Bolivar era mestizo

Publicado en 'Historia y Cultura Peruana' por TAMARAN, 16 Jul 2010.





  1. TAMARAN

    TAMARAN Miembro de bronce

    Registro:
    26 Mar 2008
    Mensajes:
    1,573
    Likes:
    747




    Para sorpresa de muchos e indignacion de otros el supuesto criollismo 100% de Bolivar no lo era tanto. Empezare una larga explicaion para dar mis argumentos.

    Primero.-

    Influencia histórica de la emigración canaria en el desarrollo de Venezuela (II)



    BOLIVAR Y CANARIAS



    Aquel genio americano del que se ha dicho que fue "grande en el pensamiento, grande en la acción, grande en la gloria, grande en el infortunio, grande para magnificar la parte impura que cabe en el alma de los grandes, y grande para sobrellevar, en el aban­dono y en la muerte, la trágica expiación de la gran­deza", y que la Historia lo conoce con el nombre de Simón Bolívar, el Libertador, no es un personaje desligado de las Canarias, como tal vez podría pen­sarse, sino que, por el contrario, está estrechamente unido a nuestras islas por fuertes lazos, como puede demostrarse.

    Por las venas del Libertador corría la sangre guanche. En efecto su abuela materna, doña Francisca Blanco de Herrera, descendía de la primitiva pobla­ción canaria, pues era nieta quinta de Juana Gu­tiérrez, "de nación guanche", y procedía; además de otras familias canarias establecidas en Venezuela, tales como las de Blanco, Ponte, Herrera, Saavedra, Peraza, Ascanio y Guerra.

    Su ascendencia canaria explicaría, tal vez, porqué Bolívar hallaba diferencia entre los naturales de las islas Canarias, situadas geográficamente en África, y los españoles, tal como lo expresa en la Proclama de Guerra a Muerte, que firmó en Trujillo el 15 de junio de 1813, cuyo párrafo final dice así: "Españoles y Canarios, contad con la muerte, aún siendo indiferentes, si no obráis activamente en ob­sequio de la libertad de la América. Americanos , contad con la vida, aún cuando seáis culpables". En este documento, cuyo objeto es precisamente deslin­dar el campo español del campo americano, el Liber­tador coloca a los canarios, por su situación geográfi­ca y otros intereses, en una posición intermedia entre los dos campos beligerantes, por lo cual los cita con un nombre distinto al de los españoles y al de los americanos.

    Esta misma idea de Bolívar con respecto al concep­to que tiene de lo canario, la hallamos presente en el Congreso de Panamá, convocado por él el 7 de di­ciembre de 1824, y en cuyo proyecto de temario, después del punto que manifiesta: "Adoptar medidas con respecto a las islas de Cuba y Puerto Rico, y, en caso de que se resolviese emanciparlas, resolver sobre su destino futuro: si deberían agruparse a alguna de las nuevas Repúblicas o dejar que se constituyesen independientes. Y, en uno y otro caso, determinar a cargo de quién estarían los gastos de campaña".

    Agregando a continuación el punto siguiente: "Re­solver si las mismas medidas deberían adoptarse respecto de las otras Colonias de España: las islas Canarias y las Filipinas".

    Es curioso también que, el primer extranjero del cual tengamos noticias que obtuvo la nacionalidad venezolana, concedida precisamente en documento firmado por el Libertador, el 20 de octubre de 1813, cuando aún se hallaba vigente la Proclama de Guerra a Muerte, lo fuera el canario Francisco Lugo, lo cual es expresión cabal del pensamiento que tenía acerca de los canarios. Muchos fueron también los canarios amigos personales de Bolívar, los cuales lucharon en las filas republicanas durante la Guerra de la Inde ­pendencia de Venezuela; entre estos están, por ejemplo: Francisco Escalda, prócer que puso al servicio de la causa bolivariana su goleta "Perla"; Antonio Rosales, teniente de navío que se cubrió de gloria en la Expedición de los Cayos de San Luis (1816); el Gral. Blas Cerdeña, distinguido militar de los ejércitos de la Campaña del Perú, que tomó parte decisiva en el combate de Pórtete de Jarqui (1829), y sostuvo importante correspondencia epistolar con el Libertador; y el Dr. Antonio María Pineda de Ayala, notable médico, fervoroso admirador del ideario bolivariano, y diputado al Congreso de 1833.

    Y aún en las filas monárquicas tuvo Bolívar leja­nos parientes canarios como lo son Domingo de Monteverde y Manuel del Fierro.

    Las expresadas circunstancias nos explicarían por qué los canarios residentes en Venezuela proyectamos la erección de un monumento al Libertador en las is­las Canarias, el cual fue inaugurado, en 1970, en Garachico, isla de Tenerife, solar de los Ponte, antepasados de Bolívar, como ya lo mencionamos.

    Simón Bolívar, el Libertador, es pues, merecedor de la atención de los canarios en razón de las atadu­ras históricas que lo unen a nuestras islas.

    Fuente: Influencia Histórica de la Emigración Canaria en el Desarrollo de Venezuela <> Primer Congreso Mundial de Emigración Canaria, Octubre de 1982

    Empesemos por el principio, ¿quines eran los mal llamados guenches?, en resumne los habitantes prehispanicos de origen bereber africano de las Islas Canarias, se mezclaron con los conquistadores castellanos, fisicamente se volvieorn invisibles, pero geneticamente pervivieron.

    Veamos este link.

    La presencia de genes guanches en la población dominicana

    “Es sorprendente la presencia de genes guanches y euroasiáticos en la población dominicana”, dijo Juan Carlos Martínez-Cruzado, director del Departamento de Biología Molecular de la Universidad de Puerto Rico, recinto Mayagüez, y encargado de la contraparte puertorriqueña en el estudio “Orígenes continentales de las primera poblaciones de las islas del Caribe y los movimientos migratorios que los formaron”.

    “Gran parte de estos canarios eran mestizos y de seguro trajeron ADN mitocondrial de origen guanche a las mismas”, respondió el científico puertorriqueño.

    Hombre de Cro-Magnon

    Herbert Wendt, en su libro “Empezó en Babel”, aparecido hace casi cuatro décadas, hace referencia a este pueblo casi desconocido en América y el Caribe. El historiador alemán dice que los guanches son descendientes del hombre de Cro-Magnon que, “desde el punto de vista antropológico, se conservaron casi intactos hasta la época histórica”.

    “Hijos legítimos de la cultura capsiense fueron los primitivos saharianos, los antiguos libios, los bereberes, los hombres de cabello rubio, ojos azules y rostro casi cuadrado. Los canarios descienden de estos norteafricanos ‘cromañonenses’ que llevaron la cultura capsiense a las islas (Canarias), aunque no le dieron ulterior desarrollo”, dice.


    “A causa de su largo aislamiento, los guanches descendieron otra vez al nivel de cultura de los trogloditas, que ya habían superado”, agrega Wendt.

    Sobre la presencia de genes euroasiáticos en la población dominicana actual, el doctor Fermín Mercedes, decano de Ciencia y Tecnología de la UCE, dice que éstos pudieron haber aparecido en las primeras migraciones hacia las Antillas o en posteriores desplazamientos.

    El análisis del ADN mitocondrial permite trazar rutas migratorias a través del tiempo y las investigaciones que se llevan a cabo podrían aclarar el origen de los dominicanos y de los componentes genéticos que predominan en la actualidad
     
    Última edición: 16 Jul 2010


  2. fijomesuspenden

    fijomesuspenden Miembro de plata

    Registro:
    24 Dic 2009
    Mensajes:
    3,054
    Likes:
    1,472
    exelente articulo.por lo visto la independencia es un periodo del que siempre podremos aprender mas.
     
  3. TAMARAN

    TAMARAN Miembro de bronce

    Registro:
    26 Mar 2008
    Mensajes:
    1,573
    Likes:
    747
    Cuando hagan el analisis genetico de la poblacion cubana la sorpresa guanche sera mayuscula, cuando la indepenedencia de Cuba en 1.989 la poblacion era de mas o mneos 1.800.000 personas , de las cuale sel 20% era de origen canario, multipliquen por la poblacion actual de Cuba y veran.

    Vean este resumen

    Emigración canaria a Cuba:

    La emigración canaria a Cuba fue cuantiosa y sostenida, tanto que puede considerarse una de sus principales raíces culturales y etnográficas. Hoy no es raro el canario que tiene familiares en Cuba, y menos raro el cubano que lleva un apellido guanche. Porque los descendientes de aquellos emigrantes canarios del XVII poco tardaron en considerarse cubanos de pura cepa.

    Después de 1882 llegaron al continente americano más de tres millones y medio de españoles. Las fuentes españolas reflejan un cifra menor debida seguramente a la emigración clandestina para eludir el servicio militar o por la falta de documentación en regla. Después de considerar los retornos la pérdida final de población apenas supera el millón de habitantes.

    Entre 1835 y 1850 Macías Hernández considera que al menos 50.000 isleños emigraron, de los que casi un tercio se dirigen a Cuba. Si el censo de 1846 recogía la presencia de 19.759 canarios en la Isla, el de 1862 los eleva a 45.814, a pesar del descenso en la corriente emigratoria canaria a partir de mediados de siglo. Nuevamente reactivada a fines de la década de los setenta, más de 60.000 canarios emigraron hasta el inicio de la guerra de independencia cubana.

    La diáspora se prolongó en los primeros decenios de la centuria, hasta que en la década de los veinte se produce una inversión de la corriente, superando los retornos a las salidas. Si Cuba fue el principal destino canario, esta realidad adquiere más fuerza cuando hacemos referencia al emigrante palmero. En el bienio 1913-1914 Cuba acogía entre el 84,9 por 100 y el 87,3 por 100 de los emigrantes salidos por el puerto de Las Palmas, entre el 87 y el 87,2 por 100 de los que parten de Tenerife y entre el 99,2 y el 99,9 de los que embarcan en Santa Cruz de La Palma. De los 4.677 pasajeros considerados como emigrantes que parten en 1914 de Canarias, un 40,5 por 100 lo hacen del puerto de Tenerife, un 31,6 por 100 de Las Palmas y un 27,9 de La Palma.

    Para 1915 la cifra se elevaba a 6.713 pasajeros, pero los porcentajes habían variado: un 38,4 por 100 tienen como punto de embarque Tenerife, un 44 por 100 Las Palmas y un 17,6 por 100 La Palma. Las condiciones de emigración del común de los españoles fueron muy diferentes de las de los canarios. Tras "pacificar" las islas, y en prevención de posibles rebeldías, los Reyes Católicos ordenaron el traslado de grupos de población nativa guanche a las nuevas colonias de América. En lugar de llegar como colonos o soldados, los isleños, como se los conoce en Cuba, lo hicieron como mano de obra para las plantaciones de caña de azúcar.

    Los pobladores de Cuba de origen canario llevaron consigo sus devociones tradicionales. Así, el culto a la Virgen de la Candelaria, surgido en Tenerife en el siglo XIV, inspiró la construcción de una ermita en Guanabacoa. Los propios canarios fueron quienes, en el siglo XVIII, la convirtieron en la hermosa iglesia de Santo Domingo. La influencia canaria en la cultura cubana actual es muy notable. A ella se debe la pronunciación peculiar del castellano en Cuba, y la preferencia por formas poéticas como la décima campesina. La improvisación, el punto guijarro o "repentismo", una persistencia de las fiestas campesinas o guateques y las famosas parrandas o Charangas.

    En ciertos lugares ha sido especialmente destacado el papel de los inmigrantes canarios. Entre ellos: Güira de Melena, Jaruco, Matanzas, San Juan y Martínez en Pinar del Río, Cabaigüan de Sancti Spíritus, Guanabacoa, San Cristóbal de La Habana, Jesús del Monte, Santiago de las Vegas, Bejucal, Santa María del Rosario y Remedios. Familias enteras y sucesivas generaciones pudieron emigrar a Cuba. Para ellos, el mar, más que un elemento de separación, lo ha sido de unión. Eran intereses más de tipo familiar o social lo que les movía en esta aventura. Los canarios fundaron las ciudades de Matanzas, Vuelta Abajo, Sagua, San Carlos de Nuevitas, Manzanillo y Santiago de las Vegas.

    Entre los canarios ilustres se encuentra Leonor Pérez, la madre de Martí, que ha dado nombre a la Asociación Canaria de Cuba. La emigración canaria constituye una de las facetas más destacadas en la historia insular. La significada aportación de los habitantes de Canarias al acervo sociocultural de las tierras americanas queda fuera de toda duda, pues varias generaciones de isleños cruzaron el Atlántico rumbo a América. Este desplazamiento secular y su integración en los diferentes países receptores constituyó un elemento importante en la configuración social canario-americana.

    Emigración femenina:

    Las mujeres conformaron también un grupo migratorio importante, sin embargo, la historiografía ha desestimado la emigración femenina, aunque ocupó un papel especial y desempeñó un mito entre las mujeres que sufrían las penurias económicas de la época. Se trataba de mujeres jóvenes, en su mayoría solteras que buscaban un acomodo y un bienestar que no les ofrecía su tierra. En general, se trataba de personas con capacidad laboral plena. El bajo nivel cultural y su origen humilde caracterizaban su status social, marchaban para probar suerte con el deseo de mejorar sus condiciones socioeconómicas.

    [​IMG] Éxodo de isleñas:

    Según informa las estadística de emigrados con especificaciones del sexo, para el siglo XIX , de un total de 23.592 personas, 6.880 eran mujeres y 16.712 eran hombres. Tales cifras representaban un 29.16 por ciento de mujeres frente a un 70.83 por ciento de hombres.

    Aunque el número de emigrados fue significativamente superior a las emigradas y numéricamente la emigración masculina equivalía a más del doble de la femenina, si se compara con la emigración de la España peninsular o con la de otros países de tradición migratoria resulta bastante elocuente el éxodo de las Canarias. Especialmente si tenemos en cuenta que para el caso cubano hubo migraciones exclusivamente masculinas, como fue el caso del pueblo chino. Asi por ejemplo, entre 1818 - 1839 de un total de emigrantes de 21.184, el número de mujeres fue 5.971, lo cual representaba el 28,18 por ciento. Entre 1832 - 1845 la salida de mujeres con destino a Venezuela, representó el 36,54 por ciento del total de los adultos emigrados. El caso de Uruguay entre 1840 - 1844 supuso el 41,3%. Asimismo la presencia de mujeres isleñas en Cuba ascendió en los años 1846 y 1860 según reflejaron los censos cubanos.


    [​IMG] También hubo emigración clandestina femenina, que burlando los controles oficiales llegaban de manera ilegal a los países hispanoamericanos. La participación femenina se incrementó a lo largo del siglo; igualmente, aumentaron los grupos familiares donde, indudablemente, la presencia de las mujeres era un hecho. En cuanto a su nivel cultural, las mujeres ofrecen un porcentaje más alto de analfabetismo que los hombres, con lo cual queda patente el alto saldo de analfabetismo femenino. El perfil cualitativo de las isleñas que emigran para América revela un alto porcentaje de iletradas. Se trata de población adulta que nunca asistió a la escuela primaria, que participó poco en ella o estuvo mal escolarizada. La emigrante no marcha para mejorar su condición cultural, sino buscando una salida socioeconómica, intentando superar el mal endémico de crisis agrícolas continuadas y las escasas expectativas que le ofrece su terruño.
    [​IMG] Tráfico de Mujeres Canarias:

    Las isleñas, ilusionadas con la esperanza de alcanzar la posición socioeconómica que su tierra natal le negaba, eran víctimas de las especulaciones de quienes se dedicaban al tráfico del género humano. En efecto, resultó un lucrativo negocio trasladar mujeres canarias a Cuba, pues muchas fueron engañadas por la compañías de embarque, ofreciéndoles falsas expectativas laborales. En ocasiones, ante las escasas alternativas laborales, la mujer isleña de forma voluntaria trabajaba como prostituta.

    Es cierto que la mayor parte de las veces por engaño y las menos por su propio consentimiento, las isleñas eran destinadas a la prostitución. Además muchas de ellas fueron vendidas como esclavas, subastadas como mercancía, en el muelle de la habana y destinadas a los prostíbulos tanto de la capital como del interior, con lo cual se practicó la trata de blancas. En 1855 el secretario de la Junta de Fomento de La Habana denunció que "se ven muchachas que ni noción tienen de sus deberes religiosos y que, según todas las apariencias, darían nuevo alimento a la prostitución de Canarias tan abundante es estas islas". La contratación de mano de obra isleña era rentable.

    La explotación de las mujeres canarias como prostitutas en Cuba se podría considerar un sector de ocupación fundamental en el siglo XIX y en primeras décadas del XX. En 1855 estaban registradas en La Habana 200 casas de prostitución con un total de 651 meretrices, el 90% mujeres de color, extranjeras, peninsulares y canarias. Así lo confirma el historiador Hugh Thomas, indicando que en los burdeles en La Habana trabajaban muchas mujeres canarias. Sin duda, el tráfico de mujeres canarias y su explotación sexual en América fue una realidad, siendo víctimas de las especulaciones del género humano. No obstante, otras mujeres a través de la emigración mejoraron su situación socioeconómica. El esfuerzo laboral y la capacidad de ahorro se tradujo en un aumento del nivel adquisitivo y por lo tanto en un ascenso en el grado socioeconómico. Así superaban el estadio de pobreza y miseria que generó la crisis económica en la que se vio inmersa Canarias, pero raras veces se refleja en el incremento del nivel cultural.

    Teresa González Pérez, Catedrática de la Universidad de La Laguna
    Publicado en La Opinión (19/05/02).

    "Abandonaremos nuestra Patria y nuestra parentela porque ha dominado nuestra tierra un dios estéril". (Códice nahualt)

    Me voy porque la tierra, el pan y la luz ya no son míos. (León Felipe)

    Genes guanches en Puerto Rico



     
    Última edición: 16 Jul 2010
  4. luispardo

    luispardo Suspendido

    Registro:
    8 Jun 2010
    Mensajes:
    524
    Likes:
    4
    Mujeres africanas?

    hace mucho lei sobre la ascendencia africana de bolivar, que era sambo.
     
  5. TAMARAN

    TAMARAN Miembro de bronce

    Registro:
    26 Mar 2008
    Mensajes:
    1,573
    Likes:
    747
    No era sambo, es otro pueblo, los bereberos (mal llamados guanches) son los africanos de piel blanca quemada por el sol que viven en el continente africano en las zonas humedas y montañosas situadas entre el desierto del Sahara y el Mar Mediterraneo, un imperio bereber fue Cartago, el eterno enemigo de Roma.

    Vean estos resumenes de prensa

    FRANCISCO GARCÍA-TALAVERA CASAÑAS

    Genes guanches y bereberes

    Edición impresa

    EN LOS ÚLTIMOS días ha saltado la noticia, ampliamente difundida en los medios de comunicación, de que el origen bereber de los guanches quedaba constatado, tras los estudios realizados por investigadores del Departamento de Genética de la Universidad de La Laguna, del Instituto de Medicina Legal de la Universidad de Santiago de Compostela y del Instituto de Patología e Inmunología Molecular de la Universidad portuguesa de Oporto. Este interesante trabajo de investigación fue publicado recientemente en la revista especializada BMC Evolutionary Biology.

    El objetivo principal de dichas investigaciones de genética molecular era analizar el linaje paterno del cromosoma Y -que es transmitido sólo por los varones- de la población guanche de las Islas Canarias, para determinar su pervivencia en los canarios autóctonos actuales y su relación con otras poblaciones norteafricanas. También se analizaron muestras de los siglos XVII y XVIII, procedentes de enterramientos en la iglesia de La Concepción, de Santa Cruz de Tenerife, en los que se observó que en aquella época los genes masculinos guanches representaban el 31%, para seguir disminuyendo progresivamente, hasta quedar en poco menos de un 10% en la actualidad.

    Todo esto está en consonancia con los avatares de la conquista y colonización del Archipiélago, debido a la lógica disminución de la población masculina guanche, a consecuencia de la gran mortandad en la guerra de conquista y posteriores calamidades (esclavitud, enfermedades, etc.).

    Pues bien, desafortunadamente, lo que ha trascendido a la opinión pública es que la aportación genética guanche a la población canaria actual es de menos del 10%, siendo, por tanto, más del 90% los linajes de origen europeo, fundamentalmente ibéricos. Pero dicha información, transmitida por muchos medios de comunicación -y en comentarios posteriores- es incompleta y sesgada, pues en la publicación original de los investigadores de la Universidad de La Laguna, encabezados por Rosa Fregel, se dice que, si bien los linajes masculinos de origen norafricano (guanche) han disminuido progresivamente, los femeninos -que se transmiten por vía materna y son analizados en el ADN mitocondrial- permanecen más o menos estables en la población canaria actual, en una proporción que ronda el 50%. Esa debería haber sido la noticia completa y correcta.

    Sin embargo, en otro importante estudio, también reciente (2004), publicado en la revista internacional European Journal of Human Genetics bajo el título "Análisis del ADN mitocondrial antiguo y el origen de los guanches", el mismo equipo de investigadores de los Departamentos de Genética y Prehistoria de la Universidad de La Laguna, esta vez encabezado por Nicole Maca-Meyer (junto con M. Arnay, J.C. Rando, C. Flores, A.M. González, V. Cabrera y J.M. Larruga), igualmente se constataba el origen norafricano bereber de los guanches, merced a la presencia de linajes específicos en su "pool" genético, como el U6b1. Pero lo más importante de dicho estudio son las conclusiones obtenidas tras el análisis del ADN mitocondrial -el más utilizado para comparar la genética de poblaciones- de una amplia muestra aborigen de Tenerife, Gran Canaria, La Gomera (la isla donde más genes guanches han quedado) y El Hierro. Y así, al comparar los resultados obtenidos con la población canaria actual y con otras norteafricanas e ibéricas (bereberes argelinos y marroquíes, tuaregs, saharauis y mauritanos, así como españoles y portugueses), se observó que las mayores afinidades genéticas se daban con los bereberes de las montañas de Marruecos. Del mismo modo, se llegó a la conclusión de que, "desde la perspectiva materna, a finales del siglo XVI, al menos dos tercios (66%) de la población canaria tenía un sustrato indígena (guanche), como previamente se había deducido por los datos históricos y antropológicos".

    En definitiva, la genética molecular ha venido a demostrar, en los últimos años, que más de la mitad de los canarios actuales son portadores de genes guanches y, en consecuencia, descendientes de ellos. Un ancestral patrimonio genético que nos ha sido transmitido por vía matrilineal (de abuelas a madres, de madres a hijas, de hijas a nietas?). Sin embargo, aunque los varones tenemos el mismo ADN mitocondrial que nuestras madres, no podemos transmitirlo.

    Afortunadamente, y ya era hora, la ciencia está desmontando, paso a paso, la manipulada e interesada Historia que nos han contado y que aún algunos tratan de hacer prevalecer por todos los medios.

    Y para liar mas la historia, un arqueologo gallego de origen venezolano Pablo Novoa Alvarez dice que ante los ataques de los indios caribes, grupos de navegantes indios tainos del Caribe llegaron a las Islas Canarias y las colonizaron entre los siglos IX y XI de la era cristiana, o sea que hicieron al reves el camino que Colon seguiris despues, vean el resumen.
    Novoa: "Los indios araguacos influyeron de forma crucial en la cultura guanche"
    Un arqueólogo gallego abre una insospechada puerta a la reflexión sobre el pasado de los aborígenes de las Islas con una obra en la que refleja algo más que similitudes entre los rasgos físicos, lingüísticos y folclóricos de los indígenas canarios y los de estos habitantes de las Antillas Mayores.

    Los indios tainos del Caribe colonizaron ls Islas Canarias mucho antes de la conquista castellana de las Islas.

    D. FUENTEFRÍA, Santa Cruz

    El arqueólogo gallego Pablo Novoa, autor del libro aún inédito "Los araguaco-taínos: una cultura precolombina en las Islas Canarias", manifestó, en una entrevista concedida a este periódico, que estos indígenas de las Antillas Mayores llegaron, e incluso colonizaron, entre los siglos VII y X, algunos lugares de La Gomera, Tenerife y Gran Canaria.

    La obra es el resultado de más de 20 años de labor investigadora comparativa de ambas culturas en aspectos como el lenguaje, la toponimia, los restos arqueológicos, las costumbres, los ritos fúnebres e, incluso, los rasgos consanguíneos de sus miembros, con la que el experto, que asegura huir de la polémica, pretende tan sólo "abrir una nueva puerta a la investigación del pasado canario". El libro reúne en 20 capítulos más de 250 fotografías que apoyan los argumentos del investigador, e incluye un diccionario con más de 600 topónimos indígenas que aparecen en el Archipiélago, Sudamérica y el Caribe, más un resumen de casi 100 palabras aborígenes con un mismo o muy similar significado.

    Las fuentes para elaborar tan vasto trabajo, indicó, se basaron "en la consulta de mapas antiguos, referencias de trabajos elaborados por los cronistas de las Islas y más de veinte años de vida en Venezuela", aseguró. Novoa reforzó sus tesis señalando, primero, que todas las denominaciones de los dioses de los aborígenes canarios terminan en "-an", igual que las de los dioses araguacos (respectivamente Yorocán y Atamán, por ejemplo).

    Navegación

    Y segundo, que "la cultura taína desarrolló una navegación muy importante, como refleja Colón en sus crónicas, en las que menciona embarcaciones de 30 metros de largo, con capacidad para 150 pasajeros", indica Novoa. Estos indios "sí conocían la vela, pese a lo que comúnmente se cree -prosigue-, todo lo cual significa que, efectivamente, pudieron haber cubierto los 5.000 kilómetros que los separaban de Canarias". El investigador cree que los viajeros podrían haberse alimentado con tortas de cazaba y pescado. "Mi teoría es que llegaron primero a La Gomera, concretamente a la zona de Valle Gran Rey, y, de allí, atraídos por la inmensidad del Teide, se desplazaron a Tenerife". "El arqueólogo francés Bernau descubrió en esa zona un cierto porcentaje de individuos de baja talla (1,50 metros), con piernas cortas y arqueadas, condiciones que sólo reúne el aborigen americano taíno, y que coinciden con otros exhumados por mí en Venezuela", aseguró. "Estos restos aparecieron también, en menor medida, en Tenerife y Gran Canaria", añade.

    Un dato más: "La trepanación también se practicaba en América, y probablemente también fue un rito importado" de esta cultura.

    Novoa asegura que sólo se ha limitado "a juntar las piezas de un gran puzzle, en el que también caben cuestiones como la del lenguaje silbado", sobre la que reveló que "existe una zona de Centroamérica en la que todavía algunos grupos arahuacos practican un silbo muy similar al gomero", con lo cual éste "no es único en el mundo", aseveró. Además, "está escrito sobre este hecho que, en 1947, un misionero protestante dio a conocer a la Sociedad Lingüística de América la existencia de un lenguaje silbado, ya que había sido testigo de una transacción mediante esta forma de comunicación".

    Y más coincidencias: "Los análisis del rasgo sanguíneo revelan que hay predominio del mismo tipo entre los restos canarios y los araguacos, y también en el Atlas marroquí", otro punto de influencia en los aborígenes canarios que se pone de manifiesto, por ejemplo, "en los petroglifos grabados por ambas culturas".

    El folclore canario guarda también la impronta exterior, según el arqueólogo, en instrumentos como la maraca americana, de uso chamánico, de la que los cronistas mencionan, sobre Canarias, ciertos instrumentos similares. "La danza de las cintas tampoco vino de España, sino que se trata de una danza relacionada con el culto a la fertilidad, donde el palo simboliza el órgano masculino y las cintas el arco iris", arguyó.

    También los ritos adivinatorios con humo eran tradición de los araguacos, afirmó, "y la momificación, que se ha querido comparar con la egipcia, tampoco tiene que ver, ya que en la que se practicaba en las Islas no se extraían las vísceras". "En la momificación arahuaca la desecación del cadáver se llevaba a cabo por exposición al sol y ahumamiento, igual que en Canarias", concluyó Pablo Novoa
     
    Última edición: 16 Jul 2010
  6. luispardo

    luispardo Suspendido

    Registro:
    8 Jun 2010
    Mensajes:
    524
    Likes:
    4
    Burbur, son los bereberes, de alli vino tambien el caballo de paso, que bonita es la historia y que bacan es aprender del movimiento migratorio del ser humano, gracias por tu aporte
     
  7. TAMARAN

    TAMARAN Miembro de bronce

    Registro:
    26 Mar 2008
    Mensajes:
    1,573
    Likes:
    747
    La emigración canaria a Venezuela:

    [...] Desde el descubrimiento de América, enrolarse y buscar en el nuevo continente solución a las penurias que normalmente se sufrían en las islas -sequía, hambre, falta de trabajo...-, eran factores contundentes para lanzarse a la aventura. Si primero fue Cuba, Santo Domingo y Puerto Rico, más tarde fue México, Argentina, Uruguay y Venezuela. Tanto los monarcas como los representantes de España en América se interesaron por llevar canarios para establecer poblaciones adeptas a la Corona en las nuevas tierras. De allí salieron las expediciones apoyadas por España a San Antonio de Texas y algunos grupos de unas decenas de familias que formaban poblaciones en los despoblados territorios.

    [Reparto de tierras:]

    En Venezuela, a instancias del Marqués de Mijares, una treintena de familias canarias fundaron el actual Estado Miranda, San Antonio de los Altos, a pocos kilómetros de Caracas (unos 10) y tras deliberaciones con pobladores indígenas que reclamaban aquellas tierras, la justicia determinó que eran de los emigrantes traídos para su explotación. Curiosamente se constituyó una comuna, donde todos trabajaban para un fin colectivo, menos el cura, que se ocupaba de su misión religiosa. El reparto equitativo duró hasta que un día el dictador Juan Vicente Gómez quiso comprar tierras y fue imposible encontrar dueños. Posteriormente, a principios del siglo pasado, alguien necesitaba un préstamo y no encontró documento de propiedad de lo que venía explotando como terreno colectivo de los descendientes de aquella población que desde tiempo venían mimando como propiedad indivisa.

    Las ofertas de los dictadores, desde Páez hasta Cipriano Castro, Juan Vicente Gómez, etc., que reconocían por escrito que los canarios eran una población trabajadora, hacendosa y honrada, propia para cubrir la demografía del extenso territorio venezolano (1.000.000 de kilómetros cuadrados aproximadamente) fueron desoídas por la gente del Archipiélago, que prefería ir por libre y a la aventura. Por eso pasó Santiago de Cuba y de La Habana, de Santo Domingo y fue más allá, a La Guaira, el puerto de Caracas promisora, de la Venezuela feraz y de los cultivos de café y cacao, el puerto de contrabando de moda, hasta que llegó el establecimiento de la Compañía Guipuzcoana.

    Fue Venezuela el lugar de preferencia de tanto canario que salía a buscar fortuna. A tal extremo llegó el movimiento que cuando alguien faltaba un par de días por nuestros pueblos, se solía decir: "Otro para La Guaira". En el litoral central se quedaron muchos de los primeros emigrantes, ya que había terrenos para la explotación agrícola en los alrededores, muchos subieron a Caracas por el camino de los españoles, que cubría hasta mil metros de altura los cerros de El Avila, para entrar por La Pastora a la que vendría en llamarse por su buen clima y sosiego "la sucursal del cielo", nombre que compartía con el de "La sultana de Avila" y a la que más recientemente Arturo Uslar Pietri llamara "La ciudad de los techos rojos".

    [Ocupaciones:]

    Los canarios atendían la tierra y establecieron granjas de ganado y, posteriormente, acudieron a la industria -panaderías, queserías, molinerías...- También se dedicaban a las verduras, hortalizas y frutales, que si bien en un principio repartían los mismos cosecheros, luego se dio paso al isleño con su mulo y su carrito llevando por los barrios los más variados frutos de su cosecha. Una era de apogeo fue el segundo cuarto del siglo pasado, donde el reparto de variedad de productos y actividades hicieron famosa a la colectividad canaria, bien apodada "los isleños", que tomaron fama de gente honesta y laboriosa.

    No era, ni es lo mismo, para el venezolano, un peninsular que un isleño, y sus virtudes y sencillez le dieron la garantía de una buena acogida por los establecimientos de años que confiaron en darles tierras en arrendamientos, a medias o vendidas. Los primeros emigrantes se quedaban en puntos cercanos a La Guaira, lo que constituye el litoral central; luego fueron cubriendo zonas internas, como San Antonio de los Altos, los Teques, Cagua, y llegaron hasta los estados de Carabobo, Guárico, Lara, Yaracuy... donde todavía existen los mayores núcleos de población de ascendencia canaria.

    [​IMG]

    Siglo XX:

    Oficialmente se dice que la época de mayor emigración fue la década de los años cincuenta, y en especial para el canario que tuvo motivaciones especiales, terminada la Guerra Civil (1936-39). Comenzó la Segunda Guerra Europea, y terminada ésta, el bloqueo impuesto a Franco por las naciones vencedoras. Consecuencia de la marginación, se vivieron años trágicos y de incertidumbre en el Archipiélago y la válvula de escape, como tantas veces en épocas anteriores fue ir más allá, a la promisora Venezuela.

    El descubrimiento del petróleo, los nuevos precios obtenidos a través de países Exportadores de Petróleo (OPEP) y el optimismo que se respiraba en el país con un futuro prometedor, llevó una ingente cantidad de canarios a la tierra de Bolívar, que apenas tenía un siglo de independencia y fue meta de ilusiones y lugar donde se rehabilitó el isleño en trabajo e incluso hasta en fortuna, que si bien no era cuantiosa, fue la base de un progreso muy perceptible en Canarias con las ayudas del flujo de divisas a los familiares. Este hecho se notó en un resurgir de la industria de la construcción y en la reparación y mejoras de las viejas instalaciones agrícolas y viviendas. La década de los 40 había sido de difícil y acuciante salida de Canarias, problemas para obtener pasaportes y visados, imposibilidad de contratos... se superaron con la emigración clandestina.

    Casi sin documentos, hacinados en velero de corta eslora, forjaron las odiseas más increíbles de la emigración canaria. Las estadísticas señalan que en el año 1954 llegaron a Venezuela 74.000 emigrantes oficialmente, pero esa cifra era rebasada por los canarios que no iban contratados, sino como transeúntes, turistas o como simples visitantes y se quedaban en el país junto a padres y familiares, nacionalizándose para tener derecho al establecimiento comercial e industrial. Se cifró en aquellos años en más de 150.000 los canarios dispersos en todo el país hermano. La mejoría de Canarias y de España en la década de los 70, estimuló el retorno de muchos residentes de años en Venezuela, que se mostraba como un país sin los avances de décadas anteriores. Un descalabro económico sufrido a principios de los años 80 motivado por la devaluación de la moneda, colmó la incertidumbre del país más próspero de América. [...]
    Juan S. Henríquez González [​IMG]

    Integración y participación canaria:

    La presencia de los canarios en la llamada "Tierra de Gracia" se remonta a los primeros años de la llegada de los europeos. En primer lugar hay que resaltar la figura del herreño Francisco de León, precursor de la independencia en 1749, a raíz de una sublevación que se oponía al monopolio que, en comercio exterior, ostentaba la Compañía Guipuzcoana, cuyo bello y noble edificio, que recuerda la arquitectura insular, aún puede admirarse en el Puerto de la Guaira. Venezuela en el siglo XVIII tuvo una enorme prosperidad, lo que le permitió un desarrollo destacado, incluso en el terreno de las bellas artes, y tener una gran autonomía del Virreinato de Santa Fe, con una población en el año 18*8, según datos de Humboldt que comenta el historiador Guillermo Morón, de 900.000 habitantes, de los que 12.000 eran "blancos peninsulares y canarios".

    El monopolio comercial de la Real Compañía Guipuzcoana encuentra, desde su creación en 1728, un decidido rechazo, que se manifiesta "en sublevaciones como la de Andresote (1730-1732), en los valles de Yaracuy, y principalmente de Juan Francisco de León, en Panaquire, cerca de Caracas, que se alza con los campesinos y el apoyo de los hacendados, toma Caracas y casi da un golpe de Estado en 1749, lo que le convierte, por las razones que le mueven y a quienes le ayudan en un claro precursor de la independencia. De León murió en Cádiz en 1572 sin llegar a ver la independencia. El canario, en mayor o menor número ha sido un elemento importante en la conformación histórica de Venezuela. (J.J.Laforet)

    "canaria a Venezuela (II) | Venezuela: Mestizaje | Simón Bolívar
     
    Última edición: 16 Jul 2010
  8. TAMARAN

    TAMARAN Miembro de bronce

    Registro:
    26 Mar 2008
    Mensajes:
    1,573
    Likes:
    747
    A nadie hoy se le esconde que esta gran Nación, Venezuela, desde sus primeros días, expresó el deseo de contar con Canarias en el proceso de su desarrollo económico. Así, cuando las heridas de la guerra de independencia eran aún muy recientes, esta república en forja puso su mirada hacia las islas Canarias, donde buscó y halló la comprensión y la colaboración de una población que, no sólo conocía y se adaptaba bien a su geografía, sino que necesitaba de ella para expandirse como pueblo, ya que las hermosas "Peñas Atlánticas también atravesaban uno de sus cíclicos malos momentos". (Vicente Alvarez Pedreira. Canarios en Venezuela)

    "los naturales de las Islas Canarias podían trasladarse a este país con facilidad y grandes ventajas, porque su
    religión, idioma y laboriosidad, son medios ciertos y honestos y experimentados ya en nuestros fértiles campos". (Decreto de 12 de junio de 1831.

    Primera regulación oficial de a inmigración que hace Venezuela).

    "el Gobierno de la República insistió en que fuesen del Archipiélago Canario los nuevos hombres cuyo sudor contribuiría a reanimar la vida nacional". (Dr.Rodríguez Campos. La libranza del sudor).

    "generalmente el hombre que emigra lo hace siempre con la perspectiva de lograr en esa nueva sociedad lo que en su país de origen no puede alcanzar... Todo hombre alimenta secretamente el sueño o la utopía de una tierra prometida , de un lugar donde sin obstáculos, pueda llegar a ser lo que es o lo que cree ser, desarrollar su identidad cultural sin presiones". (Selim Abou)

    "ese flujo de gente Isleña a las tierras venezolanas , que se había venido sucediendo sin orden ni concierto en los tiempos azarosos de la Conquista, toma un mayor incremento en las décadas finales del siglo XVII y primeras del siguiente. En 1681, por ejemplo, partía desde Tenerife una expedición de 54 familias con destino a Cumaná, y hacia esta misma ciudad salía otro grupo de 31 familias al año siguiente. Con destino a las costas de Caracas salía otra expedición pobladora en 1683, y hacia Maracaibo, Trinidad y La Guaira se apuntan en esos tiempos diversas emigraciones Canarias... aquella semilla sembrada en Panaquire se diluyó en el tiempo, se machacó en los soles de esa tierra brava, se mezcló con la sangre de otros hombres. Ya no hay Isleños, ni negros, ni indios, sólo los genes floreciendo en los recovecos de la sangre. Queda el nombre y el recuerdo de una historia fundadora, y de una gesta que ayudó a afincar la idea informe de una Patria". (L.G.Castillo Lara. La aventura fundacional de los isleños. Panaquire y Juan Francisco de León)

    Según Rodríguez Campos entre 1830 y 1859 entró en Venezuela un contingente superior a las diez mil personas procedentes de Canarias. Tras la guerra civil española la emigración canaria toma un impulso tan grande que no pudo frenar ni la prohibición ni las graves dificultades legales para emigrar, junto con los medios de transporte vejatorios e inseguros, que costaron la vida a los integrantes de más de una expedición clandestina.

    "sin pasaportes ni visas, ni medios económicos para realizar el viaje transoceánico, millares de canarios se arrojaron al mar en pequeñas y anacrónicas embarcaciones rumbo al Suroeste, con la esperanza de arribar a una tierra de promisión y libertad: Venezuela". (Díaz Sicilia.Al Suroeste la libertad)

    [​IMG]

    La dominación canaria (1812):

    Entre los siglos XVII y XVIII fue grande la contribución de los isleños en la expansión y consolidación de la economía y sociedad venezolanas. Llegaron con la perspectiva de convertirse en cultivadores de autoconsumo, mercaderes o hacendados de grandes extensiones cacaoteras, cafetaleras o ganaderas. Los oficios y la mercadería (pulperos, bodegueros, arrieros, mercaderes, zapateros, carpinteros, herreros, albañiles, pintores) eran ejercidos por canarios ya que eran considerados ocupaciones innobles para peninsulares y mantuanos. Los privilegios estaban reservados a los blancos peninsulares (oficiales de la corona), los mantuanos criollos y a un reducido número de canarios hacendados.

    Tras los sucesos de 1810 se crea la Junta Suprema Conservadora de los Derechos de Fernando VII que defiende el poder real. El 19 de abril un golpe de mano depone al Capitán General don Vicente Emparán. El Cabildo caraqueño queda en manos de la oligarquía criolla y su política responde a los intereses de su clase: peninsulares, mantuanos y canarios ricos.

    Estos intereses eran: libertad de comercio, proscripción de la trata de blancos (no así la esclavitud) y el de restringir el derecho al voto sólo a los grandes propietarios. En un principio los canarios toman partido por el nuevo orden, ya que eran completamente hostiles al poder político y al control monopolista del comercio por parte de los representantes de la Corona. Sin embargo, la posición social de relegados y los intereses económicos de la gran masa de humildes canarios se enfrentaba tanto a la oligarquía criolla como a los comerciantes peninsulares (vascos en su mayoría). Por ello, los canarios de nivel social inferior se unen a las fuerzas contrarrevolucionarias. Los canarios ricos y poderosos continuaron fieles a la Primera República.

    [Levantamientos tras la independencia:]

    El 5 de julio de 1811 se firma el Acta de la Independencia de Venezuela. Entre el mes de julio de 1811 y comienzos de 1812 se producen varias sublevaciones de canarios contra el Gobierno de la Primera República; la mayoría de estos isleños desafectos son pasados por las armas y otros sufren severas prisiones. Entonces surge la ofensiva realista dirigida por un capitán de navío canario llamado Domingo Monteverde y Rivas.

    El grueso de sus fuerzas contrarrevolucionarias está integrado por canarios, pardos esclavos libres. Partió desde Coro y reconquistó fácilmente el territorio en manos de los republicanos al firmar el Generalísimo Francisco de Miranda la Capitulación. Conquistado el poder, la primera medida de Monteverde es nombrar como asesores a una serie de paisanos, en su mayoría resentidos y con ansias de revancha hacia los poderosos mantuanos y ricos peninsulares.


    Algunos, como el eminente médico Antonio Gómez, hijo del ilustrado granadino José Antonio Gómez y de una grancanaria, apoyó en un principio a la Primera República; luego, resentido y con una incontenible sed de venganza, fue el mayor instigador de la represión que ejerció el gobierno de Monteverde en un año terrible (1812), conocido en la historia de Venezuela como "la dominación canaria". Cometieron toda clase de desafueros con los patriotas, sus familias y propiedades. Para la época, Caracas se convertiría en el centro económico y político de la provincia. [...] La Candelaria fue el barrio periférico en el que preferentemente se fueron asentando los isleños desde el último tercio del siglo XVII. Allí edificaron la ermita que le da nombre, más tarde convertida en parroquia y en símbolo de todo lo canario. (Javier Díaz Sicilia)
     
    Última edición: 16 Jul 2010
  9. TAMARAN

    TAMARAN Miembro de bronce

    Registro:
    26 Mar 2008
    Mensajes:
    1,573
    Likes:
    747
    LA EMIGRACIÓN CANARIA A LOS ESTADOS UNIDOS EN EL SIGLO XVIII.

    En 1740 la Corona decide crear la Compañía de La Habana para impulsar el comercio entre Cuba y la metrópoli. Se obligaba a transportar 50 familias a la Florida. En 1757 fueron trasladadas 375 personas. En años sucesivos hasta 1761 su número llegaría a 711. En 1763, como consecuencia de la Guerra con Inglaterra, Florida pasó a manos británicas. La mayor parte de los canarios, aunque no todos, decidieron trasladarse a Cuba, donde se establecieron en el occidente de la isla.

    La Corona desde fines del siglo XVII se interesó por la colonización de Texas. Entre 1724 1733 137 familias salieron con ese destino. Pero, al arribar a La Habana, decidieron establecerse en Cuba. Sí próspero, sin embargo, con 64 personas la fundación de San Antonio en 1731. Éstos se constituyen como su oligarquía, canalizando en su provecho el regadío, lo que les originó conflictos con las misiones allí establecidas. Apoyaron tanto la independencia de Méjico como al República de Texas, muriendo algunos de ellos en la defensa del Álamo frente a las tropas mejicanas.

    La Corona decide poblar Luisiana, ocupada por los españoles desde 1763 Entre 1777 y 1783, años de aguda crisis en las islas, agravada por la paralización del comercio como consecuencia de la Revolución Norteamericana, se embarcan con ese objetivo sobre 4.000 canarios, de los cuales arribaran definitivamente a ese territorio norteamericano en torno a los 2.000, porque la mitad desertaron en Venezuela y Cuba.

    Constituyeron cuatro poblaciones que tuvieron una vida plagada de dificultades. Sólo prosperó San Bernardo, donde siguieron manteniendo la cultura y el habla canaria hasta nuestros días y Valenzuela, donde se mezclaron con los franceses. La mayoría se trasladó hacia la Florida Occidental y Baton Rouge, la capital de Luisiana, donde una parte de la localidad continuó con el nombre de “Spanish Town” durante el siglo XIX.

    LA EMIGRACIÓN A URUGUAY EN LOS SIGLOS XVIII Y XIX.

    El Río de la Plata había sido un territorio escasamente colonizado por España. La obsesión española por evitar el contrabando y la evasión de metales preciosos había conducido a su precario poblamiento. Pero el avance portugués sobre Uruguay con la fundación de la colonia de Sacramento en 1680 llevó a la Corona española a potenciar la emigración de canarios como forma de cumplir el papel de frontera viva frente a la expansión portuguesa.

    Fruto de esa política sería el envío de dos expediciones de 25 y 30 familias canarias que, en unión de unas pocas procedentes de Buenos Aires, darían pie a la fundación de Montevideo. Una vez más se trataba de compaginar los intereses de las élites canarias, con la consecución de la posibilidad de comerciar libremente con el Río de la Plata, con la política poblacionista de la Corona.

    Pobladores a cambio de comercio. Mas los recelos y las presiones llevaron a la inmediata paralización de ese intercambio en 1729. Pudo más en la balanza el miedo al contrabando que ese tráfico ocasionaría y los intereses monopolistas de la burguesía gaditana que la necesidad de impulsar la colonización de un territorio vacío y amenazado como era el uruguayo, por lo que desde ese año cesaron terminantemente las expediciones y con ellas el poblamiento español se vio seriamente afectado.

    Los pobladores canarios formaron en Montevideo un ayuntamiento Pero no fueron beneficiados de forma proporcional a su número en el reparto de la propiedad de la tierra. Peninsulares o bonaerenses acaparaban grandes latifundios ganaderos y obstaculizaban la difusión de la pequeña propiedad agrícola.

    Desde los primeros años del siglo XIX, un comerciante santacrucero establecido en Arrecife, Francisco Aguilar, fletó una expedición de 200 lanzaroteños rumbo a Montevideo. Con ella comenzó un período de intensa emigración desde Lanzarote y Fuerteventura hacia ese destino, no interrumpida por los avatares bélicos por los que atravesó la naciente República. Una expatriación que fue denunciada por las pésimas condiciones de la travesía y la explotación de los pasajeros que tuvo algunas trágicas consecuencias, como sucedió con la realizada por los hermanos Morales en 1836. Cegados por la codicia y la ignorancia contrataron más plazas que las que podían caber en la nave, por lo que faltaron los víveres y se llegó por el hambre hasta comer carne humana.

    Esta emigración se convirtió, pues, en un lucrativo negocio tanto para amplios sectores de las clases dominantes canarias como para ciertos empresarios uruguayos. Tales expediciones fueron monopolizadas por dos poderosos empresarios de Montevideo: Juan María Pérez y Samuel Fisher, que no se limitaban sólo a negociar el transporte de colonos sino que poseían tierras propias a las que ataban a los pasajeros por las deudas del pasaje o las adquirían en ventajosas concesiones al Estado para destinarlas a proyectos de colonización. Una estadística de la época cifra la inmigración canaria al Uruguay entre 1835 y 1845 en torno a las 8.200 personas, lo que constituía un 17% de todos los inmigrantes y el 65% de los españoles.

    Fue una inmigración que transformó intensamente el interior del país, con un destino preferentemente agrícola. Con el estallido de la Guerra Grande en Uruguay, la situación de los canarios se agravó. Se suprimió la exención del servicio militar y se les obligó a alistarse en la Guardia Nacional a los comprendidos entre los 14 y los 45 años. Se dieron casos de niños de 12 años de edad que figuraron en primera línea de combate.

    Entre 1877 y 1900 la emigración hacia el Uruguay continuó, pero no tuvo ya el relieve de la etapa anterior. Se calcula en 5.749 el número de inmigrantes que permanecieron de forma definitiva en la República Oriental. Por otro lado, entre las nuevas arribadas destaca el año crítico de 1878 en el que llegaron 2.951. Los saldos fueron negativos a partir de ese año con la crisis que afectó al Río de la Plata y la quiebra de la Banca Baring Brothers con fuertes inversiones en la región.

    Los canarios contribuyeron al desarrollo agrario del país entre 1830 y 1880. Se dedicaron al cultivo de la tierra en los departamentos de Montevideo, San José, Maldonado y Colonia. Pese a ello se ocuparon también en empleos urbanos, como el comercio, o la artesanía, aunque el campo fue su actividad fundamental. En un país en el que la fiebre ganadera lo ocupaba todo, los isleños expandieron la agricultura. Tal influencia alcanzó en las áreas agrarias tales como Canalones, Colonia, San José y Soria, que hoy en día a los habitantes del primero de los distritos se les sigue llamando canarios y por extensión se les denomina a los de la zona agrícola del sur del país y a toda la población rural. Los cereales fueron su cultivo mayoritario, actividad en la que estaban adiestrados los lanzaroteños y majoreros por ser su actividad esencial.

    Tal especialización convirtió en voz común la expresión de que los uruguayos no sabían plantar sino comer carne y fueron los isleños los que les arrendaron las tierras y comenzaron a cultivar trigo y maíz. Al realizarse la trilla mediante el trabajo colectivo entre los vecinos, nació una costumbre la compañía, nacida de la solidaridad colectiva entre los paisanos. Esa endogamia de grupo no sólo jugó un papel importante en la producción, sino en los casamientos.

    Las relaciones de convivencia y parentesco entre los canarios permiten su supervivencia como tales, manteniendo vivos los lazos culturales y familiares a través del tiempo en las zonas rurales del pa
     
    Última edición: 16 Jul 2010
  10. viviana2

    viviana2 Suspendido

    Registro:
    25 Mar 2010
    Mensajes:
    1,939
    Likes:
    1,056
    [​IMG]

    hay que ser bien ciego pàra no darse cuenta que simon bolivar es zambo , de que tiene algo de negro lo tiene, muy aparte este señor le iso daño al peru , no es tan apreciado por los peruanos.
    unas fotos de peruanos zambos o con algo de negro al igual que simon bolivar.
    [​IMG]

    [​IMG]

    [​IMG]
     
  11. xarakato

    xarakato Miembro de honor

    Registro:
    5 Ene 2009
    Mensajes:
    40,855
    Likes:
    18,918
    Bolívar era zambo.La historia lo europeizó para cambiarle la imagen.
     
  12. jafetbo

    jafetbo Suspendido

    Registro:
    23 Ene 2010
    Mensajes:
    5,043
    Likes:
    4,245
    TREMENDO ZAMBO

    [​IMG]



    Los argentinos pudieron ver en una cena como se "blanqueaba" la cara con polvos para aclararsela.
     
  13. clod20

    clod20 Miembro de plata

    Registro:
    23 Set 2009
    Mensajes:
    4,735
    Likes:
    2,133
    yo pense que tenia algo de mulato Bolivar.
     
  14. TAMARAN

    TAMARAN Miembro de bronce

    Registro:
    26 Mar 2008
    Mensajes:
    1,573
    Likes:
    747
    Probablemente los antepasados aborigenes guanches de Bolivar se mezclaron en las Islas Canarias con los esclavos negros de los ingeniso de azucar de las islas (recientemente se acaban de descubrir los vestigios arqueologicos del segundo Ingenio de azucar mas antiguo del Atlantico, el primero estaba en las Islas Madeira).

    Alli se mezcaron los castellanos con las mujeres bereberes indigenas y algunas veces con los esclavos negros y los liberto negros, no olviden que en la España de la epoca un esclavo si ahorraba lo sufiente podía comprar su libertad y la de su familia, cuando tenia la cantidad acordada se le pagaba a su dueño y este a cambio le daba la carta de ahorria o carta de libertad, muchisimos canarios de los que emigraron a America eran mestizos de los tres grupos de poblacion o de dos de ellos.
     
    Última edición: 17 Jul 2010