no hay trío que pena