El lado emocional de los votantes en el Perú en la elección de un candidato

Publicado en 'Política' por perúamazónico, 20 Set 2010.





  1. perúamazónico

    perúamazónico Miembro de oro

    Registro:
    13 Jun 2009
    Mensajes:
    5,251
    Likes:
    977




    Mucho se ha hablado en los últimos días, de esta irrupción inusitada y ascendente de una candidata al sillón municipal. Sin embargo, muy pocos o casi nadie se ha detenido a indagar las causas de tal fenómeno electoral. Sin hacer mayores análisis que sean abstractos de la situación, voy a exponer las “razones” que a mi parecer, se hallan tras de su intención de voto. Así, tras de la candidatura de Susana Villarán, creo encontrar (más que razones) motivos o motivaciones de gran peso emocional (no racional, o suficientemente racionalizados), que sustenten su candidatura.

    Así, dentro del apoyo y la acepción de los electores a su candidatura.., podemos hallar lo siguiente:

    *Que éstos la apoyan por su empatía emocional con los electores. En tal sentido, es evidente su carisma, o empatía social con las personas.

    *Que la apoyan porque empezó de abajo y sin muchos recursos económicos. Es muy cierto que ella empezó mostrando y explicando su proyecto municipal a los peatones, instalada en las calles del centro de Lima.

    *Que la apoyan porque ella les significa un cambio del continuismo. Aún, muchos pudieran pensar que éste pudiera ser un argumento enteramente racional, es más un cliché ideológico, que conecta más en la fibra con ese lado emocional de sus electores.

    *Que la apoyan porque sienten frustración de las grandes obras de la actual gestión que genera molestias e inconvenientes. Esto mismo se traduce en molestias y críticas que al final se traducirá en un voto electoral, en alguien que no le genere tantos inconvenientes y molestias en el tráfico de la ciudad. Esto que se dice, pareciera no tener ningún sentido, pero en el fondo sí la tiene, porque estamos hablando de ese lado no racionalizado, sino emocional de sus electores.

    *Que el “potoaudio” que le sacaron a Lourdes Flores, revela indefectiblemente que ella insultó a todos los electores, los mismos que se sienten sumamente indignados con su expresión, y por eso votarán por Susana Villarán. Hasta aquí, podría decirse que ese lado de los electores, moralmente sensible o de mera sensiblería a flor de piel, tendría algún valor de juicio de índole de expresión moral, pero evidentemente tiene consecuencias mayores, de tipo emocional para el elector.

    *Que siendo presa de tantas críticas de cierta prensa como el correo, donde su columnista Aldo Mariátegui, enrostra sus ataques a Susana Villarán, a su grupo político, tildándolos de rojos, e igualmente a sus electores, como potenciales rojos y a su juicio unos tontos que le hacen el juego a su candidatura, llena de indignación al grueso de los votantes, que finalmente llegan a solidarizarse con su candidatura… Etc. etc. (Sin duda que hay muchas más…)


    Ahora bien, mucho se ha criticado en el Perú del por qué tenemos las autoridades que tenemos, y del por qué tenemos que conformarnos con el menos malo…, que tenemos las autoridades que supuestamente “nos merecemos”, etc. etc… Sin embargo, y para no ir tan lejos, alguien se ha preguntado del por qué una gestión tan exitosa de la izquierda de la presidenta Bachelet que se retiró nada menos que con un 84% de aprobación, no llegó a tener todo el respaldo de la población chilena con un candidato que fuera de la izquierda y de su misma agrupación política?. La explicación que tenemos es muy llana y simple: Ellos piensan muy bien a sus candidatos. En el Perú, no pensamos a nuestros candidatos…, no estamos acostumbrados a ello, nos dejamos llevar simplemente por ese lado emocional, la misma que no conecta con el pensamiento reflexivo, ni con nuestro espíritu crítico, ni con la racionalidad misma de las propuestas. Sólo estamos acostumbrados a elegir y votar con ese lado emocional que conectan nuestras preferencias electorales. En el Perú, no hemos aprendido a pensar y racionalizar nuestro voto. Es más, la necesidad de cambio en nuestro país, sólo se ha podido dar en los últimos años a partir que Fujimori entró en la escena de nuestra política. Esa necesidad de cambio se trasladó e hizo frente a la política tradicional y los políticos tradicionales, el mismo que permitió su elección como presidente de nuestro país. Castañeda Lossio, también significó en su momento esa necesidad de cambio en la gestión de la Municipalidad de Lima. Sin embargo, es a raíz de los últimos acontecimientos electorales municipales, que llegamos a percibir, a darnos cuenta, a percatarnos que esa “necesidad de cambio” legítima en nuestro país, se ha convertido a estas alturas en un “síndrome electoral y político”; en una suerte cíclica de una necesidad voraz del cambio, que no se satisface con nada. Esto que se dice en medio de la abstracción, lo aterrizamos en un ejemplo bien concreto, por ejemplo: en la actual gestión municipal, se hacen y se ejecutan las obras, pero en definitiva, también se crean molestias alrededor de la obra, se crean mortificaciones, disgustos, insultos, etc., al punto tal en que pareciera que los disgustados prefirieran que se vuelva al punto inicial donde no se hicieran las obras… Quienes se oponen a la construcción de obras, muestran básicamente su disgusto, que son las mismas que en base y sustento de su disgusto, buscan o prefieren, otra opción electoral que no les signifique tal “continuismo” de gestión municipal. Esa es la catadura electoral de los peruanos de hoy en dia…, de ese "síndrome" inacabable del perpetuo cambio, la misma que se creería inteligente, pero en el que sin duda hacen primar, poner y situar en el juego de la balanza electoral, sus primitivas emociones, por encima de una intelección electoral.

    ----- mensaje añadido, 20-sep-2010 a las 13:22 -----

    Por cierto, había una pregunta aún flotante por ahi..., el por qué los electores de Susana Villarán..., más allá de sus emociones que dictan su preferencia electoral, no nos presentan algunas de sus razones más pensadas, más elaboradas, más racionalmente formuladas, que nos hagan pensar la legitimidad de un voto pensado y responsable en estas elecciones?..., es que acaso también, les resulta demasiado pedirlo?.