¿Es cierto dque 2 años de estudio.aqui(cole)=1año de estudio en Argentina?

Publicado en 'Actualidad Nacional' por ZoneUFO, 5 Feb 2010.





  1. ZoneUFO

    ZoneUFO Miembro maestro

    Registro:
    13 Set 2009
    Mensajes:
    294
    Likes:
    33




    Capítulo VI: "Crisis en la Educación" Análisis y Propuestas

    Conclusiones
    No es posible negar que en el Perú la intervención del estado en la educación, si bien, de todo punto indispensable, no ha sido ejemplar. Lo prueban las marchas en lo que respecta a las orientaciones generales o los planes de estudio, que unas veces han obedecido a teorías pedagógicas indebidamente aplicadas y a otras manifestaciones de carácter ideológico o político. Se ha visto también la adopción de disposiciones que han contribuido a rebaja los niveles de instrucción y de normas burocráticas que no sólo han dificultado en ocasiones la labor educativa sino que han dejado de lado la convivencia de estimular a los maestros competentes y alentar iniciativas.
    Creemos en cambio, que los propósitos de la educación deben ser definidos con la mayor claridad en sus grandes rasgos esenciales para contar así con una guía duradera. Deberán hacerse luego evaluaciones periódicas de los resultados de enseñanza, mediante procedimientos objetivos que no es difícil imaginar ni es costoso realizar. Los resultados de esa evaluación darán indicaciones, precisas en lo posible, acerca de los ajustes y correcciones que sean requeridos para lograr que la educación dé los frutos que se espera. Dentro de ese orden de ideas y para los fines que tienen estas líneas, puedo admitir que la educación básica tiene por objeto dotar a cada individuo de la capacidad necesaria para pensar y actuar correctamente en todas las circunstancias de la vida. Significa esto que debe ser tal que, además de dar formación moral, cívica y religiosa, debe proporcionar de manera efectiva los conocimientos y las habilidades prácticas que requieren los hombres para satisfacer las exigencias de su propio bienestar y para contribuir con su esfuerzo para que la sociedad mejore. Todo esto en el entendimiento de que contribuye una necesidad nacional superar el atraso y el subdesarrollo con el auxilio de los recursos que ofrecen hoy la ciencia y la tecnología. Son muchos los juicios autorizados que han denunciado defectos e ineficiencia de la educación básica. Puede observarse en primer término un empleo imperfecto del idioma, tanto hablado como escrito. Esta deficiencia puede notarse no solamente en los jóvenes sino también en personas mayores, lo cual prueba que las causas que se deben no son recientes. Se trata de una manifestación de incultura que puede apreciarse diariamente a través de medios de comunicación y que ha sido objeto de repetidas críticas y comentarios. Ello guarda indudablemente relación con la escasa inclinación a la lectura y a la falta de disposición para el estudio independiente, que suponen de manifiesto en quienes intentan ser admitidos a estudios superiores.
    Puede reconocerse, en segundo lugar, muy serias deficiencias en la capacidad para razonar correctamente, así como para exponer ordenadamente las ideas, enunciar claramente las suposiciones y deducir verazmente sus consecuencias. Esa capacidad no es indispensable únicamente para adelantar en la ciencia y en la técnica, sino en todos los dominios del saber y aún, para todas las personas, cuando las circunstancias obligan a tomar decisiones de verdadera importancia.
    En tercer lugar, se comprueba un conocimiento casi nulo acerca de la naturaleza y de sus leyes, del mundo en que vivimos, de nuestro medio geográfico.
    También, podemos mencionar la falta de habilidades manuales y de inclinaciones prácticas, así como de un conocimiento primario de los materiales, de sus aplicaciones, de su uso y empleo de herramientas. Se trata de un aspecto de la educación al que se le da importancia en los países desarrollados y que no es atendido como se debe en nuestro sistema educativo.
    Sería injusto negar que entre los propósitos de la educación que se da en el Perú no tiene lugar el de superar las deficiencias que he señalado, pero sí puede afirmarse que estos propósitos no se cumplen cabalmente, debido a que no se hace uso de todos los medios que son indispensables para realizarlos. Por consiguiente, se requiere que el esfuerzo estatal pueda identificar y luego corregir los errores que sean descubiertos. Es necesario que se tome plena conciencia de que los buenos resultados no se deben a los entusiasmos ni a la elocuencia con que se expresan aspiraciones y deseos. Dependen exclusivamente de los adecuados decisiones prácticas que se adopten para aprovechar bien los largos años que dura la educación básica.
    Los roles del maestro están en proceso de cambio. Es importante en ese sentido revalorar el papel de la maestra, no sólo por ser la mayor proporción de la población docente, sino porque el conocimiento de sus expectativas y el desarrollo de sus capacidades debería orientarse en función de los cambios en la sociedad, para evitar la reproducción de roles y estereotipos tutelares, discriminatorios y disciplinarios.
    El sistema de titulación no garantiza mejores oportunidades laborales, por lo que tendría que estudiarse mecanismos de inserción laboral acordes con la demanda profesional, así como regularizar y evaluar la oferta de las ISPs, no solamente en función al desarrollo de las capacidades del docente, sino principalmente según las condiciones en que se forma y ejerce sus prácticas.
    El mal desempeño docente puede ser atribuido a la falta de un proyecto nacional. Es decir, no solo es una cuestión de salarios e incentivos económicos, sino de incapacidad estatal en articular la heterogeneidad de situaciones que subyacen en la elección de la carrera docente. La aspiración a un cambio de status, en la medida que no logra esa función, genera distintos mecanismos de defensa, que afectan la autoestima personal y promueven conductas autoritarias. Por ello deberían estudiarse propuestas de apoyo emocional y social que, sin disminuir la importancia del rol docente, tenga en cuenta el impacto que la sobreimposición de roles puede tener en los docentes.
    El Estado debe generar mayores vías de intercambio y dialogo con el sindicato de docentes, el cual debería contar con una plataforma propositiva y menos partidarizada.
    Existe una heterogeneidad de realidades y de condiciones culturales que repercuten en el desempeño de los y las maestros (brechas regionales, prácticas escolares y docentes, concepciones sobre la docencia, crisis de autoestima), que requieren de políticas que atiendan cada especificidad, de acuerdo con la población y con las expectativas de cada localidad. Por ello, las propuestas pueden coincidir en revalorar los aspectos profesionales y en la necesidad de disminuir las brechas salariales, pero políticamente hay divergencias respecto a los mecanismos de evaluación docente. No puede mejorarse la calidad educativa forzando la realidad a la idea, sino adaptando las ideas a las realidades.
    Es necesario generar mecanismos de dialogo y reflexión, desde la sociedad civil, sobre las practicas escolares y sobre el rol del docente en los contextos rurales y urbanos, facilitando y promoviendo su inserción en la vida comunal. Esto implica una revaloración de la diversidad cultural, dentro de un proyecto de desarrollo que involucre activamente a la población, en base a una política de gestión cultural de largo alcance, en el cual se incluya una política educacional para docentes y escolares de todos los niveles, con énfasis en el nivel universitario.
    La dificultad en mejorar la calidad de la docencia no radica en un solo factor (que puede ser percibido como el económico o el pedagógico), sino que constituye parte de la implementación de una política intercultural, como perspectiva transversal que permita reorientar los modelos de docencia, en función a los contextos diferenciados en que se ejerce la profesión. La interculturalidad no es solamente una manera de concebir la integración de las culturas, sino un diálogo entre distintas realidades culturalmente dinámicas, en donde siempre está presente el conflicto.
    Fuente:internet (monografias.com)

    Bueno segùn mi experiencia los profes en mi paìs ..La mayorìa no enseña a conciencia(no voy a generalizar), y de ahi los alumnos se ven identificados con el preofesor; luego, las distracciones y todo eso..
    En fin uno no puede aprender de un profesor; pues, sus conclusiones la mayorìa de veces van a hacer diferentes y por ello se genera una contradicciòn y la causa del no entender.