Foros Perú


Foros Perú > Humanidades, Ciencias y Artes > Historia Universal

La Guerra Civil de 1861 a 1865





Floydiano Hombre
 
Avatar de Floydiano
 
Mensajes: 4,334
Likes: 1,754
Registro: mar-2009
Ubicación: en el lado oscuro de la luna
06-jun-2012, 12:41


voy a tener que comprarme me e-book reader, por que la verdad da flojera leerse todo eso sentado en una compu, lo que si se agradece el esfuerzo del forista en escribir taaanto.. pues la guerra civil es uno de mis temas favoritos, agrego unos datos interesantes no se si alguien ya los puso antes:
  • La guerra civil es considerada la primera guerra moderna, ya que en esta se utilizaron eficazmente por primera vez submarinos, ametralladoras, francotiradores.
  • el creador de la ametralladora el doctor Richard Gatling pensaba que al crear esta arma se salvarian muchas vidas.
  • El dia de la primera batalla grande (Manassas o Bull Run) fueron muchas familias acomodadas de Washington a presenciar tal evento, muchos fueron acamparon e hicieron pic-nic, para despues salir corriendo aterrorizados por las balas, muertes, gritos..no muy despues saldrian tambien corriendo muchos inexperimentados soldados de la union, fue una victoria para los confederados, y un revez para los de la union que pensaron que iban a a apagar a los rebeldes en una sola batalla.
  • Uno de los golpes mas duros para Robert E. Lee y para los confederados fue la perdida del gran Stonewall Jackson, apodado tambien el Napoleon americano, su apodo de stonewall se lo gano en la batalla de Bull Run.
  • Jackson fue baleado por tropas amigas que lo confundieron por uno de la union. Robert E. Lee dijo que sentia como que habia perdido su brazo derecho La moral decayo grandemente en El ejercito del Norte de Virginia y en general de todo el ejercito confederado despues de la muerte de Jackson fue una perdida irreparable.
A gatocorrupto y GiulioRudolph les gustó este mensaje
Floydiano está desconectado  


Temas similares:

Colonial Warrio Hombre
 
Avatar de Colonial Warrio
 
Mensajes: 3,779
Likes: 2,302
Registro: dic-2009
Ubicación: BattlestarSJL
06-jun-2012, 21:46


Sus restantes regimientos habían ido llegando: eran el 1º de Rhode Island, mandado por el

Mayor Balen al haber sido elevado Burnside al mando de la Brigada, el 2º de New Hampshire

del Coronel Gilbert Marston, con sus extraños uniformes grises con “cola de frac”, y el 71º

de la Milicia de New York del Coronel H. P. Martín, que era un regimiento muy “Charlie”, y

“confesionalmente” Know Knothing por el lado aislacionista, vistiendo levita larga azul

oscuro, con cuello y bocamangas en punta del mismo azul claro que el pantalón y un chacó

de tela armada, que lucían. Esto permitía por lo pronto a la brigada alinear 8 piezas artilleras

contra las 2 de los confederados, pues el 2º de Rhode Island poseía una batería propia, con

6 "cañones rayados de 13 libras", (seguramente cañones rayados de avancarga franceses),

y el elegante 71º dos pequeños obuses Dahlgren de 12 libras, diseñados para su uso en

lanchas cañoneras, pero en este caso montados en cureñas ligeras de campaña.


Entre estas ventajas de fuego y su considerable superioridad numérica, la brigada


unionista debía haberse podido imponer a la débil línea defensiva de Nathan Evans. Pero

éste, aún inspirado, evitó su reorganización lanzando al ataque a los Wheat’s Tigers.

Estos (menos de 500 hombres), no hubiesen debido crear demasiado problema pero,

atacando con gran furia, y personalmente dirigidos por el Mayor Robardeau Wheat, (un

tipo impresionante, de metro noventa y más de 120 kilos de peso), desestabilizaron una y

otra vez el despliegue de los hombres de Burnside, intentaron porfiadamente llegar al

cuerpo a cuerpo y, con un certero fuego de rifles, hicieron mucho daño a sus

desconcertados enemigos.

Así el Coronel Marston, de los de New Hampshire, que mientas duraba la disputa sobre el

mando de la División se había puesto a reorganizar la confusa vanguardia de la brigada,

fue empujado fuera de tal labor por una bala de rifle que lo envió, bastante malparado, a

los carros de los heridos. Con todo, fueron en especial los soldados de Rhode Island los

que acabaron haciendo fracasar los asaltos de los “Tigres”. Y ello probablemente porque,

por cortesía del Gobernador Sprague, cada soldado de Rhode Island llevaba, además de

su arma larga, un revólver Colt Army 1860, del 44 al cinto. Y estos “seis tiros” de último

modelo resultaban, al inicio del asalto, mucho más mortíferos que las bayonetas y los

grandes cuchillos “Bowie” de los “Tigres”.

Finalmente la furia de los “Tigres” se apagó cuando el propio Robardeau Wheat cayó

derribado por una bala que, alcanzándole cuando tenía el brazo alzado, atravesó su

pulmón y vino a salir por la espalda, junto a la espina dorsal. (El cirujano lo consideró

muerto, pero el testarudo Wheat le informó de que tenía intención de reponerse, y lo

acabaría logrando). Y ese recular de los Tigres, ya muy debilitados por las bajas, vino a

coincidir con la entrada en acción de los batallones de Infantería e Infantería de Marina y

de la brigada del Coronel Andrew Porter que incluía 4 Parrot de 10 libras y 2 Obuses, de la

Batería D del 5º de Artillería (Capitán Charles Griffin) y los regimientos 14º “Zuavos de

Brooklyn” y 27º de los Voluntarios de New York, más el 8º de su Milicia (que usaba un

sencillo uniforme gris, parecido al del 7º de la misma).

Sólo que para entonces el combate, iniciado a las 09:30 AM, llevaba más de una hora

rugiendo, y las descargas de fusilería y el continuo disparo del cañón habían dado la

alarma a todo el frente sureño. Beauregard y Johnston era ahora conscientes de donde

se encontraba el peligro, y habían enviado hacia Matthew’s Hill las dos brigadas del 2º

Cuerpo llegadas la víspera, y mandadas por Barnard Bee y Francis Bartow. Precisamente,

mientras el regimiento unionista de Slocum trataba de desbordar a los confederados por

su izquierda, (el flanco Sur), el primer regimiento de la Brigada de Bee, el 4º de Alabama

del Coronel Jones, que se había adelantado, iba a ampliar la línea de Nathan Evans por el

lado opuesto.

Así y cuando el 27º de New York parecía destinado a completar su maniobra, los dos

regimientos que componían la Brigada confederada de Francis Bartow, los 7º y 8º de

Georgia de los Coroneles Lucius Jeremiah Gartrell y William Montgomery Gardner,

aparecieron en lo alto de la siguiente línea de cotas. Y un momento después lanzaron

sobre él un espectacular ataque cuesta abajo, que lo rompió, mientras Henry Slocum se

hacía herir gravemente al dirigir la resistencia de sus neoyorquinos.

Mientras, la Brigada confederada de Bartow y el mando y el resto de la de Barnard Bee,

con los regimientos 6º de North Carolina y 2º y 11º de Mississippi, llegaban a Matthew’s

Hill y fortalecían su defensa, de la que como oficial de mayor grado tomó el mando

Barnard Elliot Bee. Frente a ellos, comenzaba a afluir la cabeza de la columna de la 3ª

División unionista con la que llegaban el jefe de la misma, Brigadier Samuel Peter

Heintzelman y el del propio Ejército, Irvin McDowell.

McDowell estaba irritado porque no se hubiera logrado hacer saltar el tapón confederado

de Matthew’s Hill, y se dispuso a organizar un nuevo ataque, en el que a las fuerzas ya

en presencia de la 2ª División, ahora mandada por el Coronel Andrew Porter, se agregaría

la Brigada de cabeza de la 3ª. Esta estaba bajo el mando del Coronel William Buel

Franklin, y aunque sólo alineaba tres regimientos, (los 4º y 5º de Massachusetts y el 1º

de Minnesota), aportaba también otra batería, la I del 1º de Artillería del Capitán James

Brewerton Ricketts, con 6 Parrot de 10 libras más. Con ello ya eran veinte las bocas de

fuego artilleras acumuladas frente a la posición confederada y sólo quedaba por intervenir

una de las baterías unionistas que habían cruzado el río. El Mayor de Artillería William

Farquhar Barry, al mando de éste grupo de baterías de vanguardia, había llegado por

supuesto con McDowell, dispuesto a coordinar el fuego de sus baterías, y el asalto iría a

resultar de lo mas duro.
Ocurría que junto al puente de piedra, donde la Brigada unionista de Robert Schenk

continuaba su deslucida representación ante los ojos de los 200 hombres que Evans había

dejado atrás, el Coronel Sherman, que mandaba la brigada situada cerca del río, aguas

arriba, distraía su aburrimiento examinando el terreno con sus prismáticos. Y a través de

ellos había visto, más de media hora antes, cómo una vedette, (o centinela montado), de

los Terry’s Texas Rangers surgía de los árboles al Norte del río, que sin duda había

cruzado para examinar más a sus anchas a los unionistas, y recruzaba el río de vuelta a

sus líneas sin hacer nadar el caballo y sin mojar mucho más que sus cascos.

Sherman comprendió de inmediato que allí había, aguas arriba del puente, un vado de

estiaje no cartografiado. Y de inmediato y sin pedir permiso al Brigadier Tyler, (que era

muy capaz de negárselo), hizo que sus hombres formaran en columnas de marcha y

cruzasen el Bull Run por aquel vado anónimo.Al fin alguien le atinaba en el lado federal.


Sherman ardía en deseos de alejarse de allí, temiendo que Daniel Tyler lo hiciera alcanzar

por una orden de regreso, y no convirtió su columna hacia el Este, para atrapar a los

escasos defensores del puente y poner éste a disposición de la 1ª División. En cambio dio

orden de marchar a toda velocidad hacia el retumbar del cañón que venía de Matthew’s

Hill. Y como, en vez de dar una interminable vuelta siguiendo el curso del río; podía

marchar prácticamente en línea recta, en media hora estuvo allí. Es más objetable que,

en vez de intentar cortar la retirada a los defensores de aquella cota o, advirtiendo a

McDowell, lanzar desde atrás un ataque conjunto con los de sus camaradas llegados por

Sudley Ford, se limitó a atacar al regimiento situado en el extremo derecho, (o Norte), de

la línea confederada de defensa.

----- mensaje añadido, 06-jun-2012 a las 21:53 -----



----- mensaje añadido, 06-jun-2012 a las 22:03 -----



----- mensaje añadido, 06-jun-2012 a las 22:09 -----


prisioneros federales de la brigada de Sherman
A GiulioRudolph le gustó este mensaje
Colonial Warrio está desconectado  

Vivant Mujer
 
Sin Avatar
 
Mensajes: 189
Likes: 69
Registro: mar-2012
Edad: 20
Ubicación: Lima
08-jun-2012, 17:59


Muchas gracias por responderme!! =)

Encontré la revista que dices por internet, pondré el link, no hay problema, no?

http://coleccionesmilitares.blogspot...ndial-n-1.html

A Colonial Warrio le gustó este mensaje
Vivant está desconectado  

Colonial Warrio Hombre
 
Avatar de Colonial Warrio
 
Mensajes: 3,779
Likes: 2,302
Registro: dic-2009
Ubicación: BattlestarSJL
09-jun-2012, 21:16


Para nada, por el contrario gracias por darte la molestia de leerme, comprendo que pueda ser aburrido en algunos momentos pero es que este conflicto en verdad me apasiona y quería compartirlo con quien quiera tener el tiempo de leer

----- mensaje añadido, 09-jun-2012 a las 22:32 -----

la brigada de Sherman hizo colapsar rápidamente al 4º de Alabama, cuyo Coronel Jones

resultó muerto a las primeras descargas, cayendo muertos o heridos tras él el segundo jefe

y la mitad de los jefes de compañía. El rápido hundimiento del 4º de Alabama, cuyos

supervivientes huyeron, (a la tarde, parte de ellos serían agrupados en una fuerza de

combate bajo el Teniente Coronel States Rights Gist), provocó un resquebrajamiento en las

defensas de la colina, justo cuando McDowell iba a iniciar su nuevo asalto sobre ella, y de

muy buen acuerdo, Barnard Bee ordenó la retirada general.

Puesto que la Brigada de William Tecumseh Sherman no hacía nada por entorpecerla, la

retirada de los confederados hacia el Nordeste, de Mattew’s Hill a Henry Hill, gozó al

principio de alguna ventaja; sobre todo de la de iniciarse descendiendo la colina, mientras

sus perseguidores debían comenzar por ascenderla, lo que aumentó la separación entre

unos y otros.

Pero en cuanto los norteños alcanzaron la cresta de Matthew’s Hill, pudieron emplazar en

ella los 10 Parrott con que contaba su fuerza, cuyo alcance llegaba hasta las mismas

estribaciones de Henry Hill, y que por tanto molestarían mucho la retirada de sus

contrarios. Y se lanzaron hacia delante tan rápido como les fue posible, convirtiendo su

persecución en mucho más cerrada.

En la orilla Norte del Bull Run, junto al puente de piedra, el Brigadier Tyler tardó bastante

en reaccionar ante la inesperada partida de la Brigada de Sherman. Pero finalmente y

cuando la persecución ya se había iniciado a lo lejos, ordenó a la de Erasmus Darwin

Keyes seguirla por el mismo vado, “limpiar” el puente de defensores e internarse en la

orilla Sur. Y bastó que se iniciara el cruce por los regimientos de Keyes, (2º de Maine y

1º, 2º y 3º de Connecticut), para que la pequeña fuerza de cobertura del Capitán William

Richard Terry emprendiese la fuga.

Aquí se ve un fallo en las órdenes de Tyler pues, con lo que obviamente era una acción

principal ante sus ojos, aunque aún más al Sur, debía de haber dado a Keyes

instrucciones específicas para que actuara sobre el desprotegido flanco Norte de los

fugitivos. En vez de esto el Coronel, que tampoco parece que tuviera un día muy

inspirado, se desvió directamente hacia el Este, persiguiendo a los de Terry, que se

retiraban sobre las posiciones de la Brigada confederada de Philip Saint George Cocke,

aún junto al río Bull Run.

Y aún no fue ésta la última rareza del Brigadier Tyler, porque a continuación la superó,

quedándose al Norte del río Bull Run con la última brigada de su división aún situada allá,

(la de Robert Cummings Schenk, regimientos 2º de la Milicia neoyorquina y 1º y 2º de

Ohio), y las tres baterías aún a sus órdenes, (pesada del Teniente Edwards y las baterías

E, de Campaña, de los regimientos 2º y 3º de Artillería, de los capitanes J. H. Carlisle y R.

B. Ayres).

Los confederados Beauregard y Johnston, muy preocupados, trataban también de aportar

refuerzos a la zona en disputa, y los primeros que llegaron eran la Brigada virginiana de

Thomas Jackson, del 2º Cuerpo, y la unidad de las Carolinas, tipo regimiento aunque con

alguna Caballería, llamada Hampton’s Legion.

Jackson había tenido suficiente con asomarse desde el Este sobre el panorama que se le

ofrecía para concluir que, si se quería salvar a las tropas perseguidas, era preciso crear

ya una potente posición defensiva no más allá de Henry Hill. Y allí se apresuró a ascender

con sus regimientos, (2º, 4º, 5º, 27º y 33º de Virginia), para organizarla mientras las

brigadas de Bee, Bartow y Evans cruzaban la distancia que aún las separaba de la colina.

La Hampton’s Legión había sido creada y estaba dirigida, con el grado de Coronel, por

Wade Hampton, considerado el mayor terrateniente de todo el Sur. Luciendo uniformes,

adornados con alamares y aparentemente más por propia iniciativa del Coronel Hampton

que por órdenes recibidas, decidió echar una mano a las brigadas perseguidas, que se

estaban siendo ya acosadas de muy cerca.

Así, realizó un rápido contraataque parcial, y creó una línea de contención que iba de la

Warrington Turnpike a la Robinson’s House, cabaña de un negro liberto que habitaba justo

al pie de Henry Hill. Y en esa línea logró resistir cosa de un cuarto de hora que le costaría

más de 120 bajas, retirándose después hacia el Nordeste por la Robinson’s House, Allí fue

a toparse con la tropa del texano Terry, huyendo aún del puente de piedra, y la

vanguardia de la Brigada unionista de Keyes, (regimientos 2º de Maine y 3º de

Connecticut, de los Coroneles Jameson y Chatfield), que trataba de acorralarla.

Pero los unionistas no estaban preparados para una salida en masa como la que realizaron

conjuntamente Terry y Hampton, que se abrieron paso hacia las posiciones de Saint

George Cocke, más al Nordeste, seguidos por Keyes, que quedaría así más enfrentado a

Cocke junto al río que a Henry Hill desde su parte baja.

El momento de alivio que Hampton les había procurado fue una bendición para los

secesionistas retirados de Mattew’s Hill. Pero aún así la fase final de la retirada, en que el

remontar Henry Hill restaba velocidad a los confederados, permitiendo al enemigo

balearles desde abajo a placer, fue tal martirio que el Brigadier Bee, temiendo que su

Brigada quédase totalmente diezmada antes de entrar en su nueva posición, subió a uña

de caballo al mando de Jackson, a solicitar de éste un ataque cuesta abajo que les

“hiciera sitio”.

Jackson estaba sin embargo muy satisfecho con la posición que había escogido y

manifestó su intención de no moverse un centímetro, y de parar allí mismo a los

unionistas, con el fuego o, (según la fórmula tradicional anglosajona) “dándoles acero

frío”. Bee regresó apresuradamente entre sus hombres, y gritó algo ordenándoles ir a

instalarse en el flanco de la brigada de Jackson, y comparando a éste con un “muro de

piedra” (Stonewall).

La hagiografía posterior de Thomas Jackson siempre ha supuesto que su firmeza hubiera

devuelto la confianza y llenado de admiración a Bee, pero no es esa la impresión que

tuvieron los asistentes a la corta entrevista entre ambos hombres, y en todo caso es

posible que tengan razón los más iconoclastas, que sospechan que Bee sólo se refería a

que Jackson se había hecho el sordo ante su petición. En todo caso, en el combate que

siguió Jackson y su brigada iban efectivamente a resistir “como un muro de piedra” y

“Stonewall” sería en adelante el segundo nombre de la Brigada y de su comandante.

Por su parte, Barnard Elliot Bee no podría nunca aclarar el sentido de sus palabras,

porque pocos minutos más tarde caía del caballo mortalmente herido, y fallecería a las

pocas horas. Y, apenas unos minutos después, era Francis S. Bartow el que resultaba

derribado a su vez, aunque en este caso la muerte sería casi instantánea. (Muy

apreciado en su Georgia natal, Bartow sería honrado un año después por su Estado con la

construcción de un pequeño monumento en el lugar en el que cayera).

Precisamente en estos últimos momentos de la retirada sobre Henry Hill, Joseph Johnston

y Pierre Beauregard llegaron a ésta colina, aprobando la disposición adoptada por

Jackson, que había hecho colocar las defensas a una cota ligeramente más alta de lo que

Bee y Bartow pretendían en principio. Después de echar una mano en la organización de

la defensa, se pusieron de acuerdo y, para evitar cualquier conflicto, Beauregard tomó el

mando de Henry Hill, mientras Johnston retrocedía a su ladera oriental y se instalaba en

un edificio allí existente, la “Lewis House”, conocido también por su pórtico colonial como

“Pórtico” o “Portici”. La idea era que desde aquel lugar vería aproximarse cualquier

refuerzo confederado que llegara, dictando sus órdenes antes de que sus mensajeros

alcanzaran “Portici”, con gran ahorro de tiempo.

A esa hora, sobre las 12:30, incluso los unionistas se habían detenido a tomar aliento

antes de lanzarse a ascender Henry Hill, y la Brigada de Ambrose Burnside y la infantería

del Mayor Sykes, (que eran las primeras tropas que habían entrado en combate), pidieron

y obtuvieron permiso para retroceder hasta los carros del tren para reamunicionarse.

Parece que los confederados habían llegado a agrupar en Manassas unas 49 piezas de

artillería, formando 5 baterías del 2º Cuerpo y 8 del 1º. De ellas se llegarían a acumular en

Henry Hill 4 de las 5 primeras, con 15 piezas a falta de un cañón perdido en la retirada, y

dos o tres de las del 1er Cuerpo. La más ligera de todas era la sección del Teniente

Davidson, a la que ya hemos visto en acción. Las más famosas la Batería Pendleton del

Mayor William Nelson Pendleton, del 2º Cuerpo, y del 1º la de Alexandría del Capitán

Kemper, y las dos del Batallón Artillería de Washington, de New Orleans y mandado por el

Mayor J. B. Walton. Y por cierto, y aunque la mayoría eran baterías de cuatro piezas,

compuestas por cañones de 6 libras, o una sección de 6 libras y otra de Obuses de 12,

en el mismo Camp Pickens había una batería pesada con obuses de 24 y 32 libras, de la

que un testimonio gráfico de la época, (un boceto tomado por un oficial sureño a lápiz),

demuestra dos datos curiosos: 1º, estaba tirada por bueyes. 2º, entre sus piezas Modelo

1841 destacaba una, Modelo 1819, escogida quizá porque su tubo más corto la hacía más

ligera y fácil de transportar.

En cuanto a la Artillería unionista, se había adelantado mientras la batería del Capitán

Richard Arnold, con dos piezas rayadas de avancarga de 13 libras y 2 “6 libras”,

completando la fuerza del Mayor William Farquhar Barry en 23 piezas, a falta de un Parrot

que había roto su eje, de tanto disparar, en Matthew’s Hill. Esto sin embargo dejaba la

hasta ahora clara superioridad artillera unionista un poco en entredicho, sobre todo por

estar los cañones enemigos en cotas más altas, que magnificaban su alcance y reducían

el de los unionistas. (Además se había comprobado que, aún con su gran alcance, el

proyectil cilíndrico sólido de los Parrot, llamado “Bolt” se limitaba a clavarse en tierra,

cavando a veces un corto surco. Y los artilleros estaban acostumbrados a la bola sólida

esférica, que en un día como aquél recorría sus 150 últimos metros de trayectoria

botando a entre medio metro y metro y medio del suelo, momento en que era

terroríficamente asesina).

Puesto que al tonto del Brigadier Tyler no parecía ocurrírsele enviar desde el puente de

piedra las baterías de los capitanes Carlisle y Ayres a reforzarles con sus 10 piezas de

campaña, (y el tonto del Brigadier McDowell no se lo ordenaba en forma perentoria,

¡cómo sí temiera al viejo iracundo!).
A GiulioRudolph y Vivant les gustó este mensaje
Colonial Warrio está desconectado  

Colonial Warrio Hombre
 
Avatar de Colonial Warrio
 
Mensajes: 3,779
Likes: 2,302
Registro: dic-2009
Ubicación: BattlestarSJL
11-jun-2012, 19:32




----- mensaje añadido, 11-jun-2012 a las 19:44 -----


Artillería confederada en 1861 podemos observar al Nº1 con la baqueta en mano y al Nº2 listo para introducir la carga de pólvora con el Nº3 listo para alcanzar la munición de a 6 libras, el Nº4 con la cuerda para activar el estopin con el Nº5 como jefe de pieza y director de tiro.....hoy no a variado mucho esta disposición artillera salvo que las municiones no son bolas de hierro solida sino municiones ojivales y altamente explosivas

----- mensaje añadido, 11-jun-2012 a las 19:50 -----



Clase de 1860 de West Point

----- mensaje añadido, 11-jun-2012 a las 19:57 -----



Staff del general Fitz-porter John; en ella vemos aun jovencisimo teniente, que mas tarde se haría famoso por llevar a la muerte a casi (por su arrogancia) todo el 7º de Caballería: Damas y Caballeros con Uds. El Inepto George Armstrog Custer (reclinado)

----- mensaje añadido, 11-jun-2012 a las 20:13 -----

El Mayor Barry y el Brigadier McDowell idearon potenciar la superioridad de su artillería

haciendo que para iniciarse el asalto, hacia las 13:30, sus dos baterías más potentes, las de

Ricketts y Griffin, subieran al allanamiento que seguía al primer repecho de la colina, en la

zona en que se encontraba la antigua Henry House, que había dado nombre a la colina, y

abrieran fuego casi a bocajarro, (a 400 metros escasos) sobre la línea defensiva enemiga.

Se designó para acompañarles y protegerlos el Regimiento de Voluntarios 11º de New

York, “Zuavos de Fuego”; y se suponía que apenas empezaran a disparar, se

desencadenaría el asalto general. En aquella misma zona, que estaba defendida

personalmente por Beauregard con una mezcolanza de unidades, bajo el mando del

Brigadier Samuel Peter Heintzelman. Un poco más allá, donde la línea confederada la

integraba “Stonewall” Jackson con el grueso de su brigada, atacaría un tanto

independientemente William Tecumseh Sherman con la suya.

Sólo que ya en sus órdenes iniciales había un error, al no tener en cuenta que, aunque

vinieran de más atrás los artilleros, profesionales y montados, iban a tardar mucho menos

en llegar que los Zuavos, “aficionados” y a pié. Sucedió así que, a la hora fijada ambas

baterías, primero la de Ricketts y luego la de Griffin, aparecieron frente a Henry House y

fueron emplazadas antes de que un solo zuavo asomara por el cambio de pendiente de la

colina.

James Brewerton Ricketts había incluso abierto fuego ya, aunque malgastó sus primeras

descargas disparando contra la propia Henry House, donde estaba seguro que el enemigo

tenía un puesto de mando o un observatorio. Craso error: en la casa sólo había una

familia de tres ancianos impedidos, (madre y dos hijos y una criada libre, de color, que les

atendía. Y precisamente uno de los “Bolts” de Ricketts atravesó el muro exterior y fue a

hacer impacto en una cama, matando a la anciana viuda Henry que descansaba en ella, e

hiriendo gravemente a la criada, que se había escondido debajo. Fueron las únicas

víctimas civiles de la batalla.

Así que aprovechando lo cálido del día, los zuavos del 11º llevaban en Bull Run un traje

“zuavo” improvisado, compuesto por las polainas del uniforme antiguo, los pantalones azul

oscuro del nuevo, una camisa y, por supuesto, el fez. Las camisas eran casi todas las

rojas del antiguo uniforme, que habían resultado mucho más duraderas que el uniforme en

sí. Pero muchos de los que habían sido antes bomberos preferían lucir la camisa blanca

del Cuerpo de Bomberos de New York, que era una prenda llena de pliegues, de excelente

calidad y muy elegante.

Sabiendo que llegaban tarde a la cita, los zuavos venían ya un tanto desorganizados, con

las líneas curvadas y ligeramente desviados sobre su dirección de marcha prevista, de

forma que su ala se puso inadvertidamente a tiro del enemigo que se desplegaba en la

linde del bosque, De pronto, un fuego graneado, aunque en general no muy bien dirigido,

empezó a centrarse sobre ellos, y una masa de hombres, (el grupo de combate del 4º de

Alabama mandado por States Rights Gist), cargó sobre su flanco.

Desconcertadas, las compañías del 11º de New York reaccionaron a distintas velocidades

y de diferentes formas, iniciando su desorden. Y, mientras el fuego contra el 11º

arreciaba desde diferentes puntos, en el otro extremo un cuerpo de casi 400 jinetes salió

del linde de un bosquecillo cercano y cargó contra él. Era el 1º de Caballería de Virginia

de JEB Stuart, o “Black Horse”, que tras recorrer a marchas forzadas en los dos últimos

días el camino desde Charlestown al campo de batalla, entraba en acción casi de

inmediato.

Los bisoños zuavos no pudieron resistir este tratamiento, y la carga de caballería puso a

la mayoría en fuga aun antes de que los jinetes alcanzaran sus filas. Tratando de

mantener agrupado al menos el contingente que le rodeaba, Noah Farnham cayó

mortalmente herido a los pocos minutos, (aunque tardaría aún más de 3 semanas en

morir), y la desintegración de su unidad se consumó. Muchos zuavos, sudorosos, se

unirían a otros regimientos y combatirían ejemplarmente el resto de la jornada, pero la

mayoría se deslizaron hacia retaguardia, y no faltaron los que corrieron tanto que

aparecerían en el mismo Washington a poco del atardecer, difundiendo rumores

alarmantes. Los 500 hombres del Batallón de Marines del Mayor Reynolds, que habían sido

adelantados para apoyarles, se dejaron arrastrar por su fuga.

Samuel Heintzelman se dio cuenta de que los cañones de Griffin y Ricketts, ya bajo el

fuego de la infantería confederada, corrían un serio peligro, y arrastró personalmente

cuesta arriba al 1º de Minnesota del Coronel Willis Arnold Gorman, pero se vio enfrentado

a cuerpos de infantería confederada que terminaban la expulsión de los zuavos y los

Marines de los prados de Henry House. En particular hubo de cruzar un vivo fuego con el

33º de Virginia del Coronel Arthur Cummings, que era una unidad de Jackson cedida al

grupo de combate de Beauregard, y que iba además uniformada en azul, lo que hizo que

un instante de confusión precediese al tiroteo entre ambas formaciones. El 33º de

Virginia, encabezado personalmente por Beauregard y apoyado por elementos de otras

formaciones, logró finalmente reenviar a los de Minnesota colina abajo, mientras los

uniformes azules de otra de sus compañías hacían también un papel en la captura de las

bocas de fuego.

En efecto los capitanes Ricketts y Griffin, asistidos por el Mayor Barry estaban intentando

desesperadamente reenganchar sus bocas de fuego para huir con ellas mientras, usando

descargas de metralla y el fuego de sus armas individuales, intentaban mantener la

Infantería enemiga a distancia. Y lo estaban haciendo medianamente bien, (gracias a la

bisoñez de las tropas enemigas), hasta que una compañía del 33º de Virginia avanzó

decididamente hacia las piezas. Charles Griffin ya iba a disparar sobre ella pero el Mayor

Barry, temiendo que fuera una fuerza unionista de apoyo, contuvo su fuego un momento

que permitió a los virginianos llegar a 100 metros de las piezas y disparar una bien dirigida

andanada, matando o hiriendo tantos artilleros y caballos que la defensa de los cañones

se convirtió de golpe en imposible.

William Farquhar Barry, que ya estaba montado, pudo huir a uña de caballo. Y Charles

Griffin, que tenía ya enganchados sus dos obuses del 12, montó sobre ellos cuantos

artilleros pudo y huyó a su vez a escape. Ricketts, ya herido, trató de defender los 9

Parrot restantes con sus hombres y los que Griffin dejara atrás. Pero en pocos minutos

fue herido de nuevo, y tomado prisionero con todos ellos.

----- mensaje añadido, 11-jun-2012 a las 20:15 -----


Puente sobre el Bull Run

----- mensaje añadido, 11-jun-2012 a las 20:25 -----


Iglesia de Piedra en Centreville - Virginia
A GiulioRudolph le gustó este mensaje
Colonial Warrio está desconectado  

Colonial Warrio Hombre
 
Avatar de Colonial Warrio
 
Mensajes: 3,779
Likes: 2,302
Registro: dic-2009
Ubicación: BattlestarSJL
21-jun-2012, 16:13
. Editado por Colonial Warrio 21-jun-2012, 17:02




Campo de Batalla de bull run




----- mensaje añadido, 21-jun-2012 a las 16:46 -----



Ambulancia militar federal



1º deartillería pesada de Massachussets enterrando muertos





Monumento a Bull Run

----- mensaje añadido, 21-jun-2012 a las 17:01 -----

----- mensaje añadido, 21-jun-2012 a las 17:11 -----


Artilero confederado muerto



Soldado Confederado Muertos


Soldado Confederado caído en Fort Mahonne



Confederado sin enterrar y federal enterrado (cosas de la Guerra....)



----- mensaje añadido, 21-jun-2012 a las 17:17 -----


Confederado muerto en trincheras





----- mensaje añadido, 21-jun-2012 a las 17:22 -----

A GiulioRudolph le gustó este mensaje
Colonial Warrio está desconectado  

Colonial Warrio Hombre
 
Avatar de Colonial Warrio
 
Mensajes: 3,779
Likes: 2,302
Registro: dic-2009
Ubicación: BattlestarSJL
26-jun-2012, 20:24


Los norteños no estaban dispuestos a dar definitivamente por perdidos aquellos cañones,

y William Buel Franklin contraatacó enseguida al frente de los regimientos de su brigada

4º y 5º de Massachusetts, llegando a recuperarlos por unos minutos, para ser al punto

rechazado colina abajo por una carga a la bayoneta personalmente encabezada por Pierre

Beauregard que, sable desnudo en la mano, gritaba como un loco.

Atacó a continuación la Brigada de Andrew Porter, con los regimientos de New York 8º de

Milicia, 14º de Zuavos y 27º, seguida por el 1º de Michigan encabezado por su antiguo

jefe Orlando Bolívar Willcox. Pero uno tras otro, esos esfuerzos fracasaban a su vez,

cerrándose con notas dolorosas. En el ataque de Porter y ante la violencia del

contraataque de Beauregard, el 14º de New York “Zuavos de Brooklyn” se desbandó

parcialmente y su Coronel A. M. Wood, resulto herido y fue capturado mientras intentaba

reorganizarlo. En el de Orlando Bolívar Willcox el propio Willcox, desorientado por el

estrépito de la batalla y cegado por el humo de la pólvora negra, se adelanto a dar

instrucciones a una compañía que resultó ser una de las compañías uniformadas en azul

del 33º de Virginia, y se apresuró a disparar contra él, hiriéndolo seriamente y haciéndolo

prisionero.

Así, la Brigada de Willcox había perdido a su jefe, y tenía un regimiento dañado, (el 1º de

Michigan), y otro disperso, (el 11º de New York). Sin embargo el Coronel John Henry

Hobart Ward, del 38º de New York, tomó el mando de los dos restantes, su propia unidad

y el 4º de Michigan del Coronel Woodbury, y lanzó un nuevo asalto que iba a ser el más

duro y encarnizado de todos, encabezado de nuevo por el corajudo Heintzelman. No sólo

lograron ésta vez los unionistas llegar hasta los cañones en disputa, sino que rechazaron

varios contraataques en torno a ellos, mientras el valiente 38º de New York conseguía

incluso arrastrar tres de las piezas unas cien yardas hacia las líneas unionistas.

Sin embargo, también acabaron siendo rechazados de nuevo. Ya estaba entrando en

acción la última Brigada unionista fresca, la del Coronel Oliver Otis Howard, que contaba

con su antiguo 2º de Vermont, y los regimientos 3º, 4º y 5º de Maine. Pero lo que no se

nos oculta es que, a estas alturas de la batalla, los mandos parecían haber perdido todo

control de sus acciones, y los unionistas atacaban, y Beauregard contraatacaba, de una

forma mecánica y como sin ideas, esperando sólo que el enemigo no fuera capaz de

realizar un esfuerzo más.

Algo más allá, en la zona de la ladera donde el Coronel unionista Sherman se enfrentaba a

“Stonewall” Jackson, las cosas estaban más definidas, pero del lado de los confederados.

En efecto, Thomas Jackson había observado en su sector la presencia de una línea

ascendente de prados, en pendiente más suave y gradual que el terreno en torno a él y

de la anchura suficiente para desplegar un regimiento, y estaba absolutamente seguro de

que los unionistas, siempre muy contrariados por los problemas que el terreno oponía a un

despliegue correcto de sus bisoñas tropas, no podrían resistir la tentación y le enviarían

su fuerza ordenadamente regimiento por regimiento, (y bien separados, para que no se

confundieran), por aquellos prados.

Por consiguiente tenía sus propios regimientos formando semicírculo en torno a la

desembocadura de tal línea de avance, dispuesto a aplastar con una superioridad de 4 a

1 en fuego de mosquetería, y ocho cañones, (disponía de su propia batería, más la que

había apoyado a Barnard Bee), a cada desgraciado regimiento que alcanzase el fin de la

línea de prados. Para colmo, el final de tal línea acababa en un cambio de pendiente que

impedía que el regimiento avanzado recibiera apoyo de fuego desde detrás, (incluso la

Artillería tenía graves dificultades para alcanzar las posiciones de Jackson), y a más iba a

penetrar en un bosque, cuya linde daba una cobertura de primera a la infantería de

Jackson.

Y el Coronel William Tecumseh Sherman, pese a su fama posterior, no decepcionó las

expectativas de Jackson. Hemos visto como había inaugurado su participación en la

batalla con un toque de simpática originalidad, pero, como se ha podido observar, su

actuación se hizo pronto más y más convencional. Y al llegar a éste punto fue incapaz de

resistir la atracción de lo obvio, y envió sus regimientos, uno por uno, ladera arriba por

los prados a esa especie de “recibidor de la araña” que Jackson había preparado frente a

ellos. Si en algo se mostró diferencia entre él y otros mandos menos afamados después,

fue en que empleó su indudable carisma para mentalizarles en la misión imposible que les

encargaba, con lo que tardaron más que los regimientos de otras brigadas en reconocer

su derrota, y sus bajas resultaron mucho más altas.

Ascendió primero aquella “rampa de la muerte” el 2º de Wisconsin del Coronel H. W.

Peck, se debatió media hora en intentos de avance y retrocesos, y descendió, diezmado

y desmoralizado. Envió entonces Sherman al 79º de la Milicia de New York, “Cameron

Highlanders”. Esta unidad era el regimiento étnico de los escoceses de New York y había

sido creada por su Coronel Jacob Cameron, hermano del Secretario de Guerra de Lincoln,

utilizando influencias para que se le diera el número 79º y lograr así, con tal cifra y su

apellido, que se pareciera lo más posible al 79º Foot “Cameron Highlanders” de la propia

Escocia. Había tenido un éxito loco, pese a que el Comisariado de New York no les había

permitido usar “kilts” sino en el uniforme de gala, y en la batalla gastaban diversas

chaquetas azules muy peculiares, numerosos adornos en tartán Cameron, y desde luego,

gorras “Glenngarry”.

Pocos regimientos unionistas poseían un espíritu de cuerpo tan cerrado pero el

desgraciado “Cameron Highlanders” sólo logró mantenerse en lo alto unos minutos más

que el 2º de Wisconsin, regresando después igualmente desmoralizado, y trayendo

consigo el cadáver del Coronel Cameron. Tocó ahora el turno a los irlandeses del 69º de

New York del Coronel Corcoran, que hasta éste momento habían sido quizá los más

agresivos y combativos soldados unionistas, pero su intentona resultaría tan

desafortunada como las anteriores.

Hacia las 4 de la tarde, todo el campo de batalla había llegado a un impasse.

Efectivamente, los unionistas proseguían con sus ataques, y los confederados con sus

defensas y contraataques, pero en zonas muy limitadas y como en un sueño de

irrealidad, favorecido porque el cielo se estaba nublando, mientras el bochorno se hacía

más y más infernalmente pegajoso. Todo era tan irreal, que los propios generales

“perdían” unidades. Recordemos así que Irvin McDowell tenía a mano tres brigadas que

(quizá por no estar ante sus ojos), parecía haber olvidado: la de Burnside (más el gran

batallón de regulares del Mayor Sykes), junto a los carros, la de Keyes, más allá de la

Robinson’s House, y la de Schenk, que seguía con el mando del Brigadier Tyler al otro lado

del puente de piedra. Por cierto que hacia aquella hora Tyler, quizá aburrido por su

inactividad, dio al fin orden a Schenk de eliminar los barreamientos improvisados del

puente, para pasar al otro lado.

Por parte del mando de Beauregard, la situación no era menos extraña. Había logrado

conectar con algunas de sus brigadas, como la 1ª de Milledge Luke Bonham, (regimientos

11º de North Carolina y 2º, 3º, 7º y 8º de South Carolina), la 3ª de David Rumph Jones,

(regimientos 5º de South Carolina y 17º y 18º de Mississippi), 4ª de James Longstreet,

(5º de North Carolina y 1º, 11º y 17º de Virginia), y 5ª de Philip Saint George Cocke, (8º,

18º, 19º, 28º y 49º de Virginia). Pero todas ellas estaban situadas en la zona de los

vados, directamente al Este y Nordeste de Henry Hill, y no se decidía a extraer refuerzos

sustanciales de ellas.

Beauregard no se había atrevido a entresacar, para ir a reforzar sus posiciones en Henry

Hill, sino algún regimiento suelto de las brigadas de Bonham, Jones y Cocke, dejando la de

Longstreet, que consideraba su elemento de contraofensiva en el sector, totalmente

intocada.

Ahora bien, los confederados contaban con otras tres brigadas: la 2ª de Richard Stoddart

Ewell, (regimientos 5º y 6º de Alabama y 6º de Louisiana), la 6ª de Jubal Anderson Early

(7º de Louisiana, 13º de Mississippi y 7º y 24º de Virginia), y la llamada Reserve Brigade o

Aquia Force del Brigadier Holmes, que últimamente se había convertido en un cajón

de sastre de refuerzos de última hora, (la Hampton’s Legión le estaba asignada, aunque

no se le había llegado a unir), con los regimientos 1º de Arkansas, 2º de Tennessee y 8º

de Louisiana, y cuerpos de Infantería del tamaño de un batallón.

Pues bien, Beauregard seguía sin lograr entrar en contacto con estas unidades, (de las

que lógicamente hubiera debido extraer las reservas para volcar a su favor el forcejeo por

Henry Hill), desde la mañana. En realidad Richard Ewell y Jubal Early, más jóvenes e

impetuosos que Holmes, y casi locos de furia por la inmovilidad en que se les tenía

mientras el cañón bramaba a lo lejos, habían dejado ya sus posiciones, y recorrían los

caminos, seguidos por sus brigadas, tratando de encontrar el campo de batalla. Pero no

sabían que la lucha era al otro lado de Henry Hill, que apantallaba el sonido haciéndoles

guiarse por ecos, que los desorientaban una y otra vez.

Así que el cambio en la batalla hubo de venir de otro lado, con la llegada al apeadero de

Manassas de la última brigada del 2º Cuerpo de Joseph Johnston, que estaba mandada

por Edmund Kirby Smith y contaba con los regimientos 1º de Maryland, 3º de Tennessee

y 10º y 13º de Virginia. Organizada de inmediato, como el trabajo de Estado Mayor del

viejo Johnston era mucho más serio que el del 1º Cuerpo de Beauregard, Smith se

encontró con órdenes completas e instrucciones detalladas para dirigirse inmediatamente

a Henry Hill.
A GiulioRudolph le gustó este mensaje
Colonial Warrio está desconectado  

Colonial Warrio Hombre
 
Avatar de Colonial Warrio
 
Mensajes: 3,779
Likes: 2,302
Registro: dic-2009
Ubicación: BattlestarSJL
26-jun-2012, 20:36
. Editado por Colonial Warrio 26-jun-2012, 20:39

Hacia allí partió, y quiso la suerte que arrastrando en su estela a la 6ª Brigada del 1er

Cuerpo, de Jubal Early. En efecto, viendo marchar a lo lejos a la Brigada de Smith,

decidida y a buen paso. Early comprendió que sabía a donde iba, y por tanto había de

dirigirse al frente. Y dio orden a sus propios hombres de marchar tras ella.

El combate seguía ciegamente en Henry Hill, donde el Coronel unionista Oliver Otis

Howard acababa de atacar pendiente arriba con su antiguo regimiento, el 2º de Vermont,

mientras Sherman se preparaba a enviar pendiente arriba al 13º de New York del Coronel

Quimby. Entonces, hacia las 16:30, la brigada de Edmund Kirby Smith apareció ante la

vista del puesto de mando de Johnston en “Portici”. Y el Mayor General le envió orden

inmediata de realizar su aproximación por Baid Hill, colina situada justo al Sudoeste de

Henry Hill, pequeña y boscosa, y atacar desde ella el flanco derecho de la agrupación de

McDowell frente a Henry Hill, ocupado por la Brigada unionista de Howard.

Johnston estaba convencido de que los unionistas estaban escasos ya de reservas, y

serían bien zarandeados por una acción así. Sin embargo, aquélla estuvo a punto de

interrumpirse pues, al subir Smith al puesto de mando de Beauregard en Henry Hill, para

presentarle sus respetos y estudiar el terreno en que iba a operar, cayó gravísimamente

herido por una bala de un francotirador unionista. Por fortuna para los sureños, y como

Smith hacía también de Jefe de Estado Mayor de Johnston, su brigada estaba muy

acostumbrada a actuar mandada por su sustituto, el Coronel Arnold Elzey del 1º de

Maryland, mientras éste quedaba al mando del Teniente Coronel George Hume Steuart

Y mientras el ataque de Elzey partía, resquebrajando y haciendo doblarse peligrosamente

el flanco derecho de la fuerza principal de McDowell, era la Brigada de Jubal Anderson

Early la que aparecía a la vista de Johnston que, seguro de que su estrategia iba a tener

éxito, le envió de inmediato orden de seguir a Elzey y atacar tras él el mismo objetivo.

Para desgracia final de los unionistas, se encontraba en la zona JEB Stuart, viejo

conocido de Early que acababa de regresar de Baid Hill, y aseguró al jefe de la 6ª Brigada

que Johnston estaba en lo cierto y con un solo empujón más, si se daba con rapidez y

energía, toda el ala derecha norteña iba a resquebrajarse como madera podrida.


Early le hizo caso, y lanzó a sus soldados a cruzar Baid Hill tan aprisa, que su ataque se

produjo cuando aún duraban los últimos momentos del de Elzey. Y su impacto resultó más

de lo que podían soportar los regimientos de Howard, (2º de Vermont y 3º, 4º y 5º de

Maine), ya desordenados por Elzey, que se desbandaron de golpe, (para horror del propio

Howard, que durante toda la guerra iba a demostrar ser un oficial muy puntilloso con su

honor aunque descuidado con sus flancos).

La repentina desintegración de la Brigada de Oliver Otis Howard trasmitió un

estremecimiento a toda la fuerza unionista reunida ante Henry Hill en algunas de cuyas

unidades empezaron a dibujarse conatos de desbandada, mientras cada comandante

comenzaba a hacer evolucionar a sus tropas para hacer frente al hueco aparecido, de

una forma más bien desordenada y que no hizo nada para mantener la ahora decaída

moral.

Y Pierre Gustave Toutain Beauregard, que estaba viéndolo desde lo alto de la colina, tuvo

entonces un instante de inspiración que redime muchas de sus numerosas chapucerías de

mando anteriores: dio orden de que todos los regimientos confederados de la colina se

pusieran en pie y descendieran con la bayoneta calada. En realidad era un farol, que

difícilmente podía haberse mantenido si los unionistas se pegan al terreno y resisten pues

la mayoría de aquellos regimientos estaban agotados por interminables horas de combate

y con las cartucheras vacías. Incluso la artillería confederada estaba agotando su

munición y retirándose, batería por batería.

Pero Beauregard había sabido comprender el momento en que las tropas unionistas no

iban a ser capaces de resistir la visión de lo que desde abajo parecía una enorme masa

de hombres y bayonetas, descendiendo la colina al unísono. Y el Ejército de Irvin

McDowell se desintegró.

De ser un ejército, quedó convertido en una masa de hombres que corrían, mientras

algunos grupos de tropas más instruidas o de oficiales que se esforzaban en vano en

reorganizar a sus hombres, quedaban como islas en un mar crecientemente desierto.

Algunas brigadas que quedaron fuera de la primera estampida, se desorganizaron menos y

se retiraron con alguna dignidad, como las de Keyes y Sherman, que se alejaron hacia el

puente de piedra, y la de Burnside y los regulares de Sykes, que retrocedieron hacía

Sudley’s Ford. En cambio el pánico era a veces contagioso y la Brigada de Robert

Cummings Schenk, que no había olido realmente la pólvora en todo el día, acababa de

desbloquear el puente de piedra cuando fue alcanzada y desorganizada por la oleada

principal de fugitivos, hombres mezclados de unidades diferentes que llegaban corriendo

desde Henry Hill.

El pánico se impuso al grueso de los hombres de Schenk, y éstos se unieron a la fuga,

dejando desgraciadamente el puente sin defensa y perfectamente limpio, como una

inesperada amabilidad al posible perseguidor.

Irvin McDowell, desesperado, mandó órdenes al Coronel Dixon Miles, jefe de la 5ª División

con mando en Centreville, para que corriese con un par de brigadas al puente de piedra.

Su idea era detener la fuga allá y contener, aprovechando las tropas frescas de Miles, a

los confederados en la línea del Bull Run, con lo que la ya inevitable derrota podría

mantenerse dentro de las dimensiones de lo aceptable. Pero, como tras enviar un par de

mensajes y recibir tan sólo una contestación incoherente, siguiese sin tener noticia de

que Miles estuviera haciendo nada, hubo de presentarse al galope en la propia

Centreville, donde encontró la respuesta a sus dudas. No se había hecho ningún

preparativo porque Dixon Miles estaba tan borracho que no podía hilar dos ideas, e

incluso, siendo un viejo jinete, se caía del caballo.

Al parecer, dolido por ser el único de los soldados con mando de división que no había

recibido una habilitación de Brigadier, y más porque le parecía que el papel secundario de

la 5ª División en el plan de batalla iba a imposibilitar que se la ganara, el “angelito” llevaba

todo él día pegado a la botella, (de hecho a varias botellas). Y, para cuando McDowell

descubrió el problema, era ya tarde para organizar el movimiento anteriormente planeado.

entretanto los confederados, cuya infantería estaba en pésima condición para

perseguir al enemigo, habían dado luz verde a la caballería para hacerlo. No es que fuese

mucha caballería: se limitaba al “Black Horse” por parte del 2º Cuerpo, y a un “30º de

Caballería de Virginia” de R. C. W. Radford, (que no tendría continuidad), un “Batallón de

Harrison” y varias compañías independientes del 1º. Total, menos de 2.000 hombres, lo

que sin embargo cuadruplicaba a los 500 jinetes norteños con que había contado el

Mayor unionista Innis Newton Palmer.

El “Black Horse” era la unidad más próxima, y entró en acción a la primera, tratando de

perseguir al enemigo que huía por el Sudley’s Ford. Pero, apenas cruzado éste, fue

frenado en seco y obligado a recular por un duro esfuerzo defensivo a cargo de la

Infantería Regular de George Sykes, apoyada por la batería del Capitán Arnold. Más

suerte iba a tener, en la Warrington Turnpike, la Caballería del 1er Cuerpo. Se hizo ante

ella un intento de defender el puente de piedra, por parte del infatigable 69º de la Milicia

de New York del Coronel Michael Corcoran, y la batería Carlisle. Pero el terreno era allí

mucho más abierto, y por tanto favorable a la Caballería, que en la zona de Sudley’s

Ford, y los irlandeses de Corcoran eran bastante menos numerosos que los regulares de

Sykes, (amén de estar agotados, y cortos de munición).

Así, aunque lograron rechazar los primeros tanteos, y detener un ataque en masa de los

jinetes de Radford, un ataque inmediatamente posterior y llevado a cabo desde otra

dirección por una Compañía autónoma, (mandada por el Teniente Thomas T. Munford),

logró romper su formación y ponerlos en fuga. Corcoran, que peleaba por mantener aún

una parte de ellos en línea, fue herido y capturado. Por el hueco así creado se introdujo

la Batería de Alexandría, del Capitán Kemper, que tuvo la astucia de disparar sus cañones

contra el puente del Cub Run, donde se imaginaba que el desorden de la fuga habría

creado un buen atasco.

los carros, cañones, armones y ambulancias del Ejército. Y los proyectiles del Capitán

Kemper culminaron el desastre, alcanzando de lleno a un gran carro de Intendencia que

quedó medio reducido a astillas, volcado y cruzado barreando el puente. La sensación de

los hombres de estar atrapados hizo el resto, y al grito de “¡Viene el Black Horse!” Cundió

el pánico.

El corresponsal del “The Times” Russell, que lo presenció y era, a la par que su

reaccionario periódico, muy proconfederado, dio toda clase de detalles en su crónica.

Al parecer, masas de soldados, (y algunos civiles), aterrorizados, se lanzaron a cruzar el

Cub Run, vadeando o nadando, arrojando armas y equipo, los conductores de

ambulancias y cañones abandonaban unos y otros para cortar las correas de las

caballerías y huir sobre ellas montando a pelo, e incluso algunos hombres enloquecidos

subían a las ambulancias y arrojaban heridos desde ellas, para ocupar su puesto

haciéndose pasar por tales.
A GiulioRudolph le gustó este mensaje
Colonial Warrio está desconectado  

Colonial Warrio Hombre
 
Avatar de Colonial Warrio
 
Mensajes: 3,779
Likes: 2,302
Registro: dic-2009
Ubicación: BattlestarSJL
26-jun-2012, 20:46


¿Atasco? Aquello era un caos, magnificado, si cabe, por la gran cantidad de coches y

calesas civiles que disputaban el paso a los carros, cañones, armones y ambulancias del

Ejército. Y los proyectiles del Capitán Kemper culminaron el desastre, alcanzando de lleno a

un gran carro de Intendencia que quedó medio reducido a astillas, volcado y cruzado

barreando el puente. La sensación de los hombres de estar atrapados hizo el resto, y al





grito de “¡Viene el Black Horse!” Cundió el pánico.

El bochorno del día se había resuelto entretanto en lluvia durante la fase de persecución, y

esta última acción ante Centreville hubo de librarse bajo una espesa cortina de agua. Y,

siendo ambos ejércitos bisoños, la copiosa lluvia, que iba además a continuar durante todo

el lunes 22, iba a resultar un inconveniente insuperable tanto para la reorganización de los

apaleados unionistas, como para que sus rivales pudieran explotar su éxito.

De hecho el Presidente confederado Jefferson Davis se había presentado a caballo en el

de batalla antes del final de ésta, y exigía perentoriamente acciones de persecución más

vigorosas tras el semifracaso de la caballería. Pero no se podía superar el cansancio y la

bisoñez de las unidades, y la Brigada de Milledge Luke Bonham, finalmente designada para

encabezar un nuevo avance hacia Centreville, no logró estar a punto hasta la caída de la

noche del domingo.

Así terminó la batalla que los unionistas llamaron “de Bull Run”, (y más tarde “Primera Batalla

de Bull Run”), y los confederados “Manassas” o “Manassas Junction”. Se han hecho diversos

cálculos de las bajas sufridas, ninguno de ellos de completa confianza, de los que puede

deducirse que los confederados sufrieron en ella unas numerosas bajas, (incluyendo la

pérdida de los jefes de Brigada Bee y Bartow y los de regimiento Jones y C. F. Fisher, del 6º

de North Carolina, muerto en Henry Hill). En cuanto a los unionistas, sus pérdidas humanas

ascendían a casi un tercio superior al enemigo (Del total, casi 500 serían muertos,

incluyendo los jefes de regimiento J. S. Slocum y Jacob Cameron).

Además los confederados habían tomado 27 cañones, (incluyendo el Parrot de 30 libras, que

fue abandonado en el atasco del Cub Run con otras piezas), una cifra de fusiles que se

discute mucho, pero que pudo estar entre 4.000 y 8.000, 4.500 equipos completos, 500.000

cartuchos de fusilería, carros, caballos, ropa, comida y casi cualquier otro útil que se pueda

imaginar. Las bajas fueron particularmente numerosas entre los oficiales, y aún más en el

Sur donde, al menos en este frente, la experiencia hizo abandonar a los oficiales

confederados el uso de sus antiguos uniformes de la Unión, que destacaban demasiado

entre su tropa.
A GiulioRudolph le gustó este mensaje
Colonial Warrio está desconectado  

Colonial Warrio Hombre
 
Avatar de Colonial Warrio
 
Mensajes: 3,779
Likes: 2,302
Registro: dic-2009
Ubicación: BattlestarSJL
28-jun-2012, 15:59



lo de siempre Refugiados de guerra



trabajadores negros libertos



Durante la guerra civil no se les dio la importancia que años despues alcanzarian; amigos La Observación amilitar aerea en sus inicios



Torre de Observación base de la inteligencia militar



Los Observadores militares: Ingleses, Franceses, alemanes, Rusos e Italianos



ambulancias federales



El esfuerzo de guerra ded a civilidad Yankee



capellàn del 69th regimiento de New york y feligresia



La marina federal presente: Cañonero blindado USS Saint Louis



C.S.S. Atlanta luego de ser capturado



C.S.S. Alabama rompe-bloqueos



Tripulación a bordo del U.S.S. Mendota



Monitor de doble torreta U.S.S. Onondaga

----- mensaje añadido, 28-jun-2012 a las 16:05 -----

Las fotografias anteriores provienen del Archivo Nacional de los Estados Unidos de Norteamerica para efectos del derecho de Autor
A GiulioRudolph le gustó este mensaje
Colonial Warrio está desconectado  

Colonial Warrio Hombre
 
Avatar de Colonial Warrio
 
Mensajes: 3,779
Likes: 2,302
Registro: dic-2009
Ubicación: BattlestarSJL
01-jul-2012, 20:27
. Editado por Colonial Warrio 01-jul-2012, 20:38

Ahora vamos a los prolegomenos de la batalla de Wilson Creeks

El 3 de julio el general Nathaniel Lyon, a la cabeza de unos 2.000 soldados, dejo Boonville para el

sudoeste a fin de cooperar con el general Sigel. El 25 de junio con cinco compañías de caballería, seis

compañías de infantería regular y dragones, y diez compañías de voluntarios de Kansas, en total unos

1.600 hombres, bajo el mando del Mayor SD Sturgis, dejan Kansas City, destinado también para el

suroeste de Missouri. En el Grand River, en el condado de Henry, los dos comandantes forman una unión,

y luego comenzó por a escucharse por Sigel la audición de la derrota de Hitter y a retirarse hacia el

este. El general Lyon cambió de dirección más hacia el este, y vino este al condado de ahout el 13 de

julio, de entrar en el campamento cerca de la Pond Spring , en la sección 31, municipio 29, rango 23, en

la parte oeste del condado. Lyon entró en la ciudad de Springfield el

13 de julio, dejando, como le escribió a Chester Harding, sus tropas "a pocos kilómetros atras".

El general de Lyon estaba montado en un caballo de color gris hierro, y tenía una

escolta o cuerpo de guardia de diez hombres del primer regimiento de caballería regular federal, todos los

cuales eran hombres notables por su gran tamaño, constitución fuerte, y de buena equitación . Lyon

trató a los ciudadanos con cortesía y amabilidad, a pesar de impresionar por sus disposiciones de las

proviciones y los animales, en cierta medida, para la

el uso de sus hombres. Tan pronto como llegó a este trimestre se comunicaba con Sigel, y con el

general Fremont en San Luis, pidiendo este último que le enviara refuerzos a la vez. también se ocupó en

la contratación para el servicio federal - para la concesión las comisiones a los agentes de las compañías

de la Guardia Nacional, y reunir los hombres alistados. Fue visitado por los hombres de la Unión de los

condados del norte y del este de 75 millas de distancia

Sábado, 20 de julio, alrededor de 1.200 hombres se le dieron al general Sweeney para abrir un campo de

la secesión, reportado que estaba en Forsyth, el asiento de condado del condado de Taney. El

comando estaba compuesto por las dos compañías de caballería regular, al mando del Capitán DS

Stanley, una sección de La batería del Capt. Totten, a cargo del teniente Sokalski; cerca de 500

hombres de la infantería del primero de infantería de Iowa, al mando del Teniente Coronel Morritt,

capitan de la compañía Woods de los voluntarios de Kansas, y la Infantería del 2nd Kansas, al mando del

coronel Mitchell. La expedición llegó a Forsyth en la tarde del lunes, capturando la ciudad, pero con no

poca dificultad, la expulsión de cerca de 200 Guardias del Estado, que habían sido acuartelados en el

juzgado, y obtenido algunas mantas, ropa, armas, víveres, caballos y uno o dos presos. Una cantidad de

plomo fue tomada de un pozo en el que había sido arrojado. Tres proyectiles fueron lanzados en el atrio

de la casa después de que los federales tenían la posesión de la de la ciudad.

Gen. Sweeney mantuvo en Forsyth aproximadamente 24 horas, y volvió a Springfield el jueves. Su

pérdida fue de tres hombres heridos, y el capitán Stanley tenía un caballo tiro debajo de él. Lo Se

informó que los secesionistas había cinco muertos y diez heridos, envidiábamos siendo este último un

capitán Jackson. Un campamento de 1.000 confederados, en Yellville, Arkansas, no fue molestado por el

general Sweeney, aunque a sólo 50 millas de Forsyth.

OPERACIONES MILITARES CONFEDERADAS.

Mientras tanto, los preparativos estaban haciendo entre los secesionistas de Missouri para disputar la

ocupación de la parte suroeste del Estado con los federales. El general Ben McCulloch, de Texas,

había sido ordenada por el Poder Público confederado para ir a la ayuda de sus aliados en Missouri. En

consecuencia se reunieron en Fayetteville, Arkansas, donde fue acompañado por algunos de Louisiana

Arkansas y voluntarios y una división de las tropas del Estado de Arkansas.

La Guardia del Estado de Missouri, las tropas de la gobernadora de Jackson, había rondezvoused, cerca

de los RHCT Sarcoxie, en el Condado de Jasper, después vacuno de la pradera, en McDonald countv,

donde algún tiempo se gastó en vestir, organizar y reclutar.

El 25 de julio. 1861, el general Sterling Price, en el comando de la guardia el gobernador del estado de

Jackson, comenzó a mover su comando desde su campamento en la pradera hacia el vacuno Cassville,

condado Bariy , en cuya plaza el había sido agregado entre el Generales McCulloch y Pearce NB,


que acamparon en Dug Springs, en el condado de Stone, a unos 20 kilómetros

al suroeste de Springfield. El grueso del ejército estaba a cierta distancia de

hacia el oeste.



Fuente: Compilación de Holcombe & Adams "La batalla de Wilson Creeks o de Oaks Hill"

Publicado por Dow & Adams (1883)
A GiulioRudolph le gustó este mensaje
Colonial Warrio está desconectado  

kzuyEx Hombre
 
Avatar de kzuyEx
 
Mensajes: 791
Likes: 196
Registro: sep-2008
Ubicación: Lima
02-jul-2012, 03:45


Esta es una etapa de la historia universal por la cual recientemente me estoy sintiendo algo atraído (luego de la SGM), prometo leerme todos y cada uno de tus posts una vez terminado los exámenes. Gracias por la info, he leído algo al respecto pero definitivamente quiero entrar en más detalles.

Salu2
kzuyEx está desconectado  

Colonial Warrio Hombre
 
Avatar de Colonial Warrio
 
Mensajes: 3,779
Likes: 2,302
Registro: dic-2009
Ubicación: BattlestarSJL
02-jul-2012, 14:23


Cita:
Publicado por kzuyEx Ver Mensaje
Esta es una etapa de la historia universal por la cual recientemente me estoy sintiendo algo atraído (luego de la SGM), prometo leerme todos y cada uno de tus posts una vez terminado los exámenes. Gracias por la info, he leído algo al respecto pero definitivamente quiero entrar en más detalles.

Salu2
Gracias por darte un tiempo en leerme, eso es bastante para mí

----- mensaje añadido, 02-jul-2012 a las 15:00 -----



Tropas Federales


Infanteria Confederada



Banda de Musicos confederados



Tropas Virginianas camino al frente


Tropas confederadas antes de la unificación de los Uniformes notese como los oficiales llevan aún sus antiguos uniformes federales, para demostrar que son militares de carrera.



Enterrando las perdidas de la guerra



Chandra en el Porche



Confederado Voluntario Notese que el mosquete esta diseñado para zurdos



Compañia en el frente invernal


Parapetos levantados por esclavos negros para las tropas sudistas



Tropas Virginianas camino al frente



Tamborilero Zuavo - federal; ya en esas fechas se llevaban niños a la guerra.

----- mensaje añadido, 02-jul-2012 a las 15:04 -----

Las fotos anteriores probienen de la web de Robert Szabo para los efectos del dereho de autor

----- mensaje añadido, 02-jul-2012 a las 15:21 -----



¿Y el racismo Blanco?



Recordando al caido en combate.....
A GiulioRudolph le gustó este mensaje
Colonial Warrio está desconectado  

Colonial Warrio Hombre
 
Avatar de Colonial Warrio
 
Mensajes: 3,779
Likes: 2,302
Registro: dic-2009
Ubicación: BattlestarSJL
03-jul-2012, 14:54
. Editado por Colonial Warrio 03-jul-2012, 15:00



Casa de Venta y distribución de esclavos africanos y afro - norteamericanos

----- mensaje añadido, 03-jul-2012 a las 14:58 -----



Preparando las defensas de Alexandría, Virginia en este caso barricadas en la calle Duke



La Casa Blanca de la Confederación, el domicilio del Presidente JeffersonDavis

----- mensaje añadido, 03-jul-2012 a las 15:29 -----



Escena de una calle en Warrenton Virginia



Estación en Hanover Junction Pennsylvania



Desenbarque de suministros en en Punto Movíl Virginia
A GiulioRudolph le gustó este mensaje
Colonial Warrio está desconectado  

Colonial Warrio Hombre
 
Avatar de Colonial Warrio
 
Mensajes: 3,779
Likes: 2,302
Registro: dic-2009
Ubicación: BattlestarSJL
05-jul-2012, 16:35
. Editado por Colonial Warrio 05-jul-2012, 16:46

No pude poner un post con respecto a un tragico acontecimiento que se dio en el marco de la guerra de secesión y es la Batalla de Gettysburg, en tres días de furiosos combates librados en el cruce de caminos del pueblo de Gettysburg en Maryland desde el 1 de Julio al 3 de Julio de 1863 se enfrentaron casí 170 000 hombres entre 83 000 federales en 5 cuerpos y 75 000 confederados con un Lee empecinado en vencer en contra de los consejos del general James Longstreet, quien se oponia a luchar en la posición que en ese momento ocupaba el ejercito de Lee al rechazar a la tropas de Meade hasta la parte posterior del pueblo de gettysburg sin alcanzar las alturas de Big Round top y little roun top, solo alcanzando los campos de melocotoneros y la guarida del diablo pero no las preciadas alturas con lo que pudo haber cambiado el curso de la batalla. Pues ataco primero el ala derecha al segundo día el ala izquierda y al tercer día en contra del consejo de J. Longstreeet atacó el Centro en la suposición que Meade había reforzado ambas alas y dejado debilitado el centro....Longstreet le señalo que podía estar cayendo en un error de apreciación, que los federales estaban fuertes en las alturas con muchas bocas de fuego en ambas alas y que un ataque por el centro en esas condiciones sería poco menos que Suicida. El ataque lo encabezaría la división de Piquet:La famosa carga de piquet, que fue poco menos que destrozada en su totalidad con la muerte de de los generales Jimmy Quemper, Lewis Armistead y otro mas......pero eso lo veremos mas adelante ahora sigamos viendo Wilson creek previo a la de Chancelorville

----- mensaje añadido, 05-jul-2012 a las 16:38 -----


Mapa de la Batalla de Wison Creeks u Oaks Hill

----- mensaje añadido, 05-jul-2012 a las 16:46 -----

Así con las primeras luces del la mañana del 10 de agosto de 1861, las fuerzas de la Unión empezaron el primer ataque del frente oriental, un ataque sorpresa, sobre las posiciones de los confederados. Las fuerzas al mando de Lyons superararón las delos confederados y alcanzarón las alturasde una cresta que luego se conocería como la "cuesta sangrienta"y.....
A GiulioRudolph le gustó este mensaje
Colonial Warrio está desconectado  

Colonial Warrio Hombre
 
Avatar de Colonial Warrio
 
Mensajes: 3,779
Likes: 2,302
Registro: dic-2009
Ubicación: BattlestarSJL
07-jul-2012, 20:20


Estaba leyendo lo que escribió el historiador norteamericano Joseph W. Rich en su obra "La Batalla de Shiloh" publicado por la Sociedad histórica del Estado de Iowa en 1911 y....
La batalla de Shiloh
Uno de los peores casos fue este, ya que fue una de los primeras
historias sensacionalistas;y el primero en ponerlo en contexto histórico a la batalla de Shiloh fue Horace Greeley en Su "Conflicto Americano". El campo del Desenbarcadero Pittsburg antes de la batalla se asemeja a un Campamento de reunión metodista, y el ejército de la Unión la mañana del domingo se representa como una "desconcertada, medio vestida,.... indefenso grupo sin abrigo, desarmado ",en la que el enemigo surgió "con la bayoneta".
En esta cuenta la división de Prentiss "fue colocada antes de que tuviera tiempo para formar una línea de batalla ", y la división de Sherman estaba "fuera de combate a las ocho de la mañana" .
1 JSC Abbott en su historia de la batalla de Shiloh
tal como figura en sus dos volúmenes de Historia de la Guerra Civil,
reunió material de las mismas fuentes sensacionalistas y lo utilizó de la misma manera sensacionalista al igual que el Sr. Greeley.
Una obra más pretenciosa, que apareció mucho más
más tarde, fue la Historia de Scribners de los Estados Unidos
en cinco volúmenes. Este trabajo apareció después que las fuentes originales estuviesen disponibles;y sin embargo en su relato de la batalla de Shiloh es
el pecador de los pecadores de la falsedad.
Colonial Warrio está desconectado  

Colonial Warrio Hombre
 
Avatar de Colonial Warrio
 
Mensajes: 3,779
Likes: 2,302
Registro: dic-2009
Ubicación: BattlestarSJL
12-jul-2012, 14:47
. Editado por Colonial Warrio 12-jul-2012, 15:22


el campo de la muerte esta es un avista del campo de gettysburg despues de la carga del Gral. Pickett; auí quedo su división virginiana

----- mensaje añadido, 12-jul-2012 a las 15:02 -----



Ruinas de la estación central de Richmond-Virginia


La infame Prisión de Libby en Richmond; aquí se encontaraban los prisionero federales en condiciones poco menos que deplorables

Depositos del Ferrrocarríl de City Point mirando hacia Petersburg


Vista de los cuarteles principales en City point


Unos de los primeros trenes artillados, que alcanzarían su apogeo maximo en la I WW y decadencia en la II WW

----- mensaje añadido, 12-jul-2012 a las 15:16 -----




tren que fuera saboteado por las tropas rebeldes y rapidamente reconstruido por los federales

Hospital militar confederado

Hospital militar federal en el Potomac

Embarcadero donde se hacían los intercambios de prisioneros, que estaba ubicado sobre el Rio James

Marinos de una fragata rusa surta en el puerto de Alexandria - Virginia


Confederados muertos tras el muro de piedra en Fredericksburg

----- mensaje añadido, 12-jul-2012 a las 15:20 -----

la guerra civíl fue quizas la primera guerra en donde se aplicarían los modernos conceptos de la guerra, Uso intensivo de los medios de transporte, medios de propaganda masivos, servicios de inteligencia y contra inteligencia, etc.La anterior es una pequeña muestra, que no abre una ventana en el tiempo y poder observar como era la vida en aqella tragica epoca de la historia mundial
Colonial Warrio está desconectado  

Marco_ita_63 Hombre
 
Sin Avatar
 
Mensajes: 1,184
Likes: 490
Registro: jun-2012
Edad: 51
Ubicación: Milano /Italy
12-jul-2012, 15:44


Que hubiera pasado si hubieran ganado los confederados en la guerra civil americana ?

Sencillo: acà tenemos un ejemplo de un paìs americano enorme, lleno de recursos naturales y humanos, que luchò para endependizerse de una naciòn europea; una de las mayores metas para emigrantes, cuya economia se basò en la esclavidud y el latifundo y no prevalecìo la economia industrial. Brasil.
Marco_ita_63 está desconectado  

Colonial Warrio Hombre
 
Avatar de Colonial Warrio
 
Mensajes: 3,779
Likes: 2,302
Registro: dic-2009
Ubicación: BattlestarSJL
12-jul-2012, 16:40









3º de Massachussets de artillería pesada

Cuartel general del Gral. E. Johnston




Cerca a la linéa del frente en Atlanta-Georgia

Ruinas despues de Bull Run


Ruinas del Embarcadero de Casa Blanca durante la evacuación federal


Vista del pueblo de Fredericksburg desde el oeste


Sala de la Corte de Petersburg


Casa de McLean en la corte de Appomattox; lugar en la que El general Robert Edward Lee se rindio en 1865 ante el general Ulisses Grant, dando final a la guerra de secesión, con mas de 500 000 muertos por ambos bandos.

----- mensaje añadido, 12-jul-2012 a las 16:52 -----


Una ultima escena final, la rendición ya se esta haciendo efectiva...,la guerra esta por terminar.


Capitolio de Nashville Tennesee
Colonial Warrio está desconectado  

Colonial Warrio Hombre
 
Avatar de Colonial Warrio
 
Mensajes: 3,779
Likes: 2,302
Registro: dic-2009
Ubicación: BattlestarSJL
31-jul-2012, 17:04



Tropas auxiliares afro americanas; aun en el ejercito federal, estos hombres fueron menospreciados por sus oficiales, todos blancos


Oficiales federales del cuerpo de señales lo que vendria a ser ahora el cuerpo de comunicaciones e inteligencia



Ya desde el gran Napoleon se tomo en serio lo del Servicio de Intendencia y cocina, el gran corso sabía que los soldados no podían pelear sus batallas con el estomago vacio y los federales como los secesionistas tambien



Los federales estuvierón mejor preparados para poder enfrentar los riguros de una campaña invernal......los sureños solo tubieron una gran sobervia, y una confianza sin limites en sus mandos superiores; apostaban a que los yankees se rendirian muy rapido;les costo cuatro años de penurias comprender lo gran equivocados que estaban

aun en los pantanosos bosques del sur se peleo con bravura por parte de los sureños al defender lo que ellos consideraban su patria


jovenes soldados federales antes de enfrentar una muerte segura


Tropas acuarteladas en cuarteles de invierno




Tropas en instrucción de tiro



acuartelamiento confederado; observese el palomar; para el servicio de comunicaciones por paloma mensajera



Intercambio de prisioneros en rio James









Nashville - Tennesee




lugar donde se desarrollara la batalla de Chickamauga en Georgia

----- mensaje añadido, 31-jul-2012 a las 17:16 -----






A GiulioRudolph le gustó este mensaje
Colonial Warrio está desconectado  
Respuesta
Herramientas Buscar en Tema
Buscar en Tema:

Búsqueda Avanzada

Ir al Foro


Todas las horas son GMT -5. La hora actual es 17:00