Buitres y otorongos: perpetuando la miseria

Publicado en 'Política' por habytante, 25 Ago 2008.





  1. habytante

    habytante Miembro nuevo

    Registro:
    14 Ago 2008
    Mensajes:
    6
    Likes:
    1




    Los decretos legislativos 1015 y 1073(en realidad uno solo , ya que el 1073 solo corrige un apartado del 1015), aprobados por el gobierno central, contuvieron objetivos claros y efectivos en favor de las comunidades nativas y campesinas del país. Fomentar la inversión productiva (pública y privada) en estas comunidades y engancharlas al crecimiento económico del país, facilitando su asociación y viabilidad para acceder al crédito. Para ello los decretos permitían a las comunidades campesinas y nativas tomar decisiones autónomas sobre el uso de sus tierras, en proporción democrática del 50 ciento más uno de sus miembros (antes debía superarse el 66 por ciento), tan igual como sucede en las comunidades de la costa, eliminado de paso una absurda discriminación.

    Sin embargo, pese a que las normas atesoraban fines positivos, los “buitres” y mercaderes de la pobreza (ONGs ultras), urdieron un plan efectivo para deslegitimar estas normas, engañando vilmente a los miles de comuneros y pobladores nativos del país. Les dijeron que con estas normas serian despojados de sus tierras, que no recibirían compensación alguna por ello, y que luego serian obligados a trabajar para los nuevos dueños. A tal extremo llegaron las falacias, que hasta difundieron la supuesta creación de un escuadrón especial de las fuerzas armadas, encargada de desposeerlos por la fuerza de sus tierras en caso de oponer resistencia. Sembraron miedo y terror en sus corazones y mentes, así desconcertados, los comuneros y nativos reaccionaron instintivamente: defender sus tierras, del gobierno- monstruo que proyectaba comerse sus tierras...Si, lamentablemente la ignorancia es así, no solo es molesta sino también maldita y cruel, porque permite que otros usurpen y se apoderen de tu capacidad de decisión, impidiéndote [prohíban] mejorar tu calidad de vida.

    Y encontraron en nuestros otorongos [congresistas]; aquellos que para nada sirven, pero que si se sirven para mucho; los mejores aliados para consumar la monserga del perro del hortelano parasito: nada para ti, nada para mí, pero yo sigo viviendo oportunistamente de ti. No hacer nada, ni dejar hacer a otros. Y derogaron las normas, por 66 votos a favor y 29 en contra, 66 votos que profirieron a favor de paternalismo y el clientelismo y que prefirieron mantener en postración y pobreza a las comunidades nativas, por simplemente no verse comprometidos en su alicaída popularidad y no hacer frente a los buitres de la pobreza.
     


Etiquetas: