Batalla de Tarapacá, 27 de Noviembre dia de la Infanteria

Publicado en 'Historia y Cultura Peruana' por luis20178, 27 Nov 2010.





  1. luis20178

    luis20178 Miembro maestro

    Registro:
    3 Ene 2010
    Mensajes:
    591
    Likes:
    85




    Batalla de Tarapacá

    Destruido nuestro poderío marítimo tras el Combate de Angamos, en el que se inmoló el almirante Miguel Grau, el ejército chileno procedió a invadir territorio nacional.

    La campaña terrestre se inicio por Tarapacá, donde se hallaba el ejército aliado peruano-boliviano. La fuerza chilena contaba con 10 mil hombres bien equipados, quienes partieron del puerto de Antofagasta protegidos por su escuadra. El 2 de noviembre invadieron Pisagua, defendida valientemente por una guarnición de 1000 hombres al mando del coronel Isaac Recavarren. Lamentablemente, la victoria fue para los invasores chilenos.

    Una vez ocupado el puerto de Pisagua, se libraron dos conflictos: la Batalla de San Francisco y la Batalla de Tarapacá. La primera tuvo lugar el 19 de noviembre de 1879 y resultó un desastre para los ejércitos aliados, indefensos ante un enemigo numéricamente superior y que puso en acción los poderosos y modernos cañones Krupp. En esta batalla alcanzó la gloria el comandante Ladislao Espinar, quien murió en la lucha mostrando su extraordinario valor.

    Después de la derrota de San Francisco, el fatigado ejército peruano compuesto por 3000 hombres se movilizó rumbo a Arica. No contaban con artillería ni con caballería. Tras una penosa marcha por los desiertos, descansó cerca de Tarapacá. Mientras tanto, los chilenos ocupaban las alturas que dominan dicho pueblo.

    Los peruanos, que carecían de un sistema de alerta o vigilancia, fueron informados de la presencia del adversario por dos arrieros que se toparon con las columnas chilenas a distancia. Tan pronto se produjo este hecho, el Coronel Andres Cáceres, jefe de la segunda división peruana, ordenó que se tocara diana y organizó un consejo de guerra. En virtud que los peruanos carecían de un plan de contingencia para responder a una emergencia como aquella, Cáceres dispuso que la tropa ocupara las alturas que circundaban Tarapacá. Sin embargo, en las primeras horas del amanecer, los chilenos ya se habían posesionado de las mismas y al parecer esperaban que sus enemigos rindieran las armas, por efecto de la sorpresiva maniobra y ante la supuesta imposibilidad que pudieran atacar sus estrategicas posiciones.

    Pero Cáceres no era hombre que se rindiera fácilmente. Por el contrario, recuperado del factor sorpresa, dispuso que los 3,000 hombres bajo su mando se dividieran en tres columnas. La primera y segunda compañía de su legendario regimiento, el Zepita, bajo órdenes del teniente coronel Juan Francisco Zubiaga, colocó a la derecha. La quinta y sexta compañía, bajo el capitán Francisco Pardo de Figueroa se ubicó en el centro y la tercera y cuarta compañía, bajo el mayor Arguedas, tomó posición del sector izquierdo. Simultáneamente, Cáceres envió un mensaje al coronel Manuel Suarez, comandante del regimiento Dos de Mayo, ordenándole atacar desde la izquierda. Dos batallones de la División Vanguardia, con un total de 1,400 hombres, que acampaban a 45 kilómetros de distancia, tambien fueron avisados y se pusieron en marcha. Aquellas tropas tardarían seis horas en llegar al campo de batalla.

    La lucha se inició con ímpetu alrededor de las 9:15 de la mañana. El Zepita empezó furiosamente el ataque contra las posiciones chilenas, y el resto de los regimientos peruanos, bajo órdenes de los coroneles Bolognesi, Rios y Castañón se movieron también contra el adversario. El Zepita subió el lado oriental de las colinas bajo los nutridos disparos de la artillería y la infantería chilena. El fuego era muy intenso, pero los peruanos, en desplazamientos de guerrilla, continuaron avanzando. La primera y la segunda compañía del Zepita fueron las primeras en alcanzar su objetivo a las 9:30 de la mañana. Fueron recibidos con un fuego nutrido de la artillería chilena, pero que no fue suficiente para contener el valeroso ataque de la infantería peruana. Luego de una espectacular carga con bayoneta y contra viento y marea, lograron capturar cuatro cañones y todas las municiones de los adversarios. Acto seguido, concentró sus fuegos contra los Zapadores y las compañías del 2do de Línea. En 45 minutos una de las brigadas chilenas fue totalmente aniquilada.

    A la 9:45 de la mañana el refimiento chileno Artillería de Marina entró en acción, siendo anulado por el Zepita y el Dos de Mayo. Las columnas bajo los jefes Pardo Figueroa y Arguedas causaron un daño severo en la infantería chilena. Tal fue la intensidad de su ofensiva que los chilenos, luego de resistir a pie firme, perdieron finalmente el control y se vieron obligados a retirarse en completo desorden hacia una posición localizada tres millas detrás de las colinas. Los peruanos habían logrado una victoria parcial, pero habían perdido varios hombres en la arremetida, incluidos el teniente coronel Juan Zubiaga, el capitan Pardo Figueroa, el coronel Manuel Suarez, jefe del batallón Dos de Mayo y Juan Cáceres, hermano del espartano Andres Avelino.

    En efecto, Andrés Caceres también estaba herido pero decidió continuar la lucha contra las nuevas posiciones chilenas bajo el coronel Arteaga. Su división se reforzó con la llegada del batallón Iquique y los Loa y Columnas Navales, así como una compañía del batallón Ayacucho y uno del batallón Gendarmes. Esas fuerzas eran parte de las dos Divisiones peruanas, fuerte de 1,400 hombres que se encontraban a 45 kilómetros de Tarapacá cuando la batalla hizo erupción. Entre los refuerzos se encontraba el batallón Iquique número uno, cuyo comandante, el legendario Alfonso Ugarte, fue herido de un balazo en la cabeza, no obstante continuó la lucha al frente de sus tropas.

    Con estos refuerzos Cáceres ejecutó un nuevo ataque por el sudeste de Tarapacá, alcanzando y disolviendo al enemigo en cinco ocasiones. Los chilenos, que obviamente eran soldados muy aguerridos y valientes, se reagruparon igual número de veces. Es mas, una columna chilena se dirigió hacia el pueblo de Tarapacá, que estaba, defendido por el batallon Guardias de Arequipa y la columna boliviana Loa, los cuales, tras una encarnizada lucha los rechazó. La batalla en la ciudad, fue casa por casa.
    La tercera división al mando del coronel Bolognesi, jugó parte importante en la acción. El viejo coronel, que antes de la batalla encontrabase enfermo y padeciendo alta fiebre, olvidó sus padecimientos y se puso al frente de su tropa, cuyo comportamiento fue admirable. El batallón Arequipa, de la referida división, capturó como trofeo el estandarte del regimiento 2do de Línea. Cáceres, desde su posición flanqueó a los chilenos por el sector izquierdo. Aquellos, ejecutaron entonces un contraataque con su caballería a efecto de romper parte de las posiciones peruanas, pero la carga logró ser contenida por los galantes hombres de las columnas Loa y Navales. Cáceres entonces dispuso ejecutar un último ataque contra el centro del ejército chileno, al cual logró destruir completamente. Los sobrevivientes dejaron sus últimos piezas de artillería, municiones y rifles y se desbandaron.

    Los peruanos habían logrado, después de nueve horas de intenso combate, una victoria total. La orgullosa columna chilena había acusado un aproximado de 800 bajas, incluyendo 56 prisioneros de guerra. Entre los muertos chilenos merece destacarse la del valiente comandante del Segundo de Línea, Eleuterio Ramirez. Perdieron además toda su artillería (cuatro Krupp, cuatro obuses de bronce) y gran cantidad de pertrechos. Los peruanos por su parte, tuvieron cerca de 500 bajas, entre muertos y heridos, lo que demuestra el fragor e intensidad de la lucha.
    Ante la falta de caballería los peruanos se vieron imposibilitados de consolidar la victoria y no pudieron seguir a sus adversarios más allá de la colina de Minta, ubicada a dos leguas de distancia de sus posiciones iniciales. Fue sin duda un resultado que significó un aliciente moral para las tropas y dejó muy en alto el valor, arrojo y heroísmo de la infantería peruana.
    Tarapacá, desafortunadamente, no cambió los resultados estratégicos del conflicto y el ejercito peruano se dirigió hacia el puerto de Arica. Coincidentemente uno de los próximos objetivos chilenos era capturar dicha posición.

    [​IMG]







    Homenaje a los Colorados de Bolivia que lucharon dias antes en San Fransisco



    Gloria al Batallón Zepita y los que defendieron al Perú poniendo el pecho, en las áridas pampas del sur.



    [​IMG]

    [​IMG]



     
    Última edición: 27 Nov 2010
    A GiulioRudolph le gustó este mensaje.


  2. Magrelo

    Magrelo Miembro de plata

    Registro:
    14 May 2010
    Mensajes:
    2,999
    Likes:
    1,037
    Obviamente me interesa este tema. Yo creo que la batalla de Tarapacá no está muy valorada en el Perú quizas porque esa región la perdimos pero en mi opinión asi como se celebra la derrota y es feriado el 8 de octubre por grau, el 27 de noviembre debe ser declarado feriado para celebrar a caceres y una victoria peruana y llamarlo algo asi como DIA DE LA RESISTENCIA sería un homenaje a este día histórico.
     
    A 0torongo y GiulioRudolph les gustó este mensaje.
  3. pastriani

    pastriani Miembro de bronce

    Registro:
    10 Dic 2009
    Mensajes:
    1,514
    Likes:
    798
    Interesante tema, dare mi postura al respecto, bueno es verdad que esta derrota se debio a muchos puntos que tratare de explayar en este post, cosa clara es que el mando actuo de manera deficiente, por ejemplo a causa de esta derrota el coronel Luis Arteaga desaparecio del teatro de la guerra. Fue relegado a tareas secundarias lejos del ejército de operaciones
    ¿como actuaron los mandos en la Batalla de Tarapaca?, a mi entender actuaron bastante mal no teniendo una adecuada logistica y somentiendo a las fuerzas involucradas a esfuerzos sobrehumanos para enfrentar un combate de por si dificil, lo otro es que a pesar de que se les ordeno retroceder las fuerzas estaban motivadas para seguir el combate a pesar de las bajas sufridas
    En primer lugar hubo una falla del alto mando, al mandar una fuerza a chocar con el enemigo sin reunir información sobre la cantidad de estos.
    Mandar una fuerza por el desierto, sin agua, es un error tan increible que uno tiende a comprender las precauciones que tomaba Sotomayor frente al mando militar.
    La negativa de Vergara a aceptar los informes del explorador que entró en la quebrada, confirma la impresión de que sólo confiaba en su instinto y despreciaba todo que no confirmara sus creencias.
    La porfía de Santa Cruz en seguir un plan que ya había fracasado. Éste se basaba en la sorpresa; cuando se dió cuenta de que el enemigo estaba sobre aviso, debió empezar el cañoneo de las posiciones peruanas.
    Otro error garrafal: pensar que la batalla estaba terminada con la retirada del enemigo, y no tomar precauciones "por siaca...".
    En realidad fueron demasiados errores grandes. Y pese a todo, la tropa estaba dispuesta a seguir combatiendo. Para mí, esta batalla y la toma del Pan de Azucar (1839) son las que màs muestran el empuje de la raza
    En sintesis, una buena victoria para el bando peruano, y en el bando chileno no cabe duda que hubo errores gruesos en la conducción de esa batalla. De alguna manera se olvidaron muchas lecciones importantes de la Guerra contra la Confederación Perú-Boliviana, por eso el nivel de bajas fue tan alto

    Saludos:hi:
     
    A GiulioRudolph le gustó este mensaje.
  4. luis20178

    luis20178 Miembro maestro

    Registro:
    3 Ene 2010
    Mensajes:
    591
    Likes:
    85
    mas bien fue, porque es una de las pocas batallas que se peleo en igual cantidad numerica, y eso que los chilenos tenian caballeria y varias krupp
     
    Última edición: 28 Nov 2010
  5. nazario1

    nazario1 Miembro de plata

    Registro:
    28 Set 2008
    Mensajes:
    4,208
    Likes:
    2,695
    El triunfo en la batalla de Tarapacá se debió al valor del soldado peruano.

    Fue una guerra defensiva por parte del PERU y Bolivia, pues fue desgraciadamente para Chile que declaró esta injusta guerra que ha sembrado la discordia histórica que repercute en la actualidad y que lleva al armamentismo e impide una relación de buena vecindad.
     
  6. pegongra

    pegongra Miembro maestro

    Registro:
    1 Feb 2014
    Mensajes:
    735
    Likes:
    199
    Creo que faltó agregar la gestación del envío de tropas a Tarpacá.

    Después de la batalla de Dolores (San Francisco) el mando chileno no terminaba de convencerse de la desaparición del ejército aliado y temía una sorpresa; pero los bolivianos se marcharon a sus casas y los peruanos marcharon hacia el norte.

    El comandante Vergara solicitó permiso para hacer un reconocimiento con un piquete de caballería y cerciorarse de la retirada de los aliados. A partir de esa idea, fueron agregando infantería, artillería y más caballería de modo que se formó un pequeño ejército que salió con pocas municiones,sin agua, comida ni forraje a un “reconocimniento”. La idea cuando salieron del campamento no era ni siquiera combatir. La batalla fué forzada por la necesidad de obtener el agua de la quebrada que los peruanos no habían terminado de abandonar.
     
  7. deberet

    deberet Miembro diamante

    Registro:
    14 Dic 2010
    Mensajes:
    12,057
    Likes:
    15,794
    Eso no es cierto. El plan de combate de Vergara al mando de una división mucho mas poderosa que la peruana ya que ésta no tenia ni caballería ni artillería (dos armas fundamentales para que un ejército del siglo XIX se llamara tal) salio para reconocer y otear por donde se fueron bolivianos y peruanos y todos sabemos que esa es función de la caballería, no de la infanteria que es mas lenta. Vergara SUPO que los peruanos estaban en Tarapacá, MANDÓ TRAER REFUERZOS y su plan era terminar de destruir a los peruanos ya que suponia que estos estaban desorganizados y que ni siquiera estaban mandados.

    Vergara tuvo la estupidez de planear UNA TRAMPA y por eso dividió sus fuerzas en tres columnas que atacarían por tres lugares distintos...

    ¿Como vas a decir que no planeaba combatir si planeaba atacar por tres zonas distintas?

    [​IMG]

    Nunca sabremos si ese plan pudo tener resultados si el factor sorpresa hubiera estado a favor de Vergara. No lo sabremos nunca porque la columna Santa Cruz fue ubicada y destruida por Caceres y su división. Una hazaña de infantería sin parangón puesto que los peruanos eran mas debiles que su adversario en todos los puntos y en todos los puntos venció a su atacante que quiso sorprenderlo descansando en su armipotencia.

    [​IMG]

    Invento posterior, para maquillar la vergonzosa derrota, fue crear la patraña esa que no tenían agua y demás sandeces cuando era más fácil para la tropa chilena retornar a sus bases con la información de su enemigo aislado que atacar a los peruanos en esa posición y que demostraron mucho más temple que su adversario si éste no estaba drogado o quintuplicaba su número.
     
    Última edición: 28 Nov 2014
  8. 0torongo

    0torongo Miembro de bronce

    Registro:
    16 Ene 2013
    Mensajes:
    1,745
    Likes:
    426
    Tarapaca, la victoria peruana en la GDP, quiza el feriado deberia ser el 27 de noviembre (conmemorando una victoria) y no el 8 de octubre donde perdimos..
     
    A GiulioRudolph le gustó este mensaje.