El secreto: EducaciÓn, educaciÓn, educaciÓn

Publicado en 'Política' por shelldom, 28 Mar 2011.





  1. shelldom

    shelldom Suspendido

    Registro:
    29 Ene 2010
    Mensajes:
    846
    Likes:
    769




    Nota: Nunca se cansen de leer.

    La presidenta de Finlandia, Tarja Halonen, me recibió en el palacio presidencial con una sonrisa y unas palabras inentendibles en español que, según me dijo después en inglés, había aprendido en sus días como activistas de derechos humanos en misiones a Chile y Argentina durante las dictaduras militares en esos países. Estábamos en el salón de huéspedes en el salón presidencial, que –acorde con la cultural mesura del país- parecía más una casona sobredimensionada que una sede de gobierno. En efecto, era una casona del siglo XXI que había pertenecido al empresario J.H. Heidestrauch , y que me pareció muchísimo más pequeña que muchísimos de los palacios presidenciales que suelo visitar cuando entrevisto a presidentes latinoamericanos.

    Halonen, ex canciller y ex ministra de justicia, estaba en su segundo mandato de seis años que culminaría en 2012. Me invito a sentarme delante suyo y puso en la mesa unas ayudas memoria de unas estadísticas que había preparado para nuestra entrevista de antemano. ¿Cómo hizo Finlandia para pasar de ser un país agrícola que solo exportaba madera a ser un exportador de alta tecnología?

    “El secreto es muy sencillo y se puede resumir en tres palabras: Educación, educación, y educación”, respondió. En las últimas décadas, Finlandia invirtió más que casi todos los otros países en la creación de un sistema educativo gratuito y en la investigación y el desarrollo de nuevos productos. Eso le permitió al país pasar de una economía agraria, basada en la industria maderera, a tener una industria de tecnología avanzada.
    ¿Y cuál es el secreto de un sistema educativo?, le pregunte. Entre otras cosas, el excelente nivel de capacitación de los maestros de la escuela primaria dijo. “Tenemos una larga fila de expertos internacionales que están haciendo cola frente a las puertas de nuestro Ministerio de Educación para ver que pueden aprender del sistema. Lo que les cuesta creer es que la respuesta sea tan simple como tener buenos maestros”.

    Halonen explico que los maestros en su país necesitan tener una maestría de una de las universidades con carreras acreditadas en educación para poder enseñar en primer grado, y una licenciatura para ser maestros de jardín de infantes. Y los maestros gozan de un estatus social especial en este país: reciben una buena paga –empiezan ganado un equivalente a unos 3300.00 dólares al mes, un salario no mucho menor que el de otros profesionales, y su profesión goza de gran prestigio. No es nada fácil ser admitido en la Escuela de Educación de la Universidad de Helsinki: tan solo uno de cada 10 aspirantes logran ingresar a esta o a alguna de las otras universidades acreditadas para enseñar la carrera. Al igual que todos los demás finlandeses, estudian gratuitamente y además reciben una beca del Estado de alrededor 450.00 dólares por mes para ayudar a pagar sus gastos de hospedaje y alimentación.

    ¿Pero cuantos países pueden permitirse semejante lujo?, pregunté. Halonen respondió que muchos países latinoamericanos vienen a Finlandia interesados por sus éxitos educativos –el presidente Lula de Brasil y la presidenta Bachelet de Chile estaban entre los más recientes- y le hacen esa misma pregunta. La respuesta es que “para tener una buena educación, debes tener un buen gobierno, que no sea corrupto, y que destine los impuestos que se recaudan a la educación. Si no tienes un sistema impositivo adecuado o no tienes un gobierno honesto, es imposible pagarle bien a los maestros y tener un buen régimen educativo”.

    Al terminar la entrevista le dije –medio en broma, medio en serio- que me sorprendió lo pequeño de su palacio presidencial, y le comente mi teoría de que la prosperidad de los países es inversamente proporcional al tamaño de su palacio presidencial: “Si usted viera el palacio presidencial de Guatemala, se asombraría”, le dije. La presidenta se encogió de hombros y con una sonrisa pícara finalizo: “Nosotros damos ayuda económica a muchos países cuyos presidentes viven una vida mucho más lujosa que yo. Y bueno… son cosas de la vida”.

    Extracto del Libro de Andres Oppenheimer: “Basta de Historias” :yeah:

    [​IMG]


    ----- mensaje añadido, 28-mar-2011 a las 23:27 -----

    Muy interesante el libro, se invita a leerlo... ademas es un tema politico como bien inclina el autor del libro... Ojala que el que salga ganador en estas elecciones tome un poco de los modelos exitosos (Ojo: verdaderamente exitosos)
     
    Última edición: 28 Mar 2011
    A zhein777 le gustó este mensaje.