El Caminante de Boisaca

Publicado en 'Misterios y Enigmas' por omega, 21 Abr 2008.





  1. omega

    omega Suspendido

    Registro:
    21 Abr 2008
    Mensajes:
    72
    Likes:
    4




    "Han transcurrido ocho años y el misterio que rodea al atropello deL paseante de Boisaca se mantiene. Durante meses desató conjeturas de todo tipo en la Prensa. El paso del tiempo no ha proporcionado ninguna pista acerca de la identidad y procedencia del extraño personaje".
    Artículo de Iker Jiménez y Lorenzo Fernández publicado en el núm. 8 de Enigmas.


    Con cierta resignación, el jefe de Gabinete Técnico de la Policía Nacional confirma a Enigmas que "jamás nos hemos encontrado con un caso similar". Tras realizar todo tipo de pesquisas para saber quién es el enigmático individuo que, como surgido de la nada, se puso frente al tren aquella noche del 5 de mayo de 1988, el caso permanece tan misterioso corno al principio.

    Un supuesto suicidio

    El expreso Rías Altas se habla puesto en marcha. Atrás quedaba la vieja estación de Santiago de Compostela y el maquinista, José Aira Martínez, se acomodaba en la cabina de mando, consciente de que quedaban más de siete horas para llegar a su última parada: Madrid. Pero la rutina de este experimentado conductor se desvaneció al adentrarse en los boscosos parajes de San Lázaro, a unos seis kilómetros de Santiago. Al tomar la curva cercana al Puente de Paredes, una figura surgió de la nada, rompiendo la oscuridad de la noche. Espantado, el conductor activó las señales acústicas del tren ante la aparente indiferencia de aquel sujeto que caminaba entre los raíles, dando la espalda al convoy y agitando los brazos quién sabe por qué motivo.

    Poco más pudo hacer. Quizá fueron milésimas de segundo, tiempo suficiente para que en la mente de este empleado de Renfe quedara graba da la mirada de aquel joven que, en el último instante, giró la cabeza para contemplar la máquina que se le echaba encima.

    El atropello fue inevitable. Aira Martínez logró detener el expreso a unos cien metros del accidente y, sin dudarlo, se encaminó rápidamente hacia la cola del vagón dispuesto a auxiliar al accidentado. La esperanza de encontrarle, aunque sólo fuera con un hilo de vida, se desvaneció definitivamente al contemplar la escena que surgía ante sus ojos. En la vía se encontraban los miembros inferiores, separados del tronco, con algunos jirones de ropa. Y junto a ella, el resto del cuerpo presentaba múltiples amputaciones y deformidades como consecuencia del violento choque.

    El maquinista no pudo reprimir un escalofrío al contemplar el rostro casi irreconocible del muchacho, cuyas facciones aún estaban contraídas en lo que parecía ser la expresión final de un grito de dolor.

    Aira Martínez acumuló el valor necesario para, junto a su ayudante Carlos Castro, apartar el cuerpo de la vía férrea y cubrirlo con una vieja manta. Después, telefoneó a Luis Vázquez Graña, jefe de la estación de Santiago, para que informara a la Policía del suceso. Minutos más tarde, las luces de los coches patrulla iluminaban la zona. Comenzaba la investigación. La inspección ocular arrojó los siguientes datos: "El fallecido era un varón de aproximadamente 1,65 metros, raza blanca, complexión normal, pelo negro, corto y liso, ojos castaños, orejas muy separadas, rotadas hacia delante y sin circunvoluciones -pliegues del pabellón auditivo externo-". Vestía una camisa gris azulado, jersey gris con hombreras de sky, pantalón negro y zapatillas deportivas blancas del número 42, pese a que su medida de pie era un 39. La vestimenta también correspondía a varias tallas más grandes que la suya. En los bolsillos del pantalón portaba tres billetes de 5.000 pesetas cuidadosamente doblados, uno de 1.000 y dos monedas de cinco pesetas.

    La autoridad judicial se desplazó al lugar del accidente, ordenó el levantamiento de¡ cadáver y su ingreso en el departamento de Medicina Legal del Instituto Anatómico Forense de Santiago de Compostela.

    Todo parecía indicar que se trataba de un caso de suicidio. Una vez realizadas las diligencias pertinentes, el expreso Rías Altas continuó su marcha hacia Madrid.

    Joven sin pasado

    Las huellas dactilares del joven, como dice el informe oficial del cadáver, eran la pieza clave para conseguir su identificación, ya que carecía de documentos que acreditaran su identidad.

    "Mandamos las huellas a toda la región gallega con resultado negativo -afirma Doval-. Se enviaron también a la Central de la Policía Científica de Madrid, arrojando el mismo resultado negativo".

    ¡Aquel hombre joven no existía oficialmente!

    Las informaciones aparecidas en la Prensa no arrojaban la menor pista sobre el cada vez más célebre "joven de la vía", como se le empezó a llamar. La fotografía del desfigurado rostro del supuesto suicida fue publicada por medios de comunicación regionales y nacionales. Esta iniciativa hizo albergar esperanzas sobre la obtención de pistas, pero, una vez más, el resultado fue nulo.

    Incluso algunos programas de televisión de ámbito nacional divulgaron los datos sobre este joven. "Como consecuencia de uno de ellos, tuvimos cuatro llamadas. Procedían de Icod de los Vinos, en Tenerife, de Ceuta; del barrio madrileño de Carabanchel y, por último, de Filgueira, una aldea cercana a Santiago. Eran personas que decían que podría tratarse de algún familiar desaparecido -cuenta el jefe del Gabinete Técnico de la Policía Nacional-. Después de realizar un cotejo dactiloscópico con las fichas de estas personas, comprobamos, lamentablemente para la identificación y afortunadamente para estas personas, que ninguna de ellas se correspondía con las del cadáver".

    Todas las investigaciones arrojaban un resultado decepcionante. El muchacho no se encontraba en el archivo oficial de desaparecídos. Parecía la versión española de Kaspar Hauser.

    Su inquietante rostro añadía más incógnitas al controvertido asunto. La cabeza era muy voluminosa, poseía dentición completa con algunas piezas afiladas y salientes. Pero el dato que más llamó la atención de los especialistas fueron las orejas: las tenía absolutamente planas, rotadas hacia delante y sin pliegue alguno en el pabellón auditivo externo. Después de que prestigiosos psiquiatras analizaran la imagen del rostro del cadáver, su opinión fue unánime: los rasgos faciales y los pabellones auditivos, sin marca alguna, reflejaban primitivismo y oligofrenia propia de enfermos psí- quicos profundos.

    Esta hipótesis también fue barajada por la Policía Científica, que durante años investigó la posible desaparición del joven en colegios de acogida y centros de deficientes mentales de Galicia y en todo el norte portugués, en colaboración con las Fuerzas de Seguridad Lusas.

    Tras numerosas investigaciones, los reporteros de Enigmas consiguieron en exclusiva las fotografías confidenciales del cadáver. Parece casi imposible que un joven de apariencia tan extraña hubiera pasado inadvertido en los alrededores de la vía, una zona rodeada de casas que forman el núcleo rural de Boisaca.

    Si se realiza el supuesto trayecto que el finado recorrió por la Rua de Boisaca aquella tarde-noche del 5 de mayo de 1988, se puede comprobar que las viviendas y poblaciones anexas al lugar del siniestro eran numerosas e incluso, que la carretera nacional hacia Lugo, muy transitada por aquellas fechas, pasa por las inmediaciones. A pesar de su extraño aspecto, nadie lo había visto, excepto María González, vecina de una casa aislada de las proximidades, quien aseguró "haber visto a un joven cerca de la vía sobre las cinco de la tarde de aquel mismo día", pero no especificó detalles concretos del muchacho.

    En un lugar cercano aparecieron unos extraños círculos concéntricos formados por pequeñas piedras, presuntamente realizados por el muchacho aquella tarde. Estaban dibujados con decenas de guijarros y guardaban una simetría perfecta. Varios psicólogos consultados declararon a la Policía que podría tratarse de algo semejante a los ejercicios que realizan los deficientes psíquicos en algunos procesos de aprendizaje. ¿Se trataba de algún mensaje?

    Las imágenes del archivo policial que recogían estos símbolos recuerdan a los mensajes manuscritos aparecidos sobre los cadáveres de los contactados que se suicidaron en Tarrasa en 1972 (ver Enigmas año II núm. l). ¿Podría tratarse de un caso semejante? La actitud de mantenerse erguido, aparentemente ajeno a la llegada del tren, que le venía encima a gran velocidad, suscita numerosas conjeturas. Y las incógnitas continúan.

    La sepultura número 7621

    "Es una cosa rarísima, rara, muy rara...", asegura Antolín Doval cuando hace balance del caso Boisaca. Nunca se habían topado con un suceso semejante. Este dato lo corroboró el popular criminalista y ex director de El Caso Juan Ignacio Blanco, para quien "nunca se ha dado un suceso de aparición repentina y muerte de estas características en la que no se ha llegado a identificar completamente a la víctima. Es, sin lugar a dudas, muy extraño, único..."

    Según nuestras pesquisas, el cadáver había sido enterrado en el cementerio de Boisaca. Sin embargo, apenas nadie sabía el lugar exacto donde reposaban los restos de este aparecido. En los archivos del cementerio figura la orden de entrada del cuerpo de un varón sin identificar, fechada el día 25 de mayo de 1988 -veinte días después del suceso-. Una tardanza excesiva entre la fecha del levantamiento del cadáver y su orden de enterramiento, como ratifican los médicos. La sepultura municipal de beneficencia de segunda clase número 7621 había sido su última morada. El registro del municipio mantiene que los restos mortales fueron trasladados el 14 de septiembre de 1995 a la fosa común tras prescribir el plazo asignado a las sepulturas de este tipo. Sin embargo, según aseguró el sepulturero municipal, la única persona que realiza los traslados en dicho campo santo desde hace más de treinta años y que ayudó a localizar la tumba, 'jamás se habían movido aquellos restos".


    [​IMG]

    [​IMG]
     


  2. gyzav

    gyzav Miembro maestro

    Registro:
    18 Abr 2008
    Mensajes:
    586
    Likes:
    57
    wueno; yo he leido y puesto la pag web Enigmas en mis Favoritos:w0w: ; en 1 PC que ahora no puedo usar:cray:;me parece interesante este Misterio;hagan sus aportes
    Viva www.forosperu.net :wow::wow::wow:
     
    Última edición: 13 Dic 2009
  3. Midnightblue

    Midnightblue Miembro de bronce

    Registro:
    14 Ago 2008
    Mensajes:
    2,033
    Likes:
    1,479
    jaja q coincidencia, yo estoy vestido casi en un 90% igual que ese tio xD
    La unica diferencia es la camisa, que la tengo d color verde :D
     
  4. Tsubaki

    Tsubaki Miembro de plata

    Registro:
    24 Oct 2009
    Mensajes:
    2,812
    Likes:
    89
    ..Este si es algo de que preocuparse...:(
     
  5. Filthy AnimAL

    Filthy AnimAL Suspendido

    Registro:
    24 Abr 2009
    Mensajes:
    2,815
    Likes:
    54
    La verdad este misterio puede tener una solución tan sencilla como que pudiera tratarse de algun indigente, lo cual explicaria la aparente no existencia de este tio en las bases de datos oficiales, y el que nadie lo haya notado no quiere decir que no estuviera por el lugar antes de hallar el cadaver, bien pudo tener una apariencia diferente a la que tenia al momento de morir, es decir alguien que no se baña ni se afeita por algun tiempo pareciera otra persona. Alguien pudo haberle dado ropa y aseo, de ahi que la ropa no era de su talla, o pudo robarla.

    El verdadero misterio solo es que nadie lo conocia.

    Aqui donde vivo hace poco hubo un caso similiar, un hombre bien vestido y que nadie conocia apareció decapitado por el tren, al parecer el mismo puso la cabeza ahi, nadie sabe quien era hasta la fecha, al parecer no era del lugar, solo hubo un testigo que lo vio poco antes de morir caminando por las vias.
     
  6. Evoperu

    Evoperu Miembro maestro

    Registro:
    29 Ene 2009
    Mensajes:
    466
    Likes:
    42
    es simple, alguien lo tuvo encerrado desde su nacimiento por ser anormal, asi como ha pasado con un señor que mantuvo encerrada a su hija durante 30 años y la violaba continuamente.y recien 30 años despues se pudo escapar.
    este joven quizas recien escapo, y no tenia idea que el tren lo iba a matar
     
  7. Filthy AnimAL

    Filthy AnimAL Suspendido

    Registro:
    24 Abr 2009
    Mensajes:
    2,815
    Likes:
    54
    Ni lo uno ni lo otro, para que no les digan y no les cuenten, las autoridades españolas ya dieron por cerrado el caso, pues la comparaciòn dactilar coincidió con la de un joven desaparecido hace mas de 20 años.

    Por casualidad encontre esto en la red hace rato:

    caso resuelto

    El 'caminante de Boisaca' ni era un fantasma ni un extraterrestre

    22.10.2008 Las huellas dactilares de Óscar Ortega Vasalo coinciden con las del joven que fallecía en 1988 arrollado por un tren ·· Su madre regenta una farmacia en Majadahonda ·· El cadáver está depositado en la fosa común del cementerio

    Óscar Ortega Vasalo tendría hoy 42 años. Han pasado 20 desde que su familia le perdía la pista. Sus huellas dactilares coinciden con las de aquel joven que fallecía el cinco de mayo de 1988 arrollado por un tren. Su cadáver fue enterrado en Boisaca y trasladado a la fosa común en 1995. En las últimas dos décadas nadie ha reclamado su cuerpo y el enigma no ha estado exento de especulaciones. La de Óscar Ortega es una historia real que, sin embargo, ha servido para nutrir la imaginación de medios de comunicación y fabricantes de fenómenos paranormales. El presidente de la Agrupación de Familiares de Desaparecidos y de Inter-Sos, Manuel Jaime, no salía ayer de su asombro. "En realidad, nadie quiere encontrar así a un ser querido. Pero el cuerpo se queda descansado", confesaba en declaraciones a este diario a la espera de recibir la notificación oficial de la familia Ortega. "Hemos luchado contra viento y marea para que los ADNs se publicaran", advierte el responsable del colectivo. Pero la lectura del código genético no ha sido esta vez la clave para identificar al legendariamente conocido como el caminante de Boisaca, sino las huellas dactilares.
    Desde la farmacia de María Bertina Vasalo Álvarez -con domicilio en Majadahonda- rehusaban ayer, sin embargo, confirmar el fatal desenlace. La titular del despacho, madre de Ortega, prefiere mantenerse al margen de la tormenta mediática. Lo habitual, comenta Manuel Jaime, es que la familia retire la denuncia de desaparición e inicie el proceso para recuperar el cadáver. El primer paso sería presentar la correspondiente reclamación en el juzgado. A continuación, las autoridades sanitarias tendrían que conceder el permiso para la exhumación que, en última instancia, debería notificarse al Ayuntamiento de Santiago. A Raxoi no le ha llegado por el momento solicitud de ningún tipo, señalaba ayer a este periódico la edil responsable de este área, Marta Álvarez-Santullano.

    El rastro de Óscar Ortega Vasalo se perdía el dos de junio de 1988. Tenía 22 años y la última vez que su familia tenía noticias suyas se encontraba en Barcelona. El misterioso accidente registrado en la vía del tren a la altura de Puente de Viso se producía un mes antes. El maquinista no pudo hacer nada por evitar el suceso y el cuerpo quedó totalmente mutilado, con la cabeza aplastada y las piernas separadas del tronco. Las primeras hipótesis apuntaban a un suicido. Sin embargo, siempre hubo demasiadas incógnitas en torno al caso. Sus huellas no se correspondían con las de ningún ciudadano español. Llevaba encima 15.000 pesetas, pero entre sus efectos personales no se encontró documento alguno que le identificase.
    Veinte años después se cierra uno de los casos más extraños de las últimas décadas. Inter-Sos, a la espera de la notificación oficial, pronto eliminará de su web la ficha de Óscar Ortega. Aún hay otros 14.000 desaparecidos en España y se computan más de 4.500 cadáveres sin nombre.

    Una mili "muy traumática"
    Óscar Ortega quería opositar. Poco antes de producirse su desaparición se trasladaba a Barcelona con la intención de matricularse en una academia para preparar las pruebas. Su madre, María Bertina Vasalo, notó que algo no iba bien. Traspasó la farmacia que regentaba en Vigo y se instaló con su hijo en Castelldefels. Pero ni siquiera la protección materna sirvió para amortiguar el malestar del joven. Dijo que se iba de vacaciones y cerró la puerta de casa para no volver jamás. Según una reciente entrevista que publica www.madridiario.es, Óscar Ortega podría haber tenido un servicio militar "muy traumático" en la brigada de Salvamento de Pontevedra. Tres de sus compañeros de cuartel se habían suicidado.
    María Bertina Vasalo, que ahora reside en Majadahonda (Madrid), denunció entonces la falta de coordinación entre los distintos cuerpos de seguridad para resolver el caso .

    [​IMG]

    [​IMG]








    Asi que al final todo resultò solo una exageraciòn por parte de los investigadores paranormales e ineptitud por parte de las autoridades para resolver este caso, nomas se tardaron 20 años.​

    Ahora el unico misterio por develar seria que es lo que realmente orillo a este joven a pararse delante del tren. Segun su madre solo estaba algo deprimido y abandono su casa solo llevandose la ropa que traia puesta y su identificacion, cuando lo hallaron traia 15,000 pesetas y nada que lo identificara. A ver cuando se tardan en averiguar eso y nosotros en enterarnos, pues esta nota periodistica ya tiene dos años que saliò. ¬¬
     
    Última edición: 6 Ene 2010