El Experimento Milgram: Crueldad y Obediencia.

Publicado en 'Ciencias' por pacman, 12 Dic 2007.





  1. pacman

    pacman Miembro de bronce

    Registro:
    16 Jun 2007
    Mensajes:
    1,677
    Likes:
    795




    El experimento de Milgram, ¿sería usted capaz de asesinar?

    Guardado en Historías, Ciencia por Javi Moya el 13 de Marzo de 2006
    ¿Podría una persona normal llegar a torturar o asesinar a alguien sólo por obedecer? ¿Qué porcentaje de hombres lo harían? ¿Y usted, acataría esa terrible orden?

    [​IMG]
    Cuando, a finales de los años sesenta, Adolf Eichmann fue juzgado por los crímenes contra la humanidad cometidos durante el régimen nazi, el mundo entero se preguntó cómo era posible que alguien llegara a cometer semejantes atrocidades a millones de personas inocentes. Muchos pensaron que Eichmann tenía que ser un loco o un sádico y que no era posible que fuese como el resto de las personas normales que caminan junto a nosotros cada día por las calles. Sin embargo, nada hacía pensar que Eichmann fuese distinto a los demás. Parecía ser un hombre completamente normal e incluso aburrido. Un padre de familia que había vivido una vida corriente y que afirmaba no tener nada en contra de los judíos. Cada vez que le preguntaban por el motivo de su comportamiento, él respondía con la misma frase: “cumplía órdenes”.
    A raíz de esto, un psicólogo norteamericano llamado Stanley Milgram empezó a hacerse preguntas acerca de la obediencia a la autoridad y a plantearse si cualquiera de nosotros seríamos capaces de llegar a la tortura y el asesinato sólo por cumplir órdenes. Él pensaba que la respuesta a esta pregunta sería un rotundo no.
    El Experimento

    A través de anuncios en un periódico Milgram seleccionó a un grupo de 1000 hombres de todo tipo de entre 25 y 50 años de edad a quienes pagaron cuatro dólares y una dieta por desplazamiento por participar en un estudio sobre “la memoria y el aprendizaje”. Estas personas no sabían que en realidad iban a participar en una investigación sobre la obediencia.
    Cuando cada participante llegaba al impresionante laboratorio se encontraba con un experimentador (un hombre con una bata blanca) y un compañero que, como él, iba a participar en la investigación.
    Uno era designado para hacer de “maestro” y al otro le correspondía el papel de “alumno”. La tarea del maestro consistía en leer pares de palabras que el alumno debería ser capaz de repetir. Si fallaba, el maestro tendría que darle una descarga eléctrica como una forma de reforzar el aprendizaje. El experimentador les explica que las descargas podían ser extremadamente dolorosas y antes de comenzar les aplica a ambos una de 45 voltios para “probar el equipo”, lo cual permitía al maestro comprobar la medianamente desagradable sensación a la que sería sometido el alumno.
    El experimento comienza. Los errores iniciales son castigados con descargas leves que van en aumento. A partir de los 120 voltios el alumno grita diciendo que las descargas son dolorosas. A los 135 aúlla de dolor. A los 150 anuncia que se niega a continuar. A los 180 grita diciendo que no puede soportarlo. A los 270 su grito es de agonía, y a partir de los 300 voltios está con estertores y ya no responde a las preguntas. Cada vez que el maestro intenta detenerse el experimentador le dice impasible: “Por favor, continúe”. Si sigue dudando utiliza la siguiente frase: “El experimento requiere que continúe”. Después: “Es absolutamente esencial que continúe” y por último: “No tiene elección. Debe continuar”. Si después de esta frase se seguía negando, el experimento se suspendía.
    En realidad el alumno era siempre un cómplice (un actor) del experimentador que no recibía descarga alguna y que fallaba las preguntas a propósito. Lo que el ingenuo maestro escuchaba era una grabación con gemidos y gritos de dolor que era la misma para todo el grupo experimental, y que el actor gesticulaba. Sin embargo estas personas no sabían nada del engaño hasta el final de experimento. Para ellos los angustiosos gritos de dolor eran reales.
    Estudios previos al experimento habían predicho un promedio de descarga máxima de 130 voltios y una obediencia del 0%. Pero los datos obtenidos sorprendieron a todos: el 62′5 % de los sujetos obedeció hasta el final, llegando a los 450 voltios, incluso aunque después de los 300 el alumno no daba ya señales de vida. Investigaciones similares posteriores han arrojado siempre resultados idénticos.



    http://javimoya.com/blog/2006/03/13/el-experimento-de-milgram-%C2%BFseria-usted-capaz-de-asesinar/


    Este es uno de los multiples estudios hechos en el campo de la Psicologia Social, nos muestra el "como somos" en realidad, muchas de las personas que participaron en este estudio, seguramente se consideraban a si mismas como "buenas personas", sin embargo fueron capaces de causar un danio enorme a otro ser humano. Lo importante aqui, es que nosotros mismos podemos encontrarnos en situaciones mas o menos similares, donde nos veamos "presionados" a hacer algo "moralmente cuestionable", es por ello que debemos desarrollar la capacidad para evaluar una situacion con la mayor objetividad posible, con un criterio propio acorde con la etica y la moral, y sobretodo ser capaz de lidiar con la presion. La valentia no consiste en hacer siempre lo correcto, valentia es hacer lo correcto en aquellos momentos en los que hacer lo incorrecto es lo mas facil.
     


  2. pacman

    pacman Miembro de bronce

    Registro:
    16 Jun 2007
    Mensajes:
    1,677
    Likes:
    795
    Este es un video documental sobre este experimento.

    [ame="http://es.youtube.com/watch?v=g4e3hi6uwM8"]YouTube - Stanley Milgram - Obediencia a la autoridad[/ame]