Cáceres

Publicado en 'Historia y Cultura Peruana' por jafetbo, 26 Oct 2010.





  1. jafetbo

    jafetbo Suspendido

    Registro:
    23 Ene 2010
    Mensajes:
    5,043
    Likes:
    4,236




    ANDRÉS AVELINO CÁCERES





    [​IMG]



    Guerrero, genio militar, jefe de estado, la imponencia de su personalidad domina su época a despecho de la polémica que lo rodeó en vida. Porque tuvo acérrimos partidarios y detractores feroces, en proporción natural con su dimensión de caudillo militar y político.

    No es difícil apreciar en él capacidades inigualables como también incapacidades misteriosas. La naturaleza le prodigo el genio y la sombría necedad a manos llenas. Fue único tanto en sus virtudes como en sus defectos, estremeciendo su siglo con su facilidad pasmosa para destruir en el momento mismo de la creación.


    [​IMG]



    Al levantar a su país después de la tragedia de la guerra la sumergía al mismo tiempo en una furibunda y sangrienta guerra civil. Unía y dividía al mismo tiempo. Esta fue su tragedia.


    A pesar de sus maravillosas dotes de comandante, de su prodigiosa capacidad para remontarse por encima de los desastres más devastadores, que hubieran aniquilado a cualquier otro hombre extraordinario, su carácter, sus aristas cortantes, impuso desde el inicio de su carrera publica los enconos y enemistades más irrenunciables.

    [​IMG]

    La Guerra del Pacifico fue para el Perú el acontecimiento más devastador de su historia republicana, porque no solamente se hicieron pedazos en ella las carnes de sus hijos sino además el carácter y la moral de un pueblo que aún no había adquirido una consciencia nacional y que por consecuencia carecía de un espíritu cívico con el cual afrontar dicha tragedia.

    Dividido entre la clase media de las ciudades y las masas campesinas perdidas en las comunidades serranas el Perú estaba hecho de retazos desiguales, pervertido por las injusticias, sumergido en los abandonos y los jugosos intereses económicos de unos pocos. La derrota ayudo a prolongar y profundizar dichos males.

    Dicho lo cual no es de sorprender que hayan existido durante aquellos años aciagos de combates y derrotas constantes los traidores: peruanos dispuestos a servir de escolta y aliados de los invasores como también el encumbramiento de héroes innumerables, algunos verdaderamente excepcionales.

    Además de las señeras figuras de Grau y Bolognesi merecen recordarse a Zubiaga en Tarapacá, la de Espinar en San Francisco, a de Recavarren en Pisagua, la del crnel. Miguel Emilio Luna en Huamachuco y muchos otros anónimos cuyos huesos insepultos aún están en los campos de batalla.

    Pero de todos aquellos grandes hombres y sus actos valerosos, asombrosos y hasta extraordinarios es Andrés Avelino Cáceres el más importante. Si bien son las figuras de Grau y Bolognesi las que más nos conmueven por sus abnegados sacrificios no hay que olvidar que estas inmolaciones sembraron en los peruanos la idea fatal del "hecho cumplido".

    Tanto Angamos como Arica merecieron loas, misas, poemas épicos, pinturas y marchas; pero jamás el espíritu combativo que tanto necesito el pueblo peruano y su clase política. Antes al contrario: buena parte de la opinión pública se mostró entonces partidaria de una paz negociada. Concluyo que era inútil, fútil y hasta criminal una resistencia. Que era un crimen llevar más gente a la muerte solo para conservar un pedazo de terreno. Con Angamos y Arica el honor del Perú está a salvo. ¿Para qué prolongar una desastrosa guerra imposible de sostener?

    Cáceres no quería inmolarse en el cumplimiento del deber, a pesar que parecía buscar la muerte en cada combate, sino el de torcer el curso de los acontecimientos hacia un entrampamiento que haga imposible la mutilación territorial.

    Pero para llegar a este momento histórico Cáceres tuvo que ser testigo y protagonista de acontecimientos tumultuosos y sangrientos. Para entenderlo hay que verlo nacer en Ayacucho, una ciudad de la sierra peruana, crecer en una hacienda prospera y muy joven alistarse en las milicias revolucionarias del general Ramón Castilla.

    Libró pocas batallas pero combatió en muchas conociendo en las prolongadas campañas la savia de su patria. En medio de la muerte, el triunfo y la miseria de los pueblos se fue forjando una mente poderosa, un temperamento irresistible y un cuerpo resistente. Entonces un genio en ciernes se contentaba con una fácil exhibición de valor y de su audacia como guerrero.

    Todo ello acabaría con la guerra declarada por Chile al Perú. Un pequeño pero aguerrido país que había sabido incubar una voluntad expansiva que el desordenado Perú no podría resistir. Hasta entonces Cáceres había combatido en muchas guerras fratricidas que habían atrasado empobrecido a su país hasta el límite y desde el inicio, aliado con un país como Bolivia, aun mas envilecido por las revoluciones y banderías políticas, el Perú se expuso como un blanco fácil y blando. Su debilidad no estribaba en su pobreza sino en la precariedad de su material humano.

    Siempre ha habido naciones pobres pero enérgicas, capaces de asumir compromisos dramáticos y elevados. El Perú no fue una de ellas.
    [​IMG]


    Así se arrastró el Perú a lo largo de esta guerra con un Cáceres testigo de los extravíos de sus jefes y oficiales sobrellevando campañas paupérrimas. Su victoria en Tarapacá, suya como si la hubiera librado, fue un ejemplo de valor, audacia, fervor y energía en el ataque; expreso la firmeza de una infantería dispuesta a remontar una quebrada bajo el fuego aniquilador de armas superiores y la enorme capacidad de un jefe predestinado a la gloria. Una gloria excelsa e inútil.

    [​IMG]

    Estaba predestinado, en cada una de las batallas a soportar la mayor presión de las fuerzas adversarias. En Tacna fue su división la exterminada en el combate y en Miraflores fue su sector el arrollado por la división Lagos después de una furiosa resistencia. Su genialidad realiza prodigios en sus tácticas y lanza a sus hombres al sacrificio rechazando a un enemigo siempre superior hasta retirarse al final sin jefes y casi sin soldados. Fue siempre un guerrero de espectaculares hazañas y desastres absolutos.

    [​IMG]

    Y en medio del supuesto desastre final, después de Miraflores, al retirarse herido vio miles de soldados que no habían luchado y miles de armas que no habían sido disparadas. Su genio despertaba mientras su cuerpo se debilitaba hasta que concibió llevar la guerra al interior del país. Con ello Chile no podría considerar concluida la guerra y se vería en el incómodo trance de continuarla en terreno desfavorable. ¿Presintió Chile el peligro? Todo hace pensarlo ya que oficiales chilenos le buscaron en todas las ambulancias hasta que logro refugiarse en el convento de San Pedro.
    [​IMG]

    Y sus temores no eran infundados. Cuando el ejército invasor reaccionó Cáceres había creado prácticamente de la nada una resistencia organizada y coherente, producto no solo de la tenacidad y la constancia sino además de un genuino genio militar.

    Cáceres había concebido el Ejército del Centro como una fuerza móvil, liviana, apta para las empresas más difíciles, pues tenía que progresar o retroceder sobre una de las geografías más exigentes del mundo; montañas, estrechos valles y quebradas debían ser vencidas persistentemente. A su vez la guerrilla, organizaba como nunca antes, dispondría de verdaderos regimientos que actuarían sobre las alturas martillando a su adversario por sorpresa utilizando su perfecto conocimiento del terreno.

    No obstante, a pesar de esta gran obra, la empresa tropezó desde el inicio con obstáculos inconcebibles. Dificultades que fácilmente hubieran derribado a otros hombres geniales.
     
    Última edición: 26 Oct 2010


  2. jafetbo

    jafetbo Suspendido

    Registro:
    23 Ene 2010
    Mensajes:
    5,043
    Likes:
    4,236
    No solo tuvo que enfrentarse con un ejército de ocupación enormemente superior auxiliado, apoyado y sostenido por peruanos que le servían como líderes de opinión a favor de la paz; dispuesto a repartir generosas prebendas a sus colaboradores como guías e informantes.
    [​IMG]
    No solo tuvo que suplir recursos básicos como armas y bagajes varios: municiones, artillería, calzado, fusiles, cabalgaduras, mulas y otros recursos básicos… y además hacer frente a constantes epidemias que, como el tifus, ocasionaron más estragos que una derrota en el capo de batalla sino que además tuvo que sufrir la indiferencia o la franca enemistad de compatriotas que bien pudieron cambiar el curso de los acontecimientos.
    [​IMG]
    Estado Mayor del Ejercito del Centro


    “El Manifiesto de Montán” por parte del general Miguel Iglesias en Cajamarca hirió de muerte a resistencia nacional. “Se abrió el horizonte por Cajamarca” exclamaron los chilenos aliviados y se dieron a la tarea de sostenerlo por las armas como diera lugar.
    [​IMG]


    El Ejército del Centro no pasó nunca de ser una fuerza pequeña, lacerada por continuas e inhumanas pruebas sangrientas, viéndose forzados a superar continuamente al mismo Aníbal en los Alpes o de las legiones del Cesar en las Galias siendo capaces de recorrer decenas de kilómetros en cada jornada para pelear en los intervalos. Pocos soldados en el mundo pudieron, como los del Ejercito del Centro, imponerse a condiciones tan abominables sufriendo más bajas en sus marchas y contramarcas que en las mismas batallas, sin alimento, sin aguardiente y sin calzado sobre la frígida puna.

    [​IMG]

    La denominada “Campaña de la Breña” produjo uno de los acontecimientos más admirables en los anales de los esfuerzos humanos.

    [​IMG]

    Y por esto mismo el pequeño Ejercito del Centro fue un organismo demasiado endeble para concluir tamaña empresa. Cáceres tuvo que reconocer que sus continuas hazañas no podían lograr la materialización de sus planes estratégicos: había que derribar a Iglesias y su círculo de derrotistas.
    [​IMG]


    Tres expediciones chilenas, cada una más poderosa que su pequeña fuerza fueron activadas para destruirlo: Gorostiaga en el norte tenía que defender a los traidores y coordinar con Del Canto y Arriagada que debían cazarlo en la región centro. 16,000 efectivos chilenos bien pertrechados fueron empeñados para acabar con los 2,000 mal amados de Cáceres.
    [​IMG]


    Solo un enorme genio táctico como el de Cáceres pudo librarse de uno y de otro por medio de sus magníficas estratagemas cruzando a su adversario pasando entre ellos salvando espectaculares obstáculos físicos y logísticos. El horror de los resultados eran evidentes con cada respiro: pueblos arrasados, violaciones, fusilamientos y masacres por parte de aquellas fuerzas que debían extinguir todo asomo de humanidad.

    [​IMG]

    Cáceres tenía que lanzarse al norte sin el vital y fundamental auxilio de la guerrilla y culminar la guerra con una victoria una derrota y en aquel esfuerzo, librándose de uno y otro rival sobre las heladas y nevadas montañas de Llanganuco y se fue en pos del tercero desparramando cientos de muertos por el hambre y el frio.


    La derrota de Huamachuco concluyo en forma efectiva y devastadora La Guerra del Pacifico en 1883 después de cinco años de desastres.

    Como genio Cáceres era rustico con su faz de acero, con su cultura primaria y básica de soldado al aire libre, con su robusto organismo de guerrero medieval. Su fortaleza física era legendaria que, tras accidentes increíbles en la montaña salía indemne como en las batallas cuando las balas desgarraban su uniforme sin tocar su cuerpo; cuando la sangre de sus edecanes le salpicaba la cara… no había nacido para morir en batalla como Aníbal, Garibaldi o Ney.

    Pero el genio militar no era político ni estadista. Cáceres solo sabe combatir; como político no hace política: combate.
    [​IMG]

    Cáceres desciende de héroe a presidente; de genio a gobernante autoritario y sin tacto diplomático. Por su impulso bélico veía los problemas como enemigos armados. Las dificultades debían ser aniquiladas no solucionadas y sus medidas tendentes a tratar de levantar una nación aplastada moral y materialmente por su derrota eran más ataques, estratagemas y tácticas bélicas que planes y estrategias de desarrollo.

    [​IMG]

    Uno de los politicastros más devastadores de la historia republicana del Perú: Nicolás de Piérola, el nefando dictador del Perú en la guerra y responsable de gran parte de los desastres de la misma levanta la rebelión civilista.

    Después de miles de muertos Cáceres renuncia (1895) con su ejército intacto, con la triste certeza de su decadencia moral y militar.
    [​IMG]
    Nicolas de Pierola


    No pudo haber final peor para un gran héroe; no pudo concluir con mayor vulgaridad una obra genial y terrible: termino su carrera política como un déspota desalojado del poder por un personaje mediocre que celebraba con opíparos brindis la masacre.

    Triste destino que el bronce de su efigie no puede ennoblecer.


    No obstante el testimonio de su genio es tan poderoso que décadas de corrientes políticas encontradas no pudieron mitigar su excepcional relieve, ya que con justicia aparece hoy entre los dos grandes mártires patrióticos de la guerra con Chile: Bolognesi y Grau. El, que nunca fue mártir, sacrifico en aras de su patria y de su propia gloria lo que había en el de humano en su alma; porque fue a su vez el más frágil y poderoso de los peruanos, el más vil y el más genial, el cruel transformador de la conciencia de su patria.

    Dió al mundo la máxima expresión de heroísmo y en su empeño de hacer de peruano un guerrero lo transformo en un animal sangriento. La guerrilla que le dio victorias lo ataco en las puertas de Lima. Por más prisiones y fusilamientos que ordenaba era incapaz de hacer de pueblo peruano la nación viril que ambicionaba. A lo sumo su patria podía ser revoltosa y atolondrada pero jamás estable y enérgica.

    De esta forma Cáceres nunca dejó de ser el espécimen único de una especie extinta cuyos huesos yacían en los campos de Waterloo y Moscowa, en las llanuras de Cannas y Zama.

    ¿Cómo podría el Perú entender a un guerrero de tal magnitud? A lo sumo podría admirarlo (algunos) o amarlo por un tiempo pero jamás comprenderlo… y es en esta incomprensión de su vida de donde emana el Cáceres verdadero.
     
    Última edición: 26 Oct 2010
  3. Tupac Amaru

    Tupac Amaru Miembro de bronce

    Registro:
    8 Ene 2009
    Mensajes:
    1,354
    Likes:
    276
    Este viernes, en la Feria del libro Ricardo Palma, se presenta la obra "LA PRIMERA MEMORIA DECACERES Y OTROS DOCUMENTOS" de la Orden de la Legión Mariscal Cáceres a las 8 pm

    En el Salón Consistorial de la Municipalidad de Miraflores, Miraflores
     
  4. CHIS

    CHIS Miembro maestro

    Registro:
    20 Mar 2010
    Mensajes:
    515
    Likes:
    96
    Es cierto, Cáceres como político dejo mucho que desear.
    Cáceres disfrutó de prestigio porque le consideraron un brazo firme contra la barbarie chilena.

    El ilustre M. Gonzales Prada se refiere a Cáceres de la siguiente manera : "No se declara dictador ni asume todos los poderes divinos y humanos; pero se llama restaurador del orden legal, blasona de "haber traído la Constitución en la punta de su espada", y como pruebas de respeto a esa constitución y a ese orden legal, clausura imprentas, encarcela periodistas, aporrea diputados, mutila congresos, torciona en las cárceles, manda hombres a Tebes y, en fin, reduce el Perú a la condición de tribu africana. Para execrarles y maldecirles, para aborrecerles siempre y no perdonarle jamás, debemos recordar que (Pierola) y Cáceres nos legan a dos insaciables tiburones de la riqueza nacional, a Dreyfus y Grace. Un general sin estrategia y un doctor sin capelo nos han deparado la intervención extranjera, a lo que es lo mismo, la suerte de Venezuela y Egipto.

    El mismo Cáceres declara en una entrevista realizada por periodistas del diario "La Crónica" efectuada en 1915:

    ¿Qué impresión dejó en su espíritu, señor su paso por el poder?

    No quiesiera acordarme de mi vida política! Llegué al poder animado por un ideal: reconstruir la patria deshecha. La revolución estaba justificada por mi oposición resuelta a la paz en las condiciones que se pactó. Una vez en el gobierno, procuré rodearme de los hombres mejor preparados del país. Distinguidas personalidades, me acompañaron en el gobierno y los actos buenos que se pudo realizar entonces, hay que atribuírselos, en gran parte, a la inteligencia, al patriotismo, a la capacidad de ellos. Pero, si yo sabía lo que era gobernar un país, en cambio tenía una alta idea de muchos hombres públicos y durante mi administración adquirí una triste desilución. Cuántas ingratitudes, cuántas deslealtades y cuántas iinjusticias, vi de cerca y recibí!. Pero , dejemos esas cosas tristes.
     
    Última edición: 26 Oct 2010
  5. jafetbo

    jafetbo Suspendido

    Registro:
    23 Ene 2010
    Mensajes:
    5,043
    Likes:
    4,236
    Los defectos en los grandes hombres son como las profundas quebradas en las montañas. No le quitan grandeza, mas bien todo lo contrario... la realzan. Los errores de los grandes hombres son superiores a los aciertos de los mediocres.

    Es fácil errar cuando se hace tanto en tan poco tiempo que ni los recursos de un pais dan para tanto. Acaso el mismo lo sabia y por eso, a pesar de ello: persistio.

    Es quiza Augusto Mijares es su biografía sobre Bolívar el que diera la descripción mas justa que la posteridad le debe a colosos como Caceres:


    "La humanidad ha dado siempre el carácter de heroísmo, no al combatir vulgar, sino a la íntima condición ética que pone al hombre por encima de sus semejantes; héroe es el que se resiste cuando los otros ceden; el que cree cuando los otros vacilan; el que se conserva fiel a sí mismo cuando los otros se prostituyen. El que se subleva contra la rutina y el conformismo en la que se complacen los cobardes"

    [​IMG]
     
  6. Sirio

    Sirio Suspendido

    Registro:
    15 Feb 2010
    Mensajes:
    16,399
    Likes:
    7,881
    Tengo el orgullo de decir que una de las ramas de mi familia es emparentada con la de Cáceres, mi tatarabuelo era primo de Cáceres y lucho con él, y Pierola lo despojó de su quinta familiar en el callao.....
     
    A fijomesuspenden le gustó este mensaje.