El mono; el pez y el leÓn

Publicado en 'Filosofía' por marioramonda, 30 Nov 2010.





  1. marioramonda

    marioramonda Miembro nuevo

    Registro:
    30 Nov 2010
    Mensajes:
    6
    Likes:
    1




    El pequeño mono se acercó a los saltos hacia el lago de agua cristalina; y lentamente comenzó a beber, juntando con sus manos el líquido tan preciado, mientras un león lo observaba a escasos diez metros.

    En ese momento, un hermoso pez de color morado, se acercó hacia la costa donde se encontraba el primate.

    - Oye mono…- Le dijo el pez…- Siempre he tenido una duda con respecto a ustedes. Si es en verdad que el hombre desciende del simio transformado en homínido; porqué ustedes viven en estado salvaje; son usados para experimentos; los encierran en jaulas para divertirse; y no son venerados y cuidados como reales representantes de su raza?...- terminó dando una pirueta sobre la superficie del agua.



    El mono enjugo su boca con el revés de su velluda mano, y asentó su pelada cola sobre la arena algo caliente y dijo:

    -Y que me dices tú, pequeño ser escamoso. Acaso no dicen que ustedes lo son ?.. No aseguran tal vez, que una metamorfosis sin igual, fue realizando la cadena en las etapas del desarrollo del tiktaalik, hasta formar el hombre que hoy vemos?...-



    El león se estiró con sus grandes patas sobre el piso de diminutas piedrecillas, y con grandes pasos, se apersonó ante estos dos seres que discutían sin razonamiento; y dijo:

    - Porqué discuten sobre lo que no entienden?... Acaso ustedes pueden saber con conjeturas, lo que ha sucedido cuando aún no habían nacido?...Tal vez alguien pueda comprender y saber cómo apareció la vida en el planeta, si nadie estaba vivo en ese instante para corroborarlo?...- Y agregó: - Querer entender por medio de conjeturas, es como querer saber si la planta germinará perfecta, cuando recién has sembrado la semilla…- Dijo seriamente.

    - Nada es tan imperfecto, como creer que lo perfecto derivó de lo imperfecto…- Y de un zarpazo, atrapó al pequeño mono, y se lo devoró delante de los anonadados ojos del pequeño ser.



    El pez se retiró dando una distancia prudente entre su cuerpo y las garras del león, y con voz vacilante le increpó:

    - Qué has hecho, animal inconciente. Cómo puedes ser tan agresivo, y a la vez tan traicionero, que te has comido al pobre mono, sin tan siquiera un poco de remordimiento?...-

    El león, limpiando sus afilados colmillos con la uña de su pata le contestó:

    - Creo que el hombre fue creado por un ser o una fuerza especial, que va mas allá del discernimiento de cualquier ser que habita este suelo; la misma fuerza que ha creado todo lo que nos rodea; al igual que nuestras especies. Conjeturar sobre lo que podría haber sido el comienzo, no debe encajar en el circuito de nuestras vidas; sólo debemos pensar que estamos vivos, y que debemos subsistir de la manera en que fuimos engendrados; la misma que tu has observado; la misma que tu has repudiado…- Y se fue caminando, como aquellos que se sienten medianamente satisfechos.



    Minutos más tarde; cuando el sol comenzaba a acostarse sobre el horizonte lejano, el anzuelo se enganchó en la boca del pequeño pez, que había comenzado a degustar una baboseante y sabrosa lombriz; y de un fuerte tirón, su cuerpo yació sobre la madera húmeda del bote; y en esos momentos pensó en el león; y no tubo más remedio que esperar la muerte.


    Mario Ramonda