¿Cuál es la cadena productiva para las plantas aromáticas y medicinales?

Publicado en 'Actualidad Nacional' por elhierbero, 1 Mar 2011.





  1. elhierbero

    elhierbero Suspendido

    Registro:
    16 Feb 2011
    Mensajes:
    1,222
    Likes:
    1,123




    Leo en varias páginas-web, sobre un nuevo término económico, conveniente y pícaramente publicitado, llamada “la cadena productiva“. Para el caso de los aceites esenciales, plantas aromáticas y medicinales, comprendería: la compra de las semillas certificadas de las plantas aromáticas, la siembra, el cultivo, de preferencia orgánico; la cosecha, la recolección, el secado, el almacenamiento, la hidrodestilación, y su comercialización a los mercados finales o intermedios. Bueno, “la cadena productiva”, para aquellos que hemos estudiado ingeniería química es un término del día a día, parte de la asignatura de ingeniería de procesos; pero que no se queda en comercializar el aceite esencial bruto. Y, ese es el principal problema para los países tercermundistas: “la mentalidad de una economía primaria”. No se debe aspirar a que el desarrollo rural de la Sierra peruana se base sólamente en obtener aceites esenciales brutos, ya sea para el mercado de la aromaterapia, o como para exportarlo directamente al 1er mundo. Básicamente, porque el valor agregado en “la cadena productiva” es mínimo. Y hablo con cifras: varias plantas aromáticas secas compradas en el Mercado Mayorista Nº 1 (romero, orégano, salvia, inca-muña, muña) valen alrededor de S/. 10 por kilo. A excepción del romero, los rendimientos de aceite esencial son menores al 1% g/g. Y su precio en el mercado es regido por la calidad, y al ser plantas conocidas (romero, orégano, salvia) su precio es bajo, por debajo de los US$ 40 por kilo de aceite. En el caso de los aceites exóticos (muña, inca-muña, muña-muña, etc.), tasar un precio resulta en una labor comercial meticulosa y de díficil pronóstico. Pero, me atrevería a decir que no superarían los US$ 100 por kilo de aceite. Con algunos cálculos económicos se observará que el valor agregado que se le da a la planta aromática, resulta bajo, en comparación con el real producto final que se obtiene de los aceites esenciales. El perfume más barato, manufacturado con algunos de los aceites mencionados, podría costearse en US$ 2000 por litro. Y la cantidad que lleva de un aceite esencial suele ser menor al 10% en peso. Si hablamos de otros productos, como aditivos alimentarios, biocidas ecológicos, disolventes verdes, pues los números van por el mismo orden. Pero, con proporciones menores de un aceite esencial en su composición química final. Entonces, ¿Dónde está el negocio? ¿Cuál es la cadena productiva para las plantas aromáticas y medicinales peruanas? Producir o transformar las esencias para llegar a formular y comercializar productos finales de uso directo: perfumes, biocidas ecólogicos, nutracéuticos, disolventes, aditivos. ¡¡Ese es el negocio!! Allí se pueden obtener ganancias suficientes para distribuirlas, con la menor cantidad de intermediarios, al agricultor de nuestra Sierra. ¿Y existe mercado para estos productos? Por supuesto, pero en el exterior o aún es incipiente. Sin embargo, todo depende del marketing. ¿Y hay especialistas capaces de lograr eso? Por supuesto, sólo que están perdidos entre libros o en mandar CVs a las mineras. Hace 2 años, ¿Quién apostaba por la gastronomía peruana, por los restaurantes de 5 estrellas, por los cheffs peruanos? Todo recae en algo simple: cambiar nuestra mentalidad colonial de economía primaria. ¿Lo podremos hacer? Depende de quien lee este texto.