde, se pierde en mis silencios y en mi obsesión autodestructiva. [/FONT]

    [FONT=Verdana, Arial, Helvetica, sans-serif]Esta vez se quedó un mes conmigo. Pensaba quedarse tres. Ahora se va. Es mejor que se vaya. Merece ser feliz. Merece sentirse libre, cantar las canciones de la radio, mirar y desear y tocar a otros hombres más jóvenes. Sé que debe irse, que es lo mejor para los dos, pero me da pena. [/FONT]

    [FONT=Verdana, Arial, Helvetica, sans-serif]Creo que a él también le da pena, pero sabe que no puede quedarse. Son muchas las cosas de mí que le resultan insoportables. Ha tratado de cambiarlas o acostumbrarse a ellas, ha sido valiente, ha corrido no pocos riesgos, pero ha comprendido que vivir conmigo es una empresa suicida y amarme, un vicio que lo intoxica. Por eso se va. Por eso he tomado más pastillas para ser fuerte y no llorar. [/FONT]

    [FONT=Verdana, Arial, Helvetica, sans-serif]No sé si lo que soy ahora es lo que solía ser o si es un estado de ánimo fabricado artificialmente por las drogas a las que me he hecho adicto. En mi caso, la serenidad se compra en la farmacia y es cara. Martín me educó en la peligrosa creencia de que las pastillas disuelven los problemas, las angustias, los insomnios. Ahora se va pero me quedo con sus pastillas. [/FONT]

    [FONT=Verdana, Arial, Helvetica, sans-serif]Me ha prometido que volverá pronto. No sé si creerle. Ha dejado algo de ropa. Suele dejar algo de ropa. Cuando no está, a veces me pongo su ropa. No es fácil que me quede bien. No trato siquiera con los pantalones. Pero puede ser divertido ponerme una de sus camisetas o uno de sus calzoncillos, que por supuesto me aprietan mucho. [/FONT]

    [FONT=Verdana, Arial, Helvetica, sans-serif]También ha dejado su laptop. Dice que es una prueba de que volverá pronto. No sé si creerle. Tal vez la ha dejado porque le fastidia viajar con ella, porque tiene otra en la ciudad a la que regresa, porque le da pena verme escribiendo en una laptop vieja y sucia que me resisto a abandonar y quiere que use la suya ya que no puedo seguir usándolo a él. [/FONT]

    [FONT=Verdana, Arial, Helvetica, sans-serif]Con suerte volveré a verlo en un mes o dos. Pero esta vez no estoy tan seguro de que quiera volver. Creo que ya se hartó de mí. No soporta que no limpie nunca la casa. No soporta verme tosiendo y escupiendo y quejándome de una enfermedad imaginaria que, sin embargo, me está matando. No soporta verme gordo, viejo, cansado. Pero sobre todo no soporta que no hagamos nunca el amor. [/FONT]

    [FONT=Verdana, Arial, Helvetica, sans-serif]Yo lo amo pero nunca tengo fuerzas para hacer el amor y todavía no he encontrado una pastilla que me convierta en una persona amorosa. He encontrado pastillas que me convierten en una persona serena, callada, adormecida, con ganas de montar bicicleta y meterme desnudo a la piscina. Pero no he encontrado ninguna que me devuelva cierto interés en el sexo. En realidad tampoco la estoy buscando. [/FONT]

    [FONT=Verdana, Arial, Helvetica, sans-serif]El problema es que ya no sé lo que me gusta sexualmente. He perdido todo interés en las mujeres y quizá también en los hombres. Martín es un hombre bello pero sólo me apetece mirarlo. Los enredos del sexo me resultan fastidiosos y extenuantes. Prefiero mirarlo sin que se dé cuenta cuando se echa a tomar sol o cuando se ducha. El suyo es un cuerpo que sin duda envidio pero que no por eso deseo poseer. A mi edad o con mi enfermedad o con las pastillas que se disuelven en mi organismo, las posturas sexuales terminan siendo, por previsibles e histriónicas, imposturas. [/FONT]

    [FONT=Verdana, Arial, Helvetica, sans-serif]Por eso terminamos peleando antes de que se fuera. Porque sentimos que debíamos hacer el amor como una manera triste y desesperada de despedirnos. Pero tal vez fue un esfuerzo por su parte y por la mía y todo terminó mal. No sabíamos qué hacer, cómo complacer al otro. Martín quería demostrarme que todavía me deseaba como me deseaba cuando nos conocimos hace seis años en su ciudad y tal vez por eso me dio una palmada en la nalga que me dolió, que resultó excesiva y hasta cómica, de la que me quejé y me reí. Le pedí que nunca más me golpease de esa manera. Su mirada se enturbió. Se sintió humillado. Nada hiere más que una sonrisa burlona en el acto del amor. Yo me burlé de su nalgada. No pude evitarlo. Y él, que estaba tratando de poseerme por última vez, comprendió que su esfuerzo era inútil, que yo no merecía ese esfuerzo. [/FONT]

    [FONT=Verdana, Arial, Helvetica, sans-serif]Yo no quería que me poseyera porque no tengo esa vocación particular por el sufrimiento. He tratado con cierta obstinación de que el dolor se convierta en placer, pero lo que antes dolía sigue doliendo y no encuentro razones para entregarme al dolor en un acto que sólo debería procurar placer. [/FONT]

    [FONT=Verdana, Arial, Helvetica, sans-serif]El problema es que Martín piensa lo mismo que yo y por eso nunca insiste cuando me pide que me entregue y yo me niego por amor a mí o por respeto a la poca salud que queda en mí. [/FONT]

    [FONT=Verdana, Arial, Helvetica, sans-serif]Cuando le pedí que se diese vuelta, él también se negó. Insistí, le dije que me obedeciera, que no dijera una palabra, que se sometiera a mi voluntad. Pero para mi sorpresa me dijo en tono altivo y desafiante que él tampoco disfrutaba dejándose poseer por mí y que esa noche, la última juntos, haríamos lo que él quisiera, no lo que yo le ordenase. [/FONT]

    [FONT=Verdana, Arial, Helvetica, sans-serif]Me paré de la cama, recogí mi ropa y lo miré con una sonrisa. [/FONT]

    [FONT=Verdana, Arial, Helvetica, sans-serif]Me dijo: Eres un egoísta. [/FONT]

    [FONT=Verdana, Arial, Helvetica, sans-serif]Le dije: Por supuesto. Tú también. Por eso te amo. [/FONT]

    [FONT=Verdana, Arial, Helvetica, sans-serif]Salí del cuarto, cerré la puerta suavemente y me fui al baño a tomar dos pastillas. [/FONT]

    [FONT=Verdana, Arial, Helvetica, sans-serif]Más tarde tocó la puerta, abrió y me dijo: Por favor, no escribas nada de esto. [/FONT]

    [FONT=Verdana, Arial, Helvetica, sans-serif]Al día siguiente no hablamos del asunto. Fue sin embargo o por eso mismo un día razonablemente feliz. Lo fue hasta que tuvimos que despedirnos. El taxista miraba pero no me importó, lo abracé y lo besé y le pedí que se cuidase y que volviese pronto, que estaría esperándolo. Martín me dijo que volvería, pero no me dijo lo que sospecho que estaba pensando: que cuando vuelva será por menos tiempo y que buscará en otros cuerpos los placeres que ya no encuentra en el mío y que ha renunciado a la creencia o la ilusión de que como nos queremos debemos vivir juntos. [/FONT]

    [FONT=Verdana, Arial, Helvetica, sans-serif]Me sorprendió verme llorando o casi cuando el taxi se alejó. Tomé una pastilla más, me quité la ropa, me metí a la piscina y un momento después escuché que sonaba el teléfono. No salí a contestar. [/FONT]

    [FONT=Verdana, Arial, Helvetica, sans-serif]Sé que lo amo y que volveremos a vernos en un mes o dos. Pero sé también que mi interés en las cosas del sexo seguirá declinando y que ningún cuerpo, ni siquiera el suyo, me dará la felicidad que ahora encuentro en las pastillas.[/FONT]
     


  2. superdorito

    superdorito Miembro de plata

    Registro:
    8 May 2007
    Mensajes:
    2,526
    Likes:
    1,132
    no entiendo mucho el asunto...

    el arte es arte y nada más, no entra en encasillamientos de que si es gay o no lo es.

    la pregunta partiría de qué es para ti el arte, y otra que puede ayudar es qué consideras como arte, y aún así, el arte seguirá siendo arte, así no lo quieras.
     
  3. kross

    kross Miembro de plata

    Registro:
    24 Feb 2008
    Mensajes:
    4,073
    Likes:
    140
    El prejuicio contra los gays es tan fuerte que parece cegar a varios, lo que me da risa es ke casi nadie a respondido xD

    Lo consideraría arte .

    dehecho no lo mejor, hay arte y arte (aunque esto es realmente relativo, a mi me revientan las pinturas abstractas pero hay gente que las ama)
     
  4. Katysty

    Katysty Miembro maestro

    Registro:
    8 Ene 2008
    Mensajes:
    452
    Likes:
    12
    Es un fragmento de algun libro de Jaime Baily? :errr:
     
  5. Motorheadperu

    Motorheadperu Suspendido

    Registro:
    23 Jun 2008
    Mensajes:
    5,382
    Likes:
    1,912
    A veces este sujeto me causa repugnancia está bien ser marica, nada de malo en eso pero de ahí a comentar sus webadas gays tan taturalmente como si de actualidad nacional se tratara creo que es chocante.
     
  6. H.M

    H.M Suspendido

    Registro:
    1 Nov 2008
    Mensajes:
    900
    Likes:
    27
    Es un relato erótico que de artistico no tiene nada...si llamáramos "Arte" al relato de las diferentes experiencias sexuales de cada uno entonces todos los que escriben relatos eroticos en las diferentes páginas web que almacenan dichos relatos serían artistas...y al llamar Arte a lo que ellos hacen los estaríamos poniendo al nivel de un escritor al que también llamamos artista...yo puedo pintar a un burro encima de un conejo y no por eso me tendrían que llamar pintor.

    Baily tiene sentido del humor, hace de la ironía un estilo entretenido mas muchos - la mayoría - de sus artiículos lindan ya con lo chabacano.

    Saludos.