¿Debate o Circo Romano? Candidatos de la derecha querían dar Show Mediático

Publicado en 'Política' por LIBERACIÓN, 4 Abr 2011.





  1. LIBERACIÓN

    LIBERACIÓN Miembro de bronce

    Registro:
    14 Nov 2009
    Mensajes:
    1,072
    Likes:
    285




    ¿Debate o Circo Romano? Ollanta evitó dar Show Mediático

    Mensaje de un Ciudadano
    ¿DEBATE O CIRCO ROMANO?
    Estimados amigos. Acerca del debate del domingo 3 de abril, no quisiera empezar diciendo que la intervención de Ollanta Humala fue excelente y estuvo arrollador con sus oponentes. No. Eso sería mentir, como miente la derecha al hablar acerca de sus candidatos, de la calidad de persona que son y de sus planes. No cabe duda que muchos de los tele-espectadores estaban esperando un debate al estilo del Circo Romano. Y también creo que los cuatro candidatos de la derecha, es decir: Fujimori,

    Toledo, Ruchinsky y Castañeda, se estuvieron preparando para dar ese espectáculo, y estar a la altura del show mediático al que han acostumbrado a sus seguidores, en sus presentaciones tipo farándula de sus mítines políticos por donde han ido, incluido los sets de TV. Un espectáculo como: “¡Que pase el siguiente desgraciado… hombre tenía que ser!” que fue el estribillo de un talk show que adormeció por años a muchos escasos de raciocino. Ese público, político-farandulero, fue decepcionado anoche, porque el principal oponente en estas elecciones, el comandanta Ollanta Humala, no lo permitió.
    Se suponía, como lo venían demostrando toda la prensa y televisión de los dueños de los medios, desde antes del debate, que Ollanta Humala sería la victima de aquel circo romano, porque el terreno de calumnias ya estaba preparado. Pero no fue así. Gracias a una de las cualidades del comandante, el de ser una persona inteligente, quizás no un genio, pero muy por encima del C.I. (IQ) de sus oponentes, por eso no cayó ni pisó el palito, y las provocaciones que le aventaron sus enemigos no surtió el efecto que deseaban.

    Creo que todos sabemos, y él, principalmente, por ser un militar familiarizado en el arte de la guerra, que si uno va ganando la guerra y está cerca al triunfo, no puede arriesgarse en una batalla. Que cuando estás acercándote a tu objetivo y las metrallas suenan a tus lados debes de mantenerte en “silencio” y avanzar. Y eso es lo que hizo Ollanta Humala, sin responder a los ataques ni atacar a nadie. Pero lo que más le dolió a la derecha mediática fue que Ollanta Humala usó su tiempo y explicó sus planes de lucha contra la corrupción, el rol del Estado y la relación con el desarrollo económico del Perú y, principalmente, que este debería servir a todo el pueblo y no a una elite. Que si se quería promover una vida digna en los sectores más pobre, con agua, luz y desagüe, titulación de sus precarias propiedades… Habría que hacer un cambio y redistribuir las riquezas del Perú.
    ¿Su actuación fue espectacular? No, al contrario, fue muy reservada, y así evitó el circo romano preparado en contra de él.
    Claro que la jauría se quedó con las ganas de ver sangre, aunque estuvo a punto de lograrlo cuando los candidatos de la derecha comenzaron a “morderse entre ellos mismo” como lo hacen las alimañas que no respeta a ni a su misma especie.
    Claro que después de la polémica, como siempre lo hacen los mentirosos de turno, cada uno se declaró vencedor de la contienda y optimistamente vaticinaron lograr el triunfo electoral el próximo 10 de Abril.
    Si los candidatos de la derecha tuvieran un poquito de raciocinio sabrían de que en esta polémica su lucha está por el segundo lugar, y el reconocerlo hubiera sido el primer paso para avanzar en ese sentido, por lo que la lucha es entre ellos, pero se equivocaron de rival.
    Si los candidatos de la derecha tuvieran un poquito de raciocinio, desde hace mucho hubieran formado un solo frente contra ese enemigo que no toleran, pero la ambición es tanta que ninguno está dispuesto a renunciar a su apetito personal. Ahora solo esperan pasar a la segunda ronda para poder “negociar” y vender a sus inocentes seguidores en nombre de la “democracia”.
    Si los candidatos de la derecha tuvieran un poquito de raciocinio sabría que no se están enfrentando contra una hombre: Ollanta Humala, sino contra quien ha sabido juntar y representar a todos los inconformes y olvidados de esta nación, artos de la corrupción y todos los errores que han cometido la derecha durante años y que han convertido al Perú en una Republiqueta.
    Si los candidatos de la derecha tuvieran un poquito de raciocinio sabrían que Ollanta Humala, los nacionalista y el gran equipo de técnicos y políticos que lo acompaña, solucionaría muchos de los problemas que aquejan al Perú y tendríamos una patria más linda sin la extrema pobreza que nos rodea ni la lacra de la corrupción que nos asfixia, en donde el trabajo digno sería la mejor solución a la delincuencia generalizada en que vivimos.
    Pero no. La derecha política de la clase dominante es de mente muy escasa, corrupta y ambiciosa, y no piensa en lo más mínimo en el desarrollo de Perú, en lo social, económico y cultural. Por eso están perdiendo el apoyo de los pequeños y medianos emprendedores con espíritu nacional, como los de gamarra y otros, que decididamente apoyan a Ollanta Humala.

    ¿Gana Perú y Ollanta Humala ganó algo en ese debate? No. ¿Perdió? Tampoco. No hubo circo. Pero seguimos adelante, con más del 28% del electorado a nuestro favor y con la ventaja del 8% de nuestro más cercano contendor… y continuamos creciendo.
    Hoy, solo tenemos la satisfacción de ver que nuestro candidato es un hombre inteligente, limpio en la contienda, digno de ser un verdadero presidente de todos los peruanos, secundado por aquel excelente grupo de parlamentarios y asesores técnicos que se juegan por los intereses de la patria. Pero el 10 de abril, tendremos la satisfacción de ganar y de sentir que la mayoría del pueblo lo ha respaldado.
     
    Última edición: 4 Abr 2011