Canciones inspiradas en obras literarias

Publicado en 'Música' por jheik, 19 Jun 2011.





  1. jheik

    jheik Miembro de bronce

    Registro:
    10 Dic 2009
    Mensajes:
    1,294
    Likes:
    1,183




    Es sorprendente como la literatura y la música han estado ligadas a lo largo de la historia

    Aquí un pequeño compendio de canciones inspiradas en obras literarias, si saben de alguna otra compartanla

    Ely Guerra referenció a Los cuadernos de Don Rigoberto de Mario Vargas Llosa en su canción Lucrecia y Rigoberto


    Mago de oz y el ingenioso hidalgo don quijote de la mancha



    Las batallas en el desierto de José Emilio Pacheco


    anabantha y el chileno pablo neruda



    Warcry y la iliada con énfasis en la batalla de troya


    El Lobo-Hombre de boris vian y la tan conocida cancion lobo hombre en paris


    las venas abiertas de america latina de los fabulosos cadillacs y un ensayo de un uruguayo galeano



    aqui y ahora - bocanada de cerati y El jardín de senderos que se bifurcan de jorge luis borges


    Solo me he limitado a poner temas en español. pero grupos como the doors, el mismo john lennon y varios grupos en ingles tienen sus respectivos tributos a los grandes escritores de todos los tiempos :yeah:
     


  2. Rocky1234

    Rocky1234 Suspendido

    Registro:
    24 Set 2009
    Mensajes:
    1,146
    Likes:
    762
    pongo un video mas y ya estamos en la pagina 2
     
    A Mau_669 le gustó este mensaje.
  3. ALejandrOne

    ALejandrOne Miembro de bronce

    Registro:
    15 Ene 2010
    Mensajes:
    2,493
    Likes:
    912
    Buena info bro:yeah:
     
  4. Yogg Sothoth

    Yogg Sothoth Suspendido

    Registro:
    30 Nov 2010
    Mensajes:
    825
    Likes:
    553
    Nox Arcana



     
    Última edición: 19 Jun 2011
    A jheik le gustó este mensaje.
  5. Diez

    Diez Miembro de plata

    Registro:
    15 Mar 2009
    Mensajes:
    4,411
    Likes:
    2,280
    Eros Ramazzotti tiene 2 canciones imspiradas en obras literarias.

    Una de ellas es "Fábula" inspirada en precisamente una fábula llamada "La transformaciones de Piktor" de Hermman Hesse.

    Aquí está la canción.

    Fábula - Eros Ramazzotti


    (No es el video oficial, youtube no permite verlo por el foro)


    Video oficial



    Y aquí parte de la Fábula de Hesse:

    "Piktor vio un pájaro reclinado en el pasto, refulgiendo de tal suerte que parecía poseer todos los colores.

    Y Piktor le preguntó:

    - ¿Dónde se encuentra la felicidad?

    - ¿La felicidad? Se encuentra en todas partes: en la montaña y en el valle, en la flor y en el cristal.

    El pájaro sacudió alegre sus plumas, movió el cuello, agitó la cola, guiñó un ojo y se quedó inmóvil sobre el pasto.

    Repentinamente se había transformado en una flor, las plumas eran hojas, las patas raíces. Piktor lo contempló maravillado.

    Pero casi enseguida, la flor-pájaro movió sus hojas; se había cansado de ser flor y ya no tenía más raíces. Proyectándose lánguidamente hacia arriba, se transformaba en mariposa, meciéndose sin peso, toda luz.

    Piktor se maravillaba aún más. El alegre pájaro-flor-mariposa voló en círculos en torno de él, brillando como el sol; se deslizó hacia la tierra y, como un copo de nieve, quedóse allí, junto a los pies de Piktor. Respiró, tembló un poco con sus alas luminosas y, de inmediato, se transformó en cristal, de cuyos cantos irradiaba una luz rojiza. Maravillosamente brilló entre la hierba, como campanas que tocan para una fiesta.

    Así brilló la joya.

    Entonces Piktor, llevado por un deseo imperioso, tomó la joya entre sus manos y la retuvo. Con fervor miró su luz mágica; traspasaba su corazón una añoranza por todas las venturas.

    Fue en ese instante que de la rama de un árbol muerto se deslizó una Serpiente y le susurró al oído: “La joya se transforma en lo que tú quieras. Comunícale rápido tu deseo, antes que sea tarde”.

    Piktor temió perder la oportunidad de alcanzar su felicidad. Con premura dijo la secreta palabra. Y se transformó en un árbol. Porque árbol era lo que Piktor siempre había añorado ser. Porque los árboles están llenos de calma, fuerza y dignidad.

    Creció hundiendo sus raíces en la tierra y extendiendo su copa hacia el cielo. Hojas y ramas nuevas surgieron de su tronco. Era feliz con ello. Sus raíces sedientas absorbieron el agua de la tierra, mientras las hojas se mecían en el azul del cielo. Insectos vivían en su corteza y a sus pies se cobijaron las liebres y el puerco espín.

    El Árbol-Piktor, siempre se quedó igual; no podía transformarse más.

    Desde que se dio cuenta de ello, desapareció su felicidad y, poco a poco, comenzó a envejecer, tomando el aspecto cansado, serio y ausente que se puede observar en muchos árboles antiguos.

    Una vez, una niña muy joven se perdió en ese Paraíso. Su pelo era rubio y su traje, azul. Cantando y bailando, llegó junto al Árbol-Piktor. Más de un mono inteligente se rió destemplado detrás de ella; más de un arbusto le rozó el cuerpo con sus ramas; más de un árbol le arrojó una flor o una manzana, sin que ella lo notase. Y cuando el Árbol-Piktor vio a la niña, fue presa de una desconocida nostalgia, de un inmenso deseo de felicidad. Sentía como si su propia sangre le gritara: “¡Reflexiona, recuerda hoy toda tu vida, descubre su sentido! Si no lo haces, será ya tarde y nunca más vendrá la felicidad.”

    La niña escuchó el ulular de las hojas del Árbol-Piktor, moviéndose en marejadas. Miró a lo alto y sintió como un dolor en el corazón. Pensamientos, deseos y sueños desconocidos se agitaron en su interior. Atraída por estas fuerzas, se sentó a la sombra de las ramas. Creyó intuir que el árbol era solitario y triste, al mismo tiempo que emocionante y noble en su total aislamiento. Embriagadora sonaba la canción de los murmullos en su copa. La niña se reclinó sobre el tronco áspero, sintió como se conmovía y un estremecimiento igual la recorrió. Sobre el cielo de su alma cruzaron nubes. Lentamente cayeron de sus ojos lágrimas pesadas. ¿Qué era esto? ¿Por qué el corazón deseaba hasta casi romper el pecho, tendiendo hacia un más allá, hacia aquél, el bello solitario?

    El Árbol-Piktor tembló hasta sus raíces, con vehemencia acumuló todas las fuerzas de su vida, dirigiéndolas hacia la niña en un deseo de unirse a ella para siempre. ¡Ay, que se había dejado engañar por la Serpiente y era ahora sólo un árbol! ¡Qué ciego y necio había sido! ¿Tan extraño para él fue el secreto de la vida? ¡No, porque algo había presentido oscuramente entonces! Y con enorme tristeza recordó a un árbol que era hombre y mujer.

    Entonces un pájaro se aproximó volando en círculos, un pájaro rojo y verde. La niña lo vio llegar. Algo cayó de su pico. Luminoso como un rayo, rojo como la sangre o como una brasa, precipitándose en la hierba, iluminándola. La niña se inclinó para recogerlo. Era un carbúnculo, una piedra preciosa.

    Apenas tomó la piedra en sus manos, cumplióse el deseo del cual su corazón hallábase colmado. Extasiada, fundióse e hízose una con el árbol, transformándose en una fuerte rama nueva, que creció con rapidez hacia los cielos.

    Ahora todo era perfecto y el mundo estaba en orden. Únicamente en este instante se había hallado el Paraíso. Piktor ya no era más un árbol viejo y preocupado. Y Piktor cantó fuerte, en voz alta: “¡Piktoria! ¡Victoria!” Se había transformado, pero alcanzando la verdad en la eterna metamorfosis; porque de un medio se había cambiado en un entero. "

    Hermann Hesse

    La Fábula completa la pueden leer aquí: http://www.erks.org/piktor.htm

    La otra canción, la pongo luego.
     
    A jheik le gustó este mensaje.
  6. THELORDMETAL

    THELORDMETAL Miembro maestro

    Registro:
    30 Dic 2009
    Mensajes:
    300
    Likes:
    125
    Du riechst so gut - se insipiraron en el libro El perfume (Patrick Süskind)


    Stein um Stein - Inspirado en el relato El barril de amontillado de Edgar Allan Poe
     
  7. NuMo

    NuMo Suspendido

    Registro:
    2 Mar 2010
    Mensajes:
    1,575
    Likes:
    696
    Catcher in the rye, hermosa canción de Guns N' Roses + Brian May , muchos se han obsesionado con este libro,incluso han llegado a matar gente ,Lennon :(

     
    A jheik le gustó este mensaje.
  8. esquilax.

    esquilax. Suspendido

    Registro:
    2 Jun 2011
    Mensajes:
    525
    Likes:
    549
    Última edición: 21 Jun 2011
  9. Pink.

    Pink. Miembro de bronce

    Registro:
    12 Abr 2011
    Mensajes:
    2,114
    Likes:
    1,142
    "United States of Eurasia" de Muse, está inspirada en la novela de George Orwell "1984"
     
  10. sagitario178

    sagitario178 Miembro diamante

    Registro:
    11 Dic 2009
    Mensajes:
    10,979
    Likes:
    14,905
    El disco esta basado en la obra del norteamericano Paul William Gallico "snow goose" , y lleva el mismo nombre.Todas las canciones son instrumentales y representan a un personaje y ciertas partes del libro.
    Toda una obra clasica y trascendente ...altamente recomendable

     
    Última edición: 21 Jun 2011
    A jheik le gustó este mensaje.
  11. sly.stone

    sly.stone Miembro frecuente

    Registro:
    13 Jun 2011
    Mensajes:
    216
    Likes:
    49
    The Velvet Underground - Venus In Furs
    Led Zeppelin - Moby Dick
    Los Jaivas - Alturas de Machu Picchu
    Seru Giran - Canción de Alicia en el país
    Kate Bush -Wuthering Heights...
     
  12. Diez

    Diez Miembro de plata

    Registro:
    15 Mar 2009
    Mensajes:
    4,411
    Likes:
    2,280
    Ahora me entero que Eros tiene una canción más (aparte de las 2 que mencioné) inspirada en obras literarias.

    La segunda canción que ahora pongo se llama “Carta al futuro”, que es parte del álbum “Dónde hay música” del año 1996 y está inspirada en el cuento “La máscara de la muerte roja” de Edgar Allan Poe.

    La canción no tiene video, así que les dejo un video hecho por un fan.

    Carta al futuro - Eros Ramazzotti




    Canción en italiano

    Lettera al futuro



    Y aquí pueden leer un fragmento del cuento de Edgar Allan Poe “La máscara de la muerte roja”:

    La máscara de la muerte roja
    [Cuento. Texto completo]
    Edgar Allan Poe




    La "Muerte Roja" había devastado el país durante largo tiempo. Jamás una peste había sido tan fatal y tan espantosa. La sangre era encarnación y su sello: el rojo y el horror de la sangre. Comenzaba con agudos dolores, un vértigo repentino, y luego los poros sangraban y sobrevenía la muerte. Las manchas escarlata en el cuerpo y la cara de la víctima eran el bando de la peste, que la aislaba de toda ayuda y de toda simpatía, y la invasión, progreso y fin de la enfermedad se cumplían en media hora.

    Pero el príncipe Próspero era feliz, intrépido y sagaz. Cuando sus dominios quedaron semidespoblados llamó a su lado a mil caballeros y damas de su corte, y se retiró con ellos al seguro encierro de una de sus abadías fortificadas. Era ésta de amplia y magnífica construcción y había sido creada por el excéntrico aunque majestuoso gusto del príncipe. Una sólida y altísima muralla la circundaba. Las puertas de la muralla eran de hierro. Una vez adentro, los cortesanos trajeron fraguas y pesados martillos y soldaron los cerrojos. Habían resuelto no dejar ninguna vía de ingreso o de salida a los súbitos impulsos de la desesperación o del frenesí. La abadía estaba ampliamente aprovisionada. Con precauciones semejantes, los cortesanos podían desafiar el contagio. Que el mundo exterior se las arreglara por su cuenta; entretanto era una locura afligirse. El príncipe había reunido todo lo necesario para los placeres. Había bufones, improvisadores, bailarines y músicos; había hermosura y vino. Todo eso y la seguridad estaban del lado de adentro. Afuera estaba la Muerte Roja.

    Al cumplirse el quinto o sexto mes de su reclusión, y cuando la peste hacía los más terribles estragos, el príncipe Próspero ofreció a sus mil amigos un baile de máscaras de la más insólita magnificencia.

    Aquella mascarada era un cuadro voluptuoso, pero permitan que antes les describa los salones donde se celebraba. Eran siete -una serie imperial de estancias-. En la mayoría de los palacios, la sucesión de salones forma una larga galería en línea recta, pues las dobles puertas se abren hasta adosarse a las paredes, permitiendo que la vista alcance la totalidad de la galería. Pero aquí se trataba de algo muy distinto, como cabía esperar del amor del príncipe por lo extraño. Las estancias se hallaban dispuestas con tal irregularidad que la visión no podía abarcar más de una a la vez. Cada veinte o treinta metros había un brusco recodo, y en cada uno nacía un nuevo efecto. A derecha e izquierda, en mitad de la pared, una alta y estrecha ventana gótica daba a un corredor cerrado que seguía el contorno de la serie de salones. Las ventanas tenían vitrales cuya coloración variaba con el tono dominante de la decoración del aposento. Si, por ejemplo, la cámara de la extremidad oriental tenía tapicerías azules, vívidamente azules eran sus ventanas. La segunda estancia ostentaba tapicerías y ornamentos purpúreos, y aquí los vitrales eran púrpura. La tercera era enteramente verde, y lo mismo los cristales. La cuarta había sido decorada e iluminada con tono naranja; la quinta, con blanco; la sexta, con violeta. El séptimo aposento aparecía completamente cubierto de colgaduras de terciopelo negro, que abarcaban el techo y la paredes, cayendo en pliegues sobre una alfombra del mismo material y tonalidad. Pero en esta cámara el color de las ventanas no correspondía a la decoración. Los cristales eran escarlata, tenían un color de sangre.

    A pesar de la profusión de ornamentos de oro que aparecían aquí y allá o colgaban de los techos, en aquellas siete estancias no había lámparas ni candelabros. Las cámaras no estaban iluminadas con bujías o arañas. Pero en los corredores paralelos a la galería, y opuestos a cada ventana, se alzaban pesados trípodes que sostenían un ígneo brasero cuyos rayos se proyectaban a través de los cristales teñidos e iluminaban brillantemente cada estancia. Producían en esa forma multitud de resplandores tan vivos como fantásticos. Pero en la cámara del poniente, la cámara negra, el fuego que a través de los cristales de color de sangre se derramaba sobre las sombrías colgaduras, producía un efecto terriblemente siniestro, y daba una coloración tan extraña a los rostros de quienes penetraban en ella, que pocos eran lo bastante audaces para poner allí los pies. En este aposento, contra la pared del poniente, se apoyaba un gigantesco reloj de ébano. Su péndulo se balanceaba con un resonar sordo, pesado, monótono; y cuando el minutero había completado su circuito y la hora iba a sonar, de las entrañas de bronce del mecanismo nacía un tañido claro y resonante, lleno de música; mas su tono y su énfasis eran tales que, a cada hora, los músicos de la orquesta se veían obligados a interrumpir momentáneamente su ejecución para escuchar el sonido, y las parejas danzantes cesaban por fuerza sus evoluciones; durante un momento, en aquella alegre sociedad reinaba el desconcierto; y, mientras aún resonaban los tañidos del reloj, era posible observar que los más atolondrados palidecían y los de más edad y reflexión se pasaban la mano por la frente, como si se entregaran a una confusa meditación o a un ensueño. Pero apenas los ecos cesaban del todo, livianas risas nacían en la asamblea; los músicos se miraban entre sí, como sonriendo de su insensata nerviosidad, mientras se prometían en voz baja que el siguiente tañido del reloj no provocaría en ellos una emoción semejante. Mas, al cabo de sesenta y tres mil seiscientos segundos del Tiempo que huye, el reloj daba otra vez la hora, y otra vez nacían el desconcierto, el temblor y la meditación.

    Pese a ello, la fiesta era alegre y magnífica. El príncipe tenía gustos singulares. Sus ojos se mostraban especialmente sensibles a los colores y sus efectos. Desdeñaba los caprichos de la mera moda. Sus planes eran audaces y ardientes, sus concepciones brillaban con bárbaro esplendor. Algunos podrían haber creído que estaba loco. Sus cortesanos sentían que no era así. Era necesario oírlo, verlo y tocarlo para tener la seguridad de que no lo estaba. El príncipe se había ocupado personalmente de gran parte de la decoración de las siete salas destinadas a la gran fiesta, su gusto había guiado la elección de los disfraces.


    ...

    Pueden leer el cuento completo en este link:
    http://www.ciudadseva.com/textos/cuentos/ing/poe/mascara.htm

    La tercera canción, que pondré en otro momento, tiene la particularidad que fue inspirada en un libro de autoría de un peruano.
     
    A jheik le gustó este mensaje.
  13. andre_1366

    andre_1366 Miembro de plata

    Registro:
    1 Mar 2011
    Mensajes:
    3,052
    Likes:
    2,549
    Nunca llege a saber con certeza si Corazon Delator de Soda Stereo estaba inspirada en el cuento de Poe.

    Bueno, El Piper at the Gates of Dawn de Pink Floyd sale de uno de los capitulos del libro favorito de Syd cuando era niño, The Wind in the Willows.

    Y Syd le pone musica a Golden Hair, poema de James Joyce :)
     
  14. Diez

    Diez Miembro de plata

    Registro:
    15 Mar 2009
    Mensajes:
    4,411
    Likes:
    2,280
    La tercera canción de Eros Ramazzotti se llama “Piedra pequeña”, y forma parte del álbum “9” que salió el año 2003, y está inspirada en el libro “La danza inmóvil” del peruano Manuel Scorza.

    Un comentario sobre el libro:


    Y la canción:

    Piedra pequeña - Eros Ramazzotti



    Esta canción tampoco tiene video oficial.

    Versión en italiano:

    Piccola pietra


    En vivo:

    Piccola pietra / Eros Roma Live


    Y aquí pueden encontrar un poco de info sobre el libro:

    http://www.suite101.net/content/la-danza-inmovil-de-manuel-scorza-a7849

    :hi:
     
    A jheik le gustó este mensaje.
  15. JanRock

    JanRock Miembro de bronce

    Registro:
    10 May 2010
    Mensajes:
    1,170
    Likes:
    559


    Las aventuras de Tom Sawyer - Mark Twain.
     
    A lemat y jheik les gustó este mensaje.
  16. Morris0n

    Morris0n Miembro maestro

    Registro:
    14 May 2009
    Mensajes:
    428
    Likes:
    56
    Como siempre pensando en grupos extranjeros, cuando aqui cerca tienen a la Liga del Sueño con "Mala Sangre", se basaron en el poema del mismo nombre del poeta frances Charles Baudelaire.



    Por cierto ese tema lo leí en un blog hace unos meses:
    http://poprockinbeats.blogspot.com/2011_02_06_archive.html
     
    A jheik le gustó este mensaje.
  17. toroncio

    toroncio Miembro de plata

    Registro:
    27 May 2010
    Mensajes:
    2,512
    Likes:
    1,250
    Inspirada en el cuento "Heideroeslein" Wolfgang Goethe
     
    A jheik le gustó este mensaje.