Conozcan a Rozsa el mercenario que vino a fabricar una guerra en Bolivia

Publicado en 'Actualidad Mundial' por grecos, 21 Jul 2009.





  1. grecos

    grecos Miembro frecuente

    Registro:
    19 May 2009
    Mensajes:
    121
    Likes:
    1




    Aqui les traigo este articulo, para que conozcan de que son capaces algunos de los lideres opositores del gobierno, que se encuentran en Santa Cruz, ojo que no es todo el pueblo de Santa Cruz, solo algunas personas que tienen los medios economicos para contratar mercenarios

    ALONSO: “ROZSA ERA UN PSICÓPATA Y VINO A FABRICAR UNA GUERRA EN BOLIVIA”

    Viernes, 17 de Julio de 2009
    La Paz.- Julio César Alonso es el periodista investigador que más conoció al supuesto terrorista húngaro- croata Eduardo Rozsa Flores, lo siguió durante 10 conflictos internacionales armados y se considera uno de los sobrevivientes de su brutalidad, considera a Rozsa un psicópata altamente peligroso y está convencido que su intención en Bolivia era sólo una: crear una guerra interna. Alonso conversó con Fides y ofreció una entrevista imperdible, acá le presentamos una sinopsis completa de la misma.
    “Eduardo Rozsa Flores tenía un grupo de mercenarios que se dedicaba a fabricar guerras , la misión de Eduardo Rozsa no era combatir las causas no era luchar por una causa era fabricar una guerra, fabricar una guerra consiste en matar a seres humanos de un lado y otro, reventar niños, reventar mujeres y después lograr que la locura de la guerra envuelva a una sociedad y en menos de dos semanas se consigan 25 mil muertos”, aseguró Alonso a Fides.
    Alonso relató como Rozsa Flores es el culpable de la muerte del periodista suizo Christian Batemberg que fue asesinado investigando el financiamiento del grupo mercenario del húngaro croata a donde logró infiltrarse, a demás de otro trabajador de la información de origen español.
    Según la investigación de Alonso, Rozsa Flores participó en varios conflictos internacionales entre ellos la guerra de Croacia, la matanza de musulmanes en Bosnia, fue el que inició las matanzas en Kosovo y por eso se inició la guerra en esa región, también estuvo en Angola.
    Alonso también hizo escuchar una grabación de Eduardo Rozsa Flores en la que habla español a la perfección, este pequeño fragmento sirve para dimensionar la personalidad de este oscuro personaje:
    “He llamado al comandante de esta Brigada para pedirle permiso para abrir fuego, me ha dicho que no y lo que está sufriendo la ciudad es que nuevamente el enemigo nos está reventando, nosotros no podemos dar pie, aunque lo reconozco he venido ocho meses combatiendo por este pueblo, me pica y me arden las manos y tengo las coordenadas de los hijos de p… y en el segundo que me den permiso y me den la orden los machacaremos y ahí se van a dar cuenta de que a pesar de todo el armamento y toda la m… que tienen a disposición no hay un comino”, señala Rozsa en la grabación.
    El periodista español reveló que hay un equipo periodístico especializado que está investigando en Hungría, Croacia y en Bosnia el caso Rozsa para averiguar con exactitud porque Eduardo Rozsa llegó a Bolivia.
    “Eduardo Rozsa era un mercenario y como mercenario además era un asesino psicópata”, afirma con seguridad Alonso.
    El periodista, que logró convivir infiltrado con Rozsa, contó que la tortura preferida de este sujeto era hacer beber gasolina a sus prisioneros para mandarlos a correr con la garganta destrozada por los químicos a sus víctimas y asesinarlos luego uno por uno.
    “Rozsa despreciaba Bolivia, porque decía que era un país de indios y sucios”, cuenta Alonso, quien considera que el mercenario quería una Bolivia de blancos, por lo que quería realizar una guerra, “Rozsa venía a matar, venía a que los bolivianos se mataran y lo iba a hacer a base de explosiones.
    Alonso contó como logró salvar la vida gracias a un mercenario francés que había decidido cambiar de vida, quien logró escuchar que había un plan para asesinarlo mientras trasladaba a dos soldados y logró desarmar a estas dos personas para que no lo asesinaran mientras viajaban en coche.
    Para el periodista Bolivia se libró de una guerra civil que se hubiera iniciado en Santa Cruz y se hubiera extendido al resto del país, por lo que se debe denunciar que es una realidad que existe gente que está dispuesta a matar por conseguir sus objetivos.
    Alonso descarta la tesis de que fue el Gobierno, quien con segundas intenciones, contrató a Rozsa para tentar a empresarios cruceños y meterlos en el juego del separatismo ya que este personaje tenía un odio vicseral a lo que llamaba comunistas, indios y mestizos.
    Para este periodista español se aplicó la regla del “mal menor” durante el operativo que se realizó en el Hotel Las Américas y donde perdió la vida Eduardo Rozsa, ya que este podía haber hecho explotar esta infraestructura si es que no era sorprendido y eliminado de forma inmediata.
    “Yo no se si preferimos llorar la muerte de tres mercenarios o de cinco policías, diez policías bolivianos o de veinte turistas, eso es lo que hay que poner sobre la mesa y lo que hay que plantearse a la hora de ver esa acción”, dijo.
    Alonso contó que sabe de muy buena fuente que dos periodistas croatas (de quienes prefirió guardar su identidad) tienen en sus manos dos cintas de video con el verdadero testamento de Eduardo Rozsa Flores, quien les hizo ese envío en marzo pidiéndoles que revelen el material seis meses después de su muerte: “yo creo que en septiembre, octubre vamos a tener una sorpresa muy grande”.
    Estos videos están grabados en castellano y en ambos estaría la acusación a las personas que lo contrataron para venir a Bolivia y realizar el trabajo de fabricación de una guerra civil en el país.
    Alonso está en el país en la búsqueda que Mario Tadic Astorga, que sobrevivió al operativo del Hotel Las Américas, sea acusado por el asesinato del periodista Christian Batemberg, a quien habría matado acompañado de Eduardo Rozsa Flores, además considera que esta persona es la clave para resolver todo este complicado caso.

    enlace Aqui el articulo original