Desterrado

Publicado en 'Literatura' por KARIM, 12 Nov 2008.





  1. KARIM

    KARIM Miembro nuevo

    Registro:
    31 Ene 2008
    Mensajes:
    10
    Likes:
    4




    Aquí distante de mi amada tierra,
    paso mis días desterrado y solo
    como un sobreviviente de la guerra,

    y a solas, de mis sueños extrapolo
    la lucha melancólica del inca,
    y el ánima bucólica del cholo.


    La noche de silencio que se afinca
    sobre la ya lejana cordillera,
    devela el sentimiento que se intrinca

    cuando al partir, nos dice la frontera,
    que un paso más allá no habrá retorno,
    para el andar doliente del linyera.

    ¡Que triste se ve entonces el contorno!
    Tan lúgubres las voces del futuro,
    como las sepulturas sin adorno

    que al soplo del invierno frío y duro,
    apenas mal cobijan esos huesos
    que yacen olvidados en lo oscuro.

    Y aquellos que murieron inconfesos
    ante la mano fiera del tirano,
    hoy turban la razón de los que ilesos

    dejamos muy atrás el meridiano,
    buscando en la distancia una respuesta
    que nunca conseguimos del arcano.

    ¡Cuanta sangre febril brotó en la apuesta!
    ¿Cuánto sufrió la gente? Mucho ¡Mucho!
    porque tras la opresión, como respuesta

    el recio campesino larguirucho,
    gritando rebelión se alzó en batalla,
    desde la fría pampa de Ayacucho.

    Sabiendo vislumbrar lo que se calla,
    el pobre, aun con ser analfabeto,
    revira ante la infamia y se amuralla,

    pues hambre no se sufre por decreto,
    violencia no se impone por derecho,
    ni el oro da licencia de alfabeto.

    Dejamos un Perú triste y maltrecho,
    ahíto en el ascenso y la caída,
    del luto por aquel que puso el pecho,

    dispuesto por la rabia contenida,
    a matar o morir para ser libre
    y no ser explotado de por vida.

    A fe, no puede haber quien equilibre
    razón, para el alzado y el guerrero;
    igual es el dolor en su calibre

    para el burgués, soberbio y altanero,
    para el pueblo, que es cuna del soldado,
    y para el despiadado guerrillero.

    Por ya quinientos años despreciado
    el indio, se hizo en armas, insurgente
    en contra del patrón y el hacendado,

    terciado de un rencor tan inclemente,
    que no supo mirar del enemigo
    la faz, sin embestir al inocente.

    Allí, tanto estudiante fue testigo
    del fuego y contrafuego fraticida,
    que se sintió hermanado en el castigo

    y fue también puntal de la embestida:
    funesta reacción de los cautivos
    ante aquella nación desprevenida.

    Hoy somos más que ausentes fugitivos,
    culpables, como mandos encubiertos
    que aun, sin manejar los explosivos,

    tornamos a los hombres inexpertos,
    en fieras anhelantes de venganza
    y al mundo los horrores descubiertos
    quedaron y al final en la balanza,
    nosotros, sin morir ¡Estamos muertos!

    Juan Carlos Hidalgo Antigoni
    Karim