El 'dinero loco' de Jim Cramer

Publicado en 'Economía y Finanzas' por mendeleyev, 2 May 2008.





  1. mendeleyev

    mendeleyev Suspendido

    Registro:
    7 Set 2007
    Mensajes:
    1,668
    Likes:
    2




    PUEDEN SEGUIR A ESTE SEÑOR . ES RECONTRADIVERTIDO. ES AUTOR DE "DINERO DE VERDAD". UN LIBRO RECOMENDADO
    Uno de los tópicos del periodismo es que la información económica tiene que ser aburrida. Es algo que casi todo el mundo asume, a pesar de que no está claro por qué la economía es aburrida y no lo son, por ejemplo, la política, la ciencia o la cultura (es verdad que los economistas en EEUU se refieren a su disciplina como 'the dismal science', es decir, la 'ciencia deprimente', pero lo cierto es que el mundo académico ha producido joyas de la talla de la obra clásica escrita en 1928 por el profesor de la Universidad Columbia Paul H. Nystrom sobre la relación inversamente proporcional entre el precio de las acciones en Bolsa y la longitud de las faldas).
    Afortunadamente, fuera de España muchos ven la economía como algo divertido. Un ejemplo son las columnas de Lucy Kellaway en Financial Times, un diario que también tiene la sección Querido Economista… en la que se analiza desde una perspectiva teórica cosas cómo dejar de fumar, o incluso cómo puede hacer uno para mejorar sus relaciones con su suegra (materia esta última insoluble, incluso por las más preclaras mentes de la Escuela de Chicago).
    Pero nadie ha llegado tan lejos en eso como Jim Cramer.
    Jim Cramer tiene el programa estrella de la cadena de información financiera CNBC: Mad Money (Dinero Loco). Es un show de información para el pequeño y mediano inversor. Pero, en lugar de basarse en un señor con chaqueta y corbata explicando de la forma más plúmbea posible cómo va la Bolsa, el programa presenta a [ame="http://www.youtube.com/watch?v=G2kvayroVLU&NR=1"]un demente[/ame] —Jim Cramer—con la camisa arremangada, dando saltos y berreando, con la música más hortera y estridente posible. Mugidos de vacas (un mercado 'bull', es decir, 'toro', es alcista), rugidos de osos (un mercado 'bear' o sea, 'oso', es bajista) y todo tipo de musiquillas enloquecidas acompañan sus breves comentarios sobre la Bolsa y sus respuestas a las llamadas de teléfono y emails de la audiencia.
    Cramer es cualquier cosa menos superficial. A fin de cuentas, él fue gestor de un hedge-fund en Wall Street, tiene una fortuna estimada en 75 millones de euros y es cualquier cosa menos un analfabeto. La agudeza de sus comentarios—"!no compres acciones de General Motors, porque General Motors no es una empresa de automoción, es una Seguridad Social en quiebra que tiene que pagar las pensiones de sus empleados!"—así lo demuestra. Su lema, con el que justifica sus ácidos comentarios sobre muchos valores, es: [ame="http://www.youtube.com/watch?v=WsiujkksshI"]"Otra gente quiere hacer amigos. Yo sólo quiero que ganes dinero".[/ame]
    Cramer no es infalible. De hecho, su tasa de aciertos en sus consejos es similar a la de fracasos. Pero al menos es muy divertido. Y lúcido. En EEUU ya se venden tazas y muñecos con su cara. Y ya hay una página web que fiscaliza sus previsiones. Su popularidad es tal que ha derrotado a Maria Bartiromo, alias Money Honey ('La muñequita del dinero'), la estrella de CNBC cuya popularidad fue tal que hasta Joey Ramone, del grupo de rock Los Ramones , le dedicó una canción. Cramer no ha llegado tan lejos, por ahora. Aunque el día menos pensado, en vez de dejar que canten sobre él, grabará un disco. Desde luego, cualidades para estar en un escenario no le faltan.
     


  2. mendeleyev

    mendeleyev Suspendido

    Registro:
    7 Set 2007
    Mensajes:
    1,668
    Likes:
    2
    DINERO DE VERDAD, trata de que no existen reglas universales ni secretos para invertir correctamente. Nuestra estrategia personal de inversión debe variar dependiendo de nuestros objetivos individuales.

    Y sólo existen dos razones genuinas para invertir: primero, para crear un fondo de retiro; y, segundo, para ahorrar dinero que será utilizado en gastos de lujo.

    En el primer caso, el autor ofrece las 25 reglas para invertir correctamente; en el segundo caso, el autor ofrece los 10 mandamientos a la hora de comprar y vender valores accionarios.