combate del 2 de mayo ¿victoria peruana sobre España?

Publicado en 'Historia y Cultura Peruana' por jafetbo, 10 May 2010.





  1. papardillo

    papardillo Suspendido

    Registro:
    8 Abr 2010
    Mensajes:
    317
    Likes:
    2




    Lei un libro La perla de lima escrito en 1872,donde se decia que Chile aborrecia a españa luego del vil bombardeo de valparaiso,y que los Peruanos iban por el mismo camino,con la diferencia decia el español,que lima poseia muchos españoles americanos,y que el sentimiento de odio hacia españa no debia seguir avanzando,Tambien se destaca el militarismo alto de venezuela para ese entonces,en donde se decia que habian mas generales que soldados,q un pais asi dificilmente podia liderar la region.
    Se indica tambien que chile inteligentemente se va llenando de europeos rapidamente y que si el Peru no hace lo mismo,el pais sureño alcanzara un desarrollo mucho mas pronto que el peru,q hasta ese momento aun seguia siendo un pais respetable en sudamerica.

    tambien se indicaba que Inglaterra y el propio estados unidos habian colaborado a favor de la guerra contra españa,y que para el peru seria contraproducente permitir esas alianzas sobre todo con los ingleses de parte de lso chilenos,ya q los norteamericanos ni se inmutaron cuando la flota española bombardeaba valparaiso.
    de todas formas destaco el antiespañollismo de los chilenos y venezolanos en ese entonces,y que los diplomaticos en españa veian como ese antihispanismo habia alcanzado cuotas grandes ya en Lima.
    Digamos q españa se lo busco por intentar de forma irresponsable y poco diplomatica tomar poseciones en 4 paises ya independientes y con ciudadanos con sentimientos patrioticos ya desde ese entonces muy arraigados.
     
  2. Floydiano

    Floydiano Miembro de plata

    Registro:
    3 Mar 2009
    Mensajes:
    4,510
    Likes:
    1,878
    Buen tema...esta interesante..espero sigan aportando positivamente al tema :yeah:
     
  3. gatocorrupto

    gatocorrupto Miembro diamante

    Registro:
    10 Set 2009
    Mensajes:
    11,773
    Likes:
    8,195
    El libro se llama "Batallas legendarias del Perú y del Mundo" el autor es Juan del Campo Rodríguez, el libro se puede conseguir en Crisol por ejemplo

    Paso a copiar las páginas 65 al 67, puede ser un poco largo esto :yeah:

    "...con esta batalla, la antigua colonia sudamericana reafirmó su independencia y dio una lección de valentía y honor frente a una potencia imperialista. No obstante, la contienda todavía no había culminado. Las hostilidades cesaron pero el estado de guerra continuaba. el 10 de mayo, luego de enterrar a sus muertos, curar a sus heridos y reparar sus navíos en la isla San Lorenzo, los españoles dividieron su escuadrón. Un aparte de éste, la Numancia y cuatro de las fragatas de madera, las más dañadas se dirigieron hacia las Filipinas, mientras que el resto, es decir La Resolución, la Reina Blanca y la Almansa, bajo el comando de Méndez núñez navegaron hacia el atlántico sudamericano. Los daños sufridos, las bajas y la falta de equipo militar y personal hicieron desistir al almirante de atacar otros puertos peruanos - como previamente se lo había instruido su gobierno- y sugerir a sus superiores en Madrid no enviar una nueva expedición a aguas chilenas o peruanas. Sin embargo anticipando una eventual reanudación de las hostilidades, el almirante distribuyó sus naves entre los puertos neutrales de Río de Janeiro y montevideo, mientras aguardaba la posibilidad de refuerzos de Madrid.

    El 5 de mayo, tres días después del combate del Callao, frente alas costas de Uruguay, los blindados peruanos volvieron a capturar una nave española, el bergantín Manuel, que fue hundido por La Independencia luego de evacuar a su tripulación. posteriormente el día 7, el Huáscar apresó a la corbeta peninsular Petite Victoria y la despachó como presa al Callao. El 25 de mayo mientras los blindados se acercaban al estrecho de magallanes a una velocidad de diez nuos, estuvieron a punto de encontrarse con la División española de Médez Núñez, que por precaución a última hora, decidió utilizar el cabo de Hornos. De lo contrario se hubiera producido un duelo naval de gran envengadura en aguas internacionales. Finalmente, tras cruzar el estrecho de Magallanes, los blindados se unieron a la escuadre alidad en Valparaíso y se pusieron bajo las órdenes del almirante chileno Manuel Blanco Encalada, quien aún se desempeñaba como comandante en jefe de las fuerzas navales aliadas"...



    ----- mensaje añadido, 08-jun-2010 a las 23:43 -----

    Con estos refuerzos, el Perú y Chile decidieron renovar la lucha, pero esta vez en la ofensiva para castigar a los españoles por todos los daños infligidos a los puertos de ambos países. Los aliados estaban convencidos de que los nuevos blindados iban a equilibrar el balance de fuerzas. aquellas modernas naves fácilmente estaban en capacidad de poder atacar puertos en la península ibérica, incursionar en las colonias españolas o enfrentar a la escuadra peninsular en el pacífico. El gobierno de Chile sin embargo, favorecía una estrategia un poco más conservadora que contamplaba ejecutar un ataque masivo al debilitado escuadrón español en las costas sudamericanas del atlántico. los temores chilenos no eran tan infundados, pues un tiempo después españa despacharía al Atlántico a la fragata de hélice gerona, la cual cerca de madeira capturaría al crucero chileno de 2000 toneladas de la clase super-Alabama, tornado, que navegaba sin artillería desde Inglaterra hacia Chile bajo el nombre código Cantón.

    Sin embargo, el presidente peruano Mariano Ignacio Prado y sus asesores planificaron un curso de acción más agresivo, mediante el cual la escuadra aliada debería perseguir a la flota española hacia una de sus posesiones de ultramar y destruirla en puerto. Ya que los españoles habían venido a atacar a sus ex colonias, era el turno de éstas de pagarles de vuelta. Contrario a lo que se pudiera pensar, no era en modo alguno una idea descabellada o un objetivo imposible de realizar, más aún si se tomaba en cuenta que el escuadrón aliado estaba prácticamente intacto, que contaba con naves nuevas y poderosas y tenía la moral alta, mientras que los españoles estaban desmoralizados y muchas de sus naves se hallaban seriamente dañadas. Además, excepto la Numancia, las fragatas de la flota del pacífico eran de madera. La sorpresa era también un factor muy importante..


    ----- mensaje añadido, 08-jun-2010 a las 23:59 -----

    Mientras lo aliados discutían estrategias, el gobierno peruano propuso el nombramiento de un nuevo comandante para la escuadra, un hombre con gran experiencia, capaz de conducir convenienntemente la nuev aofensiva (...) el Perú instruyó a su ministro en Washington para que buscase un oficial naval muy competente y con experiencia de combate (...) ningún oficial de la marina estaounidense aceptó la oferta así que recurrió a ex-oficiales confederados (...) Juan Randolh Tucker fue seleccionado. de conformidad con el acuerdo alcanzado , el ex marino confederado recibió el grado de contralmirante de la marina peruana...
    El almirante Blanco encalada presentó su renuncia y Tucker asumió el comando de las flotas combinadas del Erú y Chile colocando su insignia a bordo del blindado independencia (...)

    Finalmente problemas diversos que el libro no detalla bien, como los malos ojos con los que veían los EEUU a un marino confederado así como demoras en la expedición hicieron que Tucker renunciase y así se cayó la operación. En todo caso muchas parecen ser especulaciones, pero hay hechos concretos también. Saludos
     
    Última edición: 8 Jun 2010
    A aromil, fijomesuspenden y Miguel Núñez les gustó este mensaje.
  4. whiteroots

    whiteroots Miembro frecuente

    Registro:
    3 Jul 2010
    Mensajes:
    91
    Likes:
    4
    Diario "El Comercio"
    Fecha: Lima, Mayo 3 de 1866

    El 2 de Mayo
    "Un pueblo que combate por su honra y por su libertad es invencible." Tales fueron las palabras con que el jefe supremo anunció al Perú que se acercaba el momento de la lucha y que era preciso "que cada hombre estuviera en su puesto." Estas palabras han sido proféticas.
    El 2 de Mayo de 1866 es un día de gloria imperecedera para el Perú y para la América. Cada hombre ha cumplido su deber. Complace el ánimo, exalta la inteligencia y sublima el entusiasmo, la contemplación del espectáculo que presentaba ayer el callao y sus contornos.
    Al apuntar el día comenzó a sentirse en la población ese movimiento vago e incomprensible que es el síntoma que anuncia los grandes sucesos. Los hombres encargados de la defensa de las baterías ocupaban su puesto tranquilamente y si algun sentimiento había en ellos, fuera del deseo de batirse, era la consideración de que los buques españoles no atacasen la plaza.
    Era imposible no triunfar. Cuando un pueblo entero reúne sus fuerzas de un modo tan espontáneo, la victoria tiene que coronar sus esfuerzos.
     
  5. fijomesuspenden

    fijomesuspenden Miembro de plata

    Registro:
    24 Dic 2009
    Mensajes:
    2,822
    Likes:
    1,228
    aqui un exelente articulo publicado en el blog "historia y presente" la version española de los hechos.

    LA GUERRA HISPANO-SUDAMERICANA (I): INTRODUCCIÓN


    El día 2 de mayo de 1866 una flota española bombardeaba las torres artilladas de El Callao. La fortaleza dieciochesca del Real Felipe volvía a ser testigo de un enfrentamiento entre españoles y peruanos. Cuarenta años años después, dos españoles, gallegos ambos, mandaban las fuerzas españolas. Dos luchas enconadas. En enero de 1826 se rendía dicha fortaleza defendida por el lucense Rodil, tras un largo y penoso asedio, poniendo punto y final a trescientos años de virreinato español. Tras esa rendición, cuarenta años y poco más de tres meses después, en el mismo lugar, el pontevedrés Casto Méndez Núñez, tenía otro enfrentamiento con Perú. Rodil en servicio al rey Fernando VII, y Núñez sirviendo a la hija de aquél rey: Isabel II.

    En viajes a Perú descubrí con detalles una guerra que apenas tiene interés en la historiografía española. Esa guerra la conocía por detalles mínimos. Una céntrica y concurrida plaza madrileña lleva el nombre de Callao, en relación a esa guerra. Miles de transeúntes diarios pasan por ese lugar sin saber la mayoría de ellos el porqué de ese nombre. A lo sumo sabrán que es el nombre de un puerto peruano cercano a Lima. Los libros de historia españoles lo toman como una demostración de fuerza ante el Perú. De igual modo, los peruanos toman esa guerra como una victoria aplastante frente a los españoles y se extrañan que esa gran plaza madrileña lleve ese nombre.
    En una serie de cinco entradas intentaré exponer esta guerra inútil, fruto de aquél tiempo de honores románticos y de incomprensiones mútuas. La última analizará una novela del tema desde el punto de vista de los protagonistas españoles: el episodio nacional galdosiano La vuelta al mundo en la Numancia.

    Cuadro de la batalla de El Callao.
    [​IMG]
    El Perú a mediados del siglo XIX.
    Tras el fracaso de la confederación peruano-boliviana en 1839 con la derrota de Santa Cruz, nacía la República de Perú. Tras unos años de marasmo económico como consecuencia de unas duras guerras de independencia, a mediados del siglo había empezado cierta normalidad socio-política. Era una economía dependiente del capital británico como el resto de las jóvenes repúblicas iberoamericanas recién emancipadas.
    La riqueza del guano como fertilizante agrario para el mercado internacional, la tenía el Perú en las islas Chinchas, al sur de Lima. Los ingresos fueron fabulosos tras la firma del contrato en 1849 con la británica Casa Gibbs. Como economía dependiente, estas riquezas no tuvieron influencia en las clases populares. La oligarquía criolla era la beneficiaria. El ambiente popular era aún de resaca por la independencia y de cierta animadversión hacia la vieja metrópoli. Los medios oficiales no tanto, y buscaban un arreglo con el gobierno de Madrid.
    Quedaba pendiente el pago de la indemnización reconocida a España por los costes de las guerras emancipadoras. Los gobiernos estaban decididos a su pago a cambio de algo que España no accedía: el reconocimiento formal de la independencia peruana.
    En 1863 acabó el mandato del presidente Ramón Castilla. Las elecciones las ganó el militar San Román, aunque será su vicepresidente Pezet el que subiría al poder. El 14 de abril de 1864 una flota española ocupaba las islas Chincha como represalia ante la falta del pago de las indemnizaciones. Se calentaba el ambiente guerrero.

    España a mediados del siglo XIX.
    Tras la muerte de Fernando VII en 1833, el país se sumía en una cruel guerra civil dinástica (Guerra Carlista) entre 1833 y 1839. Como las repúblicas americanas también se debatía entre pronunciamientos militares. Las destrucciones de las guerras contra Francia aún seguían sin resolverse. Hacia los años cuarenta el país lograba ir sentando las bases de la modernización económica, aunque también era un país dependiente y controlado por los capitales franco-británicos. A nivel político la reina Isabel II logra asegurar el trono.
    Contrariamente al movimiento popular iberoamericano que buscaba el reconocimiento de su independencia, los gobiernos españoles aún se resistían a esos reconocimientos. Desde 1856 los liberales moderados dominan el poder. El general O´Donnell lograba gobernar un país con cierta bonanza económica durante diez años (1856-1866). Asegurada la estabilidad por esa coyuntura favorable, tuvo una politica exterior agresiva. En realidad lo que buscaba desesperadamente era una demostración de que el país aún estaba ahí, en unos años en que se gestaba la época del gran imperialismo europeo del último cuarto del siglo XIX.
    Como país dependiente de Gran Bretaña económicamente, la Francia de Napoleón III le influenciaba políticamente. Como emulador del vecino del norte, el gobeirno español tuvo aventuras militares en Indochina, Marruecos, México y Santo Domingo, aventuras muy mal vistas en América.
    En 1863 acaba el período de gobierno de O´Donnell. Una camarilla de ministros corruptos e incompetentes gobernaba con la reina Isabel. Sube a la presidencia del gobierno el también militar Narváez, el llamado "Espadón de Loja", hombre duro y muy autoritario. En su período de gobierno se dió la dura represión de motines agrarios y de cualquier oposición a su persona. También se produjo la ocupación de las islas Chinchas. Un año después reprimía duramente una manifestación estudiantil en Madrid con nueve muertos y unos cien heridos, en la tristemente célebre Noche de San Daniel (10-V-1865). En plena escalada de tensión bélica, vuelve al poder O´Donnell, que gestionará esta guerra.

    Entre 1864 y 1866 una serie de incidentes y de incomprensiones mútuas llevaron a esta triste miniguerra que retrasará casi veinte años la definitiva reconciliación de España con sus ex colonias, a pesar de que esos años aún conservaba en el continente americano Cuba y Puerto Rico, cuyas emancipaciones siguieron un rumbo diferente al modelo continental.
     
    Última edición: 16 Jul 2010
    A aromil le gustó este mensaje.
  6. fijomesuspenden

    fijomesuspenden Miembro de plata

    Registro:
    24 Dic 2009
    Mensajes:
    2,822
    Likes:
    1,228
    LA GUERRA HISPANO-SUDAMERICANA (II): PERSONAJES PRINCIPALES
    Analizamos en esta segunda entrada de la guerra hispano-sudamericana de 1866 a ocho protagonistas de la contienda. Al ver sus biografías citaremos algunos acontecimientos que ya los veremos y explicaremos en la tercera, en que veremos el desarrollo militar. Algunos de estos acontecimientos se exponen en negrita y cursiva. De momento nos acercamos a esas ocho personas, sus trayectorias vitales y políticas. Cuatro personajes peruanos y cuatro españoles. Tres presidentes peruanos, una reina española, un ministro peruano, un presidente de gobierno español y dos marinos tambien españoles. Entre ellos dos víctimas.
    Juan Antonio Pezet.

    [​IMG]

    Juan Antonio Pezet Rodríguez
    Lima, 1809-Chorrillos, 1879.
    Un presidente apaciguador
    Nieto de un francés establecido en la Lima colonial de mediados del siglo XVIII, e hijo de un héroe de la independencia. Se alistó en el ejército de San Martín desde 1821. estuvo en las batallas de Junín y Ayacucho. Luchó posteriormente en la guerra contra la confederación peruano-boliviana.
    En 1863 es presidente del país. Ese año se inició la escalada de incidentes que llevaron a la guerra, pues en agosto se dió el incidente de Talambó. En abril de 1864 se produce la ocupación de las islas Chinchas. En febrero de 1865 se firma el tratado Vivanco-Pareja. Finalmente en abril es expulsado ante la rebelión arequipeña de Ignacio Prado.

    Pedro Díez-Canseco.

    [​IMG]
    Pedro Díez-Canseco Corbacho
    Arequipa, 1815-Chorrillos, 1893.
    Presidente interino
    Nacido en una familia criolla altoburguesa de origen español. Tuvo entre sus descendientes ilustres a su bisnieto Fernando Belaúnde Terry, presidente peruano a finales del siglo XX. En 1863 ya fue presidente interino antes de Pezet. En octubre de 1865 ataca Lima y la asalta por la Puerta de Guadalupe (actual Paseo de la República). En noviembre asaltó el palacio presidencial tras un duro combate. Al no ser beligerante abiertamente contra España, la presión popular logró deponerle y situar a Prado en la presidencia. En 1868 volvió a ser presidente unos meses.
    Mariano Ignacio Prado.

    [​IMG]

    Mariano Ignacio Prado Ochoa
    Huánuco, 1826-París, 1901.
    El presidente de la guerra
    Expulsado del ejército por sus críticas políticas, llegó a ser diputado por su provincia y luego prefecto de Arequipa en 1858. Se sublevó en Arequipa contra el tratado Vivanco-Pareja el 28 de febrero de 1865. El dos de mayo de 1866 era el opresidente de la nación. En 1868 dimitió. Volvió a la presidencia en 1876 y tuvo que hacer frente a otra guerra: la chileno-peruano-boliviana. En pleno desarrollo de la guerra viajó a París a comprar material de guerra para el maltrecho ejército peruano ante un Chile mucho más poderoso. Nicolás Piérola le derroca en la ausencia. Tres de sus hijos murieron en la guerra contra Chile.
    José Gálvez

    [​IMG]

    José Gálvez Egúsquiza
    Cajamarca, 1818-El Callao, 1866.
    La víctima ilústre del Perú

    Destacó como filósofo y psicólogo. En 1855 es rector del célebre Convictorio de San Carlos, donde realizó reformas educativas importantes. También llegó a ser decano del Colegio de Abogados de Lima. En 1865 es secretario de guerra. En ese puesto organizó las defensas ante el ataque español. Una bomba española destruyó la Torre de La Merced, el día del combate del dos de mayo de 1866.
    Isabel II

    [​IMG]

    Isabel II de Borbón
    Madrid, 1830-París, 1905.
    La reina castiza y fuera de época

    Reina mediocre y tan impopular como su padre Fernando VII. Manejada por una camarilla corrupta. Tuvo una educación cultural deficiente y una vida personal de desgracias: boda con un homosexual, expulsión de España con 38 años en 1868, muerte temprana de su hijo, el rey Alfonso XII, y muerte en el exilio parisino. hasta los trece años fue regentada en su minoría de edad: 1833 a 1844. Entre 1844 y 1868 se dió su reinado efectivo. A pesar de todo fue un reinado con gran auge económico y en el que desmonta el Antiguo Régimen y se asientan las bases del desarrollo industrial. Desde 1866 se quiebra ese desarrollo y se descompone su reinado, cayendo en 1868.
    La política exterior intentó acompasarse al imperialismo de esos años que se daba en la Europa burguesa e industrial: guerra en Marruecos, entrada en Guinea Ecuatorial, recuperación de Santo Domingo, expedición al Vietnam, expedición al México de Juárez y, finalmente la guerra del Perú y Chile. Una pol´ñitica exterior engañosa pues estaba muy supeditada a la Francia de Napoleón III.
    José Manuel Pareja

    [​IMG]

    José Manuel Pareja y Setién
    Lima, 1813-Valparaíso, 1865.
    El marino fracasado y la ilustre víctima española

    Nació en la Lima colonial al ser hijo de un militar español allá destinado. Ya en España, ingresó en 1827 como guardiamarina en Cádiz. A bordo del buque escuela de la Armada española recorrió el mundo. Sus acciones bélicas se iniciaron en la Primera Guerra Carlista atacando los puertos cantábricos: Irún, Fuenterrabía, Zarauz, Deva, Ondárroa y Santoña. En 1843 bombardeó Cádiz en su lucha contra Espartero. Más tarde fue destinado a La Habana.
    En 1864 es ministro de marina y ese mismo año sucede a Pinzón en sus negociaciones con Perú. Ocupa el mando de la fragata Villa de Madrid. Firmó el tratado Vivanco-Pareja en enero de 1865 en dicho buque frente a las costas de El Callao. El 26 de noviembre de dicho año se produjo la pérdida de la goleta Covadonga, lo cual le sumió en una depresión que le llevó al suicidio.
    Leopoldo O´Donnell

    [​IMG]

    Leopoldo O´Donnell
    Santa Cruz de Tenerife, 1809-Biarriz, 1867.

    El emprendedor de aventuras coloniales

    De origen irlandés, en la I Guerra Carlista tuvo su fama: la terminó como teniente general. Sin embargo, su relación con Espartero no fue buena, por lo que hubo de exiliarse en 1840 en Francia. En 1841 participó en la intentona fracasada de golpe protagonizada por Diego de León. Por fin volvió a España en 1844 ante el triunfo de los moderados y la expulsión de Espartero. Militar "veleta" pues tan pronto se iba con los moderados como con los progresistas a través de su partido "árbitro": la Unioón Liberal. Entre 1858 y 1863 es su gran época de presidente del Gobierno, con el auge económico y la política exterior expansiva. Tras el paréntesis de Narváez, vuelve al poder en 1865 y debe hacer frente a la guerra. Un mes después del bombardeo cayó en desgracia ante la reina y se exilia a Francia, donde muere al año siguiente.
    Méndez Núñez

    [​IMG]

    Casto Méndez Núñez
    Vigo, 1824-Pontevedra, 1869
    El obstinado y romántico vencedor

    Muy joven ingresa en la Armada en El Ferrol. En 1842 desembarcó en la isla ecuatoguineana de Fernando Poo. Intervino en Roma en defensa del Papa ante un motín contra Pío IX. Sirvió en La Habana contra el contrabando y la piratería residual. En 1855 es funcionario eficiente en el Ministerio de Marina. Por su valía fue destinado a Filipinas a defender sus costas ante piratas chinos, persiguiéndoles hastas sus reductos. En 1862 rescató a una tropa española en Santo Domingo.
    En 1864, ante la crisis sudamericana, recibe el mando de la Numancia, la gran nave adquirida a Francia. En el Pacífico acorraló a la flota chilena en Abtao, bombardeó Valparaíso y, en El Callao, bombardeó sus torres artilladas sin perder ninguna nave. En 1867 rechazó el ascenso a teniente general que le propuso la reina. Al fallecer, tras ser enterrado en su tierra gallega, en 1883 pasó al Panteón de Marinos Ilustres de San Fernando.​
     
    A aromil le gustó este mensaje.
  7. fijomesuspenden

    fijomesuspenden Miembro de plata

    Registro:
    24 Dic 2009
    Mensajes:
    2,822
    Likes:
    1,228
    LA GUERRA HISPANO-SUDAMERICANA (III): EL PASO A LA GUERRA



    Origen del problema que llevó a la guerra: la indemnización a España
    El 2 de agosto de 1831 la joven República del Perú reconoce que tiene que pagar una indemnización al Reino de España en concepto de la Guerra de Emancipación. En 1850 se acepta pagar dicha indemnización siempre que España reconociese al Perú como país independiente. Si el gobierno de Madrid hubiese accedido a esta petición es posible que las relaciones entre ambos países y el resto de repúblicas latinaomericanas hubiesen seguido otros cauces mucho más amigables y en fechas más tempranas. Este no reconocimiento, y en esas fechas en las que se iniciaba el neo-imperialismo europeo, coincidió con la necesidad de afirmación de la conciencia nacional de esos países que llevaban entre treinta y veinticinco años independientes.

    La expedición científica
    El 10 de agosto de 1862 zarpaba de Cádiz una expedición científica hacia Sudamérica. El 6 de octubre anclaban en Río de Janeiro. El 6 de diciembre lo hacían en Montevideo, puerto donde se les une la nave de guerra Covadonga, mandada por Hernández Pinzón, descendiente de los míticos Pinzones colombinos. El 9 de mayo llegaban a Valparaíso. El 10 de julio atracaban en El Callao (Lima).
    Pinzón era un personaje altanero y grosero, el cual no supo digerir el no ser recibido por el gobierno peruano. Zarpan a México y, de allí, regresan al Perú.

    El incidente de Talambó
    En 1859 América Latina estaba ya recibiendo inmigrantes europeos y de otros continentes para poder iniciar la explotación de sus inmensos territorios y riquezas naturales. Miles de europeos, tanto del norte anglosajón, como del sur mediterráneo, abandonan sus vidas míseras, víctimas de la revolución industrial, para buscar el sueño americano.
    En este contexto y en ese año, el gobierno peruano autoriza a M. Salcedo, propietario de la finca de ese nombre, a contratar agricultores españoles para sus propiedades. En julio de 1859 llegan a la finca. Hubo un altercado grave que acabó con un muerto español y varios heridos. El entonces presidente Pezet promete justicia e inicia una investigación. La prensa española caldea el ambiente.
    El gobierno isabelino envió a un personaje singular: Eugenio Salazar y Mazarredo, también un prepotente. En su fuero interno tenía el objetivo de anexionar las islas Chinchas (ya indicamos que ricas en guano) para cambiarlas con Gran Bretaña por el peñón de Gibraltar. Ni más ni menos el descabellado plan del personaje.
    Hasta aquí la postura peruana es colaboradora aunque poniendo sus condiciones, tanto en el pago de la deuda como en la investigación del incidente de Talambó. La postura española, sin embargo, aún puede verse su actitud semi colonialista. No se había digerido la independencia como hecho consumado y sin posible vuelta atrás.

    Los virajes hacia la guerra
    En enero de 1864, nuevamente el gobierno peruano, como sucedió con Pinzón, se niega a reconocerle. Herido su orgullo, logró convencer a éste para que ocupase las dichas islas guaneras, sitas al sur de Lima, frente a la península de Paracas. La ocupación se llevó a cabo el 14 de abril de ese mismo año de 1864. Serían usadas las islas como moneda de cambio para el pago de la deuda y del castigo a los culpables de Talambó.
    La ocuapación de esas islas, fuente de riqueza para el Perú, desató la indignación del pueblo peruano, el cual pide la guerra ya. Otros países también reaccionaron de forma indignada. Una solidaridad popular latinoamericana se desató es esa década en la que las potencias europeas y también España, tímidamente, parecía que querían entorpecer la independencia anterior. En realidad los europeos intentaban un imperialismo indirecto, en ningún caso una "reconquista". Las noticias no empujaron, de momento a los gobiernos, los cuales buscaban un arreglo pacífico.
    Recordemos que la monarquía isabelina realizaba una política exterior muy activa: Marruecos, Santo Domingo, México, Guinea Ecuatorial, Vietnam. a veces en soledad, a veces en sumisión a las otras potencias, en general a la Francia del III Imperio de Napoleón. En ese contexto regresa a España Salazar y Mazarredo en julio de 1864. Azuza el ambiente al declarar que ha sido víctima de un intento de envenenamiento. En ese momento el pueblo peruano presiona al gobierno tranquilo peruano.
    El gobierno isabelino envía al almirante Pareja. Como ya sabemos, limeño de nacimiento. En Chile murió su padre, en la guerra de Emancipación. Este personaje, a diferencia de San Martín en su momento, no tenía ningún lazo con América. Todo lo contrario, parece ser que iba a Latinoamérica a vengar al muerte de su padre.
    La escuadra española en ese momento la componían los buques Numancia, Resolución, Almansa, Vencedora, Blanca de Castilla, Berenguela, Villa de Madrid y Covadonga. Curiosamente, la Armada española era aún importante. Tras las de Gran Bretaña o Francia, tenía gran potencia en Europa. Se estaba superando en algo las pérdidas de inicios del siglo. Los buques peruanos eran el Huáscar y el Independencia.
    El caldeado ambiente aún explotó mas al firmarse frente a El Callao el llamado Tratado Vivanco-Pareja. El general peruano y el almirante español firmaron el acuerdo por el que se accedía a las peticiones españolas sin la previa devolución de las islas Chinchas. La población peruana lo consideró una humillación. Cuando parecía que las cosas iban a solucionarse, un desembarco de marineros españoles en El Callao, provocó una agresión contra los mismos, muriendo unos de ellos. El presidente Pezet accedió a indemnizar a la viuda.
    Al poco, los acontecimientos se precipitan: un golpe de estado surge en Arequipa, con el que Pezet cayó del poder. El nuevo gobierno no acepta el tratado y se vuelve a la tensión. En Chile sucedió algo similar: el pueblo rebasa la quietud gubernamental. También cayó dicho gobierno chileno. Un sentimiento de solidaridad popular interamericano recorre algunas repúblicas.
    El 24 de septiembre de 1865 Chile declaró la guerra a España. El 13 de diciembre lo hacía Perú. Las cosas se complican al recibirse las declaraciones de guerra de Ecuador y Bolivia el 14 de enero de 1866.
    Se iniciaba una guerra estéril e inútil sin beneficios para ninguna de las partes beligerantes. La guerra duraría hasta 1871 y 1885, según se firmase la paz con las cuatro repúblicas.
     
    A aromil le gustó este mensaje.
  8. fijomesuspenden

    fijomesuspenden Miembro de plata

    Registro:
    24 Dic 2009
    Mensajes:
    2,822
    Likes:
    1,228
    LA GUERRA HISPANO-SUDAMERICANA (lV): LOS COMBATES



    Vamos a ver aquí la relación de sucesos bélicos de esta mini guerra. En posterior entrada expondremos las reflexiones pertinentes. Tras lá campaña algunos datos sobre muertos y destrucciones.


    El combate de Papudo
    El comandante de la escuadra chilena Williams Rebolledo, en la corbeta Esmeralda, esperó cerca de Valparaíso a la goleta española Covadonga, al mando de Luis Fery. El 26 de noviembre se avistan. Rebolledo ideó un engaño por el cual expuso la bandera británica. Cuando estaban ya muy cerca, cambió el estandarte por el chileno. La Covadonga ya no puede huir y el capitán chileno Manuel Thomson, es el encargado por Rebolledonpara tomar la nave. Trtas saber la noticia en la flota española, el almirante Pareja se sumió en una fuerte depresión y se suicida. Eran tiempos de honor romántico y suicidio fácil.


    El combate de Abtao
    Perú envía su flota a Chile. La flota chilena la componían las naves: Esmeralda, Maipú y la recién apresada Covadonga. La peruana era algo mejor, aunque incompleta: las naves Apurímac, Amazonas, Unión y América. Esperaban la unión de dos buques insignias adquiridos en Europa y acorazados: Huáscar e Independencia. Ambas naves no llegaron a tiempo para participar en esta guerra.
    Esta flota se encuantra con las naves españolas Villa de Madrid y Blanca, mandadas por Juan Bautista Topete. La flotilla se refugia en la accidentada costa de las islas Chiloé. Las naves españolas no pueden penetrar en un medio desconocido. Deciden esperar a Méndez Núñez que llegaría con la acorazada Numancia. Intrépidamente se metió entre los arrecifes y esperó la salida de la flota sudamericana. Tras no tener respuesta y, por las nieblas y temor a encallar, deciden retirarse. En las cercanías apresaron al chileno Paquete del Maule, con similar número de prisioneros al Covadonga. Era la respuesta al engaño de Papudo.


    El bombardeo de Valparaíso
    En vista de no poder combatir en campo abierto, Núñez decide bloquear la costa de Chile con bombardeos de puertos. Sólo efectuó el bombardeo de Valparaíso. Núñez estaría contrariado por no poder combatir en campo abierto y no debió de serle agradable atacar una ciudad indefensa. Tras enviar un ultimátum a Chile solicitando la devolución de la Covadonga y de algunos puntos más, decidió dar tiempo para que la población evacuase la plaza y se pusiesen banderas blancas en edificios como iglesias u hospitales. Se bombardarían instalaciones de almacenes y de tipo estratégico. El fin era hacer daño sin número de víctimas. Hubo dos muertos. Muy lejos del bombardeo cobarde que se dijo en su momento.
    Una flota extranjera, estadounidense, francesa y británica, fondeada en ese puerto y, deseando evitar el bombardeo, acaba retirándose ante la negativa de Méndez de suspender el castigo. El 31 de marzo las naves Villa de Madrid, Vencedora, Blanca y Resolución, bombardean la ciudad durante dos horas. La población chilena intentó linchar a los prisioneros de la Covadonga. El gobierno chileno decide la expulsión de estos para evitar hechos similares.
    La folta española decide dirigirse a El Callao para buscar un enfrentamiento bélico de verdad.


    La lucha de El Callao (Lima), el día 2 de mayo de 1866
    Méndez Núñez se presenta en la costa limeña en abril. En la isla San Lorenzo (islote situado a unos cinco kilómetros justo enfrente del El Callao, junto a otra menor aún llamada Frontón) desembarcan para preparar la operación bélica.
    La flota española la componen las naves de guerra: Numancia, Blanca, Resolución, Berenguela, Villa de Madrid, Almansa, Vencedora, además de algunas naves auxiliares de la dicha flotilla. Se disponen en tres partes, norte, sur y centro, en paralelo a las torres artilladas organizadas por José Gálvez. El viejo Real Felipe, la dieciochesca fortaleza española, testigo de vigilancia frente a piratas y último bastión de la resistencia española en enero de 1826 tras la rendición de Rodil, quedaba de nuevo como espectador de una lucha entre peruanos y españoles.

    Fuerte del Real Felipe, actual museo del Ejército peruano.

    [​IMG]
    Las fuerzas peruanas disponían de un sistema de torres artilladas con los temibles cañones Armstrong y Blakely. También estaban las naves Sachaca, Colón y Túmbez, pero apenas pudieron salir del puerto ante el nutrido fuego español. También se organizó una fuerza de tierra ante un hipotético desembarco. A inicios de la mañana se inició el bombardeo. Ahora Núñez tenía la ocasión de combatir en condiciones de igualdad. Los episodios anteriores le debieron dejar ansioso de esta lucha. En ese siglo de honores y tratándose de militares de marina pues se comprenderá lo que pasaría por la mente del marino gallego.
    En ese momento, el gobierno español, comprendiendo la gravedad del asunto y de que había llegado muy lejos, decidió enviar un emisario vía Panamá a Perú para ordenar a Don Casto a retirarse. Al comunicar con el alférez de navío Álvarez de Toledo, que traía la orden de retirada, el gallego le respondió algo como (en palabras de Galdós): "Mañana 2 bombardeo El Callao. Usted no ha llegado todavía; llegará pasado mañana, y en cuanto me comunique la orden del Gobierno, me apresuraré a obedecerle". Como vemos el bombardeo fue obstinación de Don Casto, fue el que llevó al combate. Cuestión de honor de aquél tiempo. Una cuestión que entrañaba riesgos fuertes y grandes: desproporción de fuerzas artilladas y sin costa de avituallamiento entre Lima y ¡Filipinas! Está visto que Núñez quería entrar en la historia. Y lo consiguió.
    A media mañana abrió el fuego contra las torres limeñas. Hacia las 12,30 una granada alcanzó a Núñez. Que tuvo que ser atendido y retirado al camarote.

    Méndez Núñez es herido en combate
    [​IMG]

    Recreación del camarote de la Numancia.
    Mobiliario instalado en el Museo de Pontevedra
    [​IMG]

    Hacia las 13 horas, la Blanca dispara y acierta en el polvorín de la Torre de La Merced, explotando esta. La explosión fue muy cruel por la cantidad de ilustres víctimas, al ser una torre de mando. Se calculan unos cuarenta muertos. Entre ellos falleció el ministro José Gálvez y varios oficiales, entre ellos, (y aquí lo paradógico de esta guerra) el coronel Toribio Zabala, limeño pero de origen español criollo. Lo curioso es que los Zabala se dividieron tras la guerra de la Emancipación, pues este Don Toribio optó por la nacionalidad peruana, mientras su hermano, Juan Zabala, optó por la española, siendo héroe y general de las guerras carlista y de la guerra marroquí. En estos momentos vivían ambos hermanos (el español era, precisamente, el ministro de Marina), por lo que el peruano supo de las hazañas de su hermano en España y África, además de su ministerio, y el limeño, pero español de residencia, debió quedar consternado al saber de la explosión de La Merced. Paradojas de dos países que aún hacía poco tiempo relativo de sus guerras de independencia. Pensemos en la rama de los Goyeneche, divididos entre el españolismo y la nueva república peruana.
    Hacia la caída de la tarde y de la garúa limeña, a las 16 horas, con los buques españoles tocados, pero ninguno hundido, se decide dar por finalizada la operación. Según testimonios sólo la Torre de Santa Rosa respondía.​


    Final del combate
    Como es normal, ambas partes exageraron el combate. Ambas se dieron la victoria en sus diferentes periódicos. Los peruanos adujeron que los españoles habían sido humillados y la ionvasión abortada. Los españoles adujeron que sólo querían un castigo y se dieron la victoria por haberlo conseguido.
    Las informaciones periodísticas estadounidenses hablan de victoria peruana, se nota el americanismo. Las fuentes francesas se aproximan a las españolas. es normal, recordemos que esos años la Francia de Napoleón III era aliada de la España de Isabel II.
    De todas formas las dos fuentes hablan de la audacia española frente a los temibles cañones peruanos y la falta de avituallamiento desde hacía varios meses.​


    Las víctimas del 2 de mayo
    También la guerra de cifras que se discuten para minimizar o no la miniguerra del Pacífico.
    A) Las víctimas peruanas
    En algúna fuente peruana se llegó a aceptar la cifra de ochenta muertos. Las fuentes extranjeras hablan de entre doscientos y cuatrocientos muertos y heridos. Las estimaciones españolas hablan de los mismois números. las bajas debieron de ser algo elevadas.
    B) Las víctimas españolas
    Se admitió el número de 43 muertos.​

    Hasta aquí los acontecmientos bélicos. En una próxima entrada trataré sobre las firmas de las diferentes paces con los diferentes países beligerantes, aunque en realidad, la guerra efectiva fue solo contra Chile y Perú, sobre todo con el Perú. Ecuador y Bolivia fueron beligerantes simbólicos. También haremos algunas reflexiones finales para tratar el tema con la fuente literaria galdosiana.
     
    Última edición: 17 Jul 2010
    A aromil le gustó este mensaje.
  9. fijomesuspenden

    fijomesuspenden Miembro de plata

    Registro:
    24 Dic 2009
    Mensajes:
    2,822
    Likes:
    1,228
    LA GUERRA HISPANO-SUDAMERICANA (V): LA VUELTA AL MUNDO EN LA NUMANCIA (A)



    En esta entrada examino una novela histórica -La vuelta al mundo en la Numancia- escrita por alguien contemporáneo a la guerra, aunque compuesta y publicada muchos años después de los sucesos: 1906, cuarenta años después, cuando, posiblemente ya estaba olvidada en la mentalidad colectiva de los españoles, si es que llegó a estar presente de manera efectiva. La literatura es una fuente muy importante en el hacer del historiador, es una aproximación a la mentalidad de algunos personajes de la época a analizar. La edición que uso es la de Carlos García Barrón, de la editorial Castalia. La introducción es excelente.


    Los Episodios Nacionales de Galdós.
    El gran escritor canario (Las Palmas de Gran Canaria, 1843 / 1920, Madrid), al tiempo que publicaba sus grandes novelas (Gloria, Miau, Fortunata y Jacinta, Misericordia, etc) noveló muy acertadamente (Episodios Nacionales) el turbulento siglo XIX entre la batalla naval de Trafalgar (1805) y el gobierno de Cánovas (1880). Resumió su ingente obra en cinco series, subdivididas a su vez cada una en diez novelas o "episodios", salvo la quinta, que quedó inconclusa con solo seis títulos, y que tratan respectivamente de: (1ª serie) la Guerra de la Independencia; (2ª serie) el reinado de Fernando VII; (3ª serie) la época de las Regencias; (4ª serie) el reinado efectivo de Isabel II; y (5ª serie) el Sexenio Democrático y la Restauración alfonsina. La vuelta al mundo en la Numancia se inserta en la cuarta serie.
    Don Benito Pérez Galdós fue uno de los grandes novelistas de la España del último cuarto del siglo XIX español, junto a Leopoldo Alas "Clarín" o Emilia Pardo Bazán. Su ideario político siempre fue progresista y fue evolucionando al republicanismo. En su obra última también evoluciona al experimentalismo poco a poco. Es un buen testimonio para narrar esta guerra.


    La vuelta al mundo en la Numancia
    Se escribió en el invierno de 1906. En esos años las relaciones con América ya eran normales, incluso se estaba ya olvidando la guerra de Cuba contra los Estados Unidos, y miles y miles de españoles emigraban a esas, ya casi primer centenarias, repúblicas. Galdós, gran viajero, contaba con sesenta y tres años en ese 1906. Ya era casi un anciano y estaba delicado de salud, por lo que no podía ya viajar al Nuevo Mundo. Sin embargo, como en todas sus obras, se documentó de forma notable. Ni más ni menos que se basó en las cartas que le envió el gran escritor criollo y limeño Ricardo Palma, el autor de las célebres Tradiciones peruanas, tras un viaje que realizó a España en 1892.
    García Barrón cree que también consultó tres obras más: La perla de Lima, 1869, del español Fernando Fulgosio, y el libro del peruano Manuel Fuentes: Lima: Apuntes históricos, descriptivos, estadísticos y de costumbres, 1867. También se basó en los detallados testimonios de los protagonistas españoles: Historia de la guerra del Pacífico, 1882, del teniente de navío Pedro Novo y Colson; Impresiones del viaje de circunnavegación en la fragata Numancia, del capitán de fragata Eduardo Iriondo.
    En otra entrada haremos el resúmen detallado de la novela, una especie de guía para alguien que decida leerla o, al menos, tener una idea amplia de la misma.


    Edición de la editorial Castalia en su colección Clásicos Castalia,
    con el excelente prólogo de Carlos García Barrón.

    [​IMG]
    La fragata Numancia
    Es la gran protagonista de la novela. Era el buque insignia de aquella Armada española, una Armada aceptable en aquellos años, aunque muy por detrás de las de Gran Bretaña y Francia, o la de USA. Fue encargada a una empresa francesa, la cual la construyó en los astilleros de Tolón entre 1862 y 1863. Se botó el 19 de noviembre de ese año, aunque hasta finales de 1864 no se acabó definitivamente. Era una nave blindada, bien artillada, y de gran tonelaje. En la guerra su tripulación ascendía a los 590 marineros, al mando del capitán de navío Casto Méndez Núñez. En diciembre de 1864 llegaba a Cartagena y seguí a Cádiz. De la ciudad andaluza zarpó el 4 de febrero de 1865 para unirse a la flota del Pacífico.

    La fragata Numancia.

    [​IMG]
    Tuvo el honor de ser la primera fragata blindada en dar la vuelta al Mundo en dos años, siete meses y dos días, casi trescientos cincuenta años después de la gesta de Elcano. Tras los combates del Pacífico (1866) y su circunnvegación, su vida fue agitada.
    En diciembre de 1870 trasladó al nuevo rey de España, Amadeo I de Saboya, a Cartagena, para iniciar su reinado en el país que lo había elegido. En esa misma época del Sexenio Democrático de España, participó en los sucesos del Cantón de Cartagena (1873). Huyó en manos de los acantonados a Orán. Se rindieron y el buque volvió a territorio español.
    En 1896 hubo de ser reformado y modernizado en Tolón por su empresa constructora. Gracias a esa circunstancia se salvó de ser enviada a Cuba o a Filipinas a la lucha desigual contra los mismísimos Estados Unidos y yacer hoy en el fondo del océano, hundida por los torpedos de la flota del Tío Sam. El almirante Cervera no era Méndez Núñez, ni la flota yankee era la peruana o chilena de treinta años atrás.
    En la primera década del siglo XX hizo su misión de ser el buque-escuela de la Armada hasta que, en 1912, fue dada de baja. En 1916, medio siglo después de su nacimiento y de la lucha en El Callao, era remolcada hacia Bilbao para su desguace cuando, en la costa portuguesa, entre Lisboa y Oporto, en Sesimbal, se quedó medio hundida, a la vista de los lugareños lusos. Era como una negativa a su vulgar destino tras su vida de aventuras del siglo XIX.


    El viaje de la Numancia
    El 4 de febrero de 1864 se inicia el viaje de nuestra blindada. El 13 de febrero llegaba a San Vicente, en las islas portuguesas de Cabo Verde. Un mes después (13-m), llegaba a Montevideo. Tras la accidentada y peligrosa travesía por el estrecho de Magallanes, llega al Pacífico y se sitúa frente a Valparaíso el 28 de abril. El 5 de mayo llegaba a El Callao. Ese año se desarrollaron los sucesos que llevaron a la guerra.
    En mayo de 1866, acabado el bombardeo y hechas las reparaciones en la isla de San Lorenzo, Méndez Núñez volvería a España por el Atlántico pero, la Numancia y la Berenguela, volverían por el Pacífico.
    Las provisiones y aguadas eran muy escasas y el escorbuto hizo su presencia, por lo que las condiciones debieron de ser muy similares a las de los españoles de tiempos de Elcano en el siglo XVI. En las francesas islas de Reunión se dió la primera escala. De ahí a Manila, en las entonces españolas Filipinas. La travesía llegaba al cabo de Buena Esperanza y el paso al Atlántico.
    Sin embargo la ruta no fue por la costa africana sino que viró hacia Brasil. De allá a Cádiz de nuevo, en cuyo puerto recalan el día 20 de septiembre de 1867, después de dos años, siete meses y dos días desde que zaparon del mismo muelle. En la siguiente entrada estudiaré el relato novelístico.
     
    Última edición: 17 Jul 2010
    A aromil le gustó este mensaje.
  10. fijomesuspenden

    fijomesuspenden Miembro de plata

    Registro:
    24 Dic 2009
    Mensajes:
    2,822
    Likes:
    1,228
    LA GUERRA HISPANO-SUDAMERICANA (VI): LA VUELTA AL MUNDO EN LA NUMANCIA (B)



    Llegados a este punto de las entradas del monográfico de esta guerra, presento aquí la guía de lectura del Episodio Nacional 38 de la cuarta serie de los mismos. como apoyo a este estudio. Tratamos el argumento sobre todo, a modo de resumen por si alguien no quiere leer el episodio galdosiano.

    El argumento detallado, a modo de resumen, está en estas imágenes, las que se leen con hacer clik en ellas.

    [​IMG]
    [​IMG]
    [​IMG]
    [​IMG]
    De la lectura de los textos anteriores destacamos lo siguiente:
    - Galdós intenta acercarse al sentir del pueblo español ante esta guerra que le quedaba muy lejos, incluso rayando en la indiferencia. En ningún momento hay muestras de patrioterismo español en toda la novela.
    -Muy buena documentación sobre la guerra. Ya dijimos anteriormente que el mismo escritor costumbrista peruano Ricardo Palma le informó a don Benito sobre los aspectos peruanos.
    -El narrador presenta al pueblo español en el progaonista principal: Ansúrez, sacado de la España profunda: un marino humilde que trabaja en la costa levantina.
    -En todo el relato muestra una crítica a los dos gobiernos, español y peruano por no evitar la guerra. Ambos gobiernos son presentados como en crisis permanente interna (golpes de estado, crisis general, etc).
    -La aparición de Belisario, la unión con Mara y el hijo de la pareja son símbolos de la unión de ambos países, más allá de guerras y crisis, símbolo de la amistad futura.
    -Las descripciones geográficas son excelentes. Galdós era un gran aficionado a la geografía, a los paisajes, a los que retrata a la casi perfección, como buen escritor realiasta de su tiempo.
    -Desde la España más profunda (Levante y la granadina Loja y la Andalucía penibética) hasta el mundo más lejano (las islas francesas de Reunión), pasando por el Perú.
    -Algo flojo queda tratado a modo de ver el escenario peruano, aunque es disculpable al tratarse de una época como inicios del siglo XX, sin los grandes adelantos de hoy.
    -Dos crisis políticas similares aparecen en la novela, desde las luchas entre moderados y prgresistas a las luchas peruanas peruanas similares.
    -La novela, en todo caso, es de gran calidad y, al contario de lo que se cree, uno de los episodios más interesantes de la seri y del con junto de los mismos. Es muy común leerse solo los de las primeras series, cuando todos son interesantes. Solo los de la última serie sean ya más vulgares y de menor interés, dada la edad del autor y su cansancio y decadencia física e intelectual ya palpable.
    -Los personajes, como en todos los episodios, se combinan entre los de ficción y los históricos reales. Veamos los más importantes.
    Diego de Ansúrez, trabajador infatigable con suerte adversa en la vida en general. Marino por vocación y empujado a este viaje emulador de Elcano que le hace ser testigo de un episodio de la historia española del siglo XIX.
    Mara, la hija de Ansúrez, madre de un niño, símbolo de la unión entre los dos países.
    Belisario, el protagonista peruano. Mestizo típico: de familia criolla e indígena, símbolo racial y cultural del Perú independiente y republicano tras la independencia.
    Los Chacón, el símbolo del Perú independiente, criollo y en este caso antiespañol por celo de su independencia recién conseguida.
    Mendaro, otro símbolo de unión entre los dos países: residente en El Callao, luegar donde se ha instalado con su negocio y llegado a casarse con una peruana.
    Entre los personajes históricos los que ya conocemos: Méndez Núñez o Pareja. Eduardo Iriondo es de histórico y presentado en la novela.
    Es una de las pocas novelas de ambiente marino y de aventuras de la narrativa española de esos años (pensemos en que estaban en pleno auge los Verne, los Conrad, etc), junto a las novelas del mar que escribió Pío Baroja, de la ya generación del 98 y que toma el relevo de los realistas y naturalistas (Los pilotos de altura o Las Aventuras de Shanti de Andía).
    Una novela muy histórica y buena fuente para la misma.

    En la siguiente y última (y larga) entrada del monográfico de esta guerra expondré los tratados de paz y las reflexiones finales.
     
    Última edición: 17 Jul 2010
    A aromil le gustó este mensaje.
  11. fijomesuspenden

    fijomesuspenden Miembro de plata

    Registro:
    24 Dic 2009
    Mensajes:
    2,822
    Likes:
    1,228
    LA GUERRA HISPANO-SUDAMERICANA (Y VII): FINAL DE LA GUERRA. CONCLUSIÓN



    Llegamos al final de esta larga serie de entradas sobre la guerra tan innecesaria entre España y las jóvenes Repúblicas de Perú, Chile, Bolivia y Ecuador. Una guerra que no acabó tras el combate del 2 de mayo de 1866 como veremos ahora. Una guerra muy desconocida entre los españoles de aquella época y no digamos de hoy. En Perú hoy día, sin embargo, esta guerra está muy presente, y es considerada como un suceso histórico de primera categoría, junto a la guerra del Salitre contra Chile. En los libros peruanos lo exponen como una gran victoria, sin embargo en los españoles como un gran escarmiento dado. Vamos viendo en las entradas anteriores que ni tanto, ni tan calvo. En realidad una guerra que supuso una propaganda que distrajo a ambos países de sus problemas cotidianos que iban a explotar al acabar las hostilidades. Perú y los demás países hispanoamericanos se afirmaban como una lucha antiimperialista. España demostraba que aún tenía fuerza en el extranjero.

    FINAL DE LAS HOSTILIDADES
    El 11 de junio se reunían en Valparaíso las dos escuadras aliadas, reforzadas ahora con la prsencia de los buques peruanos Huáscar e Independencia. El almirantazgo peruano planeaba atacar las islas Filipinas, pero dimitieron 35 oficiales peruanos al darle el mando de la flota a un extranjero: Jonh Tucker. También se temía una vuelta de la flota española, que estaba anclada en Río de Janeiro, reforzada a su vez por las fragatas Concepción y Navas de Tolosa.
    Ese mes de junio el embajador español en Washington exponía la posible reocupación de las islas Chincha hasta el pago de la déuda. El gobierno estadounidense respondió el día 28 d ese mes con la amenza de aplicar la Doctrina Monroe.
    el 22 de agosto, la fragata española Gerona capturaba en Madeira la corbeta chilena Tornado.
    Era la última acción bélica. La flota atlántica ponía rumbo a España y la del Pacífico hacía lo mismo pero, dando la vuelta al mundo, siguiendo el itinerario de Elcano, como ya se vió en la novela galdosiana.


    LAS CONSECUENCIAS INMEDIATAS
    Tanto las Repúblicas como la monarquía isabelina, entraban en sendas crisis económicas, tras su olvido por la necesidad guerrera.
    La guerra terminaba con una multiplicación astronómica de la deuda peruana, dados los gastos de rearme como por el corte de exportaciones de guano. En poco más de diez años se llegaba a una guerra muy cruel contra su antiguo aliado chileno (Guerra del Salitre o del Pacífico).
    En 1866 la monarquía española entraba en una crisis económica acelerada tras una década de gran crecimiento económico. En 1868, se destronaba a Isabel II y se entraba en el llamado Sexenio Revolucionario o Democrático (1868-1874): nada menos que una dinastía italiana (Saboya), una I República, y una dictadura personal del general Serrano, daban lugar a la Restauración de los Borbones en persona de Alfonso XII (diciembre de 1874), acabando así el conflictivo sexenio.


    LOS TRATADOS DE PAZ
    En 1871, con la mediación de Estados Unidos, se firmaba el armisticio. Sin embargo, hasta 1879 no se firmaría el primer tatado de paz. En París se firmaba la paz con Perú. Ese año también con Bolivia. Hasta 1883 no llegaría la paz con Chile. Con Ecuador llegaría en 1885, nada menos que diecinieve años después del combate de El Callao, y eso que Ecuador no tuvo enfrentamiento directo con España.
    Por ello, hasta mediados de los años 80 del siglo XIX, es decir, sesenta años después de las guerras de emancipación, no se llegaría a la normalización de las relaciones de la vieja metrópoli con las Repúblicas hispanoamericanas. Mucho tiempo, sin duda, y eso que España aún conservaba dos islas caribeñas: Cuba y Puerto Rico. Las perdería en 1898 en una guerra desigual contra Estados Unidos, que además se embolsó las Filipinas.


    ALGUNAS REFLEXIONES
    En mis viajes peruanos y, tras leer algo de la historia del país andino, y mis diálogos con los colegas limeños pude comprobar varias cosas.
    * Me recordaron que existió esa guerra.
    * Se extrañaban de que una importantísima plaza de Madrid lleve el nombre de Callao, en memoria del combate del Dos de Mayo. (Hay otra plaza madrileña de ese nombre y que sí es crucial en la historia hispana, pues supuso el incio de la invasión napoleónica en 1808).
    * Leyendo blogs y entradas en Internet, los internautas peruanos se burlan y maximizan el combate, minimizando sus bajas.


    Placas en la Plaza del Dos de Mayo en Lima recordatorias del combate.
    (Cedidas cordialmente por el profesor y blogger de Amautacuna de la Historia, Arturo Gómez Alarcón)

    [​IMG]

    [​IMG]

    [​IMG]
    Antiguo palacete, hoy Casa de Cultura municipal en La Punta de El Callao.

    [​IMG]

    Rincón de El Callao, cerca del puerto de mar y del Real Felipe.
    [​IMG]
    El Callao hoy es el puerto de Lima. Administrativamente es una ciudad diferente, aunque esté unido a la capital peruana por una avenida que mide unos 12 o 13 kms hasta el centro limeño. Incluso es una provincia diferente: Provincia Constitucional de El Callao. Es un problema, pues los taxis se niegan a ir y venir normalmente Lima-El Callao. La Punta es un barrio, con animadas cevicherías y playa para pasear a la brisa del mar.
    Se puede visitar en el Callao, además de la fortaleza del Real Felipe, un Museo de la Marina peruana, un submarino y un parque temático de la policía. Las calles son muy pintorescas, aunque algo conflictivas a cietas horas.​



    Estas fotos tiraba yo en abril de este año en la madileña Plaza de El Callao.


    [​IMG]

    [​IMG]

    [​IMG]

    [​IMG]
    Cines, grandes almacenes, lujosas cafeterías, calles terciarizadas, grandes masas de transeúntes, con prisa algunos yendo al trabajo, o tranquilos turistas u ociosos varios, son el aspecto de la céntrica plaza madrileña, recientemente reformada y peatonalizada, con la reducción del ruido del congestionado tráfico del centro de Madrid. Hoy más bien es una plaza que más que recordar la guerra, es como el nombre de El Callao, como existen calles y plazas con nombres de otras ciudades peruanas: Cuzco o Lima, ambas muy impportantes en el centro financiero de Madrid, en el elegante Paseo de la Castellana. ​



    En realidad la guerra fue unútil para ambos bandos. No creo que ninguno tuviese beneficios de ella. La propaganda y el nacionalismo son recurrentes a gobiernos con dificultades internas, siguiendo la máxima de Maquiavelo.
    Las víctimas de ambos contendientes pagaron esa tensión que los dos gobiernos no quisieron arreglar y, cuando lo intentaron, se vieron desbordados: el peruano al verse derrocado por las masas pidiendo la guerra dicha guerra y, el español, tras darse cuenta de que había llegado demasiado lejos, se vió desobedecido por el almirante gallego. Ambos se salieron con la suya: los sudameriocanos creyendo que habían derrotado el imperialismo español y el almirante se explayó en Lima al no poder hacerlo en Valparaíso. En realidad, la unidad sudamericana era una ilusión, pues la guerra entre los antiguos aliados era inminente. El imperialismo norteamericano y británico siguieron manejando, indirectamente, esos países.

    Hoy, en la plaza del Callao de Madrid, si preguntamos el porqué de esa plaza, seguro que nadie sabría responder. A lo sumo respondería que como un homenaje a esa ciudad sudamericana. Ignorarían esta guerra narrada.
    Hoy, también, y afortunadamente, doscientos años después de los movimientos que inciaron la emancipación hispanoamericana, las relaciones entre España y casi todos los países americanos, son muy buena, con el añadido de las inmigraciones masivas en España y las visitas turísticas españolas en aquellas tierras que hacen que el conocimiento mutuo vaya avanzando poco a poco.


    DEDICO ESTAS ENTRADAS A MIS BUENOS AMIGOS LIMEÑOS, ESPERANDO QUE LES HAYA SIDO DE INTERÉS.

    todos los articulos del blog historia y presente aquí: http://histocliop.blogspot.com/
     
    Última edición: 17 Jul 2010
    A aromil le gustó este mensaje.
  12. Ambon

    Ambon Suspendido

    Registro:
    8 Mar 2010
    Mensajes:
    890
    Likes:
    214
    Excelsa labor de información sobre esa guerra, de la cual conocía algo, pero no con tanto detalle e información.

    En general, estoy de acuerdo con las opiniones del bloguista que ha expuesto.

    Esperemos que nunca más semejantes hechos ocurran entre ambos países.

    Saludos cordiales.
     
  13. whiteroots

    whiteroots Miembro frecuente

    Registro:
    3 Jul 2010
    Mensajes:
    91
    Likes:
    4
    algunas fuentes indican que la fortaleza del Real Felipe durante el combate del 2 de Mayo se encontraba desmantelada y convetida en aduana. Aquellas murallas de la fortaleza solo sirvieron para albergar a las tropas, autoridades peruanas, médicos, bomberos. Las baterías de defensa se encontraban en los buques. También las fotografías históricas del combate son escazas.

    [​IMG]
     
    Última edición: 18 Jul 2010
  14. hispania

    hispania Suspendido

    Registro:
    26 Dic 2009
    Mensajes:
    932
    Likes:
    304
    Enhorabuena, "Fijomesuspenden", el tema está muy bien estructurado, a la par que interesante. Puesto que estamos en un foro, permíteme que te dé yo también la versión del tema, ya que, ésa, y no otra es la finalidad de un foro, ¿No te parece?
    Antes de continuar, el combate nunca tuvo que haber tenido lugar, fue una confrontación de egos y estúpidos orgullos por los personajes que tuvieron acción directa en los prolegómenos de la acción, tanto por parte española como peruana. Dicho esto vayamos a la redacción:

    LA CAMPAÑA DEL PACÍFICO: I PROLEGÓMENOS

    1º Era una expedición bivalente: para enseñar el pabellón y científica. De esta última paso relación de la Exposición del Pacífico celebrada en el Jardín Botánico de Madrid inaugurada el 15 de Mayo de 1866, donde se exhibieron los resultados de la expedición:
    170 ampliaciones fotográficas, 37 momias, 80 armas, 250 trajes indígenas, 800 muestras de minerales, 530 rocas, 8000 plantas/semillas/hojas/frutos, 3500 aves, 2500 peces, 20000 insectos/arácnidos y 40000 moluscos. Ah, una canoa india también.
    La expedición científica fué recibida por el emperador del brasil y y los presidentes de 6 repúblicas americanas.
    2º Buques de la expedición: Fragatas de hélice Nuestra Señora del Triunfo y Resolución ambas de 42 cañones, a las que se les unió en la Estación Naval del Rio de la Plata la goleta Covadonga de 3 cañones y posteriormente la gemela Vencedora.
    3º Jefe de la expedición: Almirante Luís Hernández Pinzón y Alvarez, descendiente directo de los hermanos Pinzón que acompañaron a Colón, jefe valeroso y enérgico pero que tenía la capacidad diplomática de la coz de una mula; añadiré en su descargo que su oficio era el de militar y no el de diplomático.
    4º Instrucciones al Jefe de la expedición: Se le informaba del reconocimiento de la independencia por parte de España de las repúblicas que iba a visitar su escuadra, se le informaba de que el gobierno español se proponía mejorar en todo lo posible las amistosas relaciones ya existentes.
    También se le informa de que la escuadra, junto con los diplomáticos españoles acreditados debía salvaguardar la vida e intereses de los súbditos españoles allí establecidos, haciendo hincapié de que no se consentiría ningún atentado contra ellos.
    En cuanto a la escala en Perú se le informaba de la hostilidad de esa república hacia España por el asunto de Santo Domingo y continuas campañas de prensa a la vez de la inexistencia de representación oficial española en el país; por todo ello:
    -Se le recomendaba adoptar una postura cortés y amistosa pero firme para restablecer relaciones cordiales pero nada dispuesta a tolerar abusos
    5º Integrantes de la expedición científica:
    Presidente: Patricio Maria Paz y Menbiela, Capitán de navío retirado y experto conquiliólogo.
    Vicepresidente: Fernando Amor y Mayor, encargado de gemología y entomología.
    Francisco de Paula Martínez Sáez, experto en peces mamíferos y reptiles.
    Marcos Jiménez de la espada,experto zoólogo, pero también trabajó en aspectos geográficos, antropológicos e históricos, tal fué su labor que fué recompensado por el gobierno peruano en reconocimiento a su labor (¿Lo sabías bernardo?)
    Manuel Almagro Vega, antropólogo
    Juan Isern Batlló, botánico
    Bartolomé Puig de Galup, como taxidermista.
    La expedición partió de Cádiz el 10.08.1862, haciendo escalas en Canarias, Cabo Verde, Bahía, Rio de Janeiro, Rio Grande do Sul, Montevideo Y Buenos Aires donde se les unió la Covadonga, arribando la goleta al fondeadero de Valparaiso el 28.03.1863 y las fragatas el 5 de Mayo, siendo el recibimiento en Chile muy cordial con visitas institucionales, banquetes y ágapes por ambas partes, no olvidemos que las relaciones diplomáticas ya existían desde hacía tiempo, siendo el embajador español el Sr. Tavira. Los buques dejaron Chile y arribaron a el Callao , donde divisaron al bergantín "Rosa y Carmen" con matrícula de Barcelona le pidió auxilio pues dos fragatas y una corbeta francesa lo quería apresar afirmando que su capitán había contratado con el gobierno peruano la introducción en el país de 10.000 polinesios franceses, lo cual estaba prohibido por este gobierno. Pinzón mandó cargar con bala los cañones y comunicó al almirante francés que no consentiría que el buque español fuera molestado, ante esta actitud los franceses se retiraron.
    De este hecho queda constancia en la correspondencia a su familia del joven guardiamarina Bustamante: "con esto hemos dado un gran golpe, pues los peruanos se creían que nosotros veníamos aquí a hacer la guerra y que el general tenía instrucciones secretas sobre el Perú, y cuando han visto que no sólo venimos con miras pacíficas, sino que al dejar bien puesto nuestro pabellón le hemos dado en la cabeza al almirante francés que les había forzado a ellos a suspender el contrato, figúrate tú, ya tienen reunidos seis mil pesos para darnos un convite..."

    Pinzón ordenó proseguir el viaje, pero sólo con las 2 fragatas, pues la Covadonga se resentía del esfuerzo, remontando al Norte, en Acapulco vieron como una escuadra francesa bombardaban los fuertes que la defendían (Intervención francesa en Méjico), llegando a san Francisco el 9 de Octubre de 1863. Iniciando el tornaviaje el 1 de Noviembre , a la llegada a Panamá, Pinzón recibe alarmantes noticias de los sucesos acaecidos en Talambó a través de un siniestro personaje: Eusebio Salazar y Mazarredo, subdirector de Política Exterior; Pinzón decide volver al Callao y Salazar regresa a España a informar al gobierno y recibir instrucciones.
    Como muy bien hizo "fijomesuspenden", dividiré en capítulos mi aportación al tema. De momento , sería conveniente dejar sentadas algunos hechos:
    A.- El carácter no beligerante de la expedición.
    B.- La carencia de instrucciones secretas sobre el motivo de la expedición, no había intención de iniciar un conflicto ni, muchísimo menos, de intentar recuperar las antiguas colonias.
    C.- Número de barcos desplazados, hasta este momento: 2 fragatas y una goleta.
    D.- Quedan patentes la disposición cortés de ambos bandos a la llegada de la expedición.

    Siguiente Capítulo: ESTADO DE LAS RELACIONES BILATERALES ESPAÑA-PERÚ

    [​IMG]
    Itinerario de la Expedición Científica Española
     
    Última edición: 19 Jul 2010
    A fijomesuspenden le gustó este mensaje.
  15. hispania

    hispania Suspendido

    Registro:
    26 Dic 2009
    Mensajes:
    932
    Likes:
    304
    LA CAMPAÑA DEL PACIFCICO II.- ESTADO DE LAS RELACIONES BILATERALES ESPAÑA-PERÚ

    En 1862 no existían relaciones entre España y Perú, la primera no había reconocido la independencia de su antigua colonia al no haber alcanzado un acuerdo en el tratado de independencia. Tras la declaración de independencia pasaron 15 años sin que España y Perú se sentaran a la firma del tratado. En 1841 la diplomacia peruana acreditada en Francia inició una gestión de carácter secreto ante el gobierno de Madrid sobre la posibilidad de arreglar la situación entre ambos paises, ante la respuesta receptiva española continuaron los contactos en Chile y al llegar al gobierno el general Echenique éste nombró a Joaquín José de Osma (ex ministro de exteriores) como jefe de la delegación peruana en las negociaciones, alcanzándose un acuerdo el 25 de Septiembre de 1853entre Osma y Angel Calderón de la Barca(ministro de Estado español) para el reconocimiento de Perú por parte española, sin embargo tal acuerdo nunca llegó a firmarse al contemplarse en Lima las cláusulas del mismo como inasumibles, como casi siempre se reducía a una cuestión monetaria.

    Un nuevo intento en 1859 también fracasó, pero esta vez por la personalidad del plenipotenciario peruano, Pedro Gálvez, que haciendo uso estricto y literal de su título, consideró que tenía plena potencia y no admitía más negociación que con la reina (y es que las personalidades diplomáticas eran de lo más florido en ambas partes del charco), Isabel II no lo recibió y la posibilidad del acuerdo se fué al traste.

    La razón y el motivo de la falta de acuerdo se centraba en la intransigencia de ambas partes, aunque más por la peruana, en la redacción del acuerdo. Perú se oponía a indemnizar a los ciudadanos españoles dañados en sus bienes por la independencia y a asumir la deuda de la colonia, tal y como habían hecho el resto de las naciones americanas; pero la cuestión crucial de la falta de acuerdo era la fórmula empleada para la redacción del tratado: en el borrador del mismo España renunciaba a sus derechos y soberanía sobre Perú, la cual era la fórmula tradicionalmente aceptada, el gobierno peruano no aceptaba esa fórmula e insistía en que dicha independencia se había logrado por la fuerza de las armas y no por concesión española, por lo que no había lugar a la inserción de esa cláusula.......No deja de ser irónico que los peruanos no aceptaran esa fórmula y que el resto de los paises americanos lo incluyeran sin problemas en el tratado correspondiente, sobre todo teniendo en cuenta que para paises como Venezuela, Argentina, Chile , Colombia, es decir los que "obligaron" al Perú a ser independiente y, siendo los líderes de esas naciones Bolívar y San Martín los que consiguieran la independencia del último bastión español en América, no hubiera problema en aceptar esa cláusula y que para Perú fuera una cuestión irrenunciable la no inclusión de la misma. Quizás , y digo quizás, influyera , precisamente , el mencionado hecho de haber conseguido la independencia a través de líderes foráneos al territorio nacional; aunque es legendaria y proverbial la ardorosa fé de los recién conversos.

    A pesar de ello los contactos continuaron, llegándose, incluso , al nombramiento de cónsules en Madrid y Lima, con lo que se reconocía de facto la independencia del Perú , pero todo se estropeó, una vez más, con las intervenciones españolas en Méjico y santo Domingo, mal interpretadas por parte peruana y que avivó sus recelos e incrementó sus campañas de denuncia de un supuesto nuevo imperialismo español, ironicamente el resto de las naciones americanas no lo entendió así.

    Conclusiones:

    E.- No es cierto que Perú admitiera pagar indemnización a españa en 1831
    F.- No es cierto que españa se negara a reconocer al estado peruano en 1850
    G.- La causa principal de la falta de acuerdo fué la estupidez manifiesta y el orgullo desmedido de ambas partes.

    siguiente capítulo; Talambó y las Chincha
     
    Última edición: 20 Jul 2010
  16. hispania

    hispania Suspendido

    Registro:
    26 Dic 2009
    Mensajes:
    932
    Likes:
    304
    LA CAMPAÑA DEL PACIFICO III: TALAMBÓ e ISLAS CHINCHA
    Se llamaba Manuel Salcedo era hacendado ubicado en Talambó, provincia de Chiclayo, contrató 300 colonos españoles (guipuzcoanos) para trabajar en su explotación algodonera contando como socio en España un tal Azcárate. Los españoles manifestaron su desacuerdo con el trato recibido y el incumplimiento de las condiciones contratadas, los socios españoles rompieron toda relación con ella , la tensión fué subiendo de tono hasta los insultos y amenazas de Salcedo al portavoz de los colonos Marcial Miner. Salcedo envió a su mayoral, Valdés (hombre de turbia reputación, o sea un matón de barrio) a detener a marcial Miner, reclutando a 40 sicarios armados asaltó el campamento de los vascos, apresó a Miner, mató a un colono e hirió a otros 4. Los colonos denunciaron la acción a las autoridades de Chepén, municipio más próximo, quienes sentenciaron , tras tardar muchísimo en tomar declaración a los agresores amén de no detenerlos, amotinamiento español (lo cual era falso) y que todo podía seguir como estaba ; elevada la denuncia a instancia superior, el juez de Chiclayo dictó sentencia: 4 meses de arresto para 2 de los agresores, el resto libre de culpa.....¡4 meses por la muerte de un español!, pero la ridícula sentencia nunca fué ejecutada ya que fué declarada nula por el Tribunal Superior de Justicia del departamento de La Libertad , obteniendo Salcedo del mismo tribunal la total absolución a su conducta......El único que penó cárcel fue Marcial Miner, 20 dias por delito de amotinamiento ?????, todo ello aderezado con una furibunda campaña de prensa peruana a favor y en contra de los colonos; cito artículo del diario Mercurio local:

    «¡Gobierno del Perú! Pesad en buena balanza los hechos de los últimos asesinatos cometidos con indefensos españoles residentes en la Hacienda de Talambo. Caiga la cuchilla de laLey sobre los culpables, por más ricos que sean».

    La actuación de la joven justicia peruana no cayó muy bien en Madrid, y muchísimo menos en Pinzón, al cual sólo le faltaba la yesca para comenzar la ignición de su estado , inflamable por naturaleza; desafortunadamente la yesca hizo acto de presencia en la figura de un siniestro personaje anteriormente mencionado: Eusebio Salazar y Mazarredo; era ruín, artero, intrigante, conspirador nato y ponzoñoso, o sea que las tenía todas para ser el villano de la película, puesto solamente disputado por otro de su ralea: Mariano Ignacio Prado de Ochoa, entre los dos hicieron todo lo posible para torpedear cualquier intento de arreglo y llegar finalmente al conflicto.

    Se pudo haber abordado el asunto mas serena y eficazmente de haber existido representación diplomática/consular española en Perú, al no existir llegó el mencionado personaje, Salazar, con nombramiento de embajador español en Bolivia y comisario especial de España en Perú; portaba con el instrucciones precisas del gobierno que no dejaban marge para la duda:

    "Fije V.S. especialmente su atención en que la misión que el gobierno de S.M. le confía es de paz: que el gobierno quiere paz y buena inteligencia, y por este medio antes que por ningún otro, la justa reparación a que aspira, y que si, sin culpa suya, hubiera que llegar a demostraciones de fuerza, las razones que a V.S. determinen a ello, de concierto con el Jefe de nuestra escuadra, han de ser tales, que el gobierno español, sin más que hacerlas notorias, quede justificado ante las naciones de Europa y de las demáscivilizadas",

    además , para evitar confusiones , se le enumeraban los pasos a seguir, con precisa progresión según la gravedad del momento, para el caso de que el gobierno peruano no atendiera a razones.

    Lo malo fué que el ministro de exteriores peruano no recibió a Salazar herido en su orgullo por la condición de comisario especial de Salazar, éste vió el cielo abierto para el cumplimiento de su ideario personal y se fué directamente al fondeadero de las Chincha, en donde estaba Pinzón fondeado, y cometió la felonía de ordenarle la ocupación de las islas Chincha, para ello le mostró su acreditación de plenipotenciario del gobierno español pero le dijo que había perdido las instrucciones de calma y prudencia dictadas por el gobierno español , dada la gravedad de la situación Pinzón y el mayor General de la escuadra insistieron en pedir a Salazar las instrucciones de Madrid, éste insistió en que las había perdio y que en cualquier caso no aportaban nada importante. Dado el cargo de Salazar los marinos cedieron (recordemos que en aquella época no existía internet) y se dispusieron a realizar el plan personal del irresponsable diplomático.

    Conclusiones
    H.- La carencia de representantes diplomáticos fué decisiva.
    I.- La justicia peruana no actuó de forma ecuánime.
    J.- La postura de España, en ese período, era la de guardar la paz.
    J.- El orgullo de ambas partes, una vez más , agravó la situación.
    K.- La irresponsabilidad de Salazar condicionaría finalmente al desenlace

    [​IMG]

    Fondeadero de las Islas Chincha en la época.


    Siguiente capítulo: La ocupación de las chincha.
     
    Última edición: 21 Jul 2010
  17. fijomesuspenden

    fijomesuspenden Miembro de plata

    Registro:
    24 Dic 2009
    Mensajes:
    2,822
    Likes:
    1,228
    excelente aporte! estos temas son poco estudiados en el Perú como la mayoría de acontecimientos de la joven república peruana los pocos estudios están casi avocados en su mayoría a la guerra del salitre
     
    Última edición: 21 Jul 2010
  18. Tupac Amaru

    Tupac Amaru Miembro de bronce

    Registro:
    8 Ene 2009
    Mensajes:
    1,332
    Likes:
    261
    Te estás equivocando porque Salazar si fue recibido por el Ministro de RR.EE. Juan Antonio Ribeyro. Salazar llegó a Perú el 18 de marzo de 1864, el 20 le escribe a Ribeyro y ambos se reúnen el 30 en el ministerio. Perú aceptó a Salazar como agente del gabinete de Madrid y no como Comisario especial. Toda las cartas y esa información aparece en El Peruano del 16 de abril de 1864, donde también está el oficio de Ribeyro le escribió al Ministro de RR.EE. de España
     
  19. hispania

    hispania Suspendido

    Registro:
    26 Dic 2009
    Mensajes:
    932
    Likes:
    304
    Puede ser que me equivoque, pero yo creo que no; nadie duda del cruce de correspondencia, es mas, Salazar y Mazarredo, en su oficial carácter y condición de nombrado agente diplomático del Gobierno Español, informa a la Cancillería peruana de su presencia, títulos y embajada, rogando a este Ministerio se le señale el día y la hora de su solemne admisión,
    denegándosele tal propuesta, aduciéndose por el Ministro de Relaciones Exteriores del Perú que tan sólo podría ser recibido como enviado "Confidencial" ya que, se objeta con incoherente puerilidad, su nombramiento o "Patente" de "Comisario" es ajeno a los usos diplomáticos vigentes. No fué recibido oficialmente el día 30 ni ningún otro día, por favor si tienes esa información léela en su contenido y confirma o desmiente lo anteriormente escrito. Sería bueno que compartieras el texto con el foro.


    ----- mensaje añadido, 22-jul-2010 a las 23:59 -----

    LA CAMPAÑA DEL PACIFICO IV: LA OCUPACIÓN DE LAS ISLAS CHINCHA
    Para los que no son peruanos, las Islas Chincha son 3 pequeños promontorios rocosos a 20 kms SO del Callao, sin vegetación ni agua, ni tampoco valor económico/estratégico; su única riqueza era el guano, estiércol seco de las aves marinas acumulado durante milenios y que alcanzaba alturas de hasta 30 mts, el cual resultaba en un excelente abono natural. Era muy solicitado por las economías de USA y Europa en pleno desarrollo industrial, el ritmo de extracción alcanzaba las 500/600 toneladas diarias y era fácil ver hasta 200 mercantes fondeados en espera de atraque para su carga, producto repelente pero muy valioso su extracción se agotó en 1874.
    El beneficio de su explotación iba directamente a las arcas de la Hacienda del estado peruano, que obtenía así unos ingresos jugosos a la par que regulares. Ejercía como gobernador un Capitán de Navío (grado equivalente al de Coronel en el ejército de tierra) y otro como Capitán de Puerto, guarnición de 300 infantes de marina y el buque Iquique de 4 cañones; población civil de 2000 trabajadores (mayoría de chinos y polinesios) 169 penados.
    Pinzón preparó los buques y envió el ultimatum de entrega de las islas al gobernador peruano el 14 de Abril, quien respondió que tenía que esperar instrucciones de su gobierno, Pinzón enroca y amenaza con romper fuego a los 15 minutos, el gobernador cede aunque protestando por el hecho y haciendo responsable al almirante español sobre todo lo que aconteciera a partir de entonces.
    Los trozos de desembarco se apoderan de las islas y de la Iquique sin encontrar la mas mínima resistencia, guarnición y penados son embarcados hacia El Callao, los dos capitanes de navío y 6 oficiales quedaron retenidos ya la Iquique se le señalaba una dotación de presa. La extracción/embarque de guano no se interrumpió, contratistas y funcionarios peruanos al frente y el gobierno peruano continuó cobrando como si nada hubiera ocurrido.
    Con anterioridad el ínclito Salazar y el "inteligente" Pinzón hicieron público un Memorandum a las potencias neutrales "justificando" las medidas que iban a tomar, aducían que Perú había confundido la moderación española con impotencia, que el no reconocimiento de su independencia se debía a kla mala voluntad peruana, la cual todavía insistía en calificar la relación entre los dos paises como "sólo de hecho en tregua"; se añadía que tras analizar los posibles medios de presión a ejercer por la escuadra (irónico tratándose de Pinzón) indicando que era mejor eso que el bombardeo de la costa/desembarco que causarían daños/víctimas inocentes aparte de constituir una injerencia en asuntos internos peruanos (¿¿¿¿¿¿??????), que si el gobierno peruano había dispuesta la adquisición de buques y armamento para una guerra contra España...(En Madrid los hubieran dorado a fuego lento a los dos de existir comunicación instantánea).


    Esas medidas, drásticas de por sí, podrían ser justificables según los usos diplomáticos de la época, pero no así la afirmación chulesca del documento de qu españa podías reivindicar en cualquier momento , a su conveniencia, la propiedad de las islas; el pérfido Salazar no dejó nada sin atar, buscando lo que quería consiguió exasperar los ánimos , se pasó de una medida de presión mas o menos prudente a un ataque contra la soberanía nacional del Perú, dando pié a la confirmación de los extremistas del bando peruano de que España tenía propósitos imperialistas.
    [​IMG]

    Islas Chincha
    En El Callao se encontraba la fragata mercante española Heredia, de la casa del mismo nombre con razón en Málaga, con civiles españoles que, bordo temerosos de las represalias peruanas querían abandonar el país al igual que habían hecho los colonos de Talambó. La Heredia estaba bajo la mira de las baterías del puerto y la escuadra peruana tomó posiciones para apresarla, con la única protección de la pequeña Covadonga, de 3 cañones en aquel momento.
    Pinzón ordenó situar sus 2 fragatas frente a la escuadra peruana a corta distancia dispuesta a hacer fuego mientras la Covadonga , teniente de navío Luís Frey, sacaba a remolque a la Heredia. En los muelles se apiñaba una multitud que increpaba a los españoles al grito de ¡Mueran los godos! e incitaba a las baterías y buques peruanos a abrir fuego. El clímax se alcanzó cuando el vapor peruano Loa se interpuso ante la Covadonga y gritó "Atrás, no se pasa", Luís Frey, que tenía mucho más cerebro y temple que Salazar y Pinzón juntos, no contestó , la goleta con su remolque sorteó el Loa y embocó a la Heredia fuera de puerto sin más incidentes.

    Se estuvo a un pelo de iniciar el conflicto, solamente la serenidad de ambas partes evitó que corriera la sangre ; pero era comprensible que muchos peruanos clamaran venganza para lavar la doble humillación recibida. La escuadra permaneció en las Chincha y Salazar, ¡Cómo no! partió hacia España para informar al gobierno de Madrid sobre el "buen gobierno" ejercido por el ínclito en el manejo de la crisis, mientras que un intento de mediación de los embajadores británico, francés y chileno fracasó en su intento de conciliación.

    Las espadas quedaban en alto, pero , por si alguien ignoraba que este episodio era digno de un guión de culebrón televisivo, que tomen nota de lo siguiente. tras la partida de Salazar hacia España, Pinzón descubrió, a principios de Junio, en un libro que Salazar había olvidado las famosas y presuntamente perdidas instrucciones del gobierno ¿O no las olvidó?. Se puede uno imaginar la cara que puso Pinzón, como mínimo la barbilla le llegó al suelo en su apertura, por lo que comunicó a Madrid que se había abusado de su buena fé y calificaba duramente a Salazar, tras lo cual se apresuró a reanudar las conversaciones con el gobierno peruano a través de lo 3 embajadores mencionados, llegando incluso a ofrecer la devolución de la Iquique, pero fué rechazada de forma desdeñosa por el gobierno peruano.
    El gobierno español, tras recibir el "informe" de Salazar , desautorizó la acción emprendida por el dúo dinámico Salazar/Pinzón en circular del 24 de Junio.

    Conclusiones

    K.- La torcida mente de Salazar fué la autora intelectual del episodio de las Islas chincha.
    I.- Nunca estuvo en el ánimo del gobierno español cualquier ocupación de territorio peruano.

    PD.- Agradecería a cualquier forero peruano que me confirmara si el Almirante al mando de la flota peruana era Valle Riestra.
    siguiente capítulo: preparativos para la guerra.
     
    Última edición: 22 Jul 2010
  20. manlutru

    manlutru Miembro maestro

    Registro:
    24 Jun 2010
    Mensajes:
    364
    Likes:
    70
    y si Peru hubiera perdido y españa ganado. ¿Creen que estariamos mejor que ahora?
     
    Última edición: 22 Jul 2010