El País repite una noticia falsa de El Mundo dos años después

Publicado en 'Actualidad Mundial' por Restaurador, 17 Abr 2010.





  1. Restaurador

    Restaurador Miembro maestro

    Registro:
    11 Ago 2009
    Mensajes:
    635
    Likes:
    78




    En un reportaje en portada de El País el 21 de marzo sobre ETA y Venezuela se afirma:

    La Coordinadora Simón Bolivar representa a los sectores más duros del chavismo, acoge en sus actos a representantes del colectivo etarra y ha invitado a Caracas a centenares de miembros de la izquierda radical abertzale, encabezados por el dirigente de Askapena Iñaki Gil de San Vicente, cuya imagen apareció en el ordenador de Raúl Reyes en una fotografía en la que acompañaba al fallecido jefe de las FARC.

    Parece que las mentiras sirven para sacarlas a la luz en muchas ocasiones. La foto a la que hace referencia es la publicada en el diario español El Mundo el 7 de junio de 2008. Titularon entonces "El entorno de ETA se infiltra en el movimiento bolivariano de Hugo Chávez", y afirmaban que en ella aparecía el intelectual marxista Iñaki Gil de San Vicente y el dirigente de la organización internacionalista Askapena Walter Wendelin, con el comandante de las FARC Raúl Reyes. Se trataba de una foto, publicada en la prensa colombiana (diario El Tiempo), tomada en Quito, en el II Congreso Bolivariano de los Pueblos, que se celebró entre el 24 y el 27 de febrero de 2008 en la capital de Ecuador, pero allí no había nadie de las FARC, la persona que dijo El Mundo -y ahora El País- que era Raúl Reyes es el ciudadano chileno Carlos Casanueva Troncoso, encargado del Cono Sur de la Coordinadora Continental Bolivariana (CCB), y miembro de su dirección ejecutiva. Ahora El País mezcla los tres nombres, llama a Iñaki Gil de San Vicente dirigente de Askapena y al chileno lo considera como el comandante Raúl Reyes de las FARC. Total que primero el diario El Tiempo engañó a los colombianos, después El Mundo a los españoles y dos años después El País de nuevo a los españoles.

    Porque, como se puede apreciar, los medios no solo no rectifican las mentiras sino que las reciclan.