¿Cáceres mito guerrero o realidad política?

Publicado en 'Historia y Cultura Peruana' por roger caceres, 7 Feb 2009.





  1. roger caceres

    roger caceres Miembro de bronce

    Registro:
    22 Jun 2008
    Mensajes:
    2,133
    Likes:
    44




    Era evidente que para el nuevo gobierno el tema más delicado era el económico. Lo urgente era el arreglo de la deuda externa con los acreedores británicos y el estado peruano no contaba con los recursos suficientes para cancelarla. Además, el país necesitaba capitales para reactivar la economía de exportación que a su vez dependía del arreglo definitivo de la deuda externa. Grave callejón sin salida.

    La deuda externa, producto de los préstamos que gestionó Balta en 1869, 1870 y 1872, bordeaba los 51 millones de libras esterlinas. Esa astronómica suma contrastaba con los ingresos totales del Perú que apenas llegaban a los 8 millones de soles. La bancarrota era total y la deuda era, técnicamente, impagable. Por ello, se firmó el controvertido Contrato Grace (1889) con el empresario británico Miguel P. Grace, representante del Comité de Tenedores de Bonos del Perú, es decir, nuestros acreedores


    Los términos del arreglo no pudieron ser más ventajosos para los británicos. El Perú les entregó el usufructo de sus ferrocarriles por 66 años y el derecho de explotar 3 millones de toneladas de guano a cambio de la cancelación de la deuda y de un fuerte empréstito. También se les otorgaba el privilegio para explotar centros mineros en Huancavelica, el petróleo de Piura, los derechos de navegación a vapor en las vías o lagos navegables, la exportación del carbón en Ancash y el derecho de fundar colonias en la selva amazónica, entre otras concesiones.

    En virtud del contrato se formó, en 1890, la Peruvian Corporation encargada de administrar los puntos del arreglo. Cáceres pagó un precio muy alto para su firma. Tuvo la necesidad de convocar a tres legislativas extraordinarios y expulsar a los diputados opositores para que el Congreso ratificase sus términos. Pero el autoritarismo presidencial llegó más allá. Decidido a terminar con la oposición, Cáceres no dudó en recortar las libertades al cerrar periódicos, deportar y apresar a sus enemigos políticos.

    Sin duda, este fue el punto de inicio del desprestigio político del Héroe de la Breña, descrédito que llegó a su punto más dramático cuando en 1895 una sangrienta guerra civil lo derrocó cuando pretendía ocupar la Presidencia de la República por segunda vez.

    Regresando al tema económico, el arreglo de la deuda externa permitía al Perú reordenar su modelo económico con el fin de explotar, esta vez con mano de obra nativa, los recursos naturales y orientarlos a la exportación. Esta nueva estrategia quedó consolidada durante las dos primeras décadas del siglo XX. Por el momento, hasta 1895, la plata, el azúcar y el caucho, en este orden, fueron los principales productos que reflejaron la nueva forma de organización de la economía de exportación peruana. El guano quedaba en el pasado.

    Pero el escándalo desatado por el arreglo con Grace no impidió que el país fuera observando ligeras mejorías en su economía y otros aspectos internos. En abril de 1888 se instala la primera Junta General de la Cámara de Comercio de Lima; luego se instalarían la del Callao y Arequipa. Se funda también la Sociedad de Agricultura y Minería. El 11 de noviembre de 1889, un grupo de miembros de la pujante colonia italiana funda el Banco Italiano, entidad que hoy lleva el nombre de Banco de Crédito del Perú. Al mismo tiempo, se asientan algunas compañías de Seguros, casi todas inglesas y alguna alemana como la Nacional Prusiana. La participación peruana en este sector sólo se inició en 1895.

    También durante este primer gobierno cacerista se fue instalando en diversos puntos del país el servicio telefónico (1886) y se inaugura en Lima el alumbrado público. Asimismo, una ligera preocupación por el tema educativo se demostró con la Ley de Instrucción de 1888 y la apertura de varias escuelas-talleres para los jóvenes que quisieran aficionarse a los trabajos técnicos.

    En el campo de la defensa nacional poco es lo que pudo hacerse por la falta de dinero. Fracasado un intento de reforma del ejército, la Escuela Militar sólo pudo abrir sus puertas en diciembre de 1889. La mayor parte de los militares no pudo recibir puntualmente sus sueldos y solo gracias a un pequeño ahorro estatal, se logró adquirir la cañonera Lima, primera unidad de la nueva escuadra, pues lo últimos barcos habían sido hundidos por sus propios tripulantes en el Callao en enero de 1881, evitando así que fueran capturados por el enemigo.


    ----- mensaje añadido, 02:20 -----

    Indudablemente para mí, Cáceres representa, el indomable espiritu peruano. el verdadero. el que no de vende, ni se canjea, el que no claudica por un cargo politico, ni por una medalla o cargo (de general en jefe).
    Cáceres cumplio el deber, que le exigian las circuntancias de la patria, subyugada, solo él puede representar, nuestra dignidad, solo él puede exigirnos humildad ante la derrota, solo él tiene el derecho de reprocharnos la derrota y el desamor a nuestra patria.
     
    Última edición: 7 Feb 2009


  2. Tupac Amaru

    Tupac Amaru Miembro de bronce

    Registro:
    8 Ene 2009
    Mensajes:
    1,354
    Likes:
    276
    Sin duda alguna, la historia ha probado que el Contrato Grace fue la mejor opción que tuvo Perú para hacer frente a los tenedores de bonos. Ojo que no incluía la deuda que se le debía a Dreyfus ni a los norteamericanos. En verdad la deuda peruana era bastante grande y ese contrato era para la emisión de bonos de 1869, 1870 y 1872.

    También empezaron las duras críticas en el congreso, por políticos tan mal intencionados como los hay hoy en día. La mayoría de ellos eran partidarios de Piérola y se peude decir que ahí empieza la desunión irrenconciliable entre estos dos bandos, que ha trascendido a través de la historia. Por la oposición al Contrato es que Cáceres cerró el congreso, pero como lo menciona Basadre, al finalizar su gobierno en 1890 era tan popular que fácilmente si lo quería, podía haber permanecido en el poder.