Camisea, ¿hasta el 2016?

Publicado en 'Política' por Linuxis, 19 Ago 2008.





  1. Linuxis

    Linuxis Miembro maestro

    Registro:
    6 Nov 2007
    Mensajes:
    850
    Likes:
    23




    [​IMG]Carlos Herrera Descalzi
    Columnista
    Camisea, ¿hasta el 2016?Para describir la magnitud de una reserva no-renovable se utiliza la “Relación Reservas/Producción”, que es el cociente entre la magnitud de las reservas (expresadas en: barriles, toneladas, pies cúbicos, …) y la celeridad con que se explotan. El resultado se indica como: “que tenemos reservas para ‘n’ años”.

    La cifra anterior no pretende indicar –como se pudiera creer– la autosuficiencia durante los ‘n’ siguientes años. Sólo presenta un escenario hipotético, irrealizable por 2 falsos supuestos: (1) en el futuro consumiremos las mismas cantidades que hoy; y (2) las reservas siempre se podrán extraer al ritmo que se desee.

    La tendencia natural es que en el futuro se consumirá más (crecimiento poblacional, mayor desarrollo). Por tanto, la duración real de las reservas será menor que el valor calculado, salvo que las reservas incrementasen.

    El segundo supuesto es el más significativo, porque existe un máximo alcanzable de producción, después del cual ésta declina. La teoría de Hubbert indica que para petróleo, su punto máximo se alcanza cuando se ha consumido la mitad de las reservas. Sólo hasta allí se puede satisfacer la demanda local. El abastecimiento futuro requiere encontrar nuevas reservas o importar los faltantes. Esta consideración nunca antes fue tomada en cuenta por la Dirección General de Hidrocarburos (DGH – MEM) en el cálculo de la vida de Camisea.

    Recientemente, en una presentación a un grupo industrial, escuché por primera vez que la curva de producción había sido tomada en cuenta en el dimensionamiento de la capacidad de Camisea frente al mercado. Se mencionó que su máximo se alcanzaría con el 40% de las reservas. No se indicó las premisas, pero sí las consecuencias: (1) la máxima producción ocurriría el año 2016; (2) en adelante, declinaría y, lo faltante, tendría que salir de nuevas reservas, todavía por encontrar; (3) se ha encontrado 2 TCF adicionales ; (4) el nuevo gas será más caro; (5) la capacidad de diseño (dada por su tramo de Selva) del gasoducto de Camisea es de 1,600 MMPC/D y es la suficiente para las reservas de Camisea; no para más.

    Si bajo cualquier escenario razonable aparece que Camisea llegará a su máximo de producción el 2016, habría que ir tomando medidas ahora. Quedarían 8 años. Es un plazo muy corto y no controlable para hallar nuevas reservas, fijar nuevas condiciones, construir y repetir todo el largo proceso que se siguió para poner en valor Camisea; amén que una nueva construcción costaría más del doble.

    La alternativa sería importar gas. Importar gas resulta peor que importar petróleo. Habría que construir una infraestructura. Acerca de costos, plazos y consecuencias, hay que averiguar la experiencia chilena. También habría que examinar la experiencia argentina.

    Bajo el horizonte del 2016, las inversiones basadas en Camisea no podrían seguir creciendo tan aceleradamente, como hoy. Y, ¿cómo quedarían los ductos al Sur, a Marcona, a Chimbote?

    Como todo pronóstico, no implica que tendrá que suceder así. Advierte qué sucedería si las premisas se cumpliesen. Dudo que se cumplan, pues la realidad se irá encargando de los ajustes en el camino. Quizás el plazo se pueda estirar hasta el 2020. Pero aún así, no sería mucho. Lo sano, sería comenzar ahora. Analizar cómo se está llevando el “cambio de la matriz energética” y “la masificación del gas”. Y garantizar que la capacidad del gasoducto inicial, con su capacidad inicial de diseño va a priorizar la demanda interna. Y, volver a discutir la exportación, sus maniobras legales y sus fundamentos económicos.

    1 Camisea se concursó con 6.8 TCF de reservas probadas. Hoy se menciona que las reservas probadas de gas son 13 TCF.