primero fui yo que tu