Entre Iones y ladridos: Predicción de los terremotos

Publicado en 'Ciencias' por eklektiko, 20 Ene 2010.





  1. eklektiko

    eklektiko Miembro de plata

    Registro:
    11 Abr 2007
    Mensajes:
    4,014
    Likes:
    1,576




    El mayor terremoto en la historia de China ocurrió en 1920, en Haiyuan, provincia de Ninghxia con una magnitud de 8.5. De acuerdo con reportes de la época, antes del sismo se observó que los perros ladraban en forma inusual y los gorriones volaban de una manera errática. Posteriormente, poco antes del terremoto en Hsingtai en 1966, se observó que la mayoría de perros en un poblado cerca del epicentro escapaban de sus hogares y corrían precipitadamente.

    Desde entonces, científicos chinos prestaron atención a la detección de eventos precursores y signos asociados a los eventos sísmicos.


    En la tarde del 4 de febrero de 1975, un terremoto de magnitud 7.3 asoló la ciudad densamente poblada de Heicheng, provincia de Liaoning. El daño en las construcciones y vecindarios fue enorme. Sin embargo, esta vez la pérdida de vidas humanas fue mínima. La razón de esta baja fatalidad fue que el sismo pudo ser previsto y se había emitidi una alarma. La oficina Estatal de Sismología había identificado el riesgo sísmico, y se lanzó la advertencia desde mediados de enero de 1975, basándose en una serie de indicadores geológicos y de comportamiento animal.

    Numerosos métodos e instrumentos son usados para el monitoreo de eventos sísmicos. Estos instrumentos miden pulsaciones en la superficie terrestre, así como cambios en el campo magnético cerca de las fallas geológicas activas. Usualmente estos cambios preceden a la ocurrencia de algunos tipos de terremotos.


    La investigación que se ha llevado a cabo en China indica que el reconocimiento de comportamiento animal inusual de una forma sistemática puede ser usado, junto con otros métodos, como un medio de predicción de grandes y potencialmente peligrosos terremotos.


    En los meses que precedieron al terremoto de Haicheng en febrero de 1975 se produjeron reportes de conducta animal extraña: serpientes en las zonas rurales dejaron el período de hibernación y salieron a la superficie nevada, también numerosos grupos de ratas aparecieron de improviso. En los primeros dias de febrero se intensificaron los reportes: animales tales como vacas, caballos, perros y cerdos mostraban comportamientos alarmantes. El 4 de febrero un terremoto de magnitud 7.3 golpeó el distrito de Haucheng, provincia de Liaoning. Una alarma a la población se había emitido dos dias antes, salvando miles de vidas.

    Sin embargo, estos alentadores avances se combinan con incidentes sombríos. El propietario de una granja en la comuna de Kaokechuang a 40 Km de la ciudad de Tangshan, en el norte de China observó que sus caballos de improviso parecían asustarse: en vez de alimentarse comenzaban a saltar y dar coces hasta que finalmente rompieron la cerca y escaparon fuera del establo. Unos segundos después, un destello blanco resplandeciente iluminó el horizonte. Un terremoto de magnitud 7.8 azotó el área de Tangshan convirtiéndose en el de mayor impacto en el siglo 20: produjo 600,000 muertes y muchos cientos de miles de heridos –aunque las autoridades reconocieron sólo 242,000 muertos-. En esa oportunidad, al parecer no hubieron suficientes reportes previos en un periodo breve, las señales ocurrieron aisladamente y pasaron inadvertidas.


    En 1976, los científicos chinos condujeron una investigación con encuestas de la población en Tangshan y zonas de alrededores. Basados en sus resultados los investigadores identificaron 58 clases de animales domésticos y salvajes que habían mostrado conductas inusuales previas al terremoto.

    Los científicos chinos han intentado identificar cuales son los mecanismos físicos que les permite a los animales captar señales precursoras de actividad sísmica. De este modo podrían intentar replicar el mecanismo de los órganos sensoriales. Presumiblemente existen varios tipos de mecanismos, por ejemplo, los perros, nuestros mejores amigos, podrían escuchar las vibraciones de la microfractura de rocas fracciones de segundos antes de que las ondas del sismo alcancen la superficie. Los cambios electromagnéticos que acompañan un sismo podrían ser sentidos por algunos peces como los bagres y tiburones que tienen receptores de baja frecuencia. Las variaciones de campos electromagnéticos también podrían afectar el sentido de navegación de las aves migratorias tales como los gorriones y golondrinas.


    Estas señales electromagnéticas o electromecánicas que preceden a un terremoto, pueden ser filtradas por algunos animales, sin embargo en contextos urbanos estas se mezclan y difuminan debido al ruido de contexto provocado por la actividad humana. Sin embargo, existen indicios suficientes sobre la sensibilidad que algunos animales tienen y que constituyen una suerte de monitores del peligro para el conjunto de seres vivos del ecosistema.

    Debido al fracaso en detectar señales tempranas en el terremoto de Tangshan, el manejo de este tema de manera sistemática decayó. Otros científicos han indicado que el comportamiento animal anómalo puede estar ocasionado por otros fenómenos: cambios en la temperatura, en la humedad y similares y no por fenómenos tectónicos.

    Mas recientemente se ha presentado otras evidencias, además de estos indicadores. Un satélite registró un dramático descenso en la densidad de la ionosfera sobre Sichuan antes del terremoto de Wenchuan ocurrido en mayo del 2008, de acuerdo con un periódico taiwanés.


    Dicho diario afirmó que el satélite de Taiwan, el Formosa-3, registró la densidad ionosférica en la atmósfera de 1.2 millones de partículas con carga eléctrica en unos 1.000 kilómetros cuadrados alrededor de Wenchuan, entre seis a 15 días antes del terremoto del 12 de mayo. Para el día 11 de mayo, la víspera del devastador sismo, la densidad ionosférica descendió hasta la mitad, hasta las 600.000 partículas cargadas, aseguró.

    "No existe ninguna duda de que hubo antecedentes electrónicos", afirmó Gary Gilson, del Centro de Investigación Sismológica de la Universidad de Monash, en Melburne, Australia.


    La carga electrica ambiental, es un resultado también de los flujos electromagnéticos que se forman bajo la corteza terrestre, por lo cual se apuntalaría la tesis de que ocurren señales precursoras que podrían ser detectables, sea por animales dotados con mecanismos sensores de su biología o por instrumentos diseñados específicamente.




    Fuentes:

    htt://www.drgeorgepc.com/EarthquakePredictionChina.html

    http://en.wikipedia.org/wiki/1976_Tangshan_earthquake#cite_note-Zschau-0

    http://spanish.peopledaily.com.cn/31621/6415532.html
     


  2. Leticita1

    Leticita1 Suspendido

    Registro:
    18 Ene 2010
    Mensajes:
    14
    Likes:
    0
    Pues de los animales que he visto presienten más rapido un sismo son los patos. Demuestran su nerviosismo con mayor anterioridad que otros animales domésticos.